jueves, 6 de agosto de 2020

Rodolfo Izaguirre: José Pulido logra que todos lloremos a la intemperie porque logra despojar al poema del fardo de la literatura y regocijarse con la palabra de todos los días

Unas palabras sobre el libro "Nunca es un artificio el viejo exilio"





RODOLFO IZAGUIRRE

Y UNOS POEMAS

 

 J.P.


La editorial Pavilo fue creada por Iraida Páez y Enrique Viloria. La unión de ambos apellidos sirvió para darle nombre y ahora funciona en España con la serie Manuscritos Madrileños.

Rodolfo Izaguirre. Imagen tomada de Climax.

Hace pocos días, nuestro querido y admirado Rodolfo Izaguirre le escribió a Enrique Viloria esta nota, que a continuación se transcribe:

 

Me veo y me encuentro a mí mismo navegando en los poemas de José Pulido porque he padecido el despiadado peso del poder de los resentidos y me admiro ver a mi mujer Belén enredada en el poema y coincido plenamente con José en que el pensamiento es como un caballo alocado e inmenso. 

José Pulido  logra que todos lloremos a la intemperie porque cada uno de nosotros ha tenido gatos durmiendo en los rincones de la casa y yo supe que mi  hijo Boris cuando decidió marcharse a  España vio al Ávila y le dijo: ¡Ávila, tú te quedas, pero yo me voy!. Es lo que hace ahora Pulido con la poesía literaria: ¡Te quedas, pero yo me voy de tu lado!

 

Una vista de Caracas y el cerro El Ávila


José no solo logra reproducirse en mí sino que consigue algo aún más valioso: despojar al poema del fardo de la literatura y regocijarse con la palabra de todos los días. La poesía realmente valiosa.

 

En este nuevo libro suyo cuenta con un magnífico prólogo y sabias palabras tuyas que hacen de él un libro claro y redondo.

 

¡Lo sé agradecer! Haz un pequeño esfuerzo y dile a José Pulido que lo admiro y respeto cada vez con mayor afecto.

 

Rodolfo

 *******

 Descarga el libro Nunca es un artificio el viejo exilio pulsando aquí.





******* 


José Pulido. Fotografía de Gabriela Pulido Simne


José Pulido:

Poeta, escritor y periodista, nació en Venezuela, el 1° de noviembre de 1945.

Vive en Génova, Italia. 

En 1989 obtuvo el Segundo Premio Miguel Otero Silva de novela, Editorial Planeta. En el 2000 recibió el Premio Municipal de Literatura, Mención Poesía, por su poemario Los Poseídos. Ha publicado cinco poemarios y nueve novelas. Desde el 2018 el Papel Literario de El Nacional creó la Serie José Pulido pregunta y publica las entrevistas que ha realizado a creadores y artistas.


Forma parte de la Antología Por ocho centurias, XXI Encuentro de Poetas Iberoamericanos, Salamanca, España, entre otras. 


*******

Rodolfo Izaguirre. Fotografía de Gaby Oraa. Imagen tomada de Prodavinci.

Rodolfo Izaguirre: Ensayista y crítico cinematográfico venezolano.

miércoles, 5 de agosto de 2020

CON TRAZOS DE SEDA y las Escrituras banales en el siglo XIX




Crónicas del Olvido

CON TRAZOS DE SEDA

(Escrituras banales en el siglo XIX)


1.-
Consulto los tomos 1 y 44 de “El cojo ilustrado” (1892-1915), y entre poemas, relatos breves, líneas costumbristas, adornos agrarios, fotografías, apostillas, dibujos, estadísticas, cursilerías y revelaciones de la época, la moda. Damas antañonas con vestidos de exagerado modelaje. Trajes de cola, floreados, con escotes que muestran parte de los hombros y el cuello, de una elegancia que perturba; abanicos y miradas ensoñadoras, y los peinados que muestran la decencia de las orejas de esas damas, mientras frente a su inmovilidad “La Derniére Rose, Mélodie Irlandise”, en andante cantábile.

Trajes de baile de moire rayado. Trajes de señorita para reunión, de seda y peluche, y al salto, un cuento de Emile Desbeuax titulado “Los por qué de la señorita Susana”, todo un enredo de textos en los que se confunden curvas meteorológicas con una foto del presbítero Daniel Vizcaya. Grabados, partituras para recitación al piano. Y así hasta el cansancio.

