martes, 30 de noviembre de 2010

"Adios Leslie…"



Leslie Nielsen


  Ayer falleció el actor canadiense Leslie Nielsen, acompañado por sus familiares y amigos. A pesar de ser mayormente conocido por sus papeles de comedia; desde este blog aún lo recordamos como el joven galán de un par de películas del año 56. 


La primera es un clásico: "El planeta prohibido" ( una peculiar adaptación de La Tempestad de Shakespeare; en clave futurista). 



La segunda un musical como  "El sexo opuesto" donde comparte plató con una joven Joan Collins ( la malvada Alexis de Dinastía). 


Posteriormente la película Airplane de 1980 ( ¿Y donde está el piloto?) lo catalpultaría, como comediante, hasta su película más conocida The Naked Gun (¿Y donde esta el Policía?).


Gracias a esto se volvió habitual en Venezuela  preguntar ¿Y por que se hundió el Poseidón? y responder: Porque el Capitán era Leslie Nielsen.

Desde este blog le deseamos un feliz vuelo.



lunes, 29 de noviembre de 2010

Ciclo de Armando Reverón en la Universidad del Cine



La Universidad del Cine (FUC) presentará los días primero y dos de diciembre un ciclo dedicado exclusivamente al pintor venezolano Armando Reverón, considerado como una de los mejores artistas del siglo XX. A través de cuatro documentales históricos, tanto para el mundo del arte como del cine, conoceremos la vida y el legado de tan destacado personaje. Comenzando el 1ero de diciembre a las 20:00 hrs en el microcine de la universidad con el documental de Edgar Anzola "Armando Reverón" (1934) de corta duración (16 minutos) en donde filma al artista a sus 45 años en su proceso creativo. Seguidamente, otro documental de mismo nombre, dirigido por Roberto Lucca (1945) que también cuenta con 16 minutos de metraje. Y para cerrar la primera noche "Reverón" de Margot Benacerraf, realizado en 1951 con 30 minutos de duración.

Para el segundo día de ciclo, contaremos con una sola película grabada para televisión en el año 2008 por Juan Andrés Bello (60 minutos). Este último trabajo será presentado por la profesora Paula Felix y Leandro Listorti para ampliar ideas a propósito del seminario de "Imágenes en movimiento. Resguardar, restaurar y recordar".

Todo el ciclo será introducido por los alumnos Pedro Camacho, Natalia Cadavid, Victoria Duque y Diana Espinosa.

Esta es una estupenda oportunidad para reencontrarnos con nuestro arte e invitar a otros a compartir nuestra cultura y nuestras pasiones

¡Los invito a invitar!

Dirección: Pje. J. M. Giuffra 330, San Telmo.
Página Web: www.ucine.edu.ar
Entrada gratuita.



Colaboración especial de Yasibit Febres Cordero.
Fotografías tomadas en la nueva Galería de Arte Nacional (Caracas) por Daniel Duque


Tomado de "El blog de Chevene"




sábado, 27 de noviembre de 2010

"Creo en el poder de la imaginación para rehacer el mundo...".

El Credo de J.G. Ballard (1930 -2009)



James Graham Ballard con sus hijos



James Graham Ballard  (18 de noviembre de 1930 - 19 de abril de 2009) fue un  escritor británico de ciencia Ficción;  conocido por libros como  El mundo sumergido (1962), La sequía (1965),  Crash (1973) y El imperio del sol (1984) entre otros . El nos obsequió un muy particular credo. El Credo apareció por primera vez en la revista francesa Science Fiction, por pedido del editor (febrero de 1984) y se reprodujo en su versión original en inglés en el número ocho de Interzone, con el título de “What I Believe”.

Disfrútenlo y coméntenlo 

 

 El Credo

 Por J.G. Ballard (1930 -2009)
 
Traducción: Tomás Eloy Martínez (1934-2210)
 
 Creo en el poder de la imaginación para rehacer el mundo, para soltar las riendas de la verdad dentro de nosotros, para demorar la noche, para trascender la muerte, para congraciarnos con los pájaros, para ganarnos la confianza de los locos.
 
