martes, 31 de mayo de 2016

SE CAE A PEDAZOS EL MURAL DE LOS POETAS DE BARINAS





A MANUEL DARÍO GRÜBER

EL MURAL DE LOS POETAS DE BARINAS
31/05/ 2016


En Barinas, un mural de ochenta metros de extensión y cuatro de altura, realizado hace diez años por el maestro Régulo Pérez para la Alcaldía de la ciudad, está en peligro de perderse totalmente por el deterioro que presenta la cutícula que lo recubre. En efecto, el llamado Mural de los poetas, en el que aparecen los escritores barineses: Alberto Arvelo Torrealba, Alfredo Arvelo Larriva, Enriqueta Arvelo Larriva, Rafael Ángel Insausti, Jesús Enrique Guédez, Orlando Araujo, Luis Fadul Hernández, Eduardo Aly Rangel, Carlos Giusti Vargas, José Esteban Ruiz Guevara, Humberto Febres, Adelis León Guevara, Manuel Darío Grüber y Guillermo Jiménez Leal, “está en franco deterioro y se observa que ocho de los catorce cuadros son prácticamente irrecuperables”, expresa en una nota que me envía hoy, el periodista y poeta Manuel Darío Grüber



Se me ocurre que en el marco de esa situación y del ciento treinta aniversario del nacimiento de Enriqueta Arvelo Larriva, una antología de la poesía escrita por barineses vendría ahora muy a propósito como acto de reconocimiento y desagravio. La muestra debe incluir además a otras voces como las de: Alcides Rivas Ávila, Avilmark Franco, David González Lobo, Alexi Gómez, Alberto José Pérez, Luz Marina Almarza, Leonardo Ruiz, Roldán Montoya, Ana María Oviedo, Luis Alberto Angulo Urdaneta, Cristóbal Angulo, Leonardo Martínez Lap, y todos los poetas que fueron incluidos en la selección que realizara Leonardo Ruiz




Un buen slogan para este trabajo es; Ciento treinta poetas de Barinas en el Ciento treinta aniversario de Enriqueta Arvelo Larriva. 



Luis Alberto Angulo


*******





Luis Alberto Angulo (Barinitas -Estado Barinas, 1950). Los libros "La sombra de una mano" (Monte Ávila Editores, Colección Altazor. Caracas, 2005), y "Fusión poética" (Universidad de Carabobo, Valencia - Venezuela, 2000), recogen cinco de sus poemarios publicados a partir de 1982. Premio del IV Concurso Internacional Poesía UC, por "Antípodas" (1994). Premio de la Bienal de Poesía del Ateneo de Calabozo Dr. Francisco Lazo Martí, por "Fractal". Premio de Poesía Universidad Rómulo Gallegos por "De Norte a sur". Es coautor de "Viento barinés" (UC, 1978), "Rostro y poesía" (UC, 1996), "Setenta poetas venezolanos en solidaridad con Palestina, Iraq y Líbano" (Minci, 1977), y antólogo de "Poemas de San Juan de la Cruz" (Cuadernos Cardinal, UC 1992), Poemas de Miguel Hernández (El perro y la rana, 2006), "Antología poética de Ernesto Cardenal" (Monte Ávila, 2005). 


Co-fundador de la Red Nacional de Escritores. Director de la revista Redve (2005).





Miembro de la Comisión Rectoral fundadora del Encuentro Internacional Poesía UC


jueves, 26 de mayo de 2016

Invitación a la exposición:

Rostros de letras. 26 lectores que hacen país



Estimados Amigos

Hoy los invitamos que asistan a esta exposición en el Centro de Interpretación Histórica de la Universidad de Carabobo, antigua facultad de Derecho, siguiendo con nuestra política de divulgar los hechos culturales de esta localidad.

Compartimos de manera pública la preocupación de muchos valencianos que nos comentaron  que no les han permitido el acceso a la muestra. Lo irónico de la situación es que muchas de las personas a las que le han negado el acceso son estudiantes de Universidad de Carabobo.

Esperamos que los encargados de dicho centro tomen los correctivos necesarios y permitan la libre circulación de la cultura.

Atentamente


La Gerencia


Faver Páez, historiador y docente. Foto: Efrén Silva.

*******

Luis Cubillan Fonseca. Historiador



LECTORES EN UN CLICK… A propósito de la celebración, el pasado 23 de abril, del Día Internacional del Libro y la Lectura, un grupo de trece fotógrafos presentan la exposición “Rostros de letras. 26 lectores que hacen país” compuesta por “veintiséis retratos de personalidades que hacen vida en Valencia, ligadas a las áreas de la academia, la empresa, la cultura y las artes, quienes comparten el gusto por el libro y la lectura y cuyos testimonios de vida como lectores acompañarán las fotografías”, explicaron los organizadores.   

Rafael Simón Hurtado, Premio Nacional de Periodismo. Foto: Alejandro Iglesias.

  “Rostros de letras”, busca destacar la vigencia y vitalidad del libro (físico o electrónico) como elemento civilizatorio y de la lectura como ámbito para el placer, el crecimiento personal y el diálogo social. “Igualmente se propone a través de una modesta selección de nombres, visualizar a hombres y mujeres que, desde sus diversos cargos, emprendimientos, profesiones y oficios, se destacan por un alto sentido ético y un alto compromiso pedagógico que los convierte en referentes para las generaciones que, en el presente, reciben un país por construir”. 

José Joaquín Burgos, Cronista de Valencia y escritor. Foto Leo Alcina.