Con trazos de seda/ Escrituras banales en el siglo XIX”, de Cecilia Rodríguez Lehmann, libro publicado por Fundavag Ediciones, Caracas, 2013, es un estudio dedicado a la cultura de la moda, a esa cultura que prevaleció en el siglo XIX en Venezuela, en el que habia mucha escritura, muchas imágenes que dejaron en las mujeres y hombres de la época una marca que sigue siendo –para la nostalgia de algunos- pasión en viejos folletines, novelas y tradiciones escénicas. Ese siglo fue muy teatral. Muy para el daguerrotipo y la fotografía. La pose amanerada tanto de hombres como de mujeres.

Nuestra autora se concentra en “El campo literario y el miedo a lo banal”, “El dominio del cuerpo y el proyecto nacional”, “Los figurines de moda” y “Guzmán Blanco y un opulento festín”.

El volumen cuenta con imágenes tomadas de las antiguas revistas de moda. Figuran varios periódicos, entre ellos: El Nacional (1835), El Liberal (1837-1844), El Entreacto (1843), El Ensayo Literario (1873), El Zancudo (1876), El Álbum (1845), La Biblioteca del Hogar (1875), tantos que, junto a una larga bibliografía, sirvieron para la elaboración de este libro de Rodríguez Lehmann.

2.-

Lo banal, lo trivial, lo cursi, lo que pasaba por el ojo diario de quienes vivieron esa época. También para quienes escribían y retrataban a sus personajes ataviados con esos trajes y esa manera de ser, de caminar, de concebir la existencia desde la apariencia, desde lo visible.

En la Introducción, nuestra autora señala: “Lo “banal”, lo “frívolo”, lo “superfluo”, son términos que no solemos asociar con el campo literario latinoamericano del siglo XIX, especialmente con su primera mitad. La preeminencia del discurso político parecía poco cónsona con formas más pueriles de la escritura. De allí que la frivolidad pudiera surgir como un tema de reflexión y de estudio –la mayoría de las veces ligado a la censura-, pero no como un lugar donde moverse con comodidad”.

De modo que era un tema tabú. Y sigue siéndolo en algunas escrituras conservadoras. Se le temía a esa suerte de portada de trajes y hasta de la manera de mover el cuerpo, usar las palabras de una sociedad cerrada que era vista con sospecha y hasta burlada con sonrisas enmascaradas. 

Por supuesto, las herramientas usadas para esta escritura estuvieron en el periodismo de aquellos días, en una prensa cercana más a los modales de una burguesía pudorosa sometida por el corsé de las costumbres metropolitanas. 


Cecilia Rodríguez Lehmann.


3.-

La política no podía faltar. Se advertía el modo de ser vestido en los festines de la casa de gobierno. Armatostes de tela, de seda. Armadores y hasta traseros de alambre para darle forma de cola de pájaro a las demás de alcurnia. Todo un teatro que develaba una sociedad prefabricada. Una sociedad escenográfica, pretendidamente impostada. 

Cuerpo y vestido, moda y espíritu. El devaneo, el sesgo de la mirada, el ojo sobre el hombro. La manera de respirar el atuendo. Todo un escenario en el que se movían el país y su política, el poder disfrazado. 

Un estudio completo digno de ser tomado en cuenta por quienes no sólo investigan la historia nacional, sino también para quienes desean entender el espíritu de aquel país, de aquellos venezolanos. Un país de seda, de cotillón, de abanico, de altos peinados, de lazos sobre la nuca. Un país traído desde Europa que fue –con el tiempo- desnudándose, hasta estos días de franela, escotes vibrantes, tetas y nalgas de implantes y la procacidad de quien camina con la generosidad de sus carnes. Pero también, con la piel tatuada como un traje permanente.





*******

Alberto Hernández. Fotografía de Alberto H. Cobo.


