sábado, 18 de agosto de 2012

Catástrofe cultural en Siria:

El conflicto provoca la destrucción del patrimonio histórico del país



Foto: Casas de época romana destruidas en Bosra. Esta ciudad es conocida por el buen estado de preservación en el que se encuentran muchos de sus elementos arquitectónicos de épocas romana, bizantina e islámica.




El patrimonio histórico sirio está sufriendo serios daños a causa del conflicto creado por la brutal represión del régimen de Bashar al-Assad. Monumentos, cascos históricos, yacimientos arqueológicos, museos y lugares de culto son objeto de destrucción y de degradación a causa de las acciones armadas y del caos en el que se está precipitando el país por la negativa del dictador a abandonar el poder. Las destrucciones se vienen constatando desde el 15 de marzo de 2011.
Fuente: Rodrigo Martín Galán. Bruselas. Doctor en Arqueología del Próximo Oriente con experiencia en Siria, experto en temas de innovación e investigación y miembro de la plataforma Patrimonio Arqueológico Sirio en Peligro. Publicado en Passim Blog.com, 20 de junio de 2012


******* 

 Monumentos de primera importancia, como el Crac de los Caballeros, uno de los castillos cruzados mejor preservados del mundo, la ciudad greco-romana de Apamea, Palmira, y un número significativo de tels (colinas características de los paisajes orientales que encierran yacimientos arqueológicos), han sufrido deterioros de diversa consideración.


Foto: Escuela ortodoxa de al-Ghassaniya (época Otomana, finales siglo XIX)
Numerosos son los factores que influyen en esta situación. Entre ellos podemos citar las destrucciones causadas directamente por el ejército del régimen con sus bombardeos; las excavaciones y modificaciones de lugares arqueológicos por parte de los soldados que cavan trincheras y refugios; y las excavaciones ilegales, con consiguiente robo de patrimonio, realizadas por bandas de traficantes al socaire del vacío de poder.
El conflicto sirio está amenazando seriamente el riquísimo patrimonio cultural del país. Uno de los ejemplos más llamativos, que nos recuerda las destrucciones causadas por los talibanes en Afganistán es el bombardeo de la  fortaleza de Qalat-al-Mudiq (vídeo abajo) , que data del siglo XII. Tras lanzar grandes cantidades de proyectiles sobre el monumento, en cuyo interior se encontraba la población civil, los tanques gubernamentales se desplazaron a la ciudadela y seguidamente fueron demolidas partes de la muralla para que estos tuvieran más espacio de maniobra. Trincheras y refugios fueron  excavados destruyendo la secuencia estatigráfica de este importante yacimiento arqueológico.
Destrucciones de zocos, barrios con importantes muestras de arquitectura de la época otomana, mezquitas y hamames han sido constatadas por todo el país. Son notables los daños en cascos históricos de ciudades devastadas como la maltrecha Homs.

Foto: Damasco en peligro: Daños causados en al viejo zoco en el histórico barrio de Midan
En vista de las calamidades que está sufriendo el pueblo sirio hay quienes preguntan si merece la pena concentrar esfuerzos en preservar los monumentos ante los asesinatos y crímenes contra la Humanidad perpetrados por el régimen de al-Assad. A este respecto, dos aspectos cobran una importancia significativa. Primero, el papel que juega el patrimonio histórico en la riqueza cultural de un país. Su desaparición amputa a los pueblos de  una parte de la riqueza cultura que les es propia. El patrimonio ayuda a entender la historia particular y colectiva de los pueblos. En el se pueden recrear en tiempos de paz  todos aquellos que buscan el deleitarse con su belleza, aprender, y disfrutar de los monumentos que los vinculan con su historia. Por otro lado, todas las agencias de cooperación internacional reconocen el valor del patrimonio cultural en los programas de desarrollo sostenible. Su aprovechamiento turístico es una fuente de ingresos que juega un papel clave en la economía de muchos países como Egipto, Italia, o España.

Bombardeo de la ciudadela de Qalat-al-Mudiq (Apamea), siglo XII.



El régimen baazista, que ha firmado las convenciones internacionales de protección del patrimonio cultural, es responsable directo de esta destrucción por varios motivos. El primero y más obvio es la brutal represión de los ciudadanos que piden libertad, que está en el origen del conflicto y que ha provocado una situación de caos propicia para el pillaje. No menos importante resulta la destrucción directa de monumentos por parte del ejército. Al mismo tiempo, expertos internacionales que siguen el proceso de degradación de patrimonio disponen de pruebas de excavaciones clandestinas efectuadas delante de los soldados del régimen, lo cual muestra claramente desidia, connivencia, o ambas.

Por estos motivos un grupo de arqueólogos e investigadores sirios exiliados en París, franceses y españoles, con larga experiencia de trabajo de campo en el país, se han unido para crear un equipo de seguimiento de los atentados contra el patrimonio cultural. El grupo “Patrimonio Arqueológico Sirio en Peligro”, recibe información desde el interior de Siria, por medio de contactos que, por razones obvias de seguridad, deben permanecer anónimo, las analiza y hace un seguimiento minucioso y establece una base de datos y dossiers temáticos sobre las destrucciones. El fin principal de su trabajo es producir instrumentos de seguimiento lo más rigurosos posibles que permitan conocer en todo momento qué elementos del patrimonio del país han sufrido degradación y la naturaleza de los daños. De este modo, cuando llegue el momento de la reconstrucción se contará con la información necesaria para realizar el trabajo de recuperación y de restauración.

Foto: El castillo de Aleppo en peligro: Efectos de los disparos sobre el castillo de Aleppo.

Caminos excavados por el ejército en la zona arqueológica de Shmemis. Los caminos, refugios y trincheras hechas por los militares en yacimientos arqueológicos destruyen la secuencia estratigráfica lo que significa una pérdida de datos científicos irreparable.
El grupo de arqueólogos colabora directamente con la UNESCO por medio de sus miembros residentes en París. Por otra parte, teniendo plena consciencia de que la pérdida más dramática es la de las personas asesinadas durante el conflicto, los investigadores  intentan atraer la atención internacional hacia las graves pérdidas que el pueblo sirio principalmente, y la Humanidad en general, están sufriendo con la degradación de uno de los conjuntos arqueológico-culturales más importantes del mundo. Así, es escalofriante visionar las imágenes recogidas por la plataforma del cañoneo de la ciudadela medieval de Apamea, (Qalat-el-Mudiq) por parte del régimen; imágenes y videos que muestran las consecuencias de los bombardeos de ciudades como Homs en su patrimonio histórico; documentos en los que se puede observar al ejército cavando trincheras en sitios arqueológicos, destruyendo la secuencia estratigráfica, la cual es fundamental para poder estudiar su historia o realizar cualquier investigación arqueológica.


Foto: Homs en peligro: Daños causados en el barrio histórico de Bab al-Turkman.

Si quisiéramos exponer la importancia del patrimonio cultural sirio en su justa medida, sería sumamente difícil explicar cuestión tan amplia en un artículo tan reducido como este. Pero, con el objetivo de ofrecer, aunque sea unas pinceladas de tan complejo cuadro, diremos que Siria ha visto asentarse en su suelo las más importantes civilizaciones que han pasado a lo largo de la historia por el Próximo Oriente. En ella encontramos restos de los avances más importantes de la humanidad desde la noche de los tiempos, como la invención de la agricultura, la sedentarización de las comunidades humanas en época neolítica, los primeros pasos de la metalurgia en los albores de la Edad del Bronce, el desarrollo de las primeras ciudades con la revolución urbana del III milenio a.n.e, el origen de la escritura, su difusión por el Mediterráneo, el desarrollo de la filosofía y la ciencia greco-romana, las luchas intestinas de la iglesia naciente que determinaron su devenir hasta hoy día, la brillante cultura de los Omeyas que irradió hasta Al-Andalus…


Foto: El castillo de Aleppo en peligro: Efectos de los disparos sobre el castillo de Aleppo.

