domingo, 29 de marzo de 2015

Carlos Pacheco en la comarca eterna



Carlos Pacheco (1948-2015). Fotografía Vasco Szinetar


Queridos Amigos

Hoy tenemos el honor de acercar a ustedes las sentidas palabras de despedida de Alberto Hernández hacia el doctor Carlos Pacheco, quien lamentablemente nos dejó el viernes pasado, 27 de marzo de 2015, en la ciudad de Bogotá, donde vivía su exilio junto a su esposa, la querida profesora Luz Marina Rivas y su familia. Nos unimos a la despedida y a la gratitud que sentimos hacia la vida del doctor Pacheco, íntegramente dedicada a la comprensión y difusión de nuestra literatura.

Graciela Bonnet

 *******

Bajo el techo nublado de Chacao, sentado en la fuente de la Plaza Altamira, Carlos Pacheco revisa el pequeño universo de una nube. Me le acerco y le extiendo mi mano. Nos sonreímos y le entrego mis libros. Los hojea y me vuelve a sonreír. “Profe, yo también soy de la Simón Bolívar”, le dije. Entonces, se levanta de su sitio, se me acerca y me dice: “Yo sé, gracias por tus libros. Los leeré con gusto”.

Una lluvia casi insignificante comenzó a caer sobre los toldos de la Feria del Libro. El monumento de la plaza parecía desinflar el cielo. Nos metimos un poco apretados en el stand de Bid & co., donde un Bernardo Infante nervioso se movía con la mirada puesta en el horizonte de varios lomos de sus hermosos ejemplares de papel.

La llovizna dejó de caer. El profesor Pacheco levantó un brazo con mis libros y desapareció. Nos quedamos un rato más varios amigos alrededor de “70 poemas burgueses”, la razón de mi presencia en Caracas, una ciudad que amo pero ella es como un empujón en mi cara. Caracas se ha puesto muy arisca, alejada de aquel Paraíso de la plaza Páez de los años 70 donde una vez me enconché para luego marcharme del país con mis bártulos casi infantiles.

Días después volvimos a vernos en la presentación de la colección “Gente que hace escuela”, una realidad que Antonio López Ortega puso en manos del país gracias a los auspicios de una importante empresa bancaria. Y allí estaba el profesor Pacheco con Edda Armas, Vasco Szinetar, Harry Almela, entre otros amigos que se dieron cita en esa fiesta de la palabra y la imagen.

Ahora el hombre, el autor de “Narrativa de la dictadura y crítica literaria”, “La comarca oral…” y “La patria y el parricidio…”, vuelve a fijarse en el horizonte de una nube. Mientras oía un concierto de piano en Bogotá, su corazón dejó de latir.

Una ligera llovizna cae sobre Caracas. El profe levanta un brazo, sonríe y se marcha a la comarca eterna.





*******


Doctor Carlos Pacheco



Carlos Pacheco (Caracas, 1948, Bogota 2015) es uno de los intelectuales más notables de nuestra literatura.  Investigador, ensayista, crítico y editor. Doctor (Ph D) en el King´s College de la Universidad de Londres (1989), Magister en Estudios Latinoamericanos en la Universidad de Liverpool (1979) y Licenciado en Filosofía y Letras en la Pontificia Universidad Javeriana (Bogota, 1973). Fue Profesor Titular de la Universidad Simón Bolívar (Caracas), donde fue Coordinador del Postgrado en Literatura, Decano de Estudios Generales y Decano de Estudios de Postgrado y donde por muchos años dirigió e impulsó la Editorial Equinoccio. Ha sido Jurado del Premio Internacional de Novela “Rómulo Gallegos” y del Premio Pegasus de Novela, entre otros.


