jueves, 14 de noviembre de 2013

"El estado de los museos es lamentable,

Venezuela es una nación con grandes recursos, pero mal administrados y en las manos equivocadas".

Entrevista a MIGUEL MIGUEL, CURADOR Y DIRECTOR DE LA GALERÍA LA CUADRA



Museo de Arte Contemporaneo

Estimados Amigos

Hoy compartimos esta breve entrevista al galerista venezolano Miguel Miguel donde expresa su opinion sobre la labor que actualmente vienen realizando los museos venezolanos. Es un debate que debe hacerse debido a los errores de planteamiento a la hora de definir la politica cultural en el rubro de las artes plásticas como por ejemplo:

  • La de enviar a la Bienal de Venecia como representación de Venezuela una serie de grafittis  como propuesta novedosa y rompedora (¿?)

  • La de dejar encargado de la dirección del Museo de Valencia (o como le dice el común de la gente El Ateneo-despues de 60 años es dificil cambiar de hábitos-, ya que el museo se creó expropiando las instalaciones y la colección de la asociacion civil privada Ateneo de Valencia regalo de la última gestión del escritor José Napoleon Oropeza) a una persona que carece de la formacion necesaria para desempeñar un cargo de tal magnitud.
 
Antigua sede del Ateneo de Valencia, ahora Museo de Arte de Valencia


Esperamos disfruten de la entrada (¿Sonó algo irónico?)


*******

"Los museos venezolanos hacen una labor mediocre"

  • "Antes nuestros museos eran de primera categoría. Hoy su estado es lamentable" 

  • " Por más que nazcan galerías y espacios nuevos, son los museos los que legitiman al artista".

 





lunes 29 de julio de 2013


Para Miguel Miguel, el arte no debe distinguir de tintes políticos. Sin embargo, afirma que en Venezuela la polarización política llegó a las instituciones culturales. En los museos, por ejemplo, no hay lugar para los artistas noveles. Tampoco se exponen muestras individuales. "Al menos no de aquellos creadores adversos al régimen. Y ya hasta los premios en materia cultural parecen reconocer a un solo grupo: los artistas rojos rojitos", dice.

El curador y director de la galería La Cuadra asegura que hace más de una década que el Estado no adquiere obras de gran valor para incrementar las colecciones de los museos. Y sostiene además que reconocidas colecciones privadas ya emigraron a otra nación. Al igual que una fracción de artistas, a quienes las condiciones de país no les permitieron vivir de su trabajo. 




-¿Cómo ha afectado el control de cambio a las galerías?

-Con esta regulación es casi imposible importar una pieza. Los costos son muy onerosos, y, además, hay una cantidad de restricciones para traer piezas de valor, no solo las de los grandes maestros sino de los artistas emergentes. Recuerdo que Venezuela llegó a tener las mejores colecciones privadas de todo el continente y que al país venían artistas extranjeros como Edgar Negret, Carlos Rojas y Eduardo Ramírez, quienes obtuvieron su primer gran éxito internacional aquí, antes que en Colombia


Museo Alejandro Otero




-¿Todavía se puede vivir del arte en Venezuela?

-Venezuela siempre ha sido un país con gran potencialidad creadora. Yo comparto una frase de Mario Vargas Llosa en la que señala que uno de los valores más importantes del venezolano es su resistencia. Y el mejor ejemplo son los artistas, sobre todo los jóvenes, que están luchando en el país de las dificultades para hacerse un nombre, para darse a conocer y mostrar su obra. Aunque no podemos dejar de lado que muchos de nuestros creadores se fueron a Europa y Estados Unidos: Javier Tellez, José Antonio Hernández Diez, Alexander Apóstol, entre otros. Luis Molina Pantin, es uno de los pocos artistas que, aunque vivió y estudió en Europa, aún no abandona Caracas. 



-En la actualidad, ¿los artistas obtienen apoyo del Estado o solo se beneficia a los creadores "rojos rojitos"?

-No es secreto para nadie que este régimen sólo toma en cuenta a los artistas que son afectos a él. Es lamentable, pero es unánime. La gran mayoría de los artistas venezolanos son abiertamente adversos al régimen por el mismo hecho de que el arte es creación y libertad de expresión. Y, por encima de todo, es libertad de creación, algo que este régimen ha coartado.

-¿Qué dice acerca de los reconocimientos a los protagonistas del sector cultural?

-Hasta los premios en materia cultural parecen reconocer a este grupo de "rojos rojitos". Los últimos premios han sido otorgados a artistas adeptos al chavismo. Se ha dejado de lado a los artistas de larga trayectoria, aquellos que sí constituyen un gran aporte para este país. También es lamentable ver cómo los reconocimientos nacionales, que antes se entregaban año tras año, ahora son bienales, todo por la pichirrería (tacañería, pichirre es un venezolanismo) del régimen. 


Museo Carlos Cruz Diez




-¿Su criterio de selección distingue entre preferencias políticas?

