sábado, 30 de junio de 2012

Solicitud de la presencia del Instituto Cervantes en los campamentos de refugiados saharauis.



Ilustración tomada de aquí


Estimados Amigos:

Recientemente nombraron  a Víctor García de la Concha, como Director del Instituto Cervantes.

Mediante el escrito adjunto un grupo de escritores y artistas pretenden hacer llegar al nuevo máximo responsable de la institución, que pretende hacer crecer la influencia de nuestra lengua y nuestra cultura por el mundo, la necesidad de que el Instituto tenga presencia en el Sáhara Occidental. 

Especialmente en los campamentos de refugiados de Tinduf. Las razones son de sobra conocidas: los vínculos históricos entre España y la antigua colonia, la fortaleza, a pesar de la dureza de la vida para los saharauis en los últimos 30 años, de la presencia cultural española entre los habitantes del Sáhara Occidental y, en última instancia, la necesidad de hacer llegar a los saharauis la voz de ánimo de nuestro pueblo y nuestras instituciones.

Te  invito a sumarte, como al resto de la familia de poetas y escritores de habla hispana, que apoyen la causa sahararui, a la firma de la carta. Puedes hacer llegar tu adhesión a los autores de la iniciativa, en la persona del escritor saharaui: 

Bahia M.H.Awah,
correo electrónico: bahiaawah@yahoo.es

Os iremos informando de las gestiones realizadas. 

Un saludo,

Bahia


Bahia M.H.Awah


*******


AL DIRECTOR DEL INSTITUTO CERVANTES

Sr. D. Víctor García de la Concha

Asunto:       Solicitud de la presencia del Instituto Cervantes en los campamentos de refugiados saharauis.

Remitida por: Escritores en lengua española, saharauis, africanos, españoles y latinoamericanos.

Estimado Sr.:

Permita, en primer lugar, que le expresemos nuestra felicitación por su nombramiento. Nos dirigimos a Vd. un grupo de escritores de diferentes nacionalidades que tenemos en común escribir en la lengua de Cervantes y la preocupación por el olvido de las instituciones culturales españolas respecto a la protección del uso del español en el Sahara Occidental.

viernes, 29 de junio de 2012

"¿Qué ha hecho este hombre de Illinois me pregunto, al cerrar las páginas de su libro, para que episodios de la conquista de otro planeta me pueblen de terror y de soledad?".

Prologo de Jorge Luis Borges al libro Crónicas marcianas de Ray Bradbury




Primera edición en español de 1955 de Crónicas marcianas




Prólogo para la primera edición de Crónicas marcianas de Ray Bradbury publicada por Ediciones Minotauro en 1955. 



En el segundo siglo de nuestra era, Luciano de Samosata compuso una Historia verídica, que encierra, entre otras maravillas, una descripción de los selenitas, que (según el verídico historiador) hilan y cardan los metales y el vidrio, se quitan y se ponen los Ojos, beben zumo de aire o aire exprimido; a principios del siglo xvi, Ludovico Ariosto imaginó que un paladín descubre en la Luna todo lo que se pierde en la Tierra, las lágrimas y suspiros de los amantes, el tiempo malgastado en el juego, los proyectos inútiles y los no saciados anhelos; en el siglo XVII, Kepler redactó un Somnium Astronomicum, que finge ser la transcripción de un libro leído en un sueño, cuyas páginas prolijamente revelan la conformación y los hábitos de las serpientes de la Luna, que durante los ardores del día se guarecen en profundas cavernas y salen al atardecer. Entre el primero y el segundo de estos viajes imaginarios hay mil trescientos años y entre el segundo, y el tercero, unos den; los dos primeros son, sin embargo, invenciones irresponsables y libres y el tercero está como entorpecido por un afán de verosimilitud. La razón es clara: Para Luciano y para Ariosto, un viaje a la Luna era símbolo o arquetipo de lo imposible, como los cisnes de plumaje negro para el latino; para Kepler, ya era una posibilidad, como para nosotros. ¿No publicó por aquellos años John Wilkins, inventor de una lengua universal, su Descubrimiento de un Mundo en la Luna, discurso tendiente a demostrar que puede haber otro Mundo habitable en aquel Planeta, con un apéndice titulado Discurso sobre la posibilidad de una travesía? En las Noches áticas de Aulo Gelio se lee que Arquitas el pitagórico fabricó una paloma de madera que andaba por el aire; Wilkins predice que un  de mecanismo análogo o parecido nos llevará, algún día, a la Luna.

Ray Bradbury



Por su carácter de anticipación de un porvenir posible o probable, el Somnium Astronomicum prefigura, si no me equivoco, el nuevo género narrativo que los americanos del Norte denominan science-fiction o scientifiction (1) y del que son admirable ejemplo estas Crónicas.




