jueves, 16 de junio de 2016

Reflexiones Urbanas.

Caracas es Caracas ¿y lo demás es Valencia, sombras y culebras?


Caracas consumiendo electricidad a sus anchas. Fotografía de Andrés Azpúrua



"Caracas es Caracas y lo demás es monte y culebras" es la expresión popular en Venezuela que define lo que ha sido la política republicana con respecto a la capital del país y las provincias. La mayoría del presupuesto y el empeño por la modernización se hacen patentes en Caracas, mientras para el resto del país se reparten las migajas. En el 2016 a diario sufrimos en Carabobo y en el resto de las dependencias federales el racionamiento eléctrico mientras la capital vive su boyante despilfarro energético. Y el 22 de abril pasado el ministro de energía eximió a Caracas del nuevo racionamiento, un corte diario de 4 horas, que si sufrirá el resto del país. Algo entendible si quieres proyectar la ilusión al exterior de que todo anda bien en esta Tierra de Gracia y no quieres que pueda alterarse el orden de la ciudad capital.

Caracas durante años ha acaparado las grandes manifestaciones artísticas, pero no siempre fue así. Como ejemplo basta comparar el tamaño del capitolio de Valencia con el de Caracas para darse cuenta de que no hay mucha diferencia en las dimensiones. Mucha gente no sabe que Valencia contó con alumbrado público eléctrico antes que Caracas. El escritor valenciano Francisco González, en su libro Tradiciones de mi Pueblo, afirma que Valencia inauguró su alumbrado eléctrico el 22 de septiembre de 1889 cuando el general naguanagüense Hermógenes López fungía como presidente del país. El sistema usado fue el Thomsom-Houston y toda la instalación tuvo un costo de 220 mil bolívares. González Guinán en su libro dijo que Valencia fue la primera ciudad latinoamericana con alumbrado eléctrico pero ese honor le corresponde a la argentina Ciudad de la Plata que fue iluminado en el año 1883.

Realmente el desarrollo desmedido de la sucursal del Cielo y del Infierno a expensas del resto del país comenzó en los años 50 del siglo pasado. Y con la caída del gobierno del general Marcos Pérez Jiménez y el advenimiento de la democracia comenzó el gigantismo amorfo de la ciudad capital. Pero Caracas siguió siendo el gran estómago a donde se dirigían los petrodólares generados en el país. La capital se convirtió en la monopolizadora de la vida cultural del país y la gran donadora de petrodólares para ejercer de mecenas en el resto del país.

Con el advenimiento de Hugo Chávez al poder supuestamente se iban a tomar en cuenta a los cultores de provincia pero (a pesar de la gran inversión de su gobierno en el aparataje cultural) se mantuvo el esquema centralista: Caracas propone y dispone que se debe hacer, que exposiciones montar, con quienes y cuando. Es tristemente célebre el caso de las Cinematecas Regionales que son incapaces de fijar una programación  de acuerdo a las necesidades de su entorno porque esta ha sido  elaborada en Caracas. Por cierto el estado Carabobo perdió su cinemateca regional, ubicada en Guacara,  hace tiempo sin que ninguna voz se pronunciara frente a la pérdida de nuestro patrimonio. 

Los funcionarios de los gabinetes ministeriales regionales, deben su permanencia en los cargos no gracias a su ejemplar desempeño sino al beneplácito que la gente de Santiago de León de Caracas le otorga. Ay de ellos si no le simpatizan. Obviamente esa es una política que sólo puede desembocar en la "excelencia" que nos rodea en la actualidad y que con seguridad nos convertirá en menonitas forzosos y pasaremos a ser testigos en peligro* de nuestra propia existencia.

*Testigo en peligro o Witness es una película de Peter Weir del año 1985




Richard Montenegro Caricote




Publicado en la columna Reflexiones Urbanas del diario Ultimas Noticias en la página 11 el domingo 2 de mayo del 2016


*******




Richard MontenegroPerteneció a la redacción de las revistas Nostromo y Ojos de perro azul; también fue parte de la plantilla de la revista universitaria de cultura Zona Tórrida de la Universidad de Carabobo. Es colaborador del blog del Grupo Li Po: http://grupolipo.blogspot.com/. Es autor del libro 13 fábulas y otros relatos, publicado por la editorial El Perro y la Rana en 2007 y 2008; es coautor de Antología terrorista del Grupo Li Po publicada por la misma editorial en 2008 , en 2014 del ebook Mundos: Dos años de Ficción Científica y en 2015 del ebook Tres años caminando juntos ambos libros editados por el Portal Ficción Científica. Sus crónicas y relatos han aparecido en publicaciones periódicas venezolanas tales como: el semanario Tiempo Universitario de la Universidad de Carabobo, la revista Letra Inversa del diario Notitarde, El Venezolano, Diario de Guayana y en el diario Ultimas Noticias Gran Valencia; en las revistas electrónicas hispanas Alfa Eridiani, Valinor y Gibralfaro, Revista de Creación Literaria y de Humanidades de la Universidad de Málaga y en portales o páginas web como la española Ficción Científica, la venezolana-argentina Escribarte y la colombiana Cosmocápsula.


No hay comentarios:

Publicar un comentario