Alberto Hernández, es poeta, narrador y periodista, Fue secretario de redacción del diario El Periodiquito. Es egresado del Pedagógico de Maracay con estudios de postgrado de Literatura Latinoamericana en la Universidad Simón Bolívar. Es fundador de la revista literaria Umbra y colabora además en revistas y periódicos nacionales y extranjeros. Ha publicado un importante número de poemarios: La mofa del musgo (1980), Última instancia (1985) ; Párpado de insolación (1989),  Ojos de afuera (1989) ganadora del 1r Premio del II Concurso Literario Ipasme; Nortes ( 1991), ; Intentos y el exilio(1996), libro ganador del Premio II Bienal Nueva Esparta; Bestias de superficie (1998) premio de Poesía del Ateneo de El Tigre y diario Antorcha 1992 y traducido al idioma árabe por Abdul Zagbour en 2005; Poética del desatino (2001); En boca ajena. Antología poética 1980-2001 (México, 2001);Tierra de la que soy, Universidad de Nueva York (2002). Nortes/ Norths (Universidad de Nueva York, 2002); El poema de la ciudad (2003). Ha escrito también cuentos como Fragmentos de la misma memoria (1994); Cortoletraje (1999) y Virginidades y otros desafíos.  (Universidad de Nueva York, 2000); cuenta también con libros de ensayo literario y crónicas. Publica un blog llamado Puertas de Gallina. Parte de su obra ha sido traducida al árabe, italiano, portugués e inglés. 

martes, 4 de agosto de 2020

MARILYN ENFERMA porJosé Pulido



Norma Jeane Baker (nacida como Norma Jeane Mortenson; Los Ángeles, California, 1 de junio de 1926-ib., 4 de agosto de 1962), más conocida como Marilyn Monroe


Este poema es del 2017 y lo repito hoy como un homenaje humilde a la bella conocida desconocida que alteró nuestra adolescencia con sus almanaques y sus películas. La sigo adorando sin ninguna originalidad, por el solo hecho de ser la más femenina de las mujeres y un maltratado símbolo.


Norma Jeane Baker en 1946.


MARILYN ENFERMA


Las enfermedades son la búsqueda terrible de uno mismo
no puedes realizar pruebas de filosofía sin perder los dientes
poco sabrás de tu alma si no se te ha dormido la mitad del cuerpo
te volverás territorio de tu propia aventura
cuando te embosque un cáncer y asalte tus entrañas
el día menos pensado

el día menos pensado
es cuando sientes la caricia de una alegría inubicable
o cuando no tienes que hacer ninguna diligencia burocrática
y hay un enigma bellamente a salvo

Las enfermedades sufridas por todos los seres
compartidas por animales y plantas
transmitidas por el hombre
y por el zumo vengativo que dejaron las estrellas
fueron olvidadas incluyendo a Sodoma y Gomorra,
Hiroshima y Nagasaki
porque resultó verdaderamente fatídico
que falleciera Marilyn
el día menos pensado
sin una clara percepción de su tormento

la enfermedad es un distintivo
¿era una invalidez su belleza?
¿eran infecciosos sus sueños?
De su boca mortífera joya afrutada
los hombres deseaban el sabor y no las palabras

estaba afiebrada con el deseo de ser maravillosa
y que eso no tuviera nada que ver
con su impetuosa sinfonía de músculos y lágrimas

Su boca mortífera joya afrutada cantaba
violín encerrado en las grutas de Mahler

“En Hollywood te pagan
mil dólares por un beso
y cincuenta centavos por tu alma.
Lo sé porque rechacé con frecuencia
la primera propuesta
y demasiadas veces acepté la segunda”.

Los hombres que la amaron y soñaron
se dedicaron a morir o a matar
y los que quedan aún están en eso

quienes tuvieron cercanía con su piel desaparecieron
el olvido ha caído sobre ella
también la luz se cubre de hongos y miseria

El tiempo corroe los adoquines
el asfalto y las escaleras
su rostro solo es visible en lo corroído

los ojos del tiempo son de mármol
y tienen cataratas

El tiempo llora piedras y nunca se va a detener
llora porque no pudo envejecer a Marilyn

Y en cambio mi jubiloso corazón inocente
de los años cincuenta
ha envejecido con ella por dentro
ella caminando en mis abismos con todas sus pulseras


José Pulido



*******


José Pulido. Fotografía de Gabriela Pulido Simne



José Pulido:

Poeta, escritor y periodista, nació en Venezuela, el 1° de noviembre de 1945.

Vive en Génova, Italia. 

En 1989 obtuvo el Segundo Premio Miguel Otero Silva de novela, Editorial Planeta. En el 2000 recibió el Premio Municipal de Literatura, Mención Poesía, por su poemario Los Poseídos. Ha publicado cinco poemarios y nueve novelas. Desde el 2018 el Papel Literario de El Nacional creó la Serie José Pulido pregunta y publica las entrevistas que ha realizado a creadores y artistas.

(Ha fundado y dirigido varios suplementos y revistas de literatura. Si se requiere información detallada sobre estas publicaciones, favor solicitarla a este  correo: jipulido777@gmail.com)

Forma parte de la Antología Por ocho centurias, XXI Encuentro de Poetas Iberoamericanos, Salamanca, España, entre otras. Ha sido invitado a festivales en Irak, Colombia, Brasil, Chile, España y Génova. Participó, en 2012, como invitado de los Encuentros de Poetas Iberoamericanos que se celebran en Salamanca. En el 2018 y en el 2019 invitado al Festival Internacional de Poesía de Génova. 

Publicaciones más recientes:

El puente es la palabra. Antología de poetas venezolanos en la diáspora.

Compilación: Kira Kariakin y Eleonora Requena, para Caritas.

Poeti Uniti per il Venezuela, Parole di Libertà  (Poetas Unidos por Venezuela, Palabras de Libertad) publicado por Borella Edizioni, evento respaldado por la Associazione culturale Orquidea de Venezuela, con sede en Milán.

Poemario Heridas espaciales y mermelada casera editado por Barralibro Editores.



LOS ANTIHÉROES por Pedro Berroeta



Marisela Berti y Gustavo Rodríguez en una escena de la telenovela Boves, el Urogallo de 1974. Imagen tomada de Mundo Parnasiano.



LOS ANTIHÉROES

Pedro Berroeta

Pienso que sería útil para todos nosotros el que nuestros expertos en almas y sociedades estudiaran las causas de un fenómeno, para mí, inquietante: el embobamiento de tantos venezolanos antes las figuras de tres antihéroes de nuestra historia, puestos a andar últimamente: Boves, Juan Vicente Gómez y Cipriano Castro.

Portada de la novela Bóves, el Urogallo de Francisco Herrera Luque


Al principio pensé yo que era un hecho positivo: comenzábamos a descubrir nuestra historia, a interesarnos no tanto por lo que hicieron los grandes y pequeños creadores de otras naciones, sino por los que configuraron nuestro pasado y determinaron así mucho de lo que hoy estamos viviendo.



Me figuraba que, al fin, estábamos saliendo de la acaramelada historia oficial cocinada con un poco de los hechos coloniales y un mucho de un Bolívar puesto tan lejos de nosotros, tan perfecto e inaccesible, que constituía para cada venezolano la permanente frustración de ser compatriota no de un hombre grande sino de un dios.

Ese concepto de la historia que nos venía apabullando con su solemnidad y su ristra de fechas y acontecimientos heroicos, se abría finalmente -me alegraba yo- ante el acercamiento humano hacia el pasado. Veríamos un nuevo enfoque, una interpretación cabal despojada de retórica que nos haría sentir no como herederos indignos de hazañas homéricas, sino como sucesores de hombres y mujeres que vivieron su tiempo plenamente, grande o mezquinamente, para el mármol o para el barro; venezolanos que nos precedieron, pero cuya magnitud histórica no dejaba de ser humana, alcanzable y comprensible.

José Tomás Boves. Imagen tomada de Wikipedia.

Pero, ¿por qué lo escogido y lo que sacude es la figura de un Boves a quien nadie puede borrar su crueldad vesánica, su sadismo sin piedad, su ánimo de destruir por la destrucción misma? ¿Por qué fascina ese bandido, precursor en el tiempo y la sevicia de los Hitler y Himmler de nuestra época?

De izquierda a derecha Cipriano Castro y Juan Vicente Gómez. Imagen tomada de Pinterest.