Portada de Crónicas Marcianas. Edición de 1951

Su tema es la conquista y colonización del planeta. Esta ardua empresa de los hombres futuros parece destinada a la época, pero Ray Bradbury ha preferido (sin proponérselo, tal vez, y por secreta inspiración de su genio) un tono elegíaco. Los marcianos, que al principio del libro son espantosos, merecen su piedad cuando la aniquilación los alcanza. Vencen los hombres y el autor no se alegra de su victoria. Anuncia con tristeza y con desengaño la futura expansión del linaje humano sobre el planeta rojo -que su profecía nos revela como un desierto de vaga arena azul, con ruinas de ciudades ajedrezadas y ocasos amarillos y antiguos barcos para andar por la arena-.

Portada de la décima edición. 1973

Otros autores estampan una fecha venidera y no les creemos, porque sabemos que se trata de una convención literaria; Bradbury escribe 2004 y sentimos la gravitación, la fatiga, la vasta y vaga acumulación del pasado -el dark backward and abysm of Time del verso de Shakespeare-. Ya el Renacimiento observó, por boca de Giordano Bruno y de Bacon, que los verdaderos antiguos somos nosotros y no los hombres del Génesis o de Homero.

¿Qué ha hecho este hombre de Illinois me pregunto, al cerrar las páginas de su libro, para que episodios de la conquista de otro planeta me pueblen de terror y de soledad?


¿Cómo pueden tocarme estas fantasías, y de una manera tan íntima? Toda literatura (me atrevo a contestar) es simbólica; hay unas pocas experiencias fundamentales y es indiferente que un escritor, para transmitirlas, recurra a lo "fantástico" o a lo "real", a Macbeth o a RaskoInikov, a la invasión de Bélgica en agosto de 1914 o a una invasión de Marte. ¿Qué importa la novela, o novelería, de la science fiction? En este libro de apariencia fantasmagórica, Bradbury ha puesto sus largos domingos vacíos, su tedio americano, su soledad, como los puso Sinclair Lewis en Main Street.


Acaso La tercera expedición es la historia más alarmante de este volumen. Su horror (sospecho) es metafisico; la incertidumbre sobre la identidad de los huéspedes del capitán John Black insinúa incómodamente que tampoco sabemos quiénes somos ni cómo es, para Dios, nuestra cara. Quiero asimismo destacar el episodio titulado El marciano, que encierra una patética variación del mito de Proteo.


Hacia 1909 leí, con fascinada angustia, en el crepúsculo de una casa grande que ya no existe, Los primeros hombres en la Luna, de Wells. Por virtud de estas Crónicas de concepción y ejecución muy diversa, me ha sido dado revivir, en los últimos días del otoño de 1954, aquellos deleitables terrores.




  1. Sciencefiction es un monstruo verbal en que se amalgaman el adjetivo scientific y el nombre sustantivo fiction. Jocosamente, el idioma español suele recurrir a formaciones análogas; Marcelo del Mazo habló de las orquestas de gríngaros (gringos + zíngaros) y Paul Groussac de las japonecedades que obstruían el museo de los Goncourt.


Jorge Luis Borges

 





Jorge Luis Borges. 1954



Tomado de la edición de Crónicas Marcianas de Ediciones Minotauro S.R.L de 1973.







jueves, 28 de junio de 2012

Manifiesto de solidaridad con la cineasta Leiqui Uriana








Una vieja nota que no debe dejar  de divulgarse.



Autor:
Fecha de publicación:



7  de marzo de 2012.-


El Colectivo Creador de la Muestra de Cine Indígena de Venezuela, extiende su solidaridad y en virtud de la misma denuncia lo vivido por nuestra Productora General y Cineasta Leiqui Uriana Henríquez cuando se dirigía a mostrar su trabajo de la Serie “Ser un Ser Humano” Un retrato colectivo de la Humanidad y participar en la Mesa Redonda “El rol de las y los documentalistas en la protección de la diversidad cultural” en el Festival Internacional de Cine Invisible de Bilbao, al cual fue invitada por parte de la ONGD Kultura, Communication y Desarrollo KCD.

En ocasión a dicho viaje,  Uriana fue víctima de los procedimientos que se vienen implementando en el mundo en el marco de la supuesta lucha antiterrorista. Los cuales atentan en general contra los derechos de todos, porque le permiten a las autoridades sospechar que cualquiera puede actuar en contra de la seguridad global, realizar actos terroristas o transportar sustancias ilícitas. La selección suele –como en este caso fue- visar a personas  de acuerdo con su pertenencia étnica y condiciones socioeconómicas y a las presunciones injustas que en virtud de estas se construyen.

Es así que sucedieron los hechos a los cuales nos referimos cuando Uriana pretendía tomar un vuelo de Caracas a Madrid, el diía  3 de marzo de 2012 a las 2.30 de la tarde desde el Aeropuerto Internacional Simón Bolívar de Maiquetía. Uriana se disponía a chequearse en el “counter” de la aerolínea Iberia, momento en el cual fue abordada por funcionarios de la Guardia Nacional que le indicaron que debían acompañarla a revisar su equipaje y procedieron  a interrogarla sobre el motivo de su viaje y sus actividades cotidianas, a lo cual Leiqui, presentó su documentación (pasajes, carta de entrada a España, Carta de invitación del Festival, Credencial Estudiantil, Visado, Programación del Encuentro, entre otros).

