miércoles, 19 de febrero de 2014

"Nuestra misión, nuestro deber, es mantener un punto de referencia, mostrar la estrella polar, en plena noche, en medio del torbellino de las pasiones"

DECLARACIÓN DE INDEPENDENCIA DEL ESPÍRITU,

por Romain Rolland



El Ángel de la revelación. William Blake.

Estimados Amigos

Dada la situación conflictiva que todos vivimos en Venezuela, consideramos conveniente compartir con todos ustedes esta petición de Romain  Rolland, que a casi un siglo de su redacción con tristeza decimos que sigue vigente.

Es un texto para reflexionar y que no ha perdido nada de brillo en casi una centuria. Es un texto del siglo XX que le habla a un futuro que aún no ha llegado. Esperamos que esta misiva aún haga vibrar las notas puras del corazón de los  trabajadores del espíritu que existan en nuestro país.


Richard Montenegro



*******


“¡En pie! Libremos al Espíritu de estos compromisos, de estas alianzas humillantes, de estas escondidas servidumbres. El Espíritu no es el servidor de nadie. Nosotros somos los servidores del Espíritu. No tenemos otro amo. Estamos hechos para llevar, para defender su luz, para unir alrededor suyo a todos los hombres extraviados. Nuestra misión, nuestro deber, es mantener un punto de referencia, mostrar la estrella polar, en plena noche, en medio del torbellino de las pasiones. Entre esas pasiones de orgullo y de destrucción mutua, no debemos escoger: las rechazamos todas.”

* * * * * *

Trabajadores del Espíritu, compañeros dispersos a través del mundo, separados desde hace cinco años por los ejércitos, la censura y el odio de las naciones en guerra, os dirigimos, en esta hora en que las barreras caen y las fronteras vuelven a abrirse, una llamada para rehacer nuestra unión fraternal; una unión nueva, más sólida y más firme que la que existía antes.


La guerra ha sembrado el desorden en nuestras filas. La mayor parte de los intelectuales han puesto su ciencia, su arte, su razón al servicio de los gobiernos. No queremos acusar a nadie, ni lanzar ningún reproche. Conocemos la debilidad de las almas individuales y la fuerza elemental de las grandes corrientes colectivas; éstas han barrido a aquellas, pues no se había previsto nada para resistir. ¡Que la experiencia, por lo menos, nos sirva para el futuro!

Y, para empezar, constataremos los desastres a los cuales ha conducido la abdicación casi total de la inteligencia del mundo y su voluntaria sumisión a las fuerzas desencadenantes. Los pensadores, los artistas, han contribuido a la plaga que roe a Europa en su carne y en su espíritu con una incalculable cantidad de odio envenenado; han buscado, en los arsenales de su saber, de su memoria, de su imaginación, razones antiguas y nuevas, razones históricas, científicas, lógicas, poéticas, de odiar; han trabajado para destruir la mutua comprensión entre los hombres.
Y, al hacerlo, han afeado, envilecido, rebajado, degradado, el Pensamiento del que eran representantes. Lo han convertido en instrumento de las pasiones y (tal vez sin saberlo) de los intereses egoístas de un clan político o social, de un Estado, de una patria o de una clase. Y, hoy, de esta refriega salvaje, de la que todas las naciones comprometidas, victoriosas y vencidas, salen destrozadas y, en el fondo de su corazón (aunque no se lo confiesen a sí mismas), avergonzadas y humilladas por su crisis de locura, el Pensamiento, comprometido en sus luchas, sale, con ellas, rebajado.

¡En pie! Libremos al Espíritu de estos compromisos, de estas alianzas humillantes, de estas escondidas servidumbres. El Espíritu no es el servidor de nadie. Nosotros somos los servidores del Espíritu. No tenemos otro amo. Estamos hechos para llevar, para defender su luz, para unir alrededor suyo a todos los hombres extraviados. Nuestra misión, nuestro deber, es mantener un punto de referencia, mostrar la estrella polar, en plena noche, en medio del torbellino de las pasiones. Entre esas pasiones de orgullo y de destrucción mutua, no debemos escoger: las rechazamos todas.

 
Bertrand Russell

Nos comprometemos a no servir a nadie más que a la libre Verdad, sin fronteras, sin límites, sin prejuicios de razas o de castas. Ciertamente, no nos desinteresamos de la Humanidad. Para ella trabajamos, pero para ella en su totalidad. No conocemos a los pueblos. Conocemos al Pueblo -único, universal-, el Pueblo que sufre, que lucha, que cae y vuelve a levantarse y que siempre avanza por el camino difícil, cubierto de sudor y de sangre… el Pueblo de todos los hombres, todos ellos, igualmente, hermanos nuestros.

Y es para que ellos, como nosotros, tomen, cada vez más, conciencia de esta fraternidad, por lo que elevamos, por encima de sus luchas, el Arca de la Alianza, el Espíritu libre, uno y múltiple, eterno.

* * *

ROMAIN ROLLAND a Hermann Hesse, el 29 de abril de 1.919, solicitando su adhesión y su firma junto a las de Bertrand Russell, Stefan Zweig, Benedetto Croce, Frederik van Eeden, Barbusse, Georg Fr. Nicolai, etc. 

Correspondencia entre dos guerras, Ediciones de Nuevo Arte Thor, 1984. 

Traducción de Joaquín Bochaca.

Tomado de Filosofia Digital



*******






Richard MontenegroPerteneció a la redacción de las revistas Nostromo y Ojos de perro azul; también fue parte de la plantilla de la revista universitaria de cultura Zona Tórrida de la Universidad de Carabobo. Es colaborador del blog del Grupo Li Po: http://grupolipo.blogspot.com/. Es autor del libro 13 fábulas y otros relatos, publicado por la editorial El Perro y la Rana en 2007 y 2008; es coautor de Antología terrorista del Grupo Li Po publicada por la misma editorial en 2008 , en 2014 del ebook Mundos: Dos años de Ficción Científica y en 2015 del ebook Tres años caminando juntos ambos libros editados por el Portal Ficción Científica. Sus crónicas y relatos han aparecido en publicaciones periódicas venezolanas tales como: el semanario Tiempo Universitario de la Universidad de Carabobo, la revista Letra Inversa del diario Notitarde, El Venezolano, Diario de Guayana y en el diario Ultimas Noticias Gran Valencia; en las revistas electrónicas hispanas Alfa Eridiani, Valinor y Gibralfaro, Revista de Creación Literaria y de Humanidades de la Universidad de Málaga y en portales o páginas web como la española Ficción Científica, la venezolana-argentina Escribarte y la colombiana Cosmocápsula.

2 comentarios:

  1. Maravilloso... Tiene razón debemos dejar de ser servidores del servidor.... El ego nos hace serviles cuidando solo las cosas materiales, eso no es válido para el espíritu....Crecer y evolucionarnos debe ser nuestra meta.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Multiplicar Voces por dejar tu comentario en este blog. :)

    ResponderEliminar