¿Por qué Juan Vicente Gómez surge de pronto bajo la imagen de un padre protector, dispensador de paz, alumbrador de nostalgias, cuando aún viven quienes en La Rotunda sufrieron y es apenas cosa de ayer el horror de su dictadura feroz?


Elenco de la telenovela Gómez producida por RCTV, este canal fue clausurado por Hugo Chávez en el 2006,en 1980. 
De izquierda a derecha: Gustavo Rodríguez (en el papel del general Santos Matute Gómez, primo hermano de Juan Vicente Gómez, con quien se había criado); Doris Wells (Margarita Torres Bello, hija de Dionisia, prometida de Santos); Rosita Vásquez (Dolores Amelia Núñez de Cáceres Marrero, segunda concubina de Gómez); Miguel Ángel Landa (general Juancho Gómez, Vicepresidente del gobierno, hermano del dictador, candidato a suceder a Gómez, moriría asesinado en el Palacio de Miraflores, en 1923); Rafael Briceño (general Juan Vicente Gómez); Carlos Olivier (general José Vicente Gómez, Vicentico, también Vicepresidente, hijo de Juan Vicente y Dionisia Bello, quien se creía llamado a ser el sucesor natural); María Eugenia Domínguez (Josefina Revenga Sosa, esposa de José Vicente) y María Teresa Acosta (Dionisia Bello, conocida como la primera concubina de Gómez).
Imagen y pie de foto tomada de Prodavinci.



¿Por qué Cipriano Castro? ¿O es que, acaso, una simple proclama ni siquiera redactada por él, pudo hacer olvidar lo que significó para el pueblo venezolano?


Recordando lo escrito hace veinte años por Alejo Carpentier, en este mismo periódico, sobre la reacción de los "poetas malditos" franceses contra la sociedad burguesa que los aplastaba, yo me pregunto -inquieto- si la fascinación actual por los antihéroes, por los destructores, por los malvados, no obedece a un peligroso desencanto del pueblo venezolano ante los beneficios de la libertad y la democracia.
YO ME PREGUNTO SI EL SUBCONSCIENTE COLECTIVO DE NUESTRA GENTE NO NOS ESTÁ DANDO UNA SEÑAL DE ALERTA QUE SERÍA BUENO OÍR A TIEMPO, ANTES DE QUE SEA TARDE, ANTES DE QUE UN NUEVO BOVES, O CASTRO, O GÓMEZ ACUDA AL TRÁGICO LLAMADO Y NOS ENCADENE POR CUARTA VEZ EN ESTE SIGLO.

Pedro Berroeta



Nota de Alberto Amengual Sosa: la predicción se cumplió, no en el siglo XX sino en éste, el siglo XXI. Para desgracia nuestra.

Cuerpo C

EL NACIONAL: 05-12-1975.

Transcrito por Alberto Amengual Sosa




sábado, 1 de agosto de 2020

Gabriel García Márquez: A mí me parece que tú no vas a entender un coño de esa vaina.

Una entrevista de José Pulido.





Gabriel García Márquez y Vasco Szinetar. 1 de enero de 1982.


Gabriel García Márquez:

Hay una elite intelectual que considera imposible popularizar la literatura.



José Pulido

En el epicentro de una ventolera de playa, se desarrollaba uno de los tantos congresos de escritores que organizaban en La Habana. Gabriel García Márquez era el imán que atraía a periodistas de varios continentes, pero ninguno había logrado entrevistarlo. Como vieron que yo andaba con Miguel Otero Silva y el Gabo se la pasaba hablando con él, un entreverado grupo de periodistas latinoamericanos, españoles y franceses me insistió: “¿por qué no le haces unas preguntas y las compartes con nosotros?”. Yo no cargaba grabador. Sólo una pequeña libreta. Un rato después me acerqué a Gabriel García Márquez y Miguel Otero, quienes tomaban café negro y hablaban de todo menos de literatura. Le dije al Gabo, tratando de no parecer irrespetuoso “Si usted no me permite aunque sea un entrevista pequeñita, el dueño de El Nacional, que usted conoce muy bien, me va a mandar de regreso a Caracas”. Miguel Otero asintió poniendo cara de jefe terrible, tornándose cómplice de mi planteamiento. Y así comenzó la primera entrevista que le hice a Gabriel García Márquez. Luego, gracias también a ese otro escritor fabuloso que era Otero Silva, sostuve otras emocionadas y desatinadas conversaciones con el autor de Cien años de soledad y todos los demás títulos que nadie ignora.