Luego de eso y según el propio relato de la compañera : “ fuimos a sistema de rayos x, allí me pasan unas 3 veces y los soldados no me dicen nada sino que comienzan a interrogarme, a dónde vas? Cuánto dinero llevas? A que te dedicas? Dónde vives? Y me determinan hacerme una placa.

El soldado que me custodia me dice cuando me lleva a la oficina “ve que si escondes que llevas algo eso cabe penalidad,¿ lo sabes?” Allí me puse nerviosa, porque sabía que no llevaba nada, pero cuando me dicen que tengo algo extraño en el estomago me asustó y me asombró porque pensé que me intentaban criminalizar por algo…. Para colmo, cuando llegamos a la oficina como 4 o 5 tenientes o oficiales, sin presentarse ni identificarse comenzaron a interrogarme, a preguntarme lo mismo, a prohibirme hacer llamadas, recibir llamadas o escribir texto. Me sentía tan sola y tan vulnerable.

En ese momento, Leiqui Uriana fue víctima de varios excesos por parte de los funcionarios, lo cual consideramos contrarios a los valores de nuestra sociedad y causados por valoraciones fundadas en la discriminación.


Luego de haber sido sometida a los rayos X, le fue indicado por uno de los funcionarios que debía hacerse una placa en una clínica privada y que ella debía pagarlos “la placa hay que hacerla en una clínica y tienes que pagarla, porque la guardia nacional no tiene los equipos médicos ni los recursos para hacer ese tipo de exámenes”.

Lo cual Uriana no acepta en un primer momento porque no  tenía dinero destinado para tales efectos. En un segundo momento, le es indicado que debe  practicarse un enema, el cual debe pagar (100 bolívares) y que no puede ponerse ella misma sino que ha de ser colocado por una tercera, no identificada como miembro de la Guardia Nacional, sino como una trabajadora de limpieza  del aeropuerto y que cumpliría el rol de testiga.

miércoles, 27 de junio de 2012

Están invitados a disfrutar de la presentación de Cuentacuentos "Manos Encantadas", cuentos con títeres








Estimados Amigos: 


El  Grupo Li Po y la  Librería y Papelería Morales Kopp, los invitan  a disfrutar de la presentación    de  Cuentacuentos "Manos Encantadas", cuentos con títeres, a cargo de  Carmen Elena Peña. La actividad esta dirigida a niños de todas la edades.

Esta actividad se realizara en la sede de la librería Morales Kopp ubicada en el centro comercial Metropolis  los sábados 30 de junio, 7 y 14 de julio a las 2:00 pm.

La actividad es totalmente gratuita. 

Los esperamos.





martes, 26 de junio de 2012

"Silvia...Lo que tengo que decirte es horrible: Carol murió..."

Carta de Julio Cortazar a la traductora serbia Silvia Monrós-Stojanovic






El 29 de noviembre de 1982 Julio Cortazar le participa en una cartala funesta noticia de la muerte de su esposa Carol Dunlop a la traductora serbia Silvia Monrós-Stojanovic. Este suceso fue un duro golpe para el escritor que quizás agravó su precaria salud. Finalmente Julio Cortazar moriría a causa de la leucemia el 12 de febrero de 1984.


Carol Dunlop y Julio Cortazar
Hoy compartimos con ustedes esta breve carta portadora de una tristeza infinita.

Richard Montenegro




*******






29-XI- 82



Silvia, recibo hoy tu postal de Túnez. Lo que tengo que decirte es horrible: Carol murió el 2 de este mes, después de dos meses en el hospital donde nada pudieron hacer para salvarla. Estoy en un pozo negro y sin fondo. Pero no pienses en mí, piensa en ella, luminosa y tan querida, y guárdala en tu corazón.



Te abraza



Julio







Pueden acceder a esta carta en formato pdf pulsando aquí




*******







Richard MontenegroPerteneció a la redacción de las revistas Nostromo y Ojos de perro azul; también fue parte de la plantilla de la revista universitaria de cultura Zona Tórrida de la Universidad de Carabobo. Es colaborador del blog del Grupo Li Po: http://grupolipo.blogspot.com/. Es autor del libro 13 fábulas y otros relatos, publicado por la editorial El Perro y la Rana en 2007 y 2008; es coautor de Antología terrorista del Grupo Li Po publicada por la misma editorial en 2008 , en 2014 del ebook Mundos: Dos años de Ficción Científica y en 2015 del ebook Tres años caminando juntos ambos libros editados por el Portal Ficción Científica. Sus crónicas y relatos han aparecido en publicaciones periódicas venezolanas tales como: el semanario Tiempo Universitario de la Universidad de Carabobo, la revista Letra Inversa del diario Notitarde, El Venezolano, Diario de Guayana y en el diario Ultimas Noticias Gran Valencia; en las revistas electrónicas hispanas Alfa Eridiani, Valinor y Gibralfaro, Revista de Creación Literaria y de Humanidades de la Universidad de Málaga y en portales o páginas web como la española Ficción Científica, la venezolana-argentina Escribarte y la colombiana Cosmocápsula.