-En lo absoluto. Yo no juzgo a un artista por su tendencia política. Tampoco me interesan sus creencias ideológicas. Para mí lo que cuenta es el talento que tiene y la calidad de la obra que realiza. Picasso era comunista, y al MoMa de Nueva York nunca le importó, de lo contrario no tendría el mayor cuerpo de sus obras.

-¿El mercado venezolano es suficiente o las galerías necesitan incursionar en el extranjero?

-Ante la ausencia de los museos, los artistas, sobre todo los emergentes, asumen el riesgo de salir del país e involucrarse en otro tipo de trabajo para subsistir. En la actualidad, por la carencia y la falta de apoyo del Estado, el arte venezolano lo tiene cuesta arriba. Por más que nazcan galerías y espacios nuevos, son los museos los que legitiman al artista. 


Exposición en el Museo Alejandro Otero dedicada a la intentona golpista del 4 de febero de 1992


-¿Cómo ve el estado de salud del arte en el país?

-Por una parte, seguimos activos, enfrentando el gran deterioro. Pero por otra, los artistas no la tienen fácil y saben que les toca trabajar muy duro, en condiciones adversas. Hay creadores que logran reunir un pequeño capital y se van a Europa o a Estados Unidos. Antes todo era muy diferente. Los museos hacían una labor importantísima. Recuerdo cuando en los años noventa, curadores, coleccionistas y galeristas venían de afuera ver nuestras exposiciones y se asombraban de la calidad de nuestras instituciones culturales. Se iban maravillados con nuestra museografía y con las publicaciones que se editaban. Los catálogos se editaban en ocasiones en dos idiomas para alcanzar mercados internacionales, pero eso se perdió. Los museos no están haciendo investigaciones ni publicaciones... Están haciendo una labor mediocre.

-¿Cuál es su opinión sobre el estado de los museos?

-El estado de los museos es lamentable. Venezuela es una nación con grandes recursos, pero mal administrados y en las manos equivocadas. Antes nuestros museos eran de primera categoría. Sin parangón, eran instituciones incomparables en América Latina. Hoy, me pregunto cómo se están formando los curadores, qué están viendo los futuros investigadores... Nada.

-¿El deterioro de las instituciones culturales se extiende a los museos de interior del país?

-No es secreto para nadie que si la capital está en un estado deplorable, en el interior es peor. El Museo de Arte Moderno Jesús Soto, de Ciudad Bolívar, era un museo dinámico. Allí se hacia la bienal de arte de Guayana. Pero todo se ha perdido. 



Museo Jesús Soto


-¿La polarización política es palpable en las salas de los museos?

-Bastante, desde hace 14 años. Una de las cosas más nefastas que se ha hecho durante este tiempo fue prohibir las exposiciones individuales en los museos. Eso lo promulgó el ministro Farruco Sexto. El deterioro no solo es físico sino moral. Nuestra programación expositiva ha decaído muchísimo; nuestro arte está en el foso del continente. Antes otros países envidiaban a Venezuela por su desarrollo museográfico, a pesar de las limitaciones. Antes se veía un clima y una disposición de los mismos coleccionistas venezolanos, quienes donaban obras, pero eso ya no existe. Las colecciones reconocidas han salido del país. Lo que han traído son artistas de muy baja categoría, que no pasan por un filtro, y la única condición es su apego al régimen. 


-En uno de sus artículos, usted escribió: "Las tiranías se caracterizan, entre otras cosas, por el miedo a las ideas, la ausencia de valores y el desprecio al hombre creador". ¿El arte es una marioneta del régimen?

-El mejor ejemplo es el nuevo rostro de Simón Bolívar, inventado a capricho del fallecido presidente Hugo Chávez. Es un adefesio. De haber estado vivo Alfredo Boulton diría que es una aberración. Es la obra de un grupo de seudo artistas que le rinden pleitesía al socialismo del siglo XXI. Los verdaderos creadores contestatarios, como Picasso con su Guernica




Museo de Arte Popular Bárbaro Rivas de Petare


-Paul Gauguin decía que "el arte es plagiador o revolucionario", pero en el país este último concepto se tergiversa...

-Una de las grandes incógnitas en Venezuela es el término "revolución". Este es el gobierno menos revolucionario que hemos tenido, el más agresivo y limitador de la libertad de expresión que se ha dado en una República. Todos los artistas que apoya el Estado son antirrevolucionarios, no han aportado nada, no tienen un lenguaje creador, nuevas propuestas ni aportes lucrativos par el arte contemporáneo. Para muestra un botón: el error de haber enviado a un grupo de grafiteros a la bienal de Venecia.

"Una de las cosas más nefastas que se ha hecho durante este tiempo fue prohibir las exposiciones individuales en los museos", dice el curador. 



ELISA VÁSQUEZ


Tomado de El Universal


No hay comentarios:

Publicar un comentario