 Creo en mis propias obsesiones, en la belleza de los choques de autos, en la paz de los bosques sumergidos, en la excitación de las playas de vacaciones cuando están desiertas, en la elegancia de los cementerios de automóviles, en el misterio de los estacionamientos de muchos pisos, en la poesía de los hoteles abandonados.
 
 Creo en las pistas olvidadas de las Islas Wake, apuntando hacia los Pacíficos de nuestra imaginación.
 
 Creo enla misteriosa belleza de Margaret Thatcher, con el gancho de su nariz y el brillo de su belfo; en la melancolía de los conscriptos argentinos heridos; en mi sueño de Margaret Thatcher acariciada por ese joven soldado argentino en un olvidado motel de carretera mientras los vigilan con el tubo de un tanque de gasolina.
 
 Creo en la belleza de todas las mujeres, en la perfidia de sus imaginaciones, tan próximas a mi corazón; en el momento que apoyan sus cuerpos desencantados sobre el encantado cromo de los mostradores en los automercados; en la calidez con que toleran mis propias perversiones.

Creo en la muerte del mañana, en la fatiga del tiempo, en nuestra búsqueda de un tiempo nuevo dentro de la sonrisa de las azafatas en los autobuses de larga distancia y dentro de los ojos cansados de los hombres que controlan el tránsito en los aeropuertos fuera de temporada.

Creo en los órganos genitales de los grandes hombres y mujeres, en las 69 posiciones de Ronald Reagan, Margaret Thatcher y Lady Di, en los dulces olores que emanan de sus labios cuando ellos miran las cámaras del mundo entero.

Creo en la locura, en la verdad de lo inexplicable, en el sentido común de las piedras, en el humor lunático de las flores, en las enfermedades aportadas a la raza humana por los astronautas del Apolo.

Creo en nada.

Creo en Max Ernst, Paul Delvaux, Dalí, Goya, Ticiano, Leonardo, Vermeer, De Chirico, Magrite, Redon, Durero, Tanguy, el cartero Cheval, las torres Watts, Bocklin, Francis Bacon y todos los artistas invisibles recluidos en los psiquiátricos del planeta.
 
 Creo en la imposibilidad de la existencia, en el humor de las montañas, en el absurdo del electromagnetismo, en la farsa de la geometría, en la crueldad de la aritmética, en el propósito asesino de la lógica.
 
 Creo en las adolescentes, en cómo se corrompen a sí mismas por la posición que adoptan sus largas piernas, en la pureza de sus cuerpos desarreglados, en los vellos púbicos que dejan en los baños de los moteles más infames.
 
 Creo en el vuelo, en la belleza de las alas y en la belleza de todo lo que ha volado siempre, en la piedra arrojada por un niño con la misma sabiduría de los estadistas y de las parteras.

Creo en la delicadeza de los bisturís quirúrgicos, en la ilimitada geometría de las pantallas de cine, en el universo oculto dentro de los supermercados, en la soledad del sol, en la charlatanería de los planetas, en la repetitividad de nosotros mismos, en la inexistencia del universo y en el aburrimiento del átomo.
 
 Creo en el desarreglo de los sentidos: en Rimbaud, William Burroughs, Huysmans, Genet, Celine, Jonathan Swift, Defoe, Carroll, Coleridge, Kafka.
 
 Creo en la inexistencia del pasado, en la muerte del futuro y en las infinitas posibilidades del presente.
 
 Creo en los diseñadores de las pirámides, del Empire State, del bunker de Hitler en Berlín, de las pistas de aterrizaje en las islas Wake.
 
 Creo en los olores del cuerpo de Lady Di.
 
 Creo en los próximos cinco minutos.
 
 Creo en la historia de mis pies.
 
 Creo en los dolores de cabeza, en el aburrimiento de los atardeceres, en el miedo de los calendarios, en la traición de los relojes.
 
 Creo en la ansiedad, en la psicosis y en la desesperación.
 
 Creo en las perversiones, en las obsesiones con árboles, princesas, primeros ministros, bombas de gasolina muertas (más hermosas que el Taj Mahal), nubes y pájaros.
 