Jessy Divo de Romero, Cora Páez de Tópel, Antonio Ecarri, Giovanni Nani, Luis Cubillán Fonseca, José Joaquín Burgos, Laura Antillano, Rafael Simón Hurtado, Rodolfo Mendoza, Arnaldo Jiménez, Luis Noguera, Ulises Contreras, Carlos Orías, Javier Gomes, Elisa Maggi, Gustavo Rízquez, Gustavo Fernández Colón, Reinaldo del Prette, Eumenes Fouguet Borregales, Rolando Smith, Andreína Guardia, Luis “Guaguancó” González, Fáver Páez, Juan Correa, Ángel Linares y Miguel Cabrera fueron las personalidades seleccionadas para conformar la muestra.  



La exposición que cuenta con el patrocinio de la Universidad de Carabobo permanecerá abierta al público hasta el próximo sábado 11 de junio en el  Centro de Interpretación Histórica de la Universidad de Carabobo, ubicado en la Calle Colombia, entre Montes de Oca y Carabobo. Antigua Facultad de Derecho de la UC. Tel-Fax: 0241-8585060.


Imágenes tomadas de NotiTarde



miércoles, 18 de mayo de 2016

¿Algo se mueve en la Málaga fantástica? II

Una entrevista a la editorial: El transbordador




Y hoy le llega el turno a la segunda entrevista de las recientes editoriales malagueñas dedicadas al fantástico: Ediciones El Transbordador. Si GasMask Editores está centrada en el ensayo, como ya vimos, El Transbordador lo está en la ficción: dos antologías y tres novelas son su bagaje en su corto periodo de vida, no en vano el próximo octubre cumplirá su primer año.

Este es el lema de la ciudad de Málaga:

"La primera en el peligro de la Libertad, la muy Noble, muy Leal, muy Hospitalaria, muy Benéfica y siempre Denodada Ciudad de Málaga".
Es como un ”monstruo de Frankestein”, no en vano ha ido acumulando muis como un tigre acumula rayas o un deportista medallas. Arranca en 1492 con “muy Noble” y termina en 1922 con “muy Benéfica”. En 1843 de una sola tacada se añaden al lema: ”La primera en el peligro de la Libertad” y “siempre Denodada” que sin duda vienen a glosar el romántico, pero no menos suicida, desembarco del General Torrijos y sus acompañantes, en la Málaga de 1831. Su intención era realizar un pronunciamiento que acabaría con el absolutismo de Fernando VII por aclamación popular. No salió bien y Torrijos y sus acompañantes fueron fusilados. Desde entonces (casi) se podría decir que los liberales de España están todos en la Plaza de la Merced: enterrados junto a Torrijos.  Así nos va (y nos ha ido)  porque cada vez que un político español se declara liberal, está intentando camuflar su condición irredenta de conservador cavernario. 


Fusilamiento de Torrijos y sus compañeros en la playa de Málaga de Antonio Gisbert (1887-88)



Afortunadamente la liberalidad y el romanticismo de Málaga se manifestando en otros ámbitos alejados de la política: como por ejemplo la edición de libros fantásticos. Obviamente nuestros entrevistados no están (ni estuvieron) solos en la muy Noble , y por desgracia, muy Benéfica tarea de editar fantástico fantásticamente (perdón por la cacofonía, pero no mue pude resistir).


Applehead team  creaciones es una editorial dos terceras partes malagueña y una tercera parte pacense activa desde 2014, que edita novelas de terror donde destacan las del malagueño Tony Jiménez y ensayos sobre cine (básicamente) fantástico.

Etc, El toro celeste. En 2014 se convierte en una editorial generalista con base en Málaga, que inició previamente su andadura como revista digital. Este mismo año ha publicado su primera novela de Ciencia Ficción, Disolución del malagueño Pablo Bujalance.

Mitad Doble es una editorial malagueña activa desde 2007, de temática generalista con incursiones en el género fantástico. Estamos expectantes ante la inminente publicación de la novela de Ciencia Ficción del malagueño Santi Fernández Patón.


 José Miguel Martín (alias Sky) y Manuel Berlanga en la primera TerMal.


El amigo e impulsor de la TerMal, José Miguel Martín (alias Sky) me ha facilitado una extensa lista de editoriales malagueñas de Ciencia Ficción (las activas ya las he comentado) donde abundan las muy nobles y muy Benéficas  y muy fenecidas editoriales, que en alguno de sus libros trataron el tema fantástico. Son muchas para enumerarla aquí y ahora. Pero no me resisto a recordar a Ediciones Megamultimedia que con sus luces y sus sombras editaron profesionalmente y en forma de franquicia española, tres cabeceras americanas: Fangoria, Starlog y Asimov Ciencia Ficción. Así en 2002 sacaron únicamente 4 números de Asimov Ciencia Ficción. Al año siguiente y hasta 2005 la madrileña (y ya desaparecida) Ediciones Robel editó 21 número más de esta fundamental revista americana.    


Logotipo de TIEZO ediciones, una simpática representación del gesto que se hace para indicar que se está “tiezo”, que no se tiene dinero.




Y ya para acabar anunciar el inminente nacimiento de una nueva editorial malagueña dedicada al fantástico: TIEZO ediciones, que el próximo sábado 28 de Mayo presenta su primer libro: Cómo acabar con Halloween de una vez por todas  libro recopilatorio con los ganadores del Primer Concurso de Relatos Filmtropia





Os dejo ya con las respuestas de Pilar Márquez Flores la comandante a los mandos de El Transbordador.

