domingo, 25 de septiembre de 2016

Thorgal: Algo más que aventuras.



Estimados Amigos

Hoy domingo compartimos esta reseña sobre la historieta Thorgal que el escritor español Joan Antoni Fernández muy gentilmente nos obsequio. Hacer una entradilla a este texto es algo complicado porque no conozco Thorgal pero  puedo enlazarme con ella ya que si conozco el magnífico trabajo de Harold Foster. Todos los domingos el diario El Nacional, venía con su respectivo suplemento de historietas, esa es la razón por la cual en Venezuela a las historietas también se les llame suplementos, que nos sumergía en las aventuras del Príncipe Valiente, el heredero de la corona del reino de Thule. Ese suplemento del periódico traía ademas a El Fantasma, en España es conocido como El Hombre Enmascarado, a Olafo el amargado y en algún momento también a Buck Rogers.


La estupenda reseña de Joan Antoni fernández nos abrió el apetito visual y  ya tenemos en cola la lectura de Thorgal, el vikingo estelar.


Deseamos disfruten de la entrada.

Richard Montenegro


*******



¿Qué tiene en común un dibujante polaco, ilustrador de libros para el Ministerio de Deporte y Turismo del Partido Comunista, con un belga, economista político y director de marketing de varias multinacionales? Una sola palabra: Thorgal. En efecto, el joven estudiante de Artes Gráficas Grzegorz Rosinski abandonó en los años setenta su Polonia natal para marchar a Bélgica y desarrollar una extraordinaria carrera como dibujante. Maravillado por los cómics que el Partido Comunista Francés había distribuido en la Europa del Este, se aposentó en Bruselas para trabajar en las revistas Tintín y Spirou bajo el seudónimo de Rosek. Allí conocería a Jean Van Hamme, quien todavía se ganaba la vida trabajando de comercial de ventas a pesar de que ya empezaba a destacar como guionista de cómics, primero junto a Greg y luego en solitario. La unión de ambos talentos, Rosinski y Van Hamme, dio origen en 1977 a uno de los personajes más emblemáticos del cómic europeo: Thorgal. Este personaje primero sería publicado en las páginas de la revista Tintín y luego, a partir de 1980, en una sucesión de tomos dentro de su propia colección.




Sin embargo la serie Thorgal no es nada de lo que parece a primera vista. No es una mera copia de Príncipe Valiente, aunque por su enfoque bien pueda parecerlo. No es una réplica de Conan, aunque por sus personajes pueda parecerlo. No es un típico cómic de Fantasía heroica, aunque por su estilo pueda parecerlo. No es un cómic de aventuras que transcurre en tiempos vikingos, aunque por su ambientación pueda parecerlo. No es un cómic sobre mitología escandinava, aunque por su enfoque pueda parecerlo. No es un cómic de super-héroes, aunque por sus tramas pueda parecerlo. No es un cómic de ciencia-ficción, aunque por ciertas historias pueda parecerlo. Entonces, ¿qué es Thorgal en realidad? Pues a la vez es todo eso y mucho más. La colección se ha convertido en una serie mítica donde las haya, rompiendo moldes y creando adeptos. Con la friolera de veintiocho tomos a sus espaldas, sus creadores han sabido mantener un tono emocionante, si bien es cierto que alguno resulta de mera transición.



La serie narra las aventuras del personaje central, Thorgal, hallado y criado por los vikingos, quien pasado el tiempo deberá superar infinidad de obstáculos hasta lograr casarse con Aaricia, hija de Gandalf el Loco y uno de sus más acérrimos enemigos. De semejante matrimonio nacerán dos hijos: Jolan y Loba. Al igual que en Príncipe Valiente el protagonismo se repartirá entre todos los miembros de la familia, creando un grupo que irá evolucionando con los años. Semejante núcleo familiar vivirá muchas aventuras y sufrirá grandes peripecias a través de una tierra dominada por la violencia. Hasta aquí podríamos decir que nos hallamos ante una historia convencional, con una concepción clásica. Pero si luego resulta que Thorgal es el superviviente de una expedición alienígena y que tarde o temprano se topará con su padre y su abuelo, extraterrestres de extraños poderes, si añadimos que también sus hijos heredarán portentosas facultades, pues la cosa entronca más con los cómics de super-héroes y la ciencia-ficción. Y si descubrimos que algunas aventuras son a través del tiempo, que también aparecen barcos voladores, extrañas y potentes armas, poderes mentales y otras maravillas, resultará que tendremos una lectura de lo más estimulante.



Con una historia estructurada alrededor de tres sagas principales (la de Brek Zarith, la del país de Qâ y la de Shaïgan) aparte de tomos sueltos que complementan la saga familiar, la colección de Thorgal posee hasta el momento veintiocho tomos, editados en España por Norma, y que pueden leerse de forma cronológica. Digamos que los tres tomos iniciales sirven para presentar al personaje (La maga traicionada, La isla de los mares helados y la extraordinaria Los tres ancianos del país de Arán), comenzando en el tomo La galera negra lo que será La saga de Brek Zarith o de Shadar el poderoso. 