De su obra publicada, de fundamental análisis para todo interesado en nuestra literatura, destacamos:


La comarca oral: la ficcionalización de la oralidad en la narrativa latinoamericana (Caracas: La Casa de Bello, 1992); Del cuento y sus alrededores (Caracas: Monte Ávila Editores, 1993 y 1997), con Luis Barrera Linares; La patria y el parricidio (Mérida, El otro el mismo, 2001) y Nación y literatura: itinerarios de la palabra escrita en la literatura venezolana (Caracas: Fundación Bigott, 2006), con Luis Barrera Linares y Beatriz González Stephan.Además de 60 artículos y ensayos publicados en revistas arbitradas.


Entre numerosos premios nacionales e internacionales obtenidos a lo largo de su vida, se cuentan el Premio de Investigación “Andrés Bello” (1982), el Premio de Crítica “Rafael Barret”, Oklahoma State University (1985) y el Premio USB a la Destacada Labor Docente 1996. Desde 2000, es Honorary Research Fellow de la Universidad de Londres. Miembro electo de la Academia Venezolana de la Lengua en julio de 2008. Donde ocupó el sillón Letra "W" .
 

*******


Alberto Hernández

Nació en Calabozo, estado Guárico, el 25 de octubre de 1952. Poeta, narrador y periodista. Se desempeña como secretario de redacción del diario “El Periodiquito” de la ciudad de Maracay, estado Aragua. 

Fundador de la revista literaria Umbra, es miembro del consejo editorial de la revista Poesía de la Universidad de Carabobo y colaborador de publicaciones locales y  extranjeras. Su obra literaria ha sido reconocida en importantes concursos nacionales. En el año 2000 recibió el Premio “Juan Beroes” por toda su obra literaria.

Ha publicado los poemarios La mofa del musgo (1980), Amazonia (1981), Última instancia (1989), Párpado de insolación (1989), Ojos de afuera (1989), Bestias de superficie (1993), Nortes (1994) e Intentos y el exilio (1996). Además ha publicado el ensayo Nueva crítica de teatro venezolano (1981), el libro de cuentos Fragmentos de la misma memoria (1994) y el libro de crónicas Valles de Aragua, la comarca visible (1999).  Recientemente ha publicado «Poética del desatino» y «El sollozo absurdo».


 *******

Graciela Bonnet

 Nació en Córdoba, Argentina, en 1958. Es Licenciada en Letras por la Universidad Central de Venezuela (1984). Ha trabajado 25 años como correctora de pruebas y supervisora de ediciones por contrato para todas las editoriales venezolanas, entre ellas Monte Avila, Planeta, Biblioteca Ayacucho, ediciones de la Casa de la Poesía, Pomaire, Eclepsidra, Santillana, Editorial Pequeña Venecia, La Liebre Libre. Experiencia de tres años como redactora free lance para una editorial de libros de autoayuda. Escritora fantasma (sin firma) realizó investigaciones para crear libros, novelas, tesis y monografías.Es dibujante amateur. En 1997 el grupo editorial Eclepsidra publicó su poemario "En Caso de que Todo Falle." En 2013 editorial Lector Cómplice editó "Libretas Doradas, Lápices de Carbón" En el año 2000 participó del encuentro de Mujeres Poetas en Cereté, Colombia.





viernes, 27 de marzo de 2015

Un Aniversario doble: Los 460 y 111 años de VALENCIA-SULACO

Un acercamiento al Nostromo de Conrad



Vistas de la USS Sulaco



Nuestra relación con Joseph Conrad es bastante buena. Hemos disfrutado de sus libros y de las adaptaciones al cine de sus obras. Es imposible olvidar la expresión de Peter O'toole en Lord Jim (1965), película pescada en una mejor época del canal estatal de television venezolano VTV, ahora saturado de propaganda política, o los enfrentamientos entre Keith Carradine y Harvey Keitel en Los Duelistas (1977), película dirigida por Ridley Scott.

Joseph Conrad

Muchísima gente invoca la obra de Joseph Conrad sin saberlo  al nombrar las famosas naves  de la pelicula Alien, el octavo pasajero (1979), dirigida por Ridley Scott,  y de Aliens, el regreso (1986), dirigida por James Cameron: La Nostromo y la Sulaco respectivamente rinden honores a la obra de Conrad. Nostromo es una novela publicada en 1904 y Sulaco es una ciudad dentro de dicha novela.



USCSS Nostromo


Quizás a esa secreta relación que llevabamos con Conrad nos llevó a escribir un cuento ambientado en la Sulaco reciente. Cuya trama se ubicaba cronológicamente en medio de un intento de golpe de estado.


Número 6 de Nostromo, Órgano divulgativo de la ciencia ficción y la fantasía

Posteriormente nos conectamos más al escritor británico de origen polaco al participar en el fanzine Nostromo, Órgano divulgativo de la ciencia ficción y la fantasía, una publicación realizada casí en su totalidad por el dibujante Ramón Siverio con la colaboración de Oswaldo Rosales, Aníbal Garrido, Yilly Arana, Pedro Montaño, Héctor García, Igson González, entre otros. Esa revista editada en Valencia fue denominada así gracias al nombre de la nave de la película Alien, el octavo pasajero. Nuestro aporte más alla de la publicidad y mercadeo de la publicación  se realizó al  contextualizar al equipo editor en la obra del escritor Joseph Conrad. Y en la vinculación de Nostromo a nuestra ciudad.

Portada del libro Antología terrorista del Grupo Li Po


En el año 2007 el cuento ubicado en Sulaco fue publicado, no si generar polémicas, por la filial regional de la editorial estatal  El Perro y la rana en la Antología terrorista del Grupo Li Po.


Escudo de la ciudad de Valencia

En la actualidad VALENCIA-SULACO esta invadida por la inseguridad, la falta de servicios básicos de calidad y las largas filas de sus habitantes para comprar paquetes de harina de maíz precocido y productos de higiene personal. Desde esta tribuna le deseamos un mejor futuro a esta ciudad.

Hoy compartimos con ustedes un texto de nuestro amigo Pedro Téllez que aborda la relacion Valencia-Sulaco en el 460 aniversario de Nuestra Señora de la Anunciación de la Nueva Valencia del rey y el 111 aniversario de la publicación del libro Nostromo de Józef Teodor Konrad Korzeniowski.

Deseamos disfruten de la entrada


Richard Montenegro

*******


VALENCIA-SULACO 


Nostromo. Primera edición estadounidense. 1904



Estos días se conmemoran 460 años de la fundación de Valencia, y 111 (capicúa) de la publicación de Nostromo, la Valencia de ficción.  Sulaco es una ciudad de la república de Costaguana en la narración de Joseph Conrad de 1904. Novela política y psicológica a la vez, sus protagonistas participan en un golpe de Estado movido por ideas y convicciones, a su vez movidas por intereses extranjeros, porque: “No hay credulidad más dispuesta ni más ciega que la credulidad de la codicia”. Así mismo uno de los personajes dibuja la otra cara de esta historia: “Yo deposito mi esperanza en los intereses materiales. Una vez que los intereses materiales logren un asiento firme, terminarán por imponer las condiciones únicas por las que pueden seguir existiendo” 

Valencia hacia 1843. Óleo de Ferdinand Bellermann



Sulaco es Valencia que “se extiende entre las montañas y el llano, a escasa distancia del puerto y oculta a la visión directa del mar”. Pero también puede ser Cartagena, La Asunción u otra ciudad de la América Latina. Los personajes escapan a su condición de emblema. José Avellanos autor (libro dentro del libro) de Cincuenta Años de Desgobierno de “aristócratas y pueblo, hombres y mujeres, latinos y anglosajones, bandidos y políticos” retrata a los últimos cincuenta de estos 260. Libro inédito porque sus galeradas terminaron “disparadas como tacos para trabucos cargados con puñados de tipos de imprenta”. Era un federal que odiaba a los liberales: “Las palabras para uno tan familiares tienen una acepción de pesadilla en este país. Libertad, democracia, patriotismo, gobierno: todas ellas tienen un regusto de locura y crimen. ¿No es verdad doctor?” le pregunta Charles Gould. La familia a pesar de su apellido era venezolana: “su abuelo había luchado por la causa de la independencia a las ordenes de Bolívar, en aquella famosa legión inglesa que en el campo de batalla de Carabobo”.

Batalla de Carabobo. Fragmento. Martín Tovar y Tovar
 
 El señor y la señora Gould propietarios de minas de plata, representan las dificultades de la burguesía nacional: “No somos aventureros. Había nacido allí y amaba su patria, pero en sus ideas seguía siendo esencialmente un inglés. Empleó la consigna política de su tiempo: la federación”; Contacta con el  inversionista norteamericano Holroyd, de la compañía O. S. N. que patrocinará el golpe que busca dividir el país y controlar sus recursos. Holroyd proclama el destino de los Estados Unidos: “Lo dominaremos todo: industria, comercio, derecho, periodismo, arte, política, religión, desde el Cabo de los Hornos hasta el estrecho de Smith, y más allá incluso, si algo merece la pena en el polo Norte. Y entonces tendremos la oportunidad de hacernos con las islas y los continentes más remotos de la tierra. Manejaremos los negocios del mundo, quiéralo o no el mundo. El mundo no puede evitarlo; ni nosotros tampoco, diría yo”.

Antonio Guzmán Blanco


Ese diálogo entre el empresario venezolano y el norteamericano, refleja la ancestral relación entre el capital nacional, el transnacional, los recursos minerales y el Estado: “La cuestión principal para nosotros es si el segundo socio, o sea usted, es capaz de mantenerse firme contra el tercero, el socio inestable, que será cualquiera de las distinguidas y poderosas partidas de bandoleros que detentan el gobierno de Costaguana. ¿Qué cree usted, Mr. Gould?”. Para entonces el presidente de Costaguana era Guzmán Bento (Antonio Guzmán Blanco): “presidente perpetuo”. Otros personajes son el doctor Monygham y el italiano Nostromo honrado y ladrón, especie de alcalde y capataz de la ciudad pese a su origen extranjero; este hombre de pueblo es el protagonista, que con la aristócrata Antonia son los pilares de la nueva Sulaco, junto al arzobispo y el revolucionario romántico Martin Decoud

Vista de Puerto Cabello hacia 1843 por Ferdinand Bellermann


A bordo del Sainte-Antoine arribó a Puerto Cabello en 1876. No olvidará el golfo triste y plácido que describe años después en su novela. Parece que no llega  hasta Valencia; para la ambientación se apoyará Conrad en el libro de Edward Eastwick: Venezuela o Apuntes sobre la vida en una República Sudamericana con la Historia del Empréstito de 1864. En su Crónica Personal (1909) el novelista  confesará que en todo el mundo de Costaguana, hombres, mujeres, costas, casas, montañas, ciudad, campo “no había ni un solo ladrillo ni una piedra ni un grano de arena de aquel terreno que no hubiese colocado yo con mis propias manos en su debido lugar”. Para concluir que los personajes de Nostromo fueron “creados todos ellos a partir de mi propia substancia”. También escribió en el prefacio de una de sus novelas que el artista apela a la parte de nuestro ser que no depende del saber: la solidaridad en los sueños que une a toda la humanidad; a los muertos con los vivos; a los vivos con los que aún han de nacer. Mejor que en un texto de historia o de economía política, a partir de su propia substancia de artista tenemos la descripción, todavía vigente, de los mecanismos del imperialismo para desestabilizar nuestra sociedad. Recomendamos su lectura.    



Pedro Tellez
                                                

*******


Richard Montenegro. Perteneció a la redacción de las revistas Nostromo y Ojos de perro azul; también fue parte de la plantilla de la revista universitaria de cultura Zona Tórrida de la Universidad de Carabobo. Es colaborador del blog del Grupo Li Po: http://grupolipo.blogspot.com/. Es autor del libro 13 fábulas y otros relatos, publicado por la editorial El Perro y la Rana en 2007 y 2008; es coautor de Antología terrorista del Grupo Li Po publicada por la misma editorial en 2008 y en 2014 del ebook Mundos: Dos años de Ficción Científica editado por el Portal Ficción Científica. Sus crónicas y relatos han aparecido en publicaciones periódicas venezolanas tales como: el semanario Tiempo Universitario de la Universidad de Carabobo, la revista Letra Inversa del diario Notitarde, El Venezolano, Diario de Guayana; en las revistas electrónicas hispanas Alfa Eridiani, Valinor y Gibralfaro, Revista de Creación Literaria y de Humanidades de la Universidad de Málaga y en portales o páginas web como la española Ficción Científica, la venezolana-argentina Escribarte y la colombiana Cosmocápsula.



*******

Pedro Téllez. Fotografía de Yuri Valecillo


Pedro Téllez:

Escritor y médico psiquiatra. Ha publicado los libros de ensayo Añadir comento (1997), Fichas y Remates (1998), Tela de Araña (1999) y La última cena del ensayo (2005), Un Naipe en el Camino del Dorado y Elogio en cursiva del libro de bolsillo (2014). Es colaborador de las revistas La Tuna de Oro y Zona Tórrida de la Universidad de Carabobo


 

miércoles, 25 de marzo de 2015

Amén, Hozier

Una reseña de la canción “Take me to Church”



Hozier. Imagen tomada de aquí


Estimados Amigos

Hoy es miercoles 25 de marzo, día de Nuestra Señora de la anunciación de la Nueva Valencia del Rey

 
Escudo de la ciudad de Valencia, hay que seguir nuestro lema Plus ultra, tenemos que ir aún más alla


Hoy cumple 460 años ¡Viva Valencia!

Y es miércoles de estreno en este espacio virtual y hoy tenemos el gusto de presentar a una nueva colaboradora del blog:


*******


Camila Centeno Bonnet es una joven artista que va experimentando en las distintas suertes artísticas, buscando su propia voz. Su blog es buen ejemplo de ello, básicamente fotografía aderezados con sus comentarios que contextualizan la obra, que le sirven de canal expresivo (¿secundario?) y algunos de ellos son los ejercicios, las tareas evaluables de cursos que va tomando.


A continuación de estas palabras introductorias Camila nos presenta un intenso análisis del reciente fenómeno sociológico que supuso la canción y su video clip: “Take me to Church” (Llévame a la Iglesia) del cantautor irlandés Hozier

Atentamente 

La Gerencia



*******


Una reseña de la canción “Take me to Church” y su respectivo video musical.



El cantautor Andrew Hozier-Byrne (17 de Marzo, 1990), popularmente conocido como Hozier, publicó su primer EP “Take me to Church” internacionalmente en Octubre de 2013, logrando éxito y reconocimiento en más de 12 países. La canción del artista irlandés fue tan bien recibida que en sólo un año mereció varias nominaciones y la interpretó en grandes eventos como los premios Grammy 2015. 




Tal vez lo más importante sea que la fama de la canción se debe en gran parte a la polémica que ha causado, especialmente en la comunidad católica europea. 


“Take me to Church” trata sobre la percepción de la iglesia, o cualquier institución poderosa como el gobierno, ante la intimidad y sexualidad, sea cual sea la orientación. La canción compara el acto físico de amar con un acto religioso y, según autoridades eclesiásticas, es una blasfemia a Dios[1]. Según la canción, la iglesia de Hozier es el amor y la mujer a quien adora es su Dios. Varias veces se refiere al pecado original, admitiendo que lo disfruta pues es lo que lo hace humano. Por ejemplo “…Nací enfermo, pero me encanta. Ordéname  sanar” que en sí está inspirado en el poema Chorus Sacerdotum de Fulke Greville “Creado enfermo, comandado a ser escuchado”. 

Retrato de Fulke Greville por Edmund Lodge

 El pecado de disfrutar del acto sexual va más allá del bien y del mal, y termina la canción con esta magnifica frase “Ni maestros ni reyes cuando el ritual inicia, no hay inocencia más dulce que nuestro sutil pecado, en la demencia y sustento de esa triste escena terrenal, sólo entonces soy humano, sólo entonces soy puro, Amén. Amén. Amén.



En una entrevista con la New York Mazagine el pasado marzo, Hozier declaró con respecto a la canción: 


“Take me to Church es esencialmente sobre sexo, pero es más una ironía dirigida a organizaciones que a través de su doctrina puedan debilitar a la humanidad enseñándole que hay que avergonzarse de nuestra sexualidad, sea la que sea, que es un pecado y que ofende a Dios. Esta canción es sobre reafirmarse a uno mismo y reclamar nuestra humanidad a través del acto de amar.”





Con respecto al video musical, dirigido por Brendan Canty, es una de las tantas interpretaciones de la canción, esta vez dirigida a la persecución de homosexuales en Rusia. El video critica la represión que se vive en Rusia y, lamentablemente, esta  realidad es compartida en varios países. Sin embargo, Rusia se ha convertido en el país europeo más hostil con las minorías sexuales, comparando la homosexualidad con la pedofilia. [2]




Cabe destacar que ni la canción ni el video fueron pensados ni creados como un insulto a la fe, sino una crítica acerca de cómo diferentes organizaciones (La iglesia o el gobierno) debilitan nuestra humanidad hasta el punto de culpabilizarnos por algo tan íntimo como el derecho de escoger a quien amar. 

Camila Centeno Bonnet y el original de este texto


Me gustaría cerrar esta reseña con un pensamiento que comparto con Hozier sobre el amor y la intimidad:


 "Considero que la experiencia de enamorarse es la muerte, la muerte de todo. Te ves morir de una manera maravillosa, y experimentas, por un corto momento -si te ves a través de los ojos de los demás- cómo todo lo que creías se desvanece. Mueres y renaces. Es un acto religioso."


Amén.

Camila Centeno


[1] Dr. Taylor Marshall "Take Me to Church Lyrics and Meaning – A Christian Analysis and Critique." Taylor Marshall. Web.
[2] "Rusia, El Territorio Europeo Más Hostil Para Homosexuales." El Tiempo. 17 May 2012. Web. .


*******

Camila Centeno Bonnet (Caracas, 1993) estudia cine y fotografia en Chatham University, Pittsburgh. Trabaja en el museo Andy Warhol, junto a otros jovenes artistas, y en el departamento de arte y diseño de Chatham University. Tiene varios años de experiencia como fotografa free lance (asociada a organizaciones como Pittsburgh Filmmakers, City of Asylum/Pittsburgh, Pittsburgh Center for the Arts, entre otros) y recientemente ha dirigido videos musicales de varias bandas locales.








"Take Me To Church"


My lover's got humour
She's the giggle at a funeral
Knows everybody's disapproval
I should've worshipped her sooner


If the heavens ever did speak
She's the last true mouthpiece
Every Sunday's getting more bleak
A fresh poison each week


'We were born sick,' you heard them say it


My Church offers no absolutes
She tells me, 'Worship in the bedroom.'
The only heaven I'll be sent to
Is when I'm alone with you.


I was born sick,
But I love it
Command me to be well
Amen. Amen. Amen. Amen.


[Chorus 2x:]
 Take me to church
I'll worship like a dog at the shrine of your lies
I'll tell you my sins and you can sharpen your knife
Offer me that deathless death
Good God, let me give you my life


If I'm a pagan of the good times
My lover's the sunlight
To keep the Goddess on my side
She demands a sacrifice


Drain the whole sea
Get something shiny
Something meaty for the main course
That's a fine-looking high horse
What you got in the stable?
We've a lot of starving faithful


That looks tasty
That looks plenty
This is hungry work


[Chorus 2x:]
Take me to church
I'll worship like a dog at the shrine of your lies
I'll tell you my sins so you can sharpen your knife
Offer me my deathless death
Good God, let me give you my life


No Masters or Kings
When the Ritual begins
There is no sweeter innocence than our gentle sin


In the madness and soil of that sad earthly scene
Only then I am Human
Only then I am Clean
Amen. Amen. Amen. Amen.


[Chorus 2x:]
Take me to church
I'll worship like a dog at the shrine of your lies
I'll tell you my sins and you can sharpen your knife
Offer me that deathless death
Good God, let me give you my life 


Llévame a la Iglesia



Mi amante tiene gracia
Ella es la sonrisa en un funeral.
Conoce del rechazo de todos
Debí haberla idolatrado desde hace tiempo


Si el Cielo alguna vez hablase
ella sería la última auténtica profeta
Los domingos se están volviendo más sombríos
un veneno fresco cada semana


“Nacimos enfermos”, les oíste decir


Mi iglesia no ofrece dogmas
ella me dice “se venera en el dormitorio”
Al único cielo al que seré enviado
es cuando estoy a solas contigo.


Nací enfermo,

pero me encanta
Ordéname ser bueno
Amen. Amen. Amen. Amen



Llévame a la iglesia
Me postraré como un perro ante el altar de tus mentiras
Te confesaré mis pecados y tu podrás afilar el cuchillo
Bríndame la muerte inmortal
Buen Dios, déjame que te entregue mi vida.



Llévame a la iglesia
Me postraré como un perro ante el altar de tus mentiras
Te confesaré mis pecados y tu podrás afilar el cuchillo
Bríndame la muerte inmortal
Buen Dios, déjame que te entregue mi vida.



Si soy pagano de los buenos tiempos
mi amante es la luz del sol
Para conservar a la Diosa de mi lado
ella demanda un sacrificio


Drenar todo el mar
Obtener algo brillante
Algo carnoso para el plato principal
Que buen aspecto el de ese semental
¿Qué tienes en el establo?
Tenemos un montón de fieles hambrientos


Eso parece sabroso
Eso parece abundante
Este trabajo es insaciable



Llévame a la iglesia
Me postraré como un perro ante el altar de tus mentiras
Te confesaré mis pecados y tu podrás afilar el cuchillo
Bríndame la muerte inmortal
Buen Dios, déjame que te entregue mi vida.



Llévame a la iglesia
Me postraré como un perro ante el altar de tus mentiras
Te confesaré mis pecados y tu podrás afilar el cuchillo
Bríndame la muerte inmortal
Buen Dios, déjame que te entregue mi vida.



Ni maestros ni reyes

cuando el ritual inicia
No hay inocencia más dulce que nuestro dulce pecado


En la demencia y sustento de esa triste escena terrenal
sólo entonces soy humano
sólo entonces soy puro
Oh, oh. Amen. Amen. Amen. Amen



Llévame a la iglesia
Me postraré como un perro ante el altar de tus mentiras
Te confesaré mis pecados y tu podrás afilar el cuchillo
Bríndame la muerte inmortal
Buen Dios, déjame que te entregue mi vida.



Llévame a la iglesia
Me postraré como un perro ante el altar de tus mentiras
Te confesaré mis pecados y tu podrás afilar el cuchillo
Bríndame la muerte inmortal
Buen Dios, déjame que te entregue mi vida.


*******
.
La letra en español de "Take Me To Church" fue tomada del blog Corazón de canción.