*******

¿Algos se mueve en la Málaga fantástica?



Una entrevista a la editorial: El transbordador 



Málaga a 1 de Mayo de 2016





Presentación




¿Cómo definís vuestra editorial? ¿Qué editáis? ¿Cómo se os puede contactar?

ET.- Ediciones El Transbordador se caracteriza por ser un proyecto que, pese a estar en sus inicios y ser modesto, apuesta por la calidad: le damos mucha importancia a los procesos de corrección, maquetación, edición, calidad de la ilustración de portada y, por supuesto, de la obra. Hemos comenzado editando ciencia ficción, fantasía y terror, pero no descartamos hacer alguna visita a otros géneros que despierten nuestra curiosidad. Se puede contactar con nosotros a través de nuestra web, www.edicioneseltransbordador.com




¿Qué habéis publicado hasta ahora? ¿Qué lanzamiento tenéis previstos?



ET.- Empezamos en septiembre de 2015 y hemos editado cinco obras:

                    Ciudad de Heridas (Miguel Córdoba): una inclasificable obra que oscila entre el terror y la ciencia ficción, con buenas dosis de surrealismo.

                    Supermalia (VVAA): antología de dieciséis relatos de héroes y villanos, de otros tantos autores, acompañado cada uno de una ilustración a color.

                    Deriva (Magín Méndez): una obra que mezcla la ciencia ficción soft con las antiguas novelas de aventuras marítimas.

                    Relatos del Universo Lejano (Carlos Almira): una antología de nueve relatos que tienen en común el no cumplimiento de las leyes del universo.

                    El Tapiz Invisible (Juan Antonio Fernández Madrigal): novela de fantasía y ciencia ficción que puede leerse como una aventura fantástica pero que encierra las grandes preguntas y algunas respuestas que nos invitarán a la reflexión.

La siguiente publicación de 2016 será una obra corta de ciencia ficción en un formato diferente a los anteriores y,  ya tras el verano, tendremos un otoño bastante terrorífico a cargo de Tony Jiménez y Miguel Córdoba. Para 2017 viene una buena dosis de ciencia ficción de autores tanto desconocidos como con cierto recorrido, entre otros proyectos.


Miguel Córdoba firmando ejemplares en la turné de presentaciones de su novela por Barcelona.


A contracorriente



En esta época digital sorprende el nacimiento de una editorial que sólo lanza sus obras en papel. ¿Qué ventajas le veis al papel que compensa el mayor coste de edición frente al libro digital? ¿Es posible que caigáis en la tentación de la edición digital?



ET.- A nosotros nos gustan ambos formatos, y personalmente leemos tanto en papel como en digital. ¿Por qué hay que elegir? Cada uno tiene sus ventajas y sus desventajas, pero para comenzar nuestra andadura hemos apostado por el libro en papel porque es el modelo que nos apeteció. Y sí, vienen obras en digital, parte de las que ya conforman nuestro catálogo y otras nuevas que se lanzarán directamente en este formato. 



En esta época que la autoedición ha venido para quedarse ¿Hace falta una nueva editorial? Sturgeon decía que el 90% de todo es basura ¿La autoedición ha venido a incrementar ese porcentaje en los libros? 



ET.- Bueno, desde esta editorial no nos referimos a ningún trabajo como “basura”, nos parece elitista y poco elegante. Nos preguntas si hace falta una nueva editorial. A nosotros no nos gusta pensar en el mundo en términos meramente utilitarios. No creo que nadie emprenda un proyecto como éste porque “haga falta”, sino porque quiere buscar una forma de ganarse la vida trabajando en algo que ama, como son las letras. Al menos, es nuestro caso. Y he leído obras que no me han gustado nada editadas por grandes grupos y,  por contra, algunas que han calado profundamente en mí siendo autoeditadas, como “Fractal”, de Damián Cordones. No creo que debamos demonizar ningún modelo de acercamiento a este sector. De hecho, nuestro primer título, “Ciudad de Heridas”, fue inicialmente autoeditado por su autor: esa edición llegó a nosotros de casualidad, y nos fascinó de tal forma que decidimos abrir nuestro proyecto editorial con esta obra. ¿Habría pasado esto sin esa primera edición por cuenta del autor?






Málaga dista mucho de estar cerca del centro de nada. Aunque sospecho que la respuesta de ¿Por qué en Málaga? Es porque vivo  aquí: ¿Por qué en Málaga?


ET.- Pues sí, porque vivimos aquí. No obstante, si hay algo de lo que queremos huir en nuestro proyecto es de los localismos: no creemos (ni queremos) que la localización geográfica deba marcar nada en nuestra editorial. Hemos editado a algunos autores de la zona porque sus obras nos han ganado, pero igual que otros que vienen de Galicia, Baleares o Cataluña.

Malos tiempos para la lírica… y para la cultura

 Golpes Bajos lo viene diciendo desde 1983.

Sospecho que no pretendéis vivir de la editorial. Pero ¿Hasta dónde queréis llegar? ¿Dónde queréis situar vuestra editorial?

ET.- ¿Por qué no querríamos vivir de la editorial? Nuestro inicio es modesto pero ambicioso, teniendo en cuenta que es un camino de largo recorrido. Todos los proyectos han tenido sus principios y (doy fe) no son fáciles, ni mucho menos, pero si no fuera con esa aspiración no nos tomaríamos la editorial así de en serio. Nuestra editora trabaja a tiempo completo en El Transbordador y nuestra librería online, www.hombrecillosverdes.com, paga su cuota de autónomo y estamos constituidos como empresa. Todo esto no lo vamos a hacer por hobby. Si uno no lucha por sus proyectos y sus ilusiones, ¿quién lo va a hacer? Obviamente la editorial es mucho más que editar libros: por ejemplo, nos hacen encargos de correcciones ortotipográficas, para lo que tenemos una amplia formación orientada específicamente a este campo. Pretendemos ofrecer tanto libros de calidad como servicios editoriales de una alta profesionalidad y exigencia y, en algún momento, que todo ello reporte un beneficio, aunque sea pequeño.


La generación que se ha criado con Youtube (youtubers) no paga por los contenidos culturales, se han acostumbrado a consumirlos gratis. ¿Por qué van a comprar un libro, por qué no esperar a que esté disponible en los canales digitales “informales”? ¿Hay futuro económico más allá del horizonte temporal en que los fetichistas del papel nos hallamos muerto (económica y/o físicamente)?


ET.- Eso de que esa generación no paga por contenidos, en primer lugar, lo veo bastante relativo. Lo que no podemos hacer es ni generalizar ni intentar perpetuar modelos que, quizás, se han quedado obsoletos. Creo que más que caer en el argumento fácil de que “la gente no paga” habría que estudiar en qué se está fallando, por qué no se logra una conexión con ciertos públicos y qué se puede hacer al respecto. Si a mí me intentan vender una edición digital a 14 euros te garantizo que me va a parecer una tomadura de pelo y que no me va a extrañar que alguien se lo busque para descargarlo sin pagar. 






Ahora que la crisis y la piratería (consecuencia colateral de los youtuber) ha acabado con la remuneración de infinidad de puestos de trabajos culturales. ¿El corrector de estilo, el maquetador, incluso el traductor van a extinguirse como profesión? ¿Cómo os afecta? ¿Os ahorra costes?


ET.- Bueno, no estoy para nada de acuerdo en que los youtubers sean el demonio como se plantea en el enunciado de la pregunta, y la piratería existía sin duda desde mucho antes (¿no nos grabábamos todos cintas de música de amigos cuando éramos pequeños?). Soy muy escéptica cuando se buscan culpables por el problema de la piratería: curiosamente, pocas veces ve uno a la industria hacer autocrítica en este sentido. ¿Por qué será?

Y respecto a que se extingan profesiones, el problema en este país es que a veces nos pasamos todos de listos: yo he visto anuncios de gente que maqueta un libro por 50 euros. ¿Pero la culpa es de la piratería? También he visto libros editados por editoriales de primera línea llenos de faltas de ortografía, incluso ya en la sinopsis de la contraportada; ¿esto es culpa de los youtubers? Ni siquiera es culpa de la crisis, es que actualmente nada puede ser medianamente complejo ni estar bien hecho, porque la sociedad se conforma con bajar el nivel una y otra vez. Hace poco veía un artículo en un periódico que hablaba de los “libros más difíciles de leer”, y el tono general de los comentarios (era en versión digital) era de risas y chanzas. En un país que se sigue riendo cada semana porque Bertín Osborne hace gala de que un hombre no sabe cómo usar una vitrocerámica, ¿qué esperamos? No, no es la crisis ni los youtubers, es la Educación, con mayúsculas, la que falla, a mi modo de entender.


¿Estamos ante el fin de la Industria y el inicio amateurismo?


ET.- Bueno, hay ediciones de libros de editoriales grandes que, te garantizo, son bastante más amateur que muchas obras de editoriales independientes que han caído en mis manos. En cualquier caso no veo nada malo en el “amauterismo”, siempre y cuando sea un acercamiento inicial y uno se moleste en formarse y prepararse para dedicarse en serio a ésta o cualquier otra profesión. Nadie nace sabiendo y todos tenemos derecho a iniciar el camino que estimemos oportuno.




La existencia de editoriales “aficionadas”  (editores que no cobran su trabajo por muy profesional que sea su trabajo) como la vuestra ¿acrecienta aún más este fenómeno?

ET.- No consideramos nuestra editorial como una editorial “aficionada”, desde luego que no estamos de acuerdo en esa parte de la afirmación. En la segunda parte sí, no cobramos o cobramos muy poco porque estamos empezando y los beneficios de los libros dan para lo que dan (cubrir costes y seguir trabajando). Pero es que eso no es nada exclusivo de este sector, conozco a gente que ha montado su propio negocio en campos tan distintos como la veterinaria o el asesoramiento fiscal y tampoco han tenido un camino de rosas en sus inicios. Las prisas no son buenas consejeras.



En esta época de convulsión en la industria cultural: “todo está cambiando para que todo siga siendo lo mismo”. ¿Quién va a asumir el papel de prescriptor que hacía el antiguo editor: el bloguero, los departamentos de marketing, Belén Esteban, el fandom…?

ET.- Actualmente tenemos una cantidad tal de canales de información que veo bastante difícil predecir cuál pesará más en un futuro cercano. Nosotros seguimos confiando en la figura del librero de cabecera que creo que todos hemos tenido y por el que nos hemos dejado aconsejar; no obstante, volvemos al punto de antes: progreso. Hay mucha gente joven que sigue a blogueros y éstos son sus referentes en cuanto a recomendaciones de muchos tipos. ¿Por qué van a ser peores? Indudablemente, el mayor prescriptor que tenemos hoy en día es Internet, donde cada uno busca su hueco y sus referentes. Es completamente normal.