En estas historias cada vez va ganando mayor terreno el componente fantástico. Después de acabado el ciclo, con el volumen Los arqueros llega la espléndida saga de El país de Qâ. Sin duda es este ciclo el que mejor entronca con la ciencia ficción y tal vez el más logrado argumentalmente. Una vez finalizado, y tras varios tomos de relleno como el excelente El señor de las montañas, se inicia la nueva saga de Shaïgan, un compendio de todo lo anterior que sin alcanzar la altura precedente mantiene un buen nivel.



El dibujo de Rosinski, sin que llegue a alcanzar la maravilla creativa de un Harold Foster, tiene gran vitalidad y nos sumerge de lleno en la historia que relata. Los guiones de Van Hamme son interesantes y enganchan. Este guionista, uno de los mejores europeos, se desenvuelve con habilidad y sabe crear historias trepidantes. Nada de extrañar en el creador de XIII, otra gran serie basada en “El mito de Bourne” de Robert Ludlum y que merece artículo aparte, de Largo Winch, llevada a la televisión, o dos volúmenes de “Blake y Mortimer” que guionizó tras la muerte de Edgar P. Jacobs. Talento no es lo que falta en Thorgal, desde luego.



Sin duda nos encontramos ante una obra inteligente que merece ser paladeada con fruición. Misterio, fantasía, aventuras y sentido de la maravilla se dan de la mano con soltura, todo ello resaltado con un dibujo preciso y de visión cinematográfica. Sin duda son cualidades que dignifican este cómic. Una serie magnífica para disfrutar, tanto si nos gustan las aventuras de vikingos, las meramente fantásticas o las de ciencia-ficción. ¿Alguien da más?

                                                                                  
                                
                                                      Joan Antoni Fernández




*******





Richard MontenegroPerteneció a la redacción de las revistas Nostromo y Ojos de perro azul; también fue parte de la plantilla de la revista universitaria de cultura Zona Tórrida de la Universidad de Carabobo. Es colaborador del blog del Grupo Li Po: http://grupolipo.blogspot.com/. Es autor del libro 13 fábulas y otros relatos, publicado por la editorial El Perro y la Rana en 2007 y 2008; es coautor de Antología terrorista del Grupo Li Po publicada por la misma editorial en 2008 , en 2014 del ebook Mundos: Dos años de Ficción Científica y en 2015 del ebook Tres años caminando juntos ambos libros editados por el Portal Ficción Científica. Sus crónicas y relatos han aparecido en publicaciones periódicas venezolanas tales como: el semanario Tiempo Universitario de la Universidad de Carabobo, la revista Letra Inversa del diario Notitarde, El Venezolano, Diario de Guayana y en el diario Ultimas Noticias Gran Valencia; en las revistas electrónicas hispanas Alfa Eridiani, Valinor y Gibralfaro, Revista de Creación Literaria y de Humanidades de la Universidad de Málaga y en portales o páginas web como la española Ficción Científica, la venezolana-argentina Escribarte y la colombiana Cosmocápsula.





*******



Joan Antoni Fernández nació en Barcelona el año 1957, actualmente vive retirado en Argentona. Escritor desde su más tierna infancia ha ido pasando desde ensuciar paredes hasta pergeñar novelas en una progresión ascendente que parece no tener fin. Enfant terrible de la Ci-Fi hispana, ha sido ganador de premios fallidos como el ASCII o el Terra Ignota, que fenecieron sin que el pobre hombre viera un céntimo. Inasequible al desaliento, ha quedado finalista de premios como UPC, Ignotus, Alberto Magno, Espiral, El Melocotón Mecánico y Manuel de Pedrolo, premio éste que finalmente ganó en su edición del 2005. Ha publicado relatos, artículos y reseñas en Ciberpaís, Nexus, A Quien Corresponda, La Plaga, Maelström, Valis, Dark Star, Pulp Magazine, Nitecuento y Gigamesh, así como en las webs Ficción Científica, NGC 3660 y BEM On Line, donde además mantenía junto a Toni Segarra la sección Scrath! dedicada al mundo de los cómics. Que la mayoría de estas publicaciones haya ido cerrando es una simple coincidencia... según su abogado. También es colaborador habitual en todo tipo de libros de antologías, aunque sean de Star Trek ("Últimas Fronteras II"), habiendo participado en más de una docena de ellas (Espiral, Albemuth, Libro Andrómeda, etc.). Hasta la fecha ha publicado siete libros: "Reflejo en el agua", "Policía Sideral", "Vacío Imperfecto", “Esencia divina”, “La mirada del abismo”, “Democracia cibernética” y “A vuestras mentes dispersas”. Además, amenaza con nuevas publicaciones. Su madre piensa que escribe bien, su familia y amigos piensan que sólo escribe y él ni siquiera piensa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada