lunes, 7 de abril de 2014

CONSEJO A UN JOVEN POETA, A UNA DAMA VACILANTE Y VALS FÚNEBRE PARA HERMENGARDA

3 POEMAS DEL POETA BRASILEÑO LEDO IVO






Las imaginaciones y El soldado raso de Ledo Ivo

Las imaginaciones / El soldado raso, dos poemarios del brasilero Ledo Ivo (1924-2012) bajo el cuidado amoroso de José Carlos De Nóbrega, traductor al castellano y avezado prologuista de este tomo único editada por la Editorial Fundarte (Caracas, 2014), inició su recorrido recientemente. El formato, la textura y diseño de la obra, nos ponen en contacto de inmediato con la fresca y profunda voz de un autor de inusitado registro, dentro del notable concierto de la moderna tradición poética de Brasil, por cierto, país homenajeado en el marco celebrativo de la Feria Internacional del Libro de Venezuela donde fue presentado. Tanto el ensayo crítico introductorio, así como la versión poética de José Carlos De Nóbrega, ciertamente le hacen justicia a quien posiblemente sea la figura poética brasilera más cercana a la poesía venezolana de las últimas cuatro décadas. Celebramos y felicitamos el aparecimiento de este libro que ofrece la posibilidad de acercarnos desde nuestro idioma a la magnífica obra de Ivo.

Luis Alberto Angulo

Ledo Ivo



CONSEJO A UN JOVEN POETA




Joven poeta,
no se quede triste
mas verso libre
no existe.
En el rigor y en el exceso
Poesía y ritmo,
números exactos
como en la tabla
de logaritmos.


A UNA DAMA VACILANTE

Si la señora aspira
a ser musa eterna
del poeta, no vacile:
¡Abra las piernas! ¡Abra las piernas!


VALS FÚNEBRE PARA HERMENGARDA

Heme aquí junto a tu sepultura, Hermengarda,
para llorar tu carne pobre y pura que ninguno de nosotros vio podrirse.
Otros vendrán lúcidos y de luto,
sin embargo, yo vengo borracho, Hermengarda, yo vengo borracho.
Y si mañana encuentran la cruz de tu tumba tirada en el suelo
no fue la noche, Hermengarda, ni fue el viento.
Fui yo.
Quise apoyar mi borrachera en tu cruz
y rodé por el suelo donde reposas
cubierta de margaritas, triste todavía.
Heme junto a tu tumba, Hermengarda,
para llorar nuestro amor de siempre.
No es la noche, Hermengarda, ni es el viento.
Soy yo.


Ledo Ivo (1924-2012) 



Traducción de José Carlos De Nóbrega.

José Carlos De Nóbrega. Fotografía de Andrés Cerceau

1 comentario:

  1. Richard Montenegro, te estás convirtiendo en nuestro albaceas. Gracias en mi nombre, en el de José Carlos, Ledo y Andrés. Un abrazo

    ResponderEliminar