El brutal abaratamiento de la impresión ha permitido la proliferación de microediciones ¿Cuántos ejemplares tenéis que vender para cubrir el coste de impresión? ¿Esperas poder incrementar su número? ¿Para ello tendríais que recurrir a los canales de distribución tradicioneales?



ET.- Actualmente nuestras ediciones son muy cortas, pero esperamos poder ir paulatinamente incrementando las tiradas a medida que el mercado nos vaya conociendo y la demanda así lo permita, aunque siempre depende del libro de que se trate; es algo que tratamos siempre individualmente para cada título en función del autor, las expectativas creadas, la disponibilidad financiera del momento, etc.

En cuanto a la distribución tradicional, ahora mismo ni nos la planteamos, principalmente por los costes asociados. Precisamente por lo limitado de nuestras tiradas, el coste unitario de cada libro es bastante alto y los márgenes con los que trabajan las distribuidoras no son asumibles. Además, de momento estamos consiguiendo con nuestros propios medios entrar en las librerías que más nos interesan, incluidas las principales de género en Madrid y Barcelona.


El futuro ya está aquí



Radio futura en su Enamorado de la moda juvenil, nos avisaba en 1980: El futuro ya está aquí… y parece ser que acertaron: un amor a los productos de las multinacionales.

Ya estamos en el futuro de ayer. Lleváis casi un año editando: Cuéntame cómo os ha ido.

ET- Bueno, en nuestro caso ni un año, llevamos unos ocho meses, somos muy pequeños todavía. Pues no nos va mal del todo; con nuestros más y nuestros menos, seguimos firmes en el camino, que no es poco. Ha habido de todo, momentos inolvidables como el viaje a Barcelona con Miguel Córdoba el pasado noviembre para hacer nuestras primeras presentaciones de libros, que fue una aventura, y otras cosas muy desagradables de las que no vamos a hablar aquí. Pero incluso éstas son positivas, porque el aprendizaje que te aportan es una guía a la que aferrarse en el futuro. Si uno se cae, se levanta, y a seguir currando.




 Fórmula V en su canción Cuéntame (1965) os piden que le contéis como os ha ido; ¿habéis encontrado la felicidad?

¿Era lo que esperabas? ¿Estáis cambiando algo de vuestro planteamiento original? ¿Podréis mantener el ritmo libros editados?

ET.- No era lo que esperábamos: cuando uno se mete en un mundo que conoce sólo tangencialmente hay muchos aspectos que desconoce y para los que, quizás, no estaba preparado. Pero con esto no quiero decir que sea peor o mejor, simplemente que uno no conoce algo en profundidad hasta que lo trabaja día tras día. Lo que conocemos hoy en día, sí, nos gusta.


Varios asistentes a la primera TerMal.


Acabamos de asistir a la primera reunión, la reunión fundacional de TerMal (la Tertulia Malagueña de Ciencia Ficción)

¿Qué futuro le auguras a TerMal: el de la Terbi o el de las otras muchas que  existieron y se perdieron cómo lágrimas en la lluvia?  ¿Asistirás a sus reuniones? ¿En qué podría favorecer a vuestra editorial? ¿Relación simbiótica?

ET.- Nosotros iremos SIEMPRE a la TerMal. Es de las mejores iniciativas que recordamos y nos hace una ilusión enorme haber estado un poco en su nacimiento. El futuro es siempre incierto, pero el empuje que pueda aportar nuestro humilde proyecto y nosotros, personalmente, siempre estará ahí, y creo que hay otros muchos contertulios igual de ilusionados que nosotros, así que contamos con una fuerza colectiva que es maravillosa. A nuestra editorial nos ayudará, como muchas otras cosas, a aprender: nos encanta escuchar a unos y otros, conocer distintas opiniones y debatir diversos temas. Eso es enriquecedor a todos los niveles, personal y profesional.
By PacoMan


Enlace relacionado:

¿Algo se mueve en la Málaga fantástica?

Una entrevista a la editorial: GasMask
*******



by PacoMan 

En 1968 nace. Reside en Málaga desde hace más de tres lustros.

Economista y de vocación docente. En la actualidad, trabaja de Director Técnico.


Aficionado a la Ciencia Ficción desde antes de nacer. Muy de vez en cuando, sube post a su maltratado blog.

Y colabora con el blog de Grupo Li Po

domingo, 15 de mayo de 2016

Simón Bolívar: Este país caerá en manos de tiranuelos, de todos colores y razas

Una carta desde los abismos






 


Estimados Amigos

Hoy les traemos un agudo acercamiento que hace Carlos Yusti a una carta del libertador  Simón Bolívar prudentemente olvidada por nuestra historia escolar.

Deseamos disfruten del texto.


*******



Carlos Yusti


El texto más chirriante de fracaso que he leído es una carta de Simón Bolívar. Mirar a los ojos del fracaso es una experiencia que puede enfrentar a cualquiera al espejo negro de esa condición de precipicio que viaja por las venas como hojas de afeitar.


Simón Bolívar parece nunca pasar de moda. Un conjunto de películas, con sus aciertos y desniveles, lo convierte en un héroe hollywoodense. Amén que durante siglos su nombre le ha servido a cualquier politicastro para darse cierto aire de fashionable profundidad. Su publicitada Carta de Jamaica es pasto de todos los análisis posible. No obstante la carta que en lo personal me resulta excepcional es la que le dirige el 9 de noviembre de 1830 al general Juan José Flores, jefe del Ecuador, un estado desprendido ya de la Gran Colombia. Es una carta sombría y con una carga suprema de negatividad y vencimiento que la hace tan emo y de una actualidad pasmosa.


