lunes, 26 de septiembre de 2016

Una casa taller


Fachada de La Letra Voladora.


La casa donde da los talleres de literatura gratuitos la escritora Laura Antillano está en Naguanagua en la urbanización Naranjal.

Las urbanizaciones son desarrollos urbanísticos planificados y generalmente están asociados a las clases con mayor capacidad adquisitiva. Existen urbanizaciones ejecutadas por el gobierno y se les diferencia de las de clase media o  media alta colocándole el adjetivo de populares.

La pared de la derecha, la de los faroles, cierra el acceso de la  a  la avenida 11-A, a la calle Guzmán Blanco y corta la visión hacia al barrio.

La casa está ubicada en la avenida 111-A c/c Guzmán Blanco y su número de identificación es el 193-19. Sobre este número podrán leer La Letra Voladora.



Se dice que Venezuela es igualitaria porque al lado del barrio siempre hay una urbanización en este caso las Urbanizaciones La campiña II y el Naranjal están al lado de Barrio Unión, La Democracia o La Cidra dependiendo del punto de observación. Las zonas “pobre” y la de “clase media” están separadas por la calle Guzmán Blanco y  por una quebrada embaulada o acequia en la mediana. Esta Quebrada antiguamente tenía una cerca de Alambre Alfajol. Esta desapareció a causa de la escasez del aluminio. Este material es desmantelado y vendido ilegalmente. La quebrada embaulada siempre nos hace pensar en el foso de un castillo. La pregunta es: ¿A quién defiende de quien? La urbanización del barrio o viceversa.

A la izquierda la calle san José en barrio Unión y a la derecha la Guzmán Blanco  en la urbanización La Campiña II y en el medio el foso del castillo.

La casa de La Letra Voladora la conocemos desde hace mucho. Tenía un mural con los Beatles del submarino amarillo, imagen que fue sustituida luego por un Gallo de Barcelos, o algo parecido en nuestro recuerdo, ese que es tan común ver en las panaderías de portugueses en Venezuela. Ahora la fachada no tiene dibujos, solo colores. Creemos que ahora domina el verde en la fachada.

 La gente se empeña en comunicarse. Los puentes que no son levadizos, el tubo fue el primero. A la izquierda la calle Guzmán Blanco que esta al costado de las urbanizaciones La Campiña II y a la derecha la calle san José en el barrio la Democracia.

Antiguamente tenías dos formas de llegar a la casa de Laura Antillano. Subías por la Guzmán Blanco, o la calle de la canal como dicen en Naguanagua, y en la séptima esquina doblabas a la derecha y estabas al frente de La letra voladora. Ya no puedes hacerlo ya que todas las calles que daban a la Guzmán Blanco del Naranjal fueron cerradas por la inseguridad. Esto es una forma de defenderse de nosotros: los que vivimos en el barrio. Ahora solo ves una sucesión de muros. La inseguridad se adueñó hasta de las puertas de nuestra percepción.

Calle Guzmán Blanco. Entre el poste y la bolsa de basura esta la pared y la bolsa esta la entrada clausurada de la avenida 111-A

La otra opción es subir por la calle 194 que es la entrada de La Campiña II. Cuentan 9 esquinas del lado izquierdo y en la novena esquina doblan a la derecha. Esa avenida es la San Juan. Doblan a la izquierda en la primera esquina y cuentan tres esquinas. La tercera esquina está ubicada en la avenida 111-A.



Una vez el escritor  José Carlos Denobrega nos invitó a su taller sobre ensayo. Llegamos en bicicleta un sábado casi al  cierre de la actividad. Al entrar al taller nos sumergimos en un ambiente de clara decoración kindargueterina. Particularmente el ambiente de nuestro kinder era bastante espartano comparado con este. Todos los participantes eran adultos. Fue un divertido contraste. Una docena de personas aproximadamente: Un ciclista consetudinario (nosotros), 3 peatones (incluyendo al ductor) y el resto con vehículo. Nos pareció curiosa la afluencia de vehículos en una actividad subvencionada totalmente por la institución gubernamental casa Andrés Bello.

Este tipo de cerca de alambre es llamada Alfajol en Venezuela debido a que ese era el nombre de la empresa que la comercializó por vez primera.


Quedamos a la espera del atraque del submarino amarillo en el muro de ese fogón de letras.




Richard Montenegro Caricote

Un croquis para llegar a la letra voladora. Sigue el camino de ladrillos rojos


Publicado el domingo 18 de septiembre de 2016 en la página 19 en el diario Últimas Noticias.


*******





Richard MontenegroPerteneció a la redacción de las revistas Nostromo y Ojos de perro azul; también fue parte de la plantilla de la revista universitaria de cultura Zona Tórrida de la Universidad de Carabobo. Es colaborador del blog del Grupo Li Po: http://grupolipo.blogspot.com/. Es autor del libro 13 fábulas y otros relatos, publicado por la editorial El Perro y la Rana en 2007 y 2008; es coautor de Antología terrorista del Grupo Li Po publicada por la misma editorial en 2008 , en 2014 del ebook Mundos: Dos años de Ficción Científica y en 2015 del ebook Tres años caminando juntos ambos libros editados por el Portal Ficción Científica. Sus crónicas y relatos han aparecido en publicaciones periódicas venezolanas tales como: el semanario Tiempo Universitario de la Universidad de Carabobo, la revista Letra Inversa del diario Notitarde, El Venezolano, Diario de Guayana y en el diario Ultimas Noticias Gran Valencia; en las revistas electrónicas hispanas Alfa Eridiani, Valinor y Gibralfaro, Revista de Creación Literaria y de Humanidades de la Universidad de Málaga y en portales o páginas web como la española Ficción Científica, la venezolana-argentina Escribarte y la colombiana Cosmocápsula.





No hay comentarios:

Publicar un comentario