martes, 5 de noviembre de 2013

“Más cerca del agua”:

Félix Francisco Casanova (28 de septiembre de 1956 – 14 de enero de 1976)

El Rimbaud de Canarias:






Estimados Amigos

Hoy compartimos esta entrada con ustedes dedicada al desaparecido escritor Félix Francisco Casanova, el Rimbaud de Canarias, esperando saldar así una vieja deuda con nuestra amiga Violeta que hace bastante tiempo nos había pedido que publicaramos algún material dedicado a este joven poeta.

Esperamos que la entrada sea del gusto de Violeta y de ustedes.


*******

Félix Francisco Casanova: “Más cerca del agua”



“Más cerca del agua”

“Nada vale una vida

excepto otra vida”

(F.F.C.)




Félix Francisco Casanova fue un poeta, un escritor muy joven que murió también demasiado joven y dejó una obra publicada e inédita tan prematuramente madura. A Félix Francisco, hijo del gran poeta canario vivo Félix Casanova de Ayala, le tropezó la muerte en Santa Cruz de Tenerife mientras se bañaba, a consecuencia de unas emanaciones de gas, un 14 de Enero de 1976. El por tantas razones prometedor talento de las letras canarias había nacido el 28 de Septiembre del 56 en Santa Cruz de la Palma, otra de las islas del archipiélago. Tenía, por tanto, solamente 19 años cuando dejó de existir. En ese corto tiempo de presencia vital, Félix Francisco ya había cosechado los primeros grandes reconocimientos al que aspira todo joven que se inicia en las letras: el principal premio de poesía de las Islas Canarias, el “Julio Tovar”, a los 17 años, y uno de los más importantes de novela, el “Pérez Armas” un año después. Quiere ello decir que, tanto “El Invernadero” como “El don de Vorace” (las dos obras galardonadas respectivamente) eran los primeros contactos con la literatura, a la que, por cierto, Casanova nunca mostró una especial preocupación intencionada.


En su diario del año 1974 escribe: “siempre estoy naciendo en la música, es inagotable mi sed y también su fuente es inagotable”. Lo que más le interesaba, al menos aparentemente, era la música, el rock, soñar, amar … En todo caso escribió y prolijamente durante su corta vida. Junto a los libros ya citados, podemos señalar el poemario “Una maleta llena de hojas” (que también recibió un primer premio; una obra poética escrita conjuntamente con su padre, “Cuello de botella”, y un último libro póstumo aún inédito, “la memoria olvidada”. Pero si Félix Francisco escribía, y posiblemente lo hacía por una necesidad casi biológica alimentada en el contexto de la influencia paterna, no cabe duda que a pesar de su esfuerzo voluntario por corregir y pulimentar, cada texto, parece acertado pensar que su, digamos, “hábito” de escribir era fluyente, emanante, casi inevitable, y que el desarrollo de su obra poemática se presenta ante los ojos del lector con toda la potencialidad de un escritor que se manifiesta apresuradamente con la urgencia de una muerte premonitoria.


   “Cada vez estoy más cerca del agua . . .

y acaso deseada

“Eres un buen momento para morirme”.



Selección y nota de Martín-Carmelo


PERSPECTIVA



La primera vez que bajé al valle

me sorprendió que la yerba no fuese agua,

tal como parecía desde la montaña



La segunda vez me defraudó

Comprobar que sus habitantes no eran mudos,

Ya que no los oía desde la montaña.



A la tercera vez comprendí

Que ya nunca más subiría

A la montaña.








IMANES


Los sueños son

circunferencias perfectas:

estás dentro

o fuera.

Como el sexo de mujer:

imposible merodearlo

Sin hundirse en él.



***

Tensa el pellejo

de la noche

el vuelo del pájaro

antorcha,

arborece al pie

del légamo

como un anciano saúz

y en el arribo del alba

no es otra cosa que el sol.



PROVERBIO YANKEE



Las fotografías

de hermosos jóvenes muertos

en trajes de baño

son casi siempre

el más perfecto

de los recuerdos.




CATHERINE DECAPITADA







Revena el cuello abierto

una sonajera de cristal,

tú, haiku de Basho, flecha de Robin

en un árbol de Sherwood

Stradivarius de hojas de saúz

Sonando como un corazón,

caleidoscopio nacido a golpes de agua,

verdea el desierto con la primera gota

de tu sangre, rojizas pastas de Rubens

deslizándose al mar . . .

Así tu boca, propagadora

de epidemias y pájaros,

me vincula al paraíso, me acuna

en tu cadera de necrópolis . . . Yo,

vertedor al papel del canto de cigarras,

opto por arribar a la otra orilla.



***

La brisa mantiene

la pluma en el aire,

el ave, furiosa, escarba

en la arena, sus alas

dormidas, la sangre pesando

dentro de sus cuerpo, el peso

de su cuerpo dentro del zarzal,

y la pluma subiendo

y la pluma subiendo . . .



de “una Maleta llena de hojas”




PIRÁMIDES



Una tonelada de ceniza

se acumula cada noche

en los hoteles de la ciudad.



Y es solo gente que viene de paso.



Los orinales, teléfonos,

neveras, cisternas,

los masturbadores eléctricos

y las máquinas de afeitar

son los inmutables moradores

de estas tumbas

llenas de pasillos





Martín-Carmelo es el nombre de un grupo de escritores y críticos canarios a poetas como Dulce María Díaz Marrero y Félix Francisco Casanova. Actualmente dirige el papel literario TAGOROR del diario “El Día” en Tenerife" (Islas Canarias). Los textos incluidos son inéditos, salvo el perteneciente a  Una Maleta Llena de Hojas”.





Tomado de la Revista Poesía Número 43. Julio-Agosto 1978. Volumen VIII – Nº 2



No hay comentarios:

Publicar un comentario