martes, 15 de enero de 2013

¿Cómo defenderte del gas lacrimógeno?

(cortesía de Anonymous)









Manual práctico para prevenir o combatir los efectos del gas lacrimógeno que utilizan las fuerzas anti-motines de diversos países para repeler las protestas civiles. Cortesía de nuestros anónimos amigos los manifestantes griegos, españoles y estadounidenses.

Protesta en Atenas


En tiempos recientes el descontento civil se ha desdoblado a lo largo de múltiples países. El insostenible diseño económico, las pautas de esa abstracción llamada “sistema”, orientadas a celebrar la injusticia, la coerción, y el control, han provocado el explícito descontento de miles de personas alrededor del mundo. Y ya sea que se trate de los movimientos Occupy Wall Street, 15-M, de las protestas en Grecia, Egipto, Siria, Valencia, etc, lo cierto es que, parece que cada vez somos más las personas que estamos dispuestos a manifestar frontalmente nuestro hartazgo ante la forma en que se conducen las, nuestras, naciones.


Protesta en Seattle


Pero además de este hartazgo generalizado, otro común denominador en las protestas es la represión de los respectivos regímenes, de la cual el ya famoso gas pimienta se ha convertido en una de sus herramientas icónicas. Durante el movimiento que se asentó en la meca financiera del “mundo globalizado”, en Nueva York, los participantes, crearon un panfleto práctico con recomendaciones para protegerte y combatir los efectos de este gas utilizado por la policía o fuerzas armadas para repeler a los manifestantes. A partir de este documento el colectivo Anonymous elaboró un práctico manual que, si el participar en una protesta civil está en tu agenda, seguramente te será de gran utilidad.


Protesta en Madrid el 25S

Pulsa sobre la imagen para agrandarla y leer detalladamente las instrucciones.





Tomado de Pijamasurf

Protestas en Caracas en Abril de 2017


Actualización para el caso de Venezuela

Polvo es y como polvo se te pegará

Las bombas lacrimógenas que se utilizan en Venezuela son mayoritariamente del tipo gas CS, que en rigor no es un gas sino un polvillo muy fino, insoluble en agua, que se libera a la atmósfera en forma de humo o aerosol.

¿Qué tienen?

El compuesto base de una lacrimógena es el orto-clorobenzilideno malononitrilo que al vencerse (revisa las denuncias recientes sobre lacrimógenas vencidas) multiplica su toxicidad, porque el gas CS hidroliza (descompone sustancias orgánicas e inorgánicas complejas en otras más sencillas por acción del agua) produciendo clorobenzaldehído y malononitrilo y este último también hidroliza, generándose cianuro que además de tóxico, por encima de ciertas concentraciones, es letal. Dato: las que produce CAVIM ni siquiera especifican la fecha de elaboración, mucho menos la de vencimiento.



¿Y las rojas de hoy?

Las bombas lacrimógenas de color rojo por lo general también son del tipo CS pero con colorante, sirven para intimidar visualmente, generar miedo e identificar a los manifestantes. Al margen del color, es crucial que sepas que los químicos que componen las bombas lacrimógenas pueden estar activos por 5 días y más.

¿Qué te puede pasar?

Al estar expuestos a las bombas lacrimógenas suele presentarse abundante lagrimeo, irritación fuerte en las mucosas (ojos, nariz, boca y garganta), ganas de toser y estornudar, salivación excesiva, náuseas, dolor de cabeza o ardor en la piel, pero este efecto debe pasar en corto plazo (máximo 30 minutos). Si presentas vómito excesivo, desorden gastrointestinal, disnea, pérdida de la conciencia, convulsión, movimientos involuntarios o taquicardia, tienes que ir a un médico, porque trascendió del sistema respiratorio al sistema circulatorio y nervioso.

Las lanzaron, ¿y ahora?

- No corras, camina. Al correr, hiperventilas, por lo que respirarás más polvo.
- No te tires al piso, por dos razones: moverte te hará menos vulnerable y además, el polvo siempre va a caer al piso, si estás allí, acumularás más.
- Para neutralizar químicamente su efecto, necesitas un paño limpio que te cubra la nariz y la boca, humedecido con bicarbonato de sodio diluido en agua, o algún antiácido como el Maalox. 
- No uses vinagre porque también es un ácido.
- No uses crema dental porque su densidad atrapa el polvo e inhalarás más.

¡Me arde!

- Para la irritación ocular deja lagrimar los ojos, trata de no tocártelos ni rascártelos. Lo ideal es lavarlos luego con mucha agua, de arriba a abajo.
- Debes tratar de respirar siempre por la nariz, nunca por la boca.
- Pasado el ardor, un caramelo te ayudará a disipar un poco el efecto en la boca y la garganta.
- Si pasado un tiempo prudencial, mantienes irritación en la piel, debes usar Caladryl o algún equivalente.



Al llegar a tu casa

- Báñate con mucha agua y jabón para quitarte lo que se haya adherido a tu cuerpo, máxime si usaste algún tipo de protector solar.
- Tienes que lavar muy bien la ropa, el calzado y los accesorios expuestos (gorra, bolso, koala, colitas de pelo, etc.); recuerda que el polvo puede estar activo por 5 días o más.

Para la próxima vez

- Trata de usar un pantalón grueso (olvida los jeans con huecos) y una franela manga larga. Todo lo que uses debe ser cómodo, desde el sostén hasta las medias.
- Refuerza el nudo de tus trenzas, dos veces como mínimo, cuando tengas que desplazarte con rapidez, que una trenza desamarrada no te lo impida.
- Trata de no llevar accesorios frágiles: relojes, cadenas, zarcillos largos, nada que comprometa tu desplazamiento cuando este sea acelerado.

Si llegarán a agredir tu edificio

Trata de meterte en un baño con la ducha y el lavamanos abiertos dejando fluir agua, preferiblemente tibia para que el vapor atrape el polvo y lo precipite. Luego del ataque, ventila al máximo el lugar y límpialo. Lo ideal es aspirar y luego pasar paños húmedos por todas las superficies. ¡No vayas a barrer!, eso solo levantará el polvo. Por último, no ingieras alimentos que hayan estado expuestos al polvo.

¿Qué hace letales a las bombas lacrimógenas?

- Condiciones pre-existentes de la persona: asmática, alérgica, hipertensa o que padezca alguna enfermedad cardiovascular, respiratoria, pulmonar obstructiva u ocular.
- Vulnerabilidad: especialmente bebés, niños, mayores de 60 años y mujeres embarazadas.
- Factores ambientales: espacios cerrados o con poca ventilación.
- Concentración: Si estás expuesto por tiempo prolongado o en repetidas oportunidades.
¡Y por favor!


Nunca recojas las bombas con las manos sin unos guantes gruesos, porque cuando emiten el microparticulado son muy calientes -llegando a temperaturas superiores a los 100 grados centígrados- más bien, intenta alejarlas de tu radio de acción. Exponerte muchas veces o por tiempo prolongado a las bombas lacrimógenas tiene efectos sobre los sistemas respiratorio, circulatorio y nervioso. Los más afectados terminan siendo los funcionarios policiales y militares, pero igual, todos debemos actuar con prudencia, no exponernos más de lo necesario y preservarnos, de eso se trata la resistencia. Jamás el control del orden público justificará las violaciones de derechos humanos.

Texto elaborado por  Mónica Kräuter @mkrauterusb y editado por Naky Soto Parra


No hay comentarios:

Publicar un comentario