jueves, 5 de diciembre de 2013

CRISTOBAL RUÍZ: ENTRE SUEÑOS Y EL VIVIR

por Freddy Ordaz











Estimados Amigos

Hoy le obsequiamos este texto que el artista plástico Freddy Ordáz le dedicó al pintor Cristóbal Ruíz, (La Luna, 6/02/1950- Naguanagua, 5/02/ 2005) nuestro pintor selenita. Diciembre es un buen momento para recordar a los amigos y aprovechamos esta tribuna para traer nuevamente a nosotros a Cristobal.

El texto fue tomado del Tiempo Universitario, correspondiente al 25 de Septiembre  del 2000.

 Cristobal desde aquí te enviamos saludos.

 Deseamos disfruten de la entrada.


Richard Montenegro

 *******


CRISTOBAL: ENTRE SUEÑOS Y EL VIVIR





FREDDY ORDAZ




Imágenes que buscándose guían nuestra incertidumbre. Imágenes que ahora son para dejar ser a lo que se piensa. Así es la pintura de Cristobal Ruiz.

Antigua Facultad de Derecho de la Universidad de Carabobo


Esa jornada que aguarda al pintor, que lo vemos a diario por el boulevard de la Facultad de Derecho. Como en pasados años se paseaba por las calles Londinenses, dueño de su secreto, que lo obliga a hurgar el centro de su espacio, armándose de colores y símbolos para aprehender descubrirse con cada esfuerzo, con cada suspiro. Pinta historias llenas de conflictos, plasmando personajes, héroes inferiores a la naturaleza marcada con signos fantasmagóricos.

La Monalisa pide fiao


Cristobal Ruiz, Lunático, nació en La Luna (caserío del estado Yaracuy). Este pintor crea unos ambientes con rasgos de misterio, tan personales, definidos, llenos de una fuerza telúrica.

7 más 7


Nos invita a ese universo donde abundan objetos que cambian su función: una ventana que atisba el alma humana, un pedazo de madera lavada por el mar se transforma en mítico caballo o serpiente épica. Toma como elemento la fantasía, para construir un mundo de alucinaciones, entre el sueño y el vivir en su permanente estado de vigilia, internándose en el campo de la metafísica.



Al acercarnos a la tela, observamos que la “realidad” del cuadro no es una sola; que existen cambioes de proporción y enfoque que se transforman en subrealidades, claro.. a pequeñas escalas. Ese mundo de objetos, símbolos, actores y evocaciones conforma un clima extraño, de ensoñación, que nos invita y alienta en develar el significado propio de su pintura.



Cristobal Ruiz deja sus sentimientos apresados en la cárcel de las lineas zigzagueantes moteadas de color. Su ansia de plasmar le abre las puertas selladas del inconsciente y de los actos, como ambivalencia y el estado de locura, que eran los principios que conformaron el grupo de surrealistas de París en los años veinte.

El Libertador


Sus espacios abiertos, su ficción, lo llevan a adentrarse en la relación o estratos de los fenómenos parapsicologicos, cuyo contexto estriba en la personalizacion del tormento del existir.



“Nunca he tenido conciencia del tiempo, después de mi hospitalizacion pensé que jamas volvería a jugar con los jagüeyes” afirmaba él.

Los caballos


Los hombres son portadores de los misterios ancestrales, a veces son aplastados por una sociedad ciega, de lujos inútiles y vicios lujosos.



Cristóbal Ruíz, entre el sueño y el vivir, es uno de ellos, volando con sus propias alas.




EL TIEMPO UNIVERSITARIO 





25 SEPTIEMBRE 2000




1 comentario:

  1. Mi Cristóbal,cuántos momentos compartidos contigo en el ambiente universitario. Hombre hambriento de amigos y de un mundo imaginario. De él conservo su rostro, su trato hermoso y loco, y dos obras. ¡Qué descanses mi Cristóbal Ruiz!

    ResponderEliminar