 Creo en la muerte de las emociones y en el triunfo de la imaginación.
 
 Creo en Tokio, Benidorm, la isla Wake, Eniwetok, Plaza Dealey.
 
 Creo en el alcoholismo, en las enfermedades venéreas, en la fiebre y en el agotamiento.
 
 Creo en el dolor.
 
 Creo en la desesperación.
 
 Creo en todos los niños.
 
 Creo en los mapas, diagramas, códigos, juegos de ajedrez, rompecabezas, horarios de aviones, tableros de aeropuertos.
 
 Creo en todas las excusas.
 
 Creo en todas las razones.
 
 Creo en todas las alucinaciones.
 
 Creo en todos los pleitos.
 
 Creo en todas las mitologías, recuerdos, mentiras, fantasías, evasiones.
 
 Creo en el misterio y en la melancolía de una mano, en la gentileza de los árboles, en la sabiduría de la luz.

 

jueves, 25 de noviembre de 2010

Posición de AsoVAC ante la Crisis Financiera de las Universidades Nacionales





A instancias de los capítulos de Caracas y Carabobo, encargados de redactar una propuesta,   la Asamblea Anual de AsoVAC realizada en el marco de la LX Convención Anual celebrada en Ciudad Bolívar el 18 de noviembre de 2010, aprobó el siguiente comunicado


POSICIÓN DE ASOVAC ANTE LA CRISIS FINANCIERA UNIVERSITARIA

Las universidades nacionales realizan el 80 por ciento de las actividades de investigación y desarrollo que se hacen en Venezuela, siendo sus aportes en diferentes áreas del conocimiento, dirigidos tanto a la resolución de problemas nacionales como a acrecentar el acervo científico de la sociedad venezolana y del mundo en general.

Este rol de las universidades se ha visto menoscabado a través del tiempo por la disminución del presupuesto universitario y a pesar de los créditos adicionales, sigue siendo deficitario, a lo que se agregan los aspectos inflacionarios y la rigidez en la distribución de los menguados recursos.

Esta situación ha impactado en forma negativa a la investigación universitaria, lo cual se expresa en una baja de la productividad, al haber una desinversión en bibliotecas, laboratorios y equipos directamente relacionados con la actividad científica y docente. Los CDCH y Decanatos de Investigación se encuentran en serias dificultades para financiar proyectos de investigación, tesis y trabajos de ascenso, así como la presentación de trabajos científicos en reuniones nacionales e internacionales, lo cual ocasiona enormes dificultades para que los investigadores universitarios puedan continuar aportando sus conocimientos al país.

El problema financiero también afecta el mantenimiento de las instalaciones universitarias y la atención al bienestar estudiantil, ya que no se pueden financiar adecuadamente las becas estudiantiles, los gastos de comedor y el transporte.

Otra consecuencia ha sido la baja remuneración de la comunidad universitaria, obreros, empleados y profesores; especialmente estos últimos se ven impelidos a emigrar hacia otras actividades en el país, o hacia otras naciones que aprecian y aprovechan el recurso humano altamente calificado. Esta situación atenta contra la formación profesional de nuestros futuros egresados y, por consiguiente, pone en peligro la generación de relevo del país.

La Asociación Venezolana para el Avance de la Ciencia (AsoVAC), organización conformada principalmente por profesores y profesionales ligados a la educación superior, hace pública su preocupación y exhorta a las autoridades nacionales a cumplir con el derecho fundamental de apoyar la educación nacional y garantizar las condiciones necesarias para el funcionamiento a plenitud de las universidades nacionales, preservando de esta manera la actividad científica.

Esta exigencia se enmarca en el artículo 110 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela que reconoce “el interés público de la ciencia, la tecnología, el conocimiento, la innovación y sus aplicaciones y los servicios de información necesarios por ser instrumentos fundamentales para el desarrollo económico, social y político del país, así como para la seguridad y soberanía nacional”

AsoVAC, organización interesada en la ciencia y la educación se ofrece como mediador entre el Ministerio del Poder Popular de la Educación Superior y las Universidades.

Asamblea Anual de AsoVAC, en Ciudad Bolívar a los dieciocho días del mes de Noviembre de 2010.

Lea el original aquí 






martes, 23 de noviembre de 2010

"...yo no hago una diferencia entre la “literatura para adultos” y la “literatura para niños”:

Una entrevista a Michael Ende hecha por la revista Playboy a finales de 1983


Michael Ende en 1939


Estimados Amigos

Hoy le obsequiamos esta entrevista a Michael Ende que fue publicada en 1983, en el número de octubre de "Playboy" (versión breve). 

Esperamos la disfruten.






Playboy: Con El espejo en el espejo vuelve a estar entre los best seller, ¿qué sintió cuando vio su nombre en las listas? 

Ende: Vergüenza.

P: ¿Se avergonzó?

E: En cierta forma sí, me preguntaba qué había hecho para que esto ocurriera; en general los best seller son los mejores libros, por lo que inicialmente me pareció un malentendido. Pero estoy seguro que también hay libros ahí como Werther de Goethe que fue un éxito en todo el mundo. 


P: ¿Usted no sabía que sus libros eran buenos?

E: No, en absoluto. Tardé dos años en escribir La historia interminable, originalmente debía ser de unas cien páginas pero la situación escapo de mis manos y cuando el libro estaba terminado yo no sabía si era algo bueno o el mayor desastre nunca antes escrito. Cuando mi esposa y mi editor lo aprobaron, yo no tenía el valor de hacerlo. Pensaba que si bien alguien aceptaba mi trabajo y se interesaba en él; también era posible que hubiese escrito un kitsch esotérico que se quedaría solo en eso y que nadie querría leer. 

P: Pero fue un éxito.

E: Y también una carga. Llegan muchas cartas que superan toda capacidad de respuesta. 

A Michael Ende no le hubiese hecho gracia esta caricatura

P: ¿Qué dicen las cartas? 

E: Una carta que me gusto mucho fue la de un obrero que decía: "Querido Ende, solo quería decir que acabo de leer su libro y llore durante media hora, me hizo mucho bien. Un cordial saludo" También hay cartas de señoras mayores que dicen encontrar esperanza en los libros. 

P: ¿Le agrada despertar ese efecto?

E: ¿Qué efecto?

P: Dar consuelo en las situaciones difíciles. 

E: Quizá, los griegos le llamaban "catarsis", al nudo que se disuelve y tras lo cual las personas se sienten mas saludables.

P: Sus críticos le acusan de fomentar el escapismo.

E: Lo sé, en Alemania todo el mundo es maestro, todos clasifican y critican. Hubo un tiempo que en los debates se me preguntaba sobre la función social de mis libros; incluso con mis amigos tenía que justificar continuamente mis escritos hasta que me di cuenta de lo estúpido que era eso. Yo no pido que lean mis libros ni quiero enseñar a nadie, solo quiero escribir ¿Qué hay de mi propia diversión al escribir, de crear los libros que quisiera leer? Hoy vivimos en una era totalmente ideológica, donde se cree un deber el emitir un mensaje para los demás.

P: Pero usted también lo hace 

E: Sí, me veo obligado a ello; sin embargo, lo que se refiere a una teoría en concreto, eso no lo expreso en mis libros. Por supuesto que tengo una visión del mundo y una idea del significado de la vida, en donde la historia tiene mucha importancia.


P: Pero… 

E: Estoy convencido de que fuera de nuestro mundo perceptible, existe un mundo real del cual proviene el hombre y hacia el cual se dirige nuevamente. Es una idea que discuti extensamente con mi padre, a quien le debo lo que soy y la idea del mundo como algo misterioso. Para mi la naturaleza no es una mera suma de química y física. 

P: ¿Considera que eso nos afecta?

E: Sí, me temo que es por desconocer esa otra realidad que somos un desastre. Por ejemplo, nuestro sistema económico probablemente se derrumbará en los próximos 15 años. También existe el problema del calentamiento global que aumenta año con año, cada motor de gasolina genera mas calor y no debe emitirse mas, si la temperatura aumenta en promedio anual dos grados, los casquetes polares se deshielan y el nivel del mar sube dos metros, a este paso Florida quedará sumergida en poco tiempo, el cambio de las condiciones terrestres provocarán un diluvio del que sobrevivirán pocas personas que tendran que comenzar desde cero.