La entrevista

El primer lote de mil ejemplares de Crónica de una muerte anunciada puesta a la venta por Casa de las Américas, se vendió en La Habana en menos de dos horas.

Gabriel García Márquez firmó más de doscientos de esos ejemplares, mientras conversaba con viejos conocidos, de los que tuvieron el privilegio de ser sus amigos cuando era un pendejo que nadie quería entrevistar.




Eso ocurría en La Habana, durante los primeros días de septiembre de 1981. En una mesita apartada, García Márquez habla con Otero Silva sobre sus días de pesca con Fidel Castro y otros cubanos y se recrea explicando por qué es un furibundo admirador de Hemingway.

-Hemingway me dio los mejores consejos que me han dado para escribir –dice el Gabo.

-Me enseñó que la obra literaria es como un iceberg, del cual sólo se ve una octava parte de su volumen, pero lo que sustenta lo visible son las siete partes que están bajo el agua... Me enseñó que muchos escritores se rompen la cabeza tratando de hacer diálogos que se parezcan a la vida real, porque no saben que los diálogos en la literatura sólo son reales cuando son literarios.

Gabriel García Márquez, Fidel Castro y Fernando Birri.Fotografía de Adalberto Roque.
Tomada de Programa Ibermedia.


Vestido con bragas de mecánico y con las canas cenicientas ganándole terreno a los cabellos negros, García Márquez trata de zafarse de la firma de libros y de las entrevistas: “¿Para El Nacional? ¿Por qué no le dices a Otero Silva que me pague la entrevista?, fíjate que en Moscú me las pagan”, bromea.

Insistiendo en que es un hemingwayano, García Márquez enfatiza: “Hemingway me enseñó también que se puede hacer una literatura revolucionaria sin necesidad de pregonarlo en la misma literatura”.

Se levanta con ganas de alejarse. Está reacio a cualquier entrevista, pero accede a responder porque es como una conversación y no aparece a la vista ningún grabador. Sin embargo, desconfía de la libreta y apunta:

-Tú no vas a entender nada de lo que estás escribiendo ahí...

El dictador cubano Fidel Castro, Gabriel García Márquez y su agente literaria Carmen Balcells en La Habana. Tomada de El País.


-¿Exactamente cuántos ejemplares se han vendido de Crónica de una muerte anunciada hasta ahora? ¿es cierto que será llevada al cine?- (preguntas desesperadas).

-En español se han vendido dos millones de ejemplares... ¿Me preguntaste si la iban a llevar al cine?. Esa es una manía de los cineastas, pero hasta ahora no hay nada en concreto... es una manía perfectamente válida, por lo demás.

-¿A qué se debe el éxito de su último libro?. Se ha dicho que está “hinchado” con letras grandes, que no es en realidad una novela. (Pregunta de novato patán).

El Gabo despliega su bigote de taxista, también harto ceniciento, cuando sonríe ante lo que seguramente ha sido una crítica permanente, respecto a “Crónica de una muerte anunciada. (Si la letra es chiquita la gente se queja. Si es grande, se queja igual).

-La Crónica está en la calle, con los cigarrillos, frente a los cines, en los estadios y los quioscos, con un precio bajo. Y la letra es grande para que la lean personas que carecen del hábito de la lectura. Yo sostengo que la literatura sí le interesa a la gente... Hay quienes se inhiben de ir a las librerías, que son como templos y cuando ven un libro así en la calle lo compran.

-Si uno se echa a la calle y escribe para muchos lectores, entonces el resultado es ese: dos millones de ejemplares vendidos en español –añade García Márquez.

Mercedes Barcha, esposa del Gabo,  Fidel Castro y Gabriel García Márquez, hacia 1985.
Fotografía de Rodrigo Castaño.
Tomada de Programa Ibermedia.



Está que se va, como si le hubieran soltado las amarras, pero continúa hablando:

-Esa es la eterna lucha entre la buena y la mala literatura: disputar el mercado.

El viento entra con fuerza por un ventanal abierto, da vueltas entre cortinas y se lleva varias servilletas de las mesas como bailando un vals de Strauss. Un segundo después se ha ido. El Gabo parece recordar que no desea ser entrevistado. Pero tiene ganas de decir algo y quizá el periodista que tiene por dentro le ha hecho una pregunta.

-Hay un pequeño grupo de intelectuales de élite que considera imposible popularizar la literatura. Yo creo que lo malo es hacer concesiones para ensanchar ese mercado, pero uno no debe renunciar a estar en la onda popular... Yo estoy en esa onda...

En el Encuentro de Intelectuales, García Márquez fue el escritor más asediado y besado por las damas. A cada rato interrumpían la entrevista para abrazarlo y mancharle la cara con boquitas y bocotas de rouge. Olía a varias y distintas fragancias femeninas.

-En Europa hubo una edición “pirata” de la Crónica… y dicen que se agotó. ¿Eso es cierto?

García Márquez se ríe verdaderamente divertido por eso: “Yo soy partidario de los editores piratas porque gano lectores, que es lo que más le interesa a un escritor cuando ya tiene dinero con qué comer. Quien pierde es el editor legítimo”.

Se le pregunta respecto al comité de los siete que respaldaría la proyección cultural francesa, en la búsqueda de una estrecha relación con los pueblos latinoamericanos, y responde que a su juicio este organismo funcionará con mayor agilidad que otros.

-No será oficial, se mantendrá autónomo. Se reunirá cada año y tendrá un secretario general. Yo espero quedar en ese comité: es el sueño de mi vida.

Fidel Castro y Gabriel García Márquez, hacia 1985, portada del libro 'Gabo y Fidel. El paisaje de una amistad', de Ángel Esteban y Stéphanie Panichelli. Fotografía de Rodrigo Castaño.




-¿Qué ha pasado con la demanda de los personajes de la Crónica…?

El Gabo parece estar a punto de decir “no me preguntes eso”, pero comenta, desganado, que la demanda es contra unos periodistas.

 - Yo no tengo nada que ver con eso –especifica.



Ahora sí se distancia, no hay posibilidad de tirarle el anzuelo de otra interrogante, pero, sin embargo, antes de alejarse con su paso rápido, se asoma a la libreta de apuntes como un niño que desea ver lo que hierve en una olla y repite su comentario inicial, aderezado ahora con unas cuantas obscenidades de Aracataca:

-A mí me parece que tú no vas a entender un coño de esa vaina.


*******


José Pulido. Fotografía de Gabriela Pulido Simne



José Pulido:

Poeta, escritor y periodista, nació en Venezuela, el 1° de noviembre de 1945.

Vive en Génova, Italia. 

En 1989 obtuvo el Segundo Premio Miguel Otero Silva de novela, Editorial Planeta. En el 2000 recibió el Premio Municipal de Literatura, Mención Poesía, por su poemario Los Poseídos. Ha publicado cinco poemarios y nueve novelas. Desde el 2018 el Papel Literario de El Nacional creó la Serie José Pulido pregunta y publica las entrevistas que ha realizado a creadores y artistas.

(Ha fundado y dirigido varios suplementos y revistas de literatura. Si se requiere información detallada sobre estas publicaciones, favor solicitarla a este  correo: jipulido777@gmail.com)

Forma parte de la Antología Por ocho centurias, XXI Encuentro de Poetas Iberoamericanos, Salamanca, España, entre otras. Ha sido invitado a festivales en Irak, Colombia, Brasil, Chile, España y Génova. Participó, en 2012, como invitado de los Encuentros de Poetas Iberoamericanos que se celebran en Salamanca. En el 2018 y en el 2019 invitado al Festival Internacional de Poesía de Génova. 

Publicaciones más recientes:

El puente es la palabra. Antología de poetas venezolanos en la diáspora.

Compilación: Kira Kariakin y Eleonora Requena, para Caritas.

Poeti Uniti per il Venezuela, Parole di Libertà  (Poetas Unidos por Venezuela, Palabras de Libertad) publicado por Borella Edizioni, evento respaldado por la Associazione culturale Orquidea de Venezuela, con sede en Milán.

Poemario Heridas espaciales y mermelada casera editado por Barralibro Editores.