lunes, 17 de diciembre de 2012

Los Salmos de color canela

Un acercamiento al libro "Salmos compulsivos" de José Carlos De Nóbrega








En una época donde la existencia del libro tradicional es cuestionada, y en una región donde la producción editorial de esas casas generadoras de saber, llamadas universidades, se reduce a una larga procesión de manuales. Es sabroso enterarse de la publicación de un libro que no sea un manual o un libro de texto. Estamos hablando de la publicación en Valencia de Salmos Compulsivos, la más reciente producción, del ensayista José Carlos De Nóbrega.


De Nóbrega es uno de los escritores habituales de Valencia. Uno de los pocos que no viven pendientes de la farándula cultural local. Y desde su castillo, recuerden que el hogar de un hombre es su castillo, en La Florida (hablamos de una zona populosa al sur de la ciudad no de la sucursal de Cuba) a la vieja usanza del escritor francés Miguel de Montaigne se dedica, cual discípulo del monje irlandés san Columbano, a golpear el papel en un diálogo en blanco y negro.

san Columbano


Salmos Compulsivos consta de 22 ensayos y en ellos se nota la voluntad de fertilizar el género. Porque a pesar de llevar la clásica estructura con citas y bibliografía utilizada, se busca quebrar ese tan descafeinado lenguaje académico. El lenguaje usado busca ser claro y es salpicado constantemente de referencias a la cultura popular con la intención de lograr tender un amplio puente entre el lector y el autor. Un puente tan espacioso que podría incluir la línea faltante del metro de Valencia.


El libro posee ciertas características que lo hacen resaltar sobre otros de temática similar; sobre todo por la pasión y el cariño que pone al acercarse a los diversos aspectos que toca a lo largo de sus 114 páginas. Aquí podrán ver como el autor se aproxima a la obra de sus amigos que comparten la patología de plasmar sus pensamientos sobre el papel. Un hecho más que extraño en un país donde mostrar admiración por el trabajo ajeno es un defecto que se paga caro.

Rufino Blanco Fombona


Al hojear sus páginas podrán percibir la búsqueda del autor de esos vasos comunicantes entre la literatura local y la mejor literatura mundial. Una demostración evidente del alto valor que De Nóbrega les da a los autores locales. No olvidemos que lo que narraba ese cuentacuentos ciego, que iba de plaza en plaza por la Grecia de antes, era literatura local que devino en universal y, para muchos, en consuetudinario martirio en los salones de clase. Desfilan aquí en una espaciosa pasarela: Rufino Blanco Fombona, Guillermo Meneses, Enrique Bernardo Nuñez, Andrés Mariño Palacio, Francisco Massianni, Eduardo Liendo, Orlando Chirinos, Pedro Tellez, Slacko Zupcip junto a Leon Tolstoi, Joseph Conrad, Manuel Puig, Juan Rulfo, José Ortega y Gasset, Elías Canetti y Mijail Bajtin.


El libro tiene un aroma de magazine, palabra derivada de mahazin. Plural de la palabra árabe mazhan que daría origen a la española almacén. Esta publicación es un granero de textos de diversas texturas y olores que favorecen la digestión visual del lector. En definitiva es un libro de mestiza condición.

José Carlos De Nóbrega. Fotografia de Andrés Cerceau



La etimología de la palabra magazine junto con el pardo diseño de portada, que muestra las fotografías del sepelio del padre de José Carlos y de una bella violinista (la autoría de esta última es del fotógrafo valenciano Yuri Valecillo) me hicieron recordar al escritor polaco BrunoSchulz y sus Tiendas de color canela. Un autor dedicado a mostrar el mundo donde se desenvolvían su padre, familiares y amigos. Afición compartida por el artífice de Salmos Compulsivos que en este libro se sumerge en las entrañas de su familia literaria.


De Nóbrega, que se proclama anarco-trotskista y según comentarios de un cercano amigo también es anarco-teísta, no ha percibido la profunda condición judeocristiana de su libro. Condición más que evidente al escoger como título de su obra la palabra salmos. Un género dedicado a plasmar la conversación entre Dios y los hombres. Salmos traduce la palabra hebrea tehilim: alabanzas y deriva de psallo: pulsar cuerdas. Lo judaico también se percibe al utilizar términos como Diáspora, Jesús y Judas. Y se reafirma al constatar que en la segunda parte del libro se hace un acercamiento a dos creadores pertenecientes a la comunidad judía como son la fotógrafa Diane Arbus y el escritor Elías Canetti.