P: Tambien existe el problema de la sobrepoblación.

E: Sí, aunque hasta hoy no me he podido explicar por qué es un problema en aumento, realmente es un misterio puesto que las familias cada vez tienen menos hijos.


sábado, 20 de noviembre de 2010

Miguel Littín viene a Venezuela a compartir con realizadores venezolanos



Miguel Littín


Miguel Littín es sin duda alguna uno de los realizadores más influyentes de Chile y de América Latina; en este sentido, el Gobierno Bolivariano, a través del Ministerio del Poder Popular para la Cultura, trae a Venezuela al destacado cineasta para que comparta con el público venezolano a través de una serie de actividades.

Littín, es un director de cine, televisión, guionista y escritor chileno que ha cosechado a lo largo de su carrera grandes éxitos, como la obtención del Premio Ariel a la mejor dirección, en 1976, por su filme Actas de Marusia. También ha sido postulado dos veces en el Festival Internacional de Cine de Cannes, y al Oscar, en este último, en 1976 y 1983, como mejor película extranjera, por Actas de Marusia y Alsino y el cóndor, respectivamente, entre otros. Su universo de creación no se detiene, sigue dirigiendo y estrenando grandes obras cinematográficas.

Siendo Littín, actualmente, uno de los cineastas que continúa asumiendo la responsabilidad de reflejar en sus obras la sociedad en que vivimos, considerado referencia del cine militante en América Latina, se han organizado algunas actividades a propósito de su visita a Venezuela.

La agenda del cineasta contempla la ejecución -por primera vez en el país- de un taller que lleva por nombre ¿Cómo hacer tu película?, el cual tiene como principal objetivo brindarle al público las principales herramientas teóricas y prácticas acerca de la realización de un largometraje; además de enseñarle el dominio de la dramaturgia cinematográfica, la dirección de actores, la puesta en escena, escritura de guión y desarrollo dramático, montaje, sonido, musicalización, trabajos en laboratorio y centros de post producción, difusión y comercialización del film, para así establecer la base formativa del ciclo de creación artística, artesanía y disciplinas industriales propias del oficio y vocación cinematográfica.

Esta actividad se prevé realizar en las instalaciones de la Casa Rómulo Gallegos, Celarg, ubicada en Altamira, desde el 22 al 30 de noviembre, y está dirigido a participantes de todo el país vinculados al programa “Cine en Curso”.

La idea es que los participantes seleccionados -relacionados a la Plataforma del Cine, los Gabinetes Estadales del Ministerio del Poder Popular para la Cultura y los entes de creación y transmisión de contenidos audiovisuales (canales de televisión) del Estado- repliquen en un futuro la información obtenida sobre los procesos creativos y organizativos, en las comunidades organizadas y en los centros de producción independiente.

También se tiene previsto llevar a cabo un conversatorio el 30 de noviembre a las 9:00 am en la sala Cinemateca Celarg 2 donde el público podrá intercambiar ideas en torno al arte cinematográfico con el connotado realizador. Igualmente se tiene pautado un cine foro para la semana entrante.

Estas actividades se realizan gracias al esfuerzo del Gobierno Bolivariano y son totalmente gratuitas.



viernes, 19 de noviembre de 2010

Desabrigada y ajena entre las palmas

"LEJANA COMO CUBA"

por Wendy Guerra



Wendy Guerra. Fotografía de Daniel Mordzinski

Estimados Amigos

Hoy le obsequiamos la imagen y un poema de la escritora cubana Wendy Guerra. El texto Lejana como Cuba pertenece al poemario "Ropa Interior" publicado por la editorial del gato negro Bruguera en el 2008.




*******


Desabrigada y ajena entre las palmas.


En diatriba con las cosas más simples.


Incomprensible y sola, mil veces sola, en medio de ese mar de 


gente ahogándose de ganas.


Lejana y obstinada como ella, con ganas de correr a que la 


abraces


desnuda y apartada.


De espaldas a tu ausencia.