Las investigaciones arqueológicas en Siria han producido una gran cantidad de datos que han ayudado a entender la historia del Próximo Oriente y el desarrollo de fenómenos que se extenderían luego por el espacio mediterráneo. Por tanto este patrimonio es también fundamental para comprender la historia del Norte de África y de Europa. A pesar de toda la información que los investigadores han obtenido en más de cien años de arqueología en el país, podemos afirmar con toda seguridad que la parte que aún no ha sido investigada es aún mayor. Muchos elementos de este patrimonio no han sido aún excavados por los arqueólogos; su estudio riguroso y científico puede abrir nuevas perspectivas en nuestro conocimiento de desarrollos históricos fundamentales.
Respecto a los monumentos ya conocidos, muchos de los cuales están sufriendo gravísimos daños, aún pueden proporcionar una gran cantidad de información a los investigadores gracias a las técnicas modernas de análisis del patrimonio.
En resumen, podemos afirmar rotundamente que cada destrucción de un conjunto histórico-cultural en Siria es como quemar una página en el libro de la historia de la humanidad.

Para más información ver el grupo de Facebook “Patrimonio Arqueológico Sirio en Peligro” donde los arqueólogos publican informaciones, documentos, imágenes y vídeos que va obteniendo en tiempo real, con el fin de mostrar el drama cultural que se desarrolla en el país de forma paralela a la tragedia humana.


Foto: Destrucción en Homs: Iglesia ortodoxa de Umm Al-Zinar. 

******

Llamada a los arqueólogos que trabajan en Siria
Queridos colegas:

Todos hemos trabajado en Siria, lo cual ha significado un beneficio para el desarrollo de nuestra investigación y de nuestra carrera. Y esto ha sido posible gracias a la ocasión que nos han proporcionado los sirios para trabajar en este país que tanto queremos.

Sin esta oportunidad no habríamos podido realizar nuestros sueños de convertirnos en arqueólogos del Próximo Oriente.

Y, más aún, todos hemos experimentado el contacto con las gentes de Siria. Todos hemos sido acogidos en casa de alguna familia Siria, y con ellos hemos comido, bebido te, y conversado durante horas, percibiendo siempre la hospitalidad calurosa de los sirios.

Ahora, esa gente que nos dio la bienvenida al ir a trabajar en su tierra, y que nos ha ayudado a ser lo que somos, están pasado por una situación tal, y con tan alto grado de calamidades, que esta llegando a extremos que nunca pudimos imaginarnos.

Todos debemos comprometernos con el duelo de los sirios y sentir su drama como nuestro.

No hay mucho que podamos hacer desde aquí para ayudarles a salir de la situación en la que están, a parte de enviar nuestros más profundos y sinceros deseos de paz.

Pero, sí que hay una cosa que podemos hacer. El patrimonio cultural sirio está en peligro, más aún, está sufriendo daños considerables. Una parte de la riqueza cultural colectiva de los sirios puede perderse sin remedio.

Y lo que podemos hacer es lo siguiente:

Todos hemos enviado materiales arqueológicos de nuestras excavaciones a los museos locales, o, también, los hemos dejado depositados en nuestras casas de misión. Parte de estos materiales puede desaparecer debido a la situación de incertidumbre que se da en muchas partes del país. Así pues, estimados colegas, tengamos nuestros archivos, inventarios y catálogos preparados para ayudar a seguir el rastro de estos materiales en caso de que desaparezcan. Cuando llegue el momento, esta medida contribuirá a tener un control mejor sobre la situación de los materiales excavados antes del inicio del conflicto.

La paz sea sobre Siria.

18 julio 2012


*******

Tomado de Terrae Antiquae


1 comentario:

  1. Mi solidaridad con el patrimonio cultural Sirio. En España también hay una gran destrucción.
    IRUÑA VELEIA S.O.S

    http://lurmenversusuam.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar