miércoles, 30 de septiembre de 2015

¿Cómo le exiges a un escritor una historia con calidad profesional cuando no le pagas ni un centavo por ella?

Fragmentos de una entrevista al bloguero y escritor de ciencia ficcion venezolano Vladimir Vásquez


Vladimir Vásquez


Pensar en la ciencia ficción quizás remita en un primer momento, al menos para los individuos de mi generación, a la colección de novelas de Julio Verne, leídas y releídas una y otra vez, fascinados no solo por los relatos, sino tratando de encontrar alguna pista que responda sobre tan maravillosa anticipación.  Si acaso sumergirme en su lectura a una edad tan crucial como los nueve  o diez años alimentó mi vocación por las particularidades de la lógica científica, no puedo asegurarlo, pero algo en mi interior recuerda cuánto contribuyeron a hacer más agradable la hora de la siesta durante mis vacaciones escolares en Valencia.



La ciencia ficción permite ser definida como la escritura de anticipación, o quizás como una forma estética para comunicar cierto tipo de inquietudes vinculadas con la proyección del sentido de los avances tecnológicos. Si bien Verne es considerado un clásico en literatura de anticipación tecnológica, su modo de pensar me hace recordar los inventos de Da Vinci bocetados durante el Renacimiento, así como algún que otro hallazgo de bocetos elaborados y olvidados durante la efervescencia generada por el intercambio de conocimiento en la mítica Biblioteca de Alejandría. Todos tienen en común una manera  de pensar que se corresponde con una estructura lógica de carácter lógico-lineal, y por lo tanto, adecuada para su descripción mediante la Escritura entendida también como técnica. 


Quizás el carácter lógico de estructura racional que deja fuera toda emoción, (requisito de la filosofía clásica para abordar objetivamente los fenómenos) también permita entender desde lo cognitivo por qué lo que comenzó como literatura de anticipación haya devenido en mirada distópica sobre los efectos tecnológicos sobre la Sociedad.  



En el siguiente fragmento de la entrevista, realizada por el escritor venezolano Javier Domínguez, a  Vladimir Vásquez, tendremos oportunidad de conocer de la mano de uno de los especialistas de Ciencia Ficción (CF) en Venezuela en qué consiste el género, cuales son los autores locales que nos recomienda a su juicio, así como informarnos de las dificultades para desarrollarlo  hasta el ansiado nivel profesional.


Vásquez culmina recomendando la lectura de los clásicos siempre vigentes. Asegura que  “lo distópico y lo post-apocalíptico está muy agotado”. 


Quizás porque llegó el momento para volver a soñar Utopías, no como evasión, sino como proyecto posible.

                                                  

Vivina Salvetti


*******




Estoy hastiado de lo distópico y lo post-apocalíptico

Una entrevista realizada a Vladimir Vásquez por el escritor valenciano Javier Domínguez.



¿Cuál es para ti la definición de CF?


Arrancaste la entrevista con las preguntas duras.

Definir la ciencia ficción siempre ha sido difícil, pero para mí la Ciencia Ficción es la literatura de lo posible. Una ventana a las infinitas posibilidades de la realidad. Puede que un unicornio en una obra de fantasía solo sea una criatura imposible, pero en una historia de Ciencia Ficción, bajo ciertas condiciones evolutivas o gracias a bioingeniería, el unicornio podría ser algo real.


 ¿Entonces la verosimilitud recae en la solidez de la especulación científica?



¿La verosimilitud? Yo diría más bien el disfrute, pienso que una historia de Ciencia Ficción se hace grande cuando uno comprende que sus posibilidades son más reales.


Quizá por esa razón observamos en la actualidad una enorme popularidad de la Ciencia Ficción mundana, quizá la gran mayoría de la gente es capaz de comprender mejor historias que nos hablan de tecnologías de pasado mañana y no relatos de dentro de cientos de años.





¿Hay algún(os) escritor(es) u obras de ciencia ficción en Venezuela que nos recomiendes?


Por supuesto en primer lugar mis amigos y colaboradores Ermanno Fiorucci (el Sire), Joseín Moros y Guillermo Moreno.


De Ermanno me sorprende la calidad de sus historias y una fascinante habilidad para envolver al lector en su narrativa.

Ermanno Fiorucci (el Sire)


De Joseín me gustaría destacar lo ingenioso de sus historias. Es un escritor de una tenacidad a toda prueba y que ha venido puliendo sus habilidades como escritor y como artista gráfico constantemente durante los últimos años.



Recientemente publicó su primera novela "Fuego". http://amzn.to/1L0HqBr

Joseín Moros

Estos dos caballeros me han acompañado en el desarrollo de mi blog durante muchos años, siempre respaldándome, muchas de sus historias pueden leerse allá. Denles un ojo para que comprueben de lo que les estoy hablando: 

http://www.cuevadelobo.com/author/josein/


Ermanno Fiorucci: http://www.cuevadelobo.com/author/ermanno/



Guillermo Moreno

Guillermo se encuentra ahora envuelto en multitud de proyectos, por un lado desarrolla una suerte de webcomic ambientado en el weird weird west llamado Pistoleros del Infortunio: https://williamdarkgates.wordpress.com/los-pistoleros-del-infortunio/



Mientras que al mismo tiempo desarrolla variedad de historias en Proyecto Pulp: http://proyectopulp.blogspot.com/


PROYECTO PULP proyectopulp.blogspot.com


domingo, 27 de septiembre de 2015

Chucenita:

Píldoras de libros, cine, música y pintura en viñetas




Estimados Amigos

Hoy es domingo y le traemos otra tira de Chucenita.

Deseamos disfruten de la entrada.


*******  



Sol Linares:


Trujillo, Venezuela. Cuentista, novelista. En el año 2004 su cuento Bitácora de ti recibe la Mención Especial en el concurso Cuento, ensayo, y poesía organizado por la ULA. Más tarde gana la III Bienal de Literatura “Ramón Palomares” con su libro de relatos Cuentafarsas (Fondo Editorial Arturo Cardozo 2007; FUNDARTE 2010). Ganadora del Premio Internacional de Novela ALBA Narrativa 2010 con Percusión y tomate (Fundación Editorial El Perro y la Rana 2010; Fondo Cultural del ALBA 2010). También ha publicado La circuncisa (Monte Ávila, 2012) y Canción de la aguja (FUNDARTE, 2013) novela que recibe el Premio Municipal de literatura Luis Britto García en el 2014. Sus cuentos aparecen reseñados en varias revistas y antologías, como De qué va el cuento (Alfaguara, 2013), Antología sin fin (Escuela literaria del Sur). Colabora en varios periódicos nacionales con artículos literarios y de opinión. 



viernes, 25 de septiembre de 2015

Para el Poeta no existen ni el destino del Capitalismo, ni el destino del Socialismo, por Hermann Hesse





Estimados amigos

Hoy compartimos este revelador  texto del escritor alemán más querido en Valencia, la de Venezuela. Seguramente generará muchos comentarios entre miembros de la clase literaria venezolana que olvidaron estas viejas enseñanzas.

Desamos disfruten de la entrada
 

*******



“El dinero y el poder y todas esas cosas por las que los hombres se torturan mutuamente y acaban por matarse a tiros tienen poco valor para quien se ha encontrado a sí mismo. Éste sólo valora una cosa: la misteriosa fuerza en su interior, que le ordena vivir y le ayuda a crecer. El que desconfía de la fuerza vital en su interior, el que carece de ella, tiene que compensarla con sucedáneos como el dinero. El hombre que ha encontrado el valor de ser él mismo y ha oído la voz de su propio destino no tiene ya el más mínimo interés en la política, ya sea monárquica o democrática, revolucionaria o conservadora. Le preocupan otras cosas. Para éste no existen ni el destino del Capitalismo, ni el destino del Socialismo, ni Inglaterra ni América; para él no existe nada más que la ley silenciosa y tenaz que late en su pecho, que resulta tan penosa al hombre cómodo y tradicional, pero que significa destino y Dios para el obstinado”.

* * * * * * *

Una virtud hay que quiero mucho, una sola. Se llama obstinación. Todas las demás, sobre las que leemos en los libros y oímos hablar a los maestros, no me interesan tanto. En el fondo se podría englobar todo ese sinfín de virtudes que ha inventado el hombre en un solo nombre. Virtud es: obediencia. La cuestión es a quién se obedece.

QUIEN TIENE INTUICIONES PROPIAS Y VIVE EN CONFORMIDAD CON ELLAS HA ENCONTRADO SU DESTINO Y EL SENTIDO DE SU VIDA

La obstinación también es obediencia. Todas las demás virtudes, tan apreciadas y ensalzadas, son obediencia a leyes dictadas por los hombres. Tan sólo la obstinación no pregunta por esas leyes. El que es obstinado obedece a una ley, a una sola, absolutamente sagrada, a la ley que lleva en sí mismo, al “propio sentido”.

["Obstinación", en alemán es "Eigensinn", palabra compuesta que literalmente significa "propio sentido". (N. del T.)]




¡Lástima que la obstinación sea tan poco apreciada! ¿Acaso goza de estima? ¡Oh, no! Incluso se la considera un vicio o al menos un lamentable desmán. Sólo se la designa por su hermoso nombre cuando molesta y suscita odio (por cierto que las verdaderas virtudes siempre molestan y suscitan odio. Véase Sócrates, Jesús, Giordano Bruno y todos los demás obstinados.)

Y cuando existe cierta voluntad de admitir la obstinación como virtud, o al menos como un bello atributo, se mitiga en lo posible su áspero nombre. “Carácter” o “personalidad” no suena tan desapacible o vicioso como “obstinación”. Tiene un tono más presentable, e incluso “originalidad” se acepta en último extremo, claro que sólo referida a tipos raros a los que se tolera, artistas y gente estrambótica. En el arte, donde la obstinación no puede infligir daños considerables al capital y a la sociedad, se la tolera, incluso como originalidad; en el artista es hasta deseable una pizca de obstinación; se paga bien.


Pero, por lo demás, en el lenguaje cotidiano entendemos por “carácter” o “personalidad” algo extremadamente complejo, algo que existe y puede ser exhibido y decorado, pero que en el momento decisivo se somete precavidamente a leyes extrañas. “Carácter” se le atribuye al hombre que posee algunas ideas y opiniones propias, pero que no vive según ellas. De vez en cuando deja traslucir, aunque discretamente, que en efecto piensa de otro modo, que tiene opiniones. En esta forma suave y sutil ya se considera entre los mortales el carácter una virtud.

Pero si un hombre tiene intuiciones propias y vive realmente de acuerdo con ellas, pierde el elogioso título de “carácter” y sólo se le concede el de “obstinación”. Pero analicemos literalmente la palabra. ¿Qué quiere decir “obstinación”? Terquedad, tener un “propio sentido”. ¿O no?

TODAS LAS COSAS DEL MUNDO TIENEN SU SENTIDO PROPIO, EXCEPTO EL HOMBRE Y EL ANIMAL DOMESTICADOS

Todas las cosas del mundo tienen un “sentido propio”. Cada piedra, cada brizna de hierba, cada flor, cada arbusto y cada animal crece, vive, actúa y siente según su “propio sentido”, y en eso estriba el que el mundo sea bueno, variado y hermoso. Que haya flores y frutos, encinas y abedules, caballos y gallinas, estaño y hierro, oro y carbón, se debe única y exclusivamente a que todas las cosas del universo, hasta la más pequeña, tienen su “sentido propio”, llevan dentro su propia ley y la siguen absolutamente seguras e imperturbables.

Existen sobre la tierra solamente dos pobres seres malditos, a los que no les estás permitido seguir esa llamada eterna, y ser, crecer, vivir y morir como les ordena su propio sentido innato.

Sólo el hombre y el animal domesticado por él están condenados a no seguir la voz de la vida y del crecimiento y a someterse a unas leyes establecidas por el hombre y, de vez en cuando, infringidas y modificadas también por él. Y lo más curioso es que aquellos pocos que han desdeñado esas leyes arbitrarias para seguir las suyas propias, las naturales, han sido siempre condenados y lapidados, aunque luego fuesen venerados, precisamente ellos, como héroes y libertadores. La misma Humanidad que ensalza y exige de los vivos, como suprema virtud, la obediencia a sus leyes arbitrarias, esa misma Humanidad acoge en su eterno panteón a los que desafiaron aquellas órdenes y prefirieron perder la vida a ser infieles a su “propio sentido”.

Lo “trágico”, esa palabra maravillosamente sublime, mística y sagrada, llena de los estremecimientos del mítica juventud humana, que los reporteros profanan irresponsablemente a diario, lo “trágico” no es otra cosa que el destino del héroe, que sucumbe por seguir su propia estrella, en contra de las leyes tradicionales. Así y únicamente así se le revela a la Humanidad una y otra vez su “propio sentido”.

Porque el héroe trágico, el obstinado, enseña a los millones de seres mediocres y cobardes que la desobediencia a las normas del hombre no es capricho brutal, sino lealtad a una ley mucho más alta, más sagrada. O digámoslo así: el instinto gregario del hombre exige de cada cual ante todo adaptación y subordinación, pero sus más altos honores no se los reserva en absoluto a los sufridos, pusilánimes y dóciles, sino precisamente a los obstinados, a los héroes.

EL HÉROE NO ES EL CIUDADANO OBEDIENTE Y APACIBLE, SINO EL QUE ENCUENTRA SU SENTIDO PROPIO EN SU DESTINO

Así como los reporteros abusan del idioma cuando califican de “trágico” cualquier accidente de trabajo en una fábrica (término que para esos estúpidos es sinónimo de “lamentable”), la moda no es menos impropia cuando habla de la “muerte heroica” de los pobres soldados masacrados. Este es uno de los términos favoritos de los sentimentales, sobre todo de los que se quedan en casa. Los soldados que caen en la guerra merecen sin duda nuestra más profunda compasión. Generalmente han hecho y sufrido lo indecible y a la postre han pagado con su vida. Pero no por eso son héroes, tampoco aquel que siendo hasta hace un momento soldado raso y maltratado por el oficial como si fuera un perro, se convierte de repente, gracias a la bala mortífera, en héroe. La idea de masas enteras, de millones de “héroes”, es en sí absurda.

El “héroe” no es el ciudadano obediente, apacible y cumplidor. Heroico sólo puede ser el individuo que ha erigido su “propio sentido”, su noble y natural obstinación, en su destino. “Destino y espíritu son nombres de un mismo concepto”, dijo Novalis, no de los poetas alemanes más profundo y desconocidos. Pero el héroe es el único que tiene valor para asumir su destino.

Si la mayoría de los hombres tuviesen ese valor y esa obstinación, el mundo sería otro. Nuestros maestros a sueldo (los mismos que nos ensalzan tanto a los héroes y obstinados de los tiempos pretéritos) suelen decir que entonces iría todo manga por hombro; pruebas de ello no tienen ni las necesitan.

En realidad, la vida entre hombres que siguieran independientes su propia ley y su propio sentido florecería con más riqueza y altura. Quizá en ese mundo quedaría impune más de un insulto y más de una bofetada precipitada que hoy entretienen a honorables jueces del Estado. De vez en cuando habría también un homicidio, pero ¿acaso no lo hay hoy, a pesar de todas las leyes y castigos? Sin embargo, muchas de las cosas terribles, inconcebiblemente tristes y demenciales que vemos proliferar con espanto en medio de nuestro ordenado mundo serían entonces desconocidas e imposibles. Por ejemplo, las guerras entre las naciones.

Ya oigo decir a las autoridades: “Tú predicas la revolución”.

PARA QUIEN DESEA VIVIR PURO Y LIBRE SU DESTINO, EL DINERO Y EL PODER TIENEN MUY POCO VALOR

Otro error, posible sólo entre personas de rebaño. Yo predico la obstinación, no la subversión. ¿Cómo iba a desear la revolución? La revolución no es otra cosa que la guerra, es, igual que ella, “la continuación de la política con otros medios”. El hombre que ha encontrado el valor de ser él mismo y ha oído la voz de su propio destino no tiene ya el más mínimo interés en la política, ya sea monárquica o democrática, revolucionaria o conservadora. Le preocupan otras cosas. Su “sentido propio”, como el profundo, grandioso y divino sentido propio de cada brizna de hierba, está dirigido hacia su propio desarrollo y nada más. “Egoísmo”, si se quiere. ¡Mas este egoísmo es totalmente distinto del despreciable egoísmo del usurero o del ansioso de poder!



El hombre que posee el obstinado “sentido propio”, al que yo me refiero, no busca ni dinero ni poder. No los desdeña porque sea un dechado de virtud o un altruista resignado. ¡Todo lo contrario! El dinero y el poder y todas esas cosas por las que los hombres se torturan mutuamente y acaban por matarse a tiros tienen poco valor para quien se ha encontrado a sí mismo, para el obstinado. Éste sólo valora una cosa: la misteriosa fuerza en su interior, que le ordena vivir y le ayuda a crecer. El dinero y similares no conservan, potencian ni ahondan esa fuerza. Pues dinero y poder son inventos de la desconfianza.

El que desconfía de la fuerza vital en su interior, el que carece de ella, tiene que compensarla con sucedáneos como el dinero. Para quien confía en sí mismo, para quien no desea otra cosa que vivir puro y libre su destino y dejarlo vibrar en su interior, esos medios auxiliares, desmesurados y pagados siempre con exceso, se reducen a instrumentos subordinados, de uso y posesión agradables, pero jamás decisivos.

¡Oh, cómo amo esa virtud, la obstinación! Cuando la hemos reconocido y hallado algo de ella en nosotros, todas las virtudes recomendadas resultan curiosamente dudosas.

El patriotismo es una de ellas. No tengo nada contra él. En lugar del individuo postula un complejo mayor. Pero verdaderamente como virtud sólo es apreciado cuando empiezan los tiros, ese medio tan ingenuo y ridículamente ineficaz de “continuar la política”. Generalmente se considera al soldado que mata enemigos más patriota que el campesino que cultiva su tierra con esmero. Porque éste obtiene una ventaja. ¡Y nuestra extraña moral considera siempre dudosa una virtud que beneficia y aprovecha a su dueño!

SEREMOS MÁS FELICES CUANDO ABANDONEMOS LA SUPERSTICIÓN DE QUE NUESTRA ALEGRÍA TIENE QUE SER ARREBATADA A OTROS

Pero ¿por qué? Porque estamos acostumbrados a acumular ventajas a costa de otros. Porque, llenos de desconfianza, creemos tener que desear siempre lo que otro posee.

El cacique de una tribu salvaje cree que la fuerza vital de los enemigos matados pasa a su persona. ¿No se basan en esta pobre creencia la guerra, la competencia, la desconfianza entre los seres humanos? ¡Sin duda seríamos más felices si equiparáramos el honrado campesino al soldado! Si abandonáramos la superstición de que toda la vida o alegría de vivir que gana una persona o un pueblo tiene que ser necesariamente arrebatada a otro.

Ahora oigo la voz del profesor: “Todo eso suena muy bien, pero por favor contemple el asunto objetivamente desde el punto de vista económico. ¡La producción mundial es…!”.

A lo que yo contesto: “No, gracias. El punto de vista económico no es en absoluto objetivo, es como un par de anteojos por los que se puede mirar con muy diversos resultados. Por ejemplo, antes de la guerra se demostraba desde el punto de vista económico que una guerra mundial era imposible, o que al menos no podía durar mucho. Hoy podemos demostrar, también económicamente, lo contrario. Por favor, ¡permitidnos pensar de una vez en realidades en lugar de fantasías!”.


De nada valen estos “puntos de vista”, llámense como se llamen, aunque vengan respaldados por los profesores más gordos del mundo. Son falacias. Ni somos máquinas calculadoras ni ningún otro mecanismo. Somos hombres. Y para los hombres existe únicamente un sólo punto de vista natural, una sola medida natural, la del obstinado. Para éste no existen ni el destino del Capitalismo, ni el destino del Socialismo, ni Inglaterra ni América; para él no existe nada más que la ley silenciosa y tenaz que late en su pecho, que resulta tan penosa al hombre cómodo y tradicional, pero que significa destino y Dios para el obstinado.

* * *

HERMANN HESSE, Obstinación, 1919. Alianza Editorial, 2004, Biblioteca Hesse. Traductor: Anton Dietrich. [FD, 24/08/2007]


Tomado de Filosofía Digital




miércoles, 23 de septiembre de 2015

INVITACIÓN AL TERCER CAMBALACHE DE LIBROS ÉXITOS 99.1 EN VALENCIA, LA DE VENEZUELA




El Grupo Li Po los  invita este sábado 26 de septiembre de 2015 al “TERCER CAMBALACHE DE LIBROS ÉXITOS 99.1”, una actividad que se llevará a cabo en las instalaciones del hotel Embassy Suites.

Las actividades se iniciarán a las 4 pm.

Pueden llevar hasta un máximo de 10 libros en buen estado para intercambiar

Programación:

4 pm.  TERTULIA  con Laura Antillano.

5 pm. TERTULIA con Xiomary Urbaez (escritora y autora de Catalina de Miranda.


6 pm. TERTULIA: CÓMO ANIMAR A LOS NIÑOS A LEER, con Omira Bellizio (escritora y animadora de lectura infantil)

7 pm. TERTULIA/ENTREVISTA: TERCERAS PERSONAS con  Humberto Segura y Fedosy Santaella


 8 pm. TERTULIA: LIBROS QUE INSPIRARON CANCIONES con Mariu Revilla

 Direccion:

Hotel Embassy Suites

Avenida Monseñor Adam con Avenida Andrés Eloy Blanco, El Viñedo, Valencia 2001
0241-2004400

domingo, 20 de septiembre de 2015

Chucenita:

Píldoras de libros, cine, música y pintura en viñetas




Estimados Amigos

Hoy es domingo y le traemos otra tira de Chucenita.

Deseamos disfruten de la entrada.


*******  


******* 

Sol Linares:


Trujillo, Venezuela. Cuentista, novelista. En el año 2004 su cuento Bitácora de ti recibe la Mención Especial en el concurso Cuento, ensayo, y poesía organizado por la ULA. Más tarde gana la III Bienal de Literatura “Ramón Palomares” con su libro de relatos Cuentafarsas (Fondo Editorial Arturo Cardozo 2007; FUNDARTE 2010). Ganadora del Premio Internacional de Novela ALBA Narrativa 2010 con Percusión y tomate (Fundación Editorial El Perro y la Rana 2010; Fondo Cultural del ALBA 2010). También ha publicado La circuncisa (Monte Ávila, 2012) y Canción de la aguja (FUNDARTE, 2013) novela que recibe el Premio Municipal de literatura Luis Britto García en el 2014. Sus cuentos aparecen reseñados en varias revistas y antologías, como De qué va el cuento (Alfaguara, 2013), Antología sin fin (Escuela literaria del Sur). Colabora en varios periódicos nacionales con artículos literarios y de opinión. 



sábado, 19 de septiembre de 2015

No se pierdan el Eclipse Total de Luna el Domingo 27 de Septiembre de 2015




La Sociedad Astronómica de la Universidad de Carabobo, el Centro de Ingenieros del Estado Carabobo, la Asociación Venezolana para el Avance de la Ciencia (AsoVAC), la Asociación Carabobeña de Astronomía y el Grupo Li Po, informan a la colectividad sobre la ocurrencia del Eclipse Total de Luna la noche del domingo 27 de septiembre del 2015. Este singular fenómeno natural se observara a simple vista en todo el país y consiste en el paulatino oscurecimiento y enrojecimiento total de la Luna, por la penetración de nuestro satélite natural en el cono de sombra de la Tierra. 


 En la ciudad de Valencia (longitud 68º 00 W) los eventos ocurren dos minutos antes de los indicados por la Hora Legal Venezolana (meridiano de Villa de Cura: 67º 30’). En el Centro de Ingenieros del Estado Carabobo, situado en la av. Los Colegios sector Guaparo, se realizaran la observación telescópica del eclipse e impartirán charlas divulgativas el propio domingo 27 desde las 7 pm.



Figura 1: Transito de la Luna por el cono de sombra de la Tierra- Se indican las horas de ocurrencia del fenómeno, visible a simple vista en todo el país, el domingo 27 de septiembre (diagramación y cálculos: Dr. N Falcón – Ing. A. Ortega, Laboratorio de Física de la Atmosfera y Espacio Ultraterrestre FACYT Universidad de Carabobo)




Figura 2 Apariencia esperada, a simple vista, del disco lunar Domingo 27/09/2015 a las 21: 15 HLV (9:15 PM)
 
ACTIVIDADES PARA TODO PÚBLICO, COMPLETAMENTE GRATUITAS

viernes, 18 de septiembre de 2015

Nunca conquistaremos el espacio, y eso es algo terrible.

Entrevista al escritor español Miquel Barceló





Yo de mayor siempre he querido ser Miquel Barceló García, no confundir con el pintor Miquel Barceló  del que no es familia, como tampoco lo es de la escritora Elia Barceló a la que ha editado tanto de forma amateur como profesional. Lo que no sabemos es si está emparentado con los hermanos mallorquines Julián y Andrés Barceló  fundadores de Barceló & Cia en República Dominicana y que desde 1930 comercializa Ron Barceló . Nuestro Miquel es catedrático (informática) en la UPC de Barcelona,  fue editor de la colección Nova en Ediciones B, faneditó Kandama, ensayista, escritor, divulgador y autor de Ciencia ficción: Guía de lectura (1990) más influyente en lengua española, alma mater del premio de UPC y un referente del fandom… lo dejo aquí, en la entrevista que le realizan Juan José Gómez y Ángel Fernández y publicado en la más que interesante web  http://www.jotdown.es/,  hacen un exhaustivo repaso de sus logros académicos y en la ciencia ficción. 



Puedo añadir que tuve el placer de compartir mantel con él y unos cuantos aficionados más durante la Hispacon de Mataró en 1997 por lo que puedo añadir que es un grato conversador, de conocimientos enciclopédicos y verbo ágil.
No recuerdo ningún escrito, entrevista o comentario de Miquel que no me haya generado interés. Ratifico su buen gusto literario, cinematográfico y la sensatez con la que opina de los más variados temas. Gracias a sus comentarios he descubierto magníficos autores, novelas, películas y tebeos.  Muchas de sus divagaciones me han disparado febrilmente la imaginación e incluso me han inspirado creativamente. Alguna vez he disentido, como es lógico, pero incluso esa diferencia de opinión me dio para un atribulado artículo


De esta extensa y magnífica entrevista, que lo repasa todo lo habido y por haber, he sacado una lista de nuevas lecturas de libros e historietas, temas a profundizar, frases a recordar (por ejemplo: “la divulgación científica, que es un poco la docencia para la gente que no la espera”) y dos posibles artículos: “¿Teoría de juegos en la obra de Isaac Asimov?”  y “El papel del dinero en El precio del mañana (In time, 2011) de Andrew Niccol”. 


Seguro que usted, apreciado lector, encontrará varias cuestiones que le cautivarán…. 

Para terminar una pequeña anécdota, este artículo me descubrió la existencia de La ciencia ficción (2008) de Miquel Barceló que citan los entrevistadores. A pesar de la potencia de internet para buscar cualquier cosa, me costó Dios y ayuda encontrarla.  Afortunadamente ya la tengo en casa, su dificultad estribaba en que se publicó conjuntamente con otra obra: El big bang de Manuel Sanromà en un libro de la Editorial UOC, en la colección Dúo: 2 libros en 1. Información que espero sea útil a algún lector que desee adquirir esta obra. 




********

A mis 20 años todos eran antifranquistas.

Publicado por y

Miquel Barceló García

Es probable que la monumental “Introducción a la Ciencia” de Asimov nos llevara a muchos a las aulas de las facultades de física. Es posible que el Cosmos de Sagan nos dejara para siempre estrella-heridos. Y no nos cabe duda que las novelas de Clarke, Heinlein, Dick, Pohl, Brown, Herbert o Robinson, por citar sólo unos pocos de los grandes maestros han enamorado a generaciones enteras de lectores de CF. Pero no es menos cierto que todos esos grandes tratados y novelas ocupan la misma estantería que el libro que nos ayudó a descubrirlos, sobre todo en los maravillosos noventa. Nos referimos, claro está, a  la Guía de Lectura de Miquel Barceló (1948), ingeniero, científico, divulgador, editor, novelista y librepensador, referente absoluto en la literatura española de ciencia ficción. Miguel nos recibe en su universidad una tarde de sábado lluviosa en la que juega el Barça a unos metros de allí, y con él charlamos animada y extensamente, sin prisas, entre amigos. Gracias a su actividad editorial pudimos leer en España a los ahora consagrados Orson Scott Card, Connie Willis o Vernor Vinge entre muchos otros. Es Ingeniero Aeronáutico, doctor en Informática por la Universidad Politécnica de Cataluña —de la que actualmente es catedrático del Departamento de Ingeniería de Servicios y Sistemas de información y creó y dirigió el programa de doctorado sobre sostenibilitad, tecnologia y humanismo. Asimismo es autor de diversos artículos y ensayos científicos, libros de texto y numerosos artículos de divulgación científica; también ha escrito relatos, novelas y ensayos de ciencia ficción. Hasta la fecha ha publicado dos novelas, ambas escritas con Pedro Jorge Romero, Testimoni de Narom (1998), ganadora del premio Julio Verne (Andorra), y El otoño de las estrellas (2001). También es autor de la Guía de lectura (1990) de ciencia ficción de la que se espera una nueva actualización y de La ciencia ficción (2008) donde hace un análisis pormenorizado del género. Escribe en diversas revistas de divulgación como la informática Byte o Astronomía. Fue el editor de la colección Nova de Ediciones B, especializada en ciencia ficción; es presidente de la asociación Unidos por la Ciencia Ficción de la UPC y factotum del Premio Internacional Universidad Politécnica de Cataluña de Ciencia Ficción y edita la colección Quaderns UPCF, y miembro de otras sociedades de profesionales, nacionales y extranjeras, de este género.




Los relatos de viajes exóticos y lejanos, desde Ulises a Marco Polo, inspiraron a sus lectores la exploración de los rincones del planeta en peligrosos viajes hacia lo desconocido. Mucho después Robinette Broadhead formó parte de esos exploradores casi suicidas que se embarcaban en los navíos de los Heechees. En estos tiempos de crisis, ¿cree que habría muchos voluntarios para embarcarse rumbo a lo desconocido como hizo en varias ocasiones el protagonista de Pórtico?