Recobrándote en el paraíso de tu lino blanco.


Bandera blanca mi amor, bandera blanca.


Corriendo para no chocar contigo y tropezarte en el mapa de 


tus ojos, de mi cuerpo.


Lejana como Cuba. Sin concilio.


Entre las olas que me hacen pequeña y argentada


Con el viento en contra a toda vela, resistida a llorar.


Buscando el nombramiento de un testigo, un peregrino, un 


soberano.


Una criatura en mi interior que se defiende.


Lejana como Cuba.


Isla libre vertida entre tus piernas.


Cernida en los milagros que no esperas.


El ultimo reducto de la ausencia.


Lejana como ella. Aproximándose a tu salvación.


Breve al norte voluptuosa al sur.


Dormida sin tu nombre. Perseguida.


Con la brújula al polo y las alas atentas a tus pies.


Esperando por ti. Con todos mis arraigos de tierra y luz.


Sin esa lagrima que te duele y te despide.


Aquí me tienes.


Lejana como Cuba.










  • "Dejamos sobre las duchas de los hombres nuestros cuerpos"

"ROPA INTERIOR".

Un poema de la escritora cubana Wendy Guerra



lunes, 15 de noviembre de 2010

"Creo en Charlie Chaplin, hijo de las violetas y de los ratones...".

El Credo de Aquiles Nazoa


Aquiles Nazoa durante su programa "Las cosas mas sencillas"

Estimados Amigos


Hoy le hacemos llegar el credo del escritor venezolano Aquiles Nazoa (Caracas, 17 de mayo de 1920 – entre Caracas y Valencia, 25 de abril de 1976). Es uno de los textos más populares de Nazoa. Pero Aquiles no es el único escritor con un Credo, próximamente publicaremos el de J. G. Ballard.


Richard Montenegro

*******



Creo en Pablo Picasso,Todopoderoso,Creador del Cielo de la Tierra;
creo en Charlie Chaplin, hijo de las violetas y de los ratones,
que fué crucificado, muerto y sepultado por el tiempo ,
pero que cada día resucita en el corazón de los hombres,
creo en el amor y en el arte como vías hacia el disfrute de la vida perdurable,
creo en el amolador que vive de fabricar estrellas de oro con su rueda maravillosa,
creo en la cualidad aérea del ser humano,
 configurada en el recuerdo de Isadora Duncan abatiéndose
como una purísima paloma herida bajo el cielo del mediterráneo;
creo en las monedas de chocolate que atesoro secretamente
debajo de la almohada de mi niñez;
creo en la fábula de Orfeo, creo en el sortilegio de la música,
yo que en las horas de mi angustia ví al conjuro de la Pavana de Fauré,
salir liberada y radiante de la dulce Eurídice del infierno de mi alma,
creo en Rainer María Rilken héroe de la lucha del hombre por la belleza,
que sacrificó su vida por el acto de cortar una rosa para una mujer,
creo en las flores que brotaron del cadáver adolescente de Ofelia,
creo en el llanto silencioso de Aquiles frente al mar;
creo en un barco esbelto y distantísimo
que salió hace un siglo al encuentro de la aurora;
su capitán Lord Byron, al cinto la espada de los arcángeles,
junto a sus sienes un resplandor de estrellas,
creo en el perro de Ulises,
en el gato risueño de Alicia en el país de las maravillas,
en el loro de Robinson Crusoe,
creo en los ratoncitos que tiraron del coche de la Cenicienta,
 en Beralfiro el caballo de Rolando,
y en las abejas que laboran en su colmena dentro del corazón de Martín Tinajero,
creo en la amistad como el invento más bello del hombre,
creo en los poderes creadores del pueblo,
creo en la poesía y en fín,
creo en mí mismo, puesto que sé que alguien me ama.


domingo, 14 de noviembre de 2010

Adios Mister Marshall, fallece Luis García Berlanga

Ayer, 13 de Noviembre falleció el cineasta español Luis García Berlanga. Este blog se une al luto que embarga al cine y reproduce esta nota en homenaje al realizador. De seguro todas las taquillas de los cines celestiales estarán abiertas para el, con pancartas que dirán "Bienvenido Mr Berlanga". Uno de los grandes ha muerto, larga vida al cine.


Tenía 89 años y dirigió obras maestras como Bienvenido Mister Marshall, El verdugo, Plácido, La vaquilla o La escopeta nacional, entre otras.

Luis García Berlanga ha fallecido este sábado a los 89 años, tras una larga enfermedad que lo retuvo en una silla de ruedas los últimos años. Se ha ido el gran director del cine español, maestro de talento descomunal, cómico y pesimista lúcido.

Según un portavoz de la familia, García Berlanga ha fallecido "de mayor" y "tranquilamente", y la capilla ardiente con sus restos mortales se instalará en la próximas horas en la Academia de Cine.

Retrató como nadie una España marcada por las diferencias sociales, la hipocresía, amarga y absurda, y lo hizo con naturalidad asombrosa, ternura, y con un ojo crítico aplastante. Bienvenido Mister Marshall, El verdugo, Plácido, más tarde La vaquilla, La escopeta nacional... cualquiera de sus películas, sobre todo las de la etapa que compartió con el guionista Rafael Azcona en los sesenta y setenta, son cumbres de la historia del cine español. Su obra tiene el peso y la cohesión de un autor que construyó un universo propio: el mundo ‘berlanguiano', que es coral y humanista, satírico y negro. Su cine, que mantuvo el tipo en su baile de despiste con la censura, constituye un ejemplo de subversión al que quizás sólo Buñuel, y de manera muy distinta, es comparable.

Cine popular. Eso hizo Berlanga durante cinco décadas de oficio, que empezaron en 1951 al dirigir junto a Juan Antonio Bardem Esa extraña pareja y que acabó con París Tombuctú en 1999. Entre una y otra median curas, gente humilde, familias ricachonas, pícaros, señoras y señoritas, guardias civiles, maquis, taxistas, algún burgués... toda una tropa de personajes que intentan ser felices, pero que son en esencia muñecos movidos por los hilos siniestros y absurdos del poder. "Me he pasado toda la vida intentando dar a la gente sencilla algo que les ayudara a pasar un rato agradable, a hacerles sentir mejor en su piel, durante unas horas: he hecho películas", dijo.

Nacido en Valencia, el 12 de junio de 1921, en una familia acomodada, su padre fue Gobernador de Valencia durante la República. Para evitar represalias contra él, se alistó en la División Azul. Cursó estudios de Derecho y Filosofía y Letras, aunque los abandonó para ingresar en 1947 en el Instituto de Investigaciones y Experiencias Cinematográficas de Madrid, donde más tarde sería profesor. Allí hizo amistad con Juan Antonio Bardem con quien debutó en la dirección y que lo acompañaría, junto a Miguel Mihura, en el guión de Bienvenido Mister Marshall, su primera película en solitario y un filme que ha pasado a formar parte del imaginario colectivo.

Todos conocen su argumento y la metáfora de aquella gran farsa: un pueblo castellano se ponía la peineta y entonaba el andaluz olé para, a golpe de folklore, sacarle los cuartos a los americanos del Plan Marshall, que acababan pasando de largo como si nada. Berlanga presentaba su primer filme en Cannes, aclamado por la crítica pero criticado por EE.UU. Allí ya estaba el antagonista de toda su carrera: el censor, que estuvo haciendo cirugía con sus películas hasta la muerte de Franco.

Su talante de independiente e irreverente lo llevó a mantener una lucha sin cuartel con los ministros de la tijera, pero también con la moral recalcitrante, hipócrita y retrógrada del franquismo. Sucedió en El verdugo (1964), obra cumbre de su cine, y uno de los ejemplos del Berlanga más negro y esperpéntico, que había empezado a colaborar con el guionista Rafael Azcona en 1961 en Plácido, candidata al Oscar a la mejor película extranjera. El alegato feroz contra la pena de muerte de El verdugo fue al Festival de Venecia bajo los alaridos del gobierno de Franco.

miércoles, 10 de noviembre de 2010

Los mundos de Daína Chaviano

(donde todas las posibilidades son reales)





Estimados Amigos

Hoy compartimos con ustedes este texto sobre la escritora cubana Daína Chaviano, rescatado de la revista Glamour en español.

Deseamos disfruten de la entrada.


*******

Hay un mundo que corre paralelo al nuestro. En él, los más triviales sucesos adquieren un sentido mágico....como de universo seducido. Detrás -hilando las finas hebras de la escritura, o recogiendo el agua de la llovizna del siglo- una mujer delgada, de edad imprecisa y cabello lacio, construye con la penitencia de una Penélope moderna las fábulas o las historias de su imaginación. "La Habana es un mito, un sueño lejano", dice con nostalgia. "Mis padres, mis hermanos, una  infancia llena de libros, una familia enorme y risueña con muchos primos, los rincones misteriosos en la casa de mi abuela materna, la finca de mis abuelos donde exploraba los naranjales y trataba de atrapar los colibríes que se acercaban a la enredadera del portal... La Habana es otra vida, una ciudad que nunca recuperaré. Es el lugar donde nací y crecí, un mundo perdido para siempre. Aunque algún día vuelva a caminar por sus calles, La Habana que conocí habrá muerto. Es una ciudad que sólo existirá en mi recuerdo". Esta urbe costera que ha sido la obsesión de tiranos y escritores es la patria de Daína Chaviano. Allí comenzó a darle vida a ese universo de ficción y realidad que la ha convertido en una de las autoras más importantes de Hispanoamérica. Esta ciudad es también el escenario de su ciclo de literatura La Habana Oculta (con las novelas El hombre, la hembra y el hambre, Planeta, 1998, Premio Azorín de novela; Casa de Juegos, Planeta, 1999, y Gata Encerrada, Planeta, 2001).

Conocí la obra de Daína hace veinte años, cuando siendo una adolescente publicó su primer libro de relatos. Los mundos que amo (1980) que se convirtió en un best-seller, algo increíble dentro del atrofiado mecanismo editorial cubano. En aquel entonces, empezaba sus estudios de Lengua y Literatura Inglesas, en la Universidad de La Habana. De la "novia soñada" de toda una generación a la escritora, aún joven y apasionada, de belleza inteligente y distante, ha transcurrido una obra que me ha proporcionado excelentes momentos de lectura. "Mi literatura es deudora de los autores anglosajones. Había leído a escritores de otras latitudes, incluyendo a mis coterráneos, pero quienes me mostraron las verdaderas posibilidades del género fueron los maestros anglosajones. Tuve modelos iniciales -como Ray Bradbury-, pero siempre narré las historias a mi manera, con una mezcla de..., mitología, magia y religión (en el caso de la ciencia ficción), y más tarde de realidad con fantasía, en mis libros más 'realistas' ", dice. "Yo escogí mi carrera porque me interesaba la literatura anglosajona, quería leer a Bradbury y a Shakespeare en su lengua original. Así conocí a otros autores. Pude leer en inglés textos que me marcaron profundamente: El Paraíso Perdido, de Milton; El señor de los anillos, de J.R.R. Tolkien; Perelandra, de C. S. Lewis; los poetas románticos ingleses, y muchos autores fantásticos". Su exilio a Miami ha creado una falsa imagen de ruptura en su universo creativo, pero lo cierto es que esta mujer de formación "renacentista", como su obra lo demuestra, es una de las autoras más versátiles del ámbito hispánico. "El escritor de ciencia ficción debe tener un conocimiento general de disciplinas como la astronomía, la biología, la física. Es imposible crear mundos coherentes o realidades alternativas si no tienes las herramientas mínimas para delinearlas. El llamado 'Hombre del Renacimiento', ese individuo con conocimientos generales sobre diversas ramas del arte y de la ciencia, es algo que hoy sólo existe entre los autores de ciencia-ficción: Es por eso que Ray Bradbury puede escribir una novela sobre la vida cotidiana en un pueblito de Ohio, pero García Márquez es incapaz de convertirse en un autor de ciencia ficción. Le falta  cultura científica. Lamentablemente, se trata de un mal general entre casi todos los artistas de nuestra época".