De niño jamás idealicé a Bolívar. Ni siquiera lo coloqué en un altar a pesar de que mamá tenía su efigie de un colorido kitsch (enmarcada con dos vidrios) junto a sus santos predilectos en un retablo de fe con mucho sincretismo, que exhibía (en figuras de yeso pintado y retratos) lo mejor de nuestro santoral criollo desde la Virgen María, pasando por José Gregorio, san Onofre y María Lionza.


Nunca lo endiosé, pero su vida de batallas, conspiraciones, aventuras y amoríos proyectaba en mi mente una película particular sobre su vida y cuya primera escena era su mirada penetrante analizando un mapa donde se reconocen las montañas andinas. Su idea de cruzar los Andes para sorprender a los realistas es bastante desquiciada. No obstante, su defensa exaltada de tan singular empresa convence a los otros altos militares a su mando. En escenas previas al cruce de las frías montañas se ve (en mi película, claro) cómo una mujer despide con sexo a un asustadizo soldado. Otros juegan a los dados ya sin nada que perder. Otro soldado escribe una carta. Un puñado está alrededor de una fogata narrando en camaradería las anécdotas del Libertador. En flashback se repasa la infancia, la juventud, etc. Luego volvemos a los preparativos del cruce. En el trayecto vemos soldados muertos por el frío, alguno resbala y caevarios metros al abismo, otro es tapiado por un cañón. Se ve a Bolívar envuelto en una manta y en un nuevo flashback vemos otros aspectos de su vida: Manuela Sáenz, Simón Rodríguez, Andrés Bello, el Marqués del Toro, París, etc.


Retomando lo de la carta, el contexto para Bolívar no puede ser más devastador: el sueño de la Gran Colombia se desmorona en un corrillo de subterfugios políticos y toda esa pestilente miseria humana por hacerse con una cuota de poder. Antonio José de Sucre, el gran Mariscal de Ayacucho, ha sido asesinado. Bolívar, apartado del mando, se encuentra en Barranquilla con la soledad de sus demonios y los tormentos de un fin que no se esperaba, él tan amante de los fastos de la gloria. Sus reflexiones son, desde esa orilla de lo amargo, para nada halagüeñas, y en los primeros párrafos escribe:


Ese pueblo está en posesión de la soberanía y hará de ella un saco, o un sayo, si mejor le parece. En esto no hay nada determinado aún, porque los pueblos son como los niños que luego tiran aquello por [lo] que han llorado. Ni Vd. ni yo, ni nadie sabe la voluntad pública. Mañana se matan unos a otros, se dividen y se dejan caer en manos de los más fuertes o más feroces. Esté Vd. cierto, mi querido General, que Vd. y esos jefes del Norte van a ser echados de ese país, a menos que se vuelva Vd. un Francia, aunque esto no basta porque Vd. sabe que todos los revolucionarios de Francia murieron en medio de la matanza de sus enemigos y que muy pocos son los monstruos de esta especie que hayan escapado del puñal o del suplicio.


Bolívar, que conoce a la perfección las malignidades del poder, en otros párrafos de la carta acota:


Vd. sabe que yo he mandado 20 años y de ellos no he sacado más que pocos resultados ciertos: 1) La América es ingobernable para nosotros. 2) El que sirve una revolución ara en el mar. 3) La única cosa que se puede hacer en América es emigrar. 4) Este país caerá infaliblemente en manos de la multitud desenfrenada, para después pasar a tiranuelos casi imperceptibles, de todos colores y razas. 5) Devorados por todos los crímenes y extinguidos por la ferocidad, los europeos no se dignarán conquistarnos. 6) Si fuera posible que una parte del mundo volviera al caos primitivo, éste sería el último período de la América.


En otro aparte de la carta escribe:


Todo el pueblo, la Iglesia y el ejército son afectos al nuevo orden de cosas; no faltan, sin embargo, asesinos, traidores, facciosos y descontentos, cuyo número puede subir a algunos centenares. Desgraciadamente, entre nosotros no pueden nada las masas, algunos ánimos fuertes lo hacen todo y la multitud sigue la audacia sin examinar la justicia o el crimen de los caudillos, mas los abandonan luego al punto que otros más aleves los sorprenden. Esta es la opinión pública y la fuerza nacional de nuestra América.


Si se realizara un tratado filosófico del fracaso esta carta de Bolívar ocuparía un sitial privilegiado, ya que en la misma se examina desde lo crudo el poder, se realiza una radiografía desde su entraña y desde ese vertedero de la política, que va manchando todo de sombras, sangre y corruptela. Bolívar ha cruzado el paramo más inhóspito: el de sentir que todo su esfuerzo ha sido un rotundo fracaso. Todo por lo que luchó a largo de su vida se ha convertido en un esfuerzo inútil. Toda su existencia ha sido vana. En su crepúsculo nada de pompa ni redoble de metales; sólo soledad, silencio y la muerte que no aparece por ningún lado en instante tan aciago.


En sus diarios Kafka escribió: “Nuestra salvación es la muerte, pero no esta”. Bolívar sabía que la muerte se encontraba a pocas millas, que seguía de cerca sus pasos, pero en esa encrucijada de hundimiento tampoco estaba. Bolívar le pide a su destinatario la destrucción de la carta: “Mi carta ya es bastante larga en comparación de la de Vd.; por consiguiente es tiempo de acabar y lo haré rogando a Vd. que rompa esta carta luego que la haya leído, pues sólo por la salud de Vd. la hubiera escrito temiendo siempre que pueda dar en manos de nuestros enemigos y la publiquen con horribles comentarios”.


A veces los demonios que administran el alma de cada hombre escriben aquello que resiste toda esa baba que se llama mesura. Este Bolívar de tufo negrísimo y desengaño también ilumina con una carta escrita desde ese abismo del sueño inconcluso. “El que sirve una revolución ara en el mar”, es una gran frase para una etiqueta del fracaso, sin embargo me gusta una menos tétrica y ausente de poesía como la anotada por el escritor Julio Ramón Ribeyro: “De modo que soy gerente y al mismo tiempo camarero”.


Tomado de Letralia




 *******

A continuación el texto completo de la carta



Barranquilla, 9 de noviembre de 1830

A S. E. el General J. J. Flores

Mi querido General:

He recibido la apreciable carta de V. de Guayaquil, de 10 de septiembre, que ha puesto en mis manos el comisionado de V., Urbina.

No puede V. imaginarse la sorpresa que he tenido al ver que V. se sirve dirigir su atención y destinar expresamente un oficial para venir a responderme y a darme noticia de lo que pasa en el Sur y pasa con V. No esperé nunca que un simple particular fuese objeto de tanta solicitud y benevolencia. V., al dar este paso, ha llenado la medida de su excesiva bondad hacia mí. No puede V. hacer más por lo que hace a la amistad. Con respecto a la patria, V. se conduce como un hombre de estado, obrando siempre conforme a las ideas y a los deseos del pueblo que le ha confiado su suerte. En esta parte cumple V. con los deberes de magistrado y de ciudadano.

No contestaré la carta en cuestión, pues la gran carta la ha traído el señor Urbina: este método es diplomático, prudente y lleva consigo el carácter de la revolución, pues nunca sabemos en qué tiempo vivimos ni con qué gentes; y una voz es muy flexible y se presta a todas las modificaciones que se le quieran dar: esto es política. Urbina me asegura que el deseo del Sur, de acuerdo con la instrucción que ha traído, es terminante con respecto a la independencia de ese país. Hágase la voluntad del Sur; y llene V. sus votos. Ese pueblo está en posesión de la Soberanía y hará de ella un saco, o un sayo, si mejor le parece. En esto no hay nada determinado aún, porque los pueblos son como los niños que luego tiran aquello por que han llorado. Ni V. ni yo, ni nadie sabe la voluntad pública. Mañana se matan unos a otros, se dividen y se dejan caer en manos de los más fuertes o más feroces. Esté V. cierto, mi querido General, que V. y esos Jefes del Norte van a ser echados de ese país, a menos que se vuelva V. un Francia, aunque esto no basta porque V. sabe que todos los revolucionarios de Francia murieron en medio de la matanza de sus enemigos y que muy pocos son los monstruos de esta especie que hayan escapado del puñal o del suplicio. Diré a Vd. de paso y a propósito. Me ha dicho este joven, porque se lo he preguntado, que los grandes destinos del Sur están en manos de los Jefes del Norte. Esto era odioso aun antes de la revolución última, con cuánta más razón no lo llamarán tiránico Desde aquí estoy oyendo a esos ciudadanos que todavía son colonos y pupilos de los forasteros: unos son venezolanos, otros granadinos, otros ingleses, otros peruanos, y quién sabe de qué otras tierras los habrá también. Y después ¡qué hombres! Unos orgullosos, otros déspotas y no falta quien sea también ladrón; todos ignorantes, sin capacidad alguna para administrar. Sí, señor, se lo digo a y. porque lo amo y no quiero que sea V. víctima de esa parcialidad. Advertiré a V. que Rocafuerte ha debido partir para ese país y que este hombre lleva las ideas más siniestras contra V. y contra todos mis amigos. Es capaz de todo y tiene los medios para ello. Es tan ideático que habiendo sido el mejor amigo mío en nuestra tierna juventud y habiéndome admirado hasta que entré en Guayaquil, se ha hecho furioso enemigo mío por los mismos delitos que V. ha cometido. Haberle hecho guerra a La Mar y no ser de Guayaquil, con las demás añadiduras de opiniones y otras cosas. Es el federalista más rabioso que se conoce en el mundo, antimilitar encarnizado y algo de mato. Si ese caballero pone los pies en Guayaquil tendrá V. mucho que sufrir y lo demás, Dios lo sabe. Vendrá La Mar, Olmedo lo idolatra y no ama más que a él. Espere V. pues las consecuencias de estos antecedentes. V. sabe que yo he mandado 20 años y de ellos no he sacado más que pocos resultados ciertos. 1°. La América es ingobernable para nosotros. 2°. El que sirve una revolución ara en el mar. 3°. La única cosa que se puede hacer en América es emigrar. 4°. Este país caerá infaliblemente en manos de la multitud desenfrenada, para después pasar a tiranuelos casi imperceptibles, de todos colores y razas. 5°. Devorados por todos los crímenes y extinguidos por la ferocidad, los europeos no se dignarán conquistarnos. 6°. Sí fuera posible que una parte del mundo volviera al caos- primitivo, este sería el último período de la América.

La primera revolución francesa hizo degollar las Antillas y la segunda causará el mismo efecto en este vasto Continente. La súbita reacción de la ideología exagerada va a llenarnos de cuantos males nos faltaban o más bien los va a completar. V. verá que todo el mundo va a entregarse al torrente de la demagogia y ¡desgraciados de los pueblos! ¡ y desgraciados de los gobiernos!

