viernes, 13 de enero de 2017

LA AVENTURA DE LEER



Ilustración de Juamery Sánchez Páez.


Leer es maravilloso, pero explicarle esto a quien no tiene este hábito es muy difícil, es como explicarle a un ciego las cualidades de la luz. Sin embargo, escribo estas líneas con la esperanza que alguien se anime y por la deuda que tengo con las personas que me han preguntado sobre mis descubrimientos.

            Me gustaría tomarlos de la mano y llevarlos a donde he explorado, pero la experiencia es íntima, es como la historia del hombre de sal que se internó en el océano para comprobar si era conmensurable o inconmensurable y al hacerlo se disolvió en él y no pudo narrar su experiencia.

            Me cuesta narrar mis experiencias como lector. Lo más honesto sería dejar la página en blanco pues cualquier cosa que escriba será absurda por la tamaña empresa que pretendo.

            Jorge Luis Borges era un gran viajero y salió poco de su biblioteca. Él podía llegar en un tris a la Grecia de Homero, a la India de Gautama o a épocas venideras y lo traigo a colación porque al hacerlo le rindo tributo.

            Todo el que se interna en un libro halla la invitación a soñar. Soñar es el primer paso. . . el resto depende de nuestra capacidad de concretar lo soñado. Los libros son albaceas de la libertad, con ellos podemos salir de las murallas del espacio y del tiempo.

            La historia del hombre de sal la asocio con la aventura que he seguido desde mi niñez. La asocio porque muchas veces me han preguntado qué encuentro en ella y generalmente respondo con el silencio.

            Hay cosas que no se pueden comunicar con palabras. Por ello cada párrafo que he escrito está parcamente elaborado. Sin embargo, espero dejar al menos un vislumbre de lo que quieren saber.

            El hombre de sal y yo somos en esencia el mismo hombre y vamos con toda la alegría que un alma puede albergar.

Francisco José Aguiar


*******

Francisco José Aguiar. 

San Carlos, Edo. Cojedes, 1985. Narrador, poeta y dramaturgo. Lcdo. en Educación. Mención Castellano y Literatura por la Universidad Nacional Experimental de los Llanos Occidentales Ezequiel Zamora (UNELLEZ). Cursó el Taller de Formación Teatral que auspició la Compañía Nacional de Teatro (CNT) en el 2014. La Revista Memoralia publica el monólogo que se titula La Alcantarilla en el 2015.


 *******

Juamery Sánchez Páez. 

San Carlos, Edo. Cojedes, 1993. Diseñadora. Cursa el último semestre de la Licenciatura de Diseño Gráfico en la Universidad de los Andes (ULA). Es miembro de la Compañía Regional de Teatro de Títeres y Marionetas del Estado Cojedes (CORETETIMACO). En el 2007 participó en el IV Festival de los Muñecos que se realizó en su estado natal. En el 2012 funge como diseñadora de artes gráficas en la obra de teatro El Perseguido. Actualmente realiza pasantías en la Fundación para el Desarrollo Cultural del Estado Mérida (FUNDECEM) en el departamento de literatura y diseño.    


18 comentarios:

  1. Estupendo comentario, comparto esta aventura y el tributo a Borges y como´el, a todos los que nos han enseñado y deleitado con sus letras.

    ResponderEliminar
  2. La vía de escape hacia una creación paralela a la nuestra

    ResponderEliminar
  3. El buen Pancho y la nobleza en sus letras, lindo texto.

    ResponderEliminar
  4. La lectura es un diálogo abierto e inconcluso: Se revisitan páginas entrañables y nunca se es el mismo -al igual que Heráclito bañándose diariamente en el mismo río-, pues descubrimos nuevas aristas e intentamos otros ejercicios de interpretación. Por tal razón Vladimir Nabokov planteaba la importancia capital de la relectura de los grandes clásicos: Cervantes, Dostoievsky, Tolstoi y Balzac, por ejemplo. Recientemente, releí con pasión a uno de los nuestros: Juan Rulfo, desde esa gran novela que es "Pedro Páramo" hasta esas joyas poéticas en prosa que son los cuentos de "El Llano en llamas". Un abrazo y salud, afición lectora!

    ResponderEliminar
  5. Tú lo has dicho, cuando hay una lectura, es difícil trasmitirlo. Se puede dejar algo en tus creaciones literarias. Lo que vas creyendo. Rastros. Tu concepto de las cosas. Lo otro es una magia personalizada, la lectura, es un sentido personal intransferible.

    ResponderEliminar
  6. La lectura es algo así como la vida sin límites de tiempo ni espacio... es una experiencia intensa, tanto que interioriza los acontecimientos dándoles quizá alguna dimensión que a la realidad le falte, de tal forma que pareciéndose a ésta, de ella sólo podemos tratar de narrar nuestro parcial y subjetivo recuerdo al que de inmediato notamos que carece de "algo" esencial que sólo da la experiencia en primera persona. Enhorabuena, "hombre de sal", excelente!!

    ResponderEliminar
  7. Reflexión en palabras exquisitas, demostrando lo maravilloso de la lectura y reflejando la propia en el texto.

    ResponderEliminar
  8. Muy buen articulo genial y muy personal, existen tantas cosas en la vida que no se pueden explicar solamente con palabras, a veces solamente hay q experimentarlo.

    ResponderEliminar
  9. es muy bueno en verdad me gusto mucho porque hay que experimentar para saber que se siente

    ResponderEliminar
  10. el mensaje es muy claro me gusta su forma de expresarse

    ResponderEliminar
  11. Excelente, gracias por compartirlo, leer para mi es gratificante.

    ResponderEliminar
  12. Lo que conversábamos hermano. Talento de exportación tenemos en nuestro nuestro estado. Eres uno de ellos. Excelente nota. Att. Kevin Villegas.

    ResponderEliminar
  13. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  14. Me parece agradable la idea de leer...
    Es una experiencia incomparable y tambien inexplicable..
    No podemos obligar a nadie si no lo quiere hacer, ellos deben darse cuenta solos...
    Pero te sumerges en un mundo de pensamientos....
    Att: Sorelys Querales

    ResponderEliminar