Yo soy muy timorato, soy una persona que intenta jugar sobre seguro y me asombran las personas que como John Glenn, hace ahora 50 años, hicieron los primeros vuelos orbitales sobre la tierra. El padre de ese tipo de novelas, dejando de lado las clásicas como la Atlántida de Platón o Utopía de Tomás Moro, fue Julio Verne. En 1860 había una presencia constante de la ciencia y la tecnología en la vida de la gente, aunque no se reflejaba en las novelas. Verne, consciente de esta situación, comentó con su amigo Alejandro Dumas hijo que había que escribir la que él llamo la novela de la ciencia y de ahí surgió lo que los franceses llaman novela de anticipación; esa ciencia ficción ingenua pero que en el fondo habla de ciencia, como el viaje en globo. Es el primero que hace eso. Y esa vertiente la sigue Edgar Rice Burroughs, que para mí es un autor de aventuras. Asimov habla de tres periodos diferenciados en la evolución de la ciencia ficción, el primero centrado en las aventuras, un segundo más preocupado por la ciencia y la tecnología y un tercero que gira en torno a la sociología. Las novelas de Burroughs pertenecen a este primer periodo. Las aventuras de Tarzán discurren en un mundo desconocido y medio inventado, que es lo que era África en ese momento. La serie que protagoniza John Carter en Marte —Barsoom para los marcianos— son aventuras totalmente locas, pero es el viaje, la exploración, lo misterioso; el sentido de la maravilla es lo que los enlaza con el género.



miércoles, 16 de septiembre de 2015

LAS PIERNAS BIEN TORNEADAS DE LA ESCRITORA SOL LINARES





Estimados Amigos

Hoy compartimos con ustedes un texto escrito por el habitual complice del blog José Carlos de Nóbrega donde se acerca al más reciente libro de otra complice habitual de este espacio: Sol Linares, la autora de Chucenita nuestra tira dominical. De Nóbrega desde su castillo en Bella Florida, villa ubicada a la altura del retorno de la CABEL en la autopista de Valencia , la de Venezuela, nos ofrece una panorámica breve, salpicada de referentes cinematográficos, de la obra literaria de Sol Linares y su libro: La silla cruza las piernas, recientemente publicado por FUNDARTE.

Deseamos  disfruten de este texto donde se conjugan un par de sospechosos habituales de esta argonaútica travesía que desde hace tiempo venimos realizando.

Bienvenidos sean a las letras bien torneadas de
José Carlos De Nóbrega  y de Sol Linares.

Richard Montenegro

*******




LAS PIERNAS BIEN TORNEADAS DE LA SILLA


José Carlos De Nóbrega

     A pesar del sustrato machista que anida aún en nosotros, la literatura escrita por mujeres funciona en mí como antídoto y bálsamo que curan el “yo” enamorado. El remedio presenta varias fórmulas que integran una deliciosa nomenclatura: Emily Brönte, su tocaya Dickinson, Susan Sontag, Clarice Lispector, Ana Cristina Cesar, además de las venezolanas Enriqueta Arvelo Larriva, María Calcaño, Ana Enriqueta Terán, Laura Antillano, Norys Nicoliello, Ximena Benítez, Annel del Mar Mejías y Sol Linares, entre tantas otras. En verso o en prosa, nuestras escritoras nos han arrullado con palabras mágicas al igual que la joven madre del film “La noche de San Lorenzo” (1982) de los hermanos Taviani. He de confesar mi entusiasmo de enjambre por la obra narrativa de la trujillana Sol Linares, una de nuestras mejores voces en tiempo real. Sus tres volúmenes de cuentos a la fecha [“Cuentafarsas” (2010), “La Circuncisa” (2012) y “La silla cruza las piernas” (2015)], nos obsequian textos que acarician vivaz y eróticamente la perfección. Valga una ojeada cómplice a “Bitácora de ti”, “La circuncisa” y “Cuento de la psicosis” respectivamente. Además, Sol ha incursionado en el cómic con “Chucenita”, esa pelirroja traviesa que nos importuna -por fortuna- en las páginas dominicales del diario “Correo del Orinoco” y en el blog del Grupo Li Po.


     “La silla cruza las piernas”, editado por Fundarte, es un conjunto maravilloso y personal presidido por la diversión lúdica, el sarcasmo y un aliento poético y vitalista de excepción. Constituye un acto de afirmación muy suyo que se verifica también en sus dos novelas “Percusión y tomate” (2011) y “La canción de la aguja” (2013). Más allá del tomacorriente y el enchufe como arquetipos lectores cortazarianos, el discurso narrativo se nos presenta como una red encantadora, contingente y muy bien dicha. Los referentes literarios, a la mayor gloria jesuítica si no S.J. con nosotros, no significan poses culteranas ni narcisistas, pues entrañan devoción amorosa y terrena por los nuestros, sin importar su ubicación topográfica o temporal. La literatura, eso sí, implica ubicuidad emocional y placentera tanto del que da como del que recibe a contracorriente de la muerte. Bien se centren los chismes o comentarios en Eurípides, Dostoyevski o Groucho Marx. Detrás de la conmovedora simplicidad de “El pupitre de un cínico”, se mixtura la candidez adolescente con la lectura salvaje e irreverente del Diccionario del Diablo de Ambrose Bierce, por supuesto, para contrariar a la escuela en tanto aparato represor e ideológico del estado burgués o estalinista. No nos olvidemos, por ejemplo, de las peripecias de cuatro venezolanos cebando mate a partir de “Rayuela” que leímos en su segundo libro de relatos. La lectura y la escritura se amalgaman en un juego meta-poético que excede la preceptiva academicista y la aridez del discurso mediático. En “Hipnosis en silla de mimbre”, Loti [¿o Chucena?] considera las vicisitudes del oficio literario al inventar a su escritor fracasado y timador de sí mismo, esto es la inversión y elisión del punto de vista narrativo: “Sin ser un escritor me sentí un escritorzuelo”. La compasión satírica desdice el éxtasis egocéntrico y alienante del medio intelectual como tal.


     La brevedad de “La silla de Judas” se nos antoja un texto puente que nos remite a referentes disímiles como la dupla Van Gogh / Pérez Só, Héctor Murena y Miguel Otero Silva. La transfiguración ficcional del episodio bíblico del traidor, alude a la transubstanciación del objeto poético, el discurso ocultista y políticamente incorrecto, amén de la parodia literaria e histórica de fines inconfesables. Los convencionalismos culturales son trizados impíamente en “Crujiente como el nombre de Tarkovski”, pues la confundida protagonista expresa al lector su desazón y abulia sin cuartel. Lo intelectivo no puede deslastrarse de los gustos ni de las repulsiones, tal es la esencia que anima empresas dislocadas como las revistas literarias. 


 

     Si algo caracteriza a nuestra afanosa y obsesiva autora, es la configuración problematizadora e introspectiva de los personajes, sobre todo al exponerlos a situaciones límite que bordean el absurdo, la incomunicación y el desarraigo exógeno y endógeno. Hay atractivos vasos comunicantes con Cervantes [la noveleta del Curioso impertinente], Henry James [La lección del maestro] y Clarice Lispector [La Pasión según G.H.]. “Paraguas close up” conjuga un juego de seducción lésbico que se obstina al confrontar con la vacuidad cotidiana, situación sazonada con unas imágenes primarias y eróticas sin par, de donde la cópula de lo objetual y lo imaginario excita y extravía los sentidos: “Pero la mujer que esperaba se hallaba atascada dentro de un paraguas junto a una extraña que olía a peras”. Nos retrotrae las erecciones furtivas provocadas por la película “El Ansia” de Tony Scott, esta vez las vampiras Deneuve y Sarandon hacen el amor con Debussy de cortina musical. El motivo de la silla que unifica y se desparrama impunemente en el corpus narrativo, muta en la metáfora del dolor que es el contrapunteo

 

     Hay dos relatos esquizoides de vinculante e iluminada lectura: “La silla cruza las piernas” y “Cuento de la psicosis”. El primero posee un sesgo auténticamente dadaísta, prevaricador y juguetón. La terapia a la deriva, sin duda otro combate cuerpo a cuerpo entre Gigi y su Freud portátil, se registra en un discurso narrativo y clínico impregnado de la imaginería inmediata de Magritte, además de las películas corrosivas de Nani Moretti que carnavalizan al marxismo y el psicoanálisis en un mercado periférico. La disolución del yo se desarrolla en una sucesión de gags dignos de una comedia de las equivocaciones: “Porque Gigi es tonta para moverse en la realidad, pero dentro de su imaginación es fuerte, vil, despiadada”. El segundo constituye una de las mejores muestras del género psicologista en el país, lo cual emparenta a Sol Linares con el “Abigail Pulgar” de Mariño Palacio, los Sonetos Imbrios de Rafael José Muñoz o el relato “Luz, ceniza y espuma” del paciente A.S.M. que motivó la censura de la revista “Nanacinder” del Psiquiátrico de Bárbula. En este caso, el discurso psicótico se traduce en clave poética y desenfadada que nos solidariza y vincula con el Otro: “Acabó mi monólogo de flan sufrido, delirio, agua vacía derramada en mi piel, la foto de una voz planchada en el crepúsculo. Acaso, ¿no fue el vientre de mi madre mi primer manicomio? La boca del padre sabe a vela, a jabón cansado y sal”. Reiteramos la lectura atenta del cuento “La Circuncisa”, un texto magnífico que rinde un homenaje sentido a la obra de Clarice Lispector, uno de nuestros más grandes y profundos afectos.


     Sol nos invita a despedazar el ego en la latencia del Amor Loco, apelando a las más diversas y paradójicas vías, para posibilitar la ruptura de la homogeneización opresora del alma y sus entresijos. No en balde, Legión nos llamamos todos porque somos muchos. 


*******


Richard Montenegro. Perteneció a la redacción de las revistas Nostromo y Ojos de perro azul; también fue parte de la plantilla de la revista universitaria de cultura Zona Tórrida de la Universidad de Carabobo. Es colaborador del blog del Grupo Li Po: http://grupolipo.blogspot.com/. Es autor del libro 13 fábulas y otros relatos, publicado por la editorial El Perro y la Rana en 2007 y 2008; es coautor de Antología terrorista del Grupo Li Po publicada por la misma editorial en 2008 y en 2014 del ebook Mundos: Dos años de Ficción Científica editado por el Portal Ficción Científica. Sus crónicas y relatos han aparecido en publicaciones periódicas venezolanas tales como: el semanario Tiempo Universitario de la Universidad de Carabobo, la revista Letra Inversa del diario Notitarde, El Venezolano, Diario de Guayana; en las revistas electrónicas hispanas Alfa Eridiani, Valinor y Gibralfaro, Revista de Creación Literaria y de Humanidades de la Universidad de Málaga y en portales o páginas web como la española Ficción Científica, la venezolana-argentina Escribarte y la colombiana Cosmocápsula.