Mi consejo a V. como amigo es que en cuanto V. se vea próximo a declinar, se precipite V. mismo y deje el puesto con honor y espontáneamente: nadie se muere de hambre en tierra.

Hablaré a V. de Colombia menos extensamente. Este país ha sufrido una Gran Revolución, y marcha sobre un terreno volcánico: como una revolución trae mil y las primeras no se habían apaciguado, la historia de la Ladera está produciendo todavía sus efectos; por supuesto, el Sur del Cauca está en campaña con todas las furias infernales. Río Hacha se levantó, se tomó la ciudad por las tropas del Gobierno, pero los bandidos, acaudillados por Carujo, están infestando el país y hacen daño. El asesino de Carvajal, Moreno, no ha reconocido al Gobierno y distrae con esto a algunos documentos del Gobierno. En el Socorro hubo diferencias entre la ciudad de Vélez y su capital, con este motivo se han roto allí las cabezas. Todo el pueblo, la iglesia y el ejército, son afectos al nuevo orden de cosas, no faltan sin embargo asesinos, traidores, facciosos y descontentos; cuyo número puede subir a algunos centenares. Desgraciadamente, entre nosotros no pueden nada las masas, algunos ánimos fuertes lo hacen todo y la multitud sigue la audacia sin examinar la justicia o el crimen de los caudillos, mas los abandonan luego al punto que otros más aleves los sorprenden. Esta es la opinión pública y la fuerza nacional de nuestra América.

La Administración de Bogotá, presidida por Urdaneta, se conduce con bastante energía y no poca actividad: hay quien quiera más. de la primera, mas ahí está la Constitución, responde Urdaneta. Sin embargo, no dejan de darle sus golpes a menudo, pero con modo, como decía Arismendi. El nuevo General Jiménez ha marchado ya para el Sur con mil quinientos hombres a proteger el Cauca contra los asesinos de la más ilustre víctima: añadiré, como Catón, el anciano: este es mi parecer y el de que se destruya Cartago. Entienda V. por Cartago la guarida de los monstruos del Cauca. Venguemos a Sucre y vénguese V. de esos que [una gran mancha, al parecer de tinta, impide leer la continuación, por espacio de unas treinta o treinta y cinco letras] vénguese en fin a Colombia que poseía a Sucre, al mundo que lo admiraba, a la gloria del ejército y a la santa humanidad impíamente ultrajada en el más inocente de los hombres. Si V. es insensible a este clamor de todo lo que es visible y de todo lo que no es, ha debido V. cambiar mucho de naturaleza.

Los más célebres liberales de Europa han publicado y escrito aquí, que la muerte de Sucre es la mancha más negra y más indeleble de la historia del nuevo mundo y que en el antiguo ‘no había sucedido una cosa semejante en muchos siglos atrás. Toca a V., pues, lavar esta mancha execrable, porque en Pasto encontrará V. la absolución de Colombia y hasta allí no podrá penetrar Jiménez. Los amigos del Norte no exigen a los del Sur sino este sacrificio, o más bien los empeñan a que alcancen este timbre. Hablaré a V., al fin, de mí: he sido nombrado Presidente por toda Nueva Granada, mas no por la guarida de asesinos de Casanare y Popayán; y mientras tanto Urdaneta está desempeñando el Poder Ejecutivo con los Ministros de su elección. Yo no he aceptado este cargo revolucionario porque la elección no es legítima; luego me he enfermado por lo que no he podido servir ni aun de súbdito. En tanto que todo esto pasa así, las elecciones se están verificando conforme a la ley, aunque fuera de tiempo, en algunas partes. Aseguran que tendré muchos votos y puede ser que sea el que saque más y entonces veremos el resultado. V. puede considerar si un hombre que ha sacado de la revolución las anteriores conclusiones por todo fruto tendrá ganas de ahogarse nuevamente después de haber salido del vientre de la ballena: esto es claro.

Mi carta ya es bastante larga en comparación de la de V.; por consiguiente es tiempo de acabar y lo haré rogando a V. que rompa esta carta luego que la haya leído, pues sólo por la salud de V. la hubiera escrito temiendo siempre que pueda dar en manos de nuestros enemigos y la publiquen con horribles comentarios. Acepte V. mientras tanto la seguridad de mi amistad y aún más de mi gratitud por sus antiguas bondades y fidelidad hacia mí y reciba V. por último mi corazón.


SIMÓN BOLÍVAR
 *******

Carlos Yusti en Barcelona, con la estatua de Colon al fondo, al final de la Rambla donde desemboca en el puerto.



Carlos Yusti (Valencia, 1959). Es pintor y escritor. Ha publicado los libros Pocaterra y su mundo (Ediciones de la Secretaría de Cultura de Carabobo, 1991); Vírgenes necias (Fondo Editorial Predios, 1994) y De ciertos peces voladores (1997). En 1996 obtuvo el Premio de Ensayo de la Casa de Cultura “Miguel Ramón Utrera” con el libro Cuaderno de Argonauta. En el 2006 ganó la IV Bienal de Literatura “Antonio Arráiz”, en la categoría Crónica, por su libro Los sapos son príncipes y otras crónicas de ocasión. Como pintor ha realizado 40 exposiciones individuales. Fue el director editorial de las revistas impresas Fauna Urbana y Fauna Nocturna. Colabora con las publicaciones  El correo del Caroní en Guayana y  el Notitarde en Valencia y la revista Rasmia. Coordina la página web de arte y literatura Códice y Arte Literal


 Tomado de Letralia