En Salmos Compulsivos fluye un subterráneo manantial ruso que se manifiesta inicialmente con el apoyo en León Tolstoi, pequeño afluente que se convierte en río al finalizar el libro con el ensayo dedicado a Mijail Bajtin. Tolstoi y Bajtin, dos aristócratas rusos viejos y católicos ortodoxos que cabalgan en un bosque de maravillas tropicales.

Guillermo de Baskerville

Les invito a que se adentren en este libro y que descubran qué busca José Carlos De Nóbrega. Es toda una aventura digna de seguir en los laberintos de las palabras. Como si fuésemos ese personaje del escritor italiano Umberto Eco: Guillermo de Baskerville. Muchos no han leído el libro de residencia de dicho personaje pero seguramente habrán visto la película El Nombre de la Rosa y quizás recuerden más al actor Sean Connery que al personaje que interpretó. Pero volviendo a los Salmos Compulsivos y a los laberintos de palabras, ustedes con un poco de suerte no morirán en el intento y lograrán descifrar el enigma de este libro.


Para cerrar con sincronicidad le diremos que la tipografía usada para la composición de los Salmos Compulsivos fue la Baskerville clásica.




Post scriptum.


Esta es la transcripción de una breve nota preparada para la presentación del libro Salmos Compulsivos en el Instituto Universitario Tecnológico Valencia. La audiencia conformada por estudiantes de ingeniería escuchó estoicamente las presentaciones de todo el panel presente. A la hora de la jornada de preguntas estas brillaron por su ausencia. Pero la jornada fue salvada por una puñalada de sinceridad. Los estudiantes presentes actuando con sabiduría y simplicidad dijeron que no conocían ninguno de los personajes que nombramos. Quizás ni conocían al autor de Salmos Compulsivos. Es todo un ejercicio de prospectiva imaginar qué pasaba por sus mentes cuando hablamos de literatura. Pero no todo estuvo perdido: Al menos les interesó la etimología de la palabra magazine. Eso es el primer paso para otra nueva aventura. Arriésguense y acompáñenos.



Richard Montenegro Caricote



Pueden leer o descargar el libro Salmos compulsivos pulsando aquí




*******






Richard MontenegroPerteneció a la redacción de las revistas Nostromo y Ojos de perro azul; también fue parte de la plantilla de la revista universitaria de cultura Zona Tórrida de la Universidad de Carabobo. Es colaborador del blog del Grupo Li Po: http://grupolipo.blogspot.com/. Es autor del libro 13 fábulas y otros relatos, publicado por la editorial El Perro y la Rana en 2007 y 2008; es coautor de Antología terrorista del Grupo Li Po publicada por la misma editorial en 2008 , en 2014 del ebook Mundos: Dos años de Ficción Científica y en 2015 del ebook Tres años caminando juntos ambos libros editados por el Portal Ficción Científica. Sus crónicas y relatos han aparecido en publicaciones periódicas venezolanas tales como: el semanario Tiempo Universitario de la Universidad de Carabobo, la revista Letra Inversa del diario Notitarde, El Venezolano, Diario de Guayana y en el diario Ultimas Noticias Gran Valencia; en las revistas electrónicas hispanas Alfa Eridiani, Valinor y Gibralfaro, Revista de Creación Literaria y de Humanidades de la Universidad de Málaga y en portales o páginas web como la española Ficción Científica, la venezolana-argentina Escribarte y la colombiana Cosmocápsula.




2 comentarios:

  1. Estimado Richard: Te agradezco la publicación de esta entrada. Sobre todo la generosidad de disponer para tus internautas la primera versión del libro, publicada por Letralia hace años. Un abrazo solidario.

    ResponderEliminar
  2. gracias Richard por esta presentacion; interesantes referencias a gigantes de la literatura mondial: Tolstoi, Eco, Montaigne y sobre todo Bakhtin autor de la teoria del dialogismo o intertextualidad en su obra literatura carnavalesca.
    Entrada tambien escrita con buen sabor y buen gusto no culinario sino literario aunque los terminos propios al mundo culinario atraviesan el texto de principio a fin.
    Dan ganas de leer a De Nobrega y sus Salmos Compulsivos, gracias por atraer nuestra atencion a este autor.

    ResponderEliminar