viernes, 14 de octubre de 2016

La izquierda se ha casado estúpidamente con el poder.

Una entrevista a Darío Fo


Dario Fo. caricatura de  Marzio Mariani. Imagen tomada de aquí.


Estimados Amigos
Hoy el Grupo Li Po quería ofrecerles una interesante entrevista al gran dramaturgo italiano Darío Fo. El reciente fallecimiento de tan excepcional artista, Premio Nobel de Literatura en 1997, otorga mayor relevancia a las que fueran sus últimas palabras en el diario “El País”.
Darío Fo era, es y será un personaje inclasificable. Aunque el motivo de la entrevista fuera por la publicación en España de su última novela (“Hay un rey loco en Dinamarca”), a pesar de destacar también en la pintura con excelentes cuadros, si por algo Fo llegó a ser mundialmente reconocido fue por sus satíricas obras de teatro.
Obras teatrales como “Muerte accidental de un anarquista”, “Pum, pum, ¿quién es? ¡La policía!”, o “¡Aquí no paga nadie!” son enormes sátiras políticas contra el poder, siempre basadas en hechos reales. Con un toque muy particular, a caballo entre Bertolt Bretch y Shakespeare, Darío Fo crea unas piezas únicas, con un sentido del ritmo maravilloso, dotado de gags y con la improvisación como bandera.
Enfrentado al orden establecido, Darío Fo fue censurado, perseguido e incluso encarcelado. Su titánica lucha contra Silvio Berlusconi hizo que fuera un apestado en la televisión italiana. Arremetió contra la Mafia y el Vaticano, nunca se casó con el poder.
Pero nadie mejor que él mismo para explicar la grandeza de su espíritu combativo. Nada mejor que leer y paladear la excelente entrevista que sigue a continuación.
Sin más preámbulos, les dejo en compañía de un gran genio: Darío Fo.
                                                                                                                Joan Antoni Fernández

*******


Dario Fo durante un encuentro con escolares en el museo "m.a.x." de Chiasso (Suiza) el 10 de enero de 2014. Fotografía: Karl Mathis

Dario Fo: “Solo me interesa dar ejemplo”


A sus 90 años, el premio Nobel combate el desencanto hacia el arte o la política. Acaba de publicar en España 'Hay un rey loco en Dinamarca'







El jueves cumplió 90 años, lo que para él parece tener tanta importancia como el Premio Nobel de Literatura que le otorgaron en 1997. Para Dario Fo son solo circunstancias, al fin y al cabo, como los lógicos achaques del paso del tiempo. Nada comparado con la desgracia —esa sí— que supuso la pérdida hace tres años de Franca Rame, o con la dicha —esa también— de seguir pensando, trabajando, creando cada día, rodeado de jóvenes artistas, en su taller de Milán, muy cerca de un parque donde ancianos dos décadas más jóvenes que él ya solo conjugan la vida en pasado. Su segunda novela, Hay un rey loco en Dinamarca,editada en España por Siruela tras el éxito de Lucrecia Borgia, la hija del Papa, es el mejor ejemplo de que su curiosidad permanece intacta, de que su espíritu libre y libertario sigue sin estar dispuesto a creerse la historia tal como la cuentan los vencedores. “A través de mi hijo Jacopo, que tuvo una novia danesa, me enteré de la historia de Cristián VII, un rey del siglo XVIII que se aprovechó de su locura…”.



Dario Fo habla con pasión durante la entrevista. Pasión por contar, por transmitir, por saltar de un tema a otro aprovechando su infinita sabiduría para conectar el pasado con el presente, bucear en la historia y salir a la superficie cansado y feliz. “Y resulta”, continúa, “que ese rey aprovechó su locura para convertir Dinamarca en la primera nación en abolir la pena de muerte, en poner límites a la explotación de los campesinos, dándoles la posibilidad de compartir la propiedad con los dueños de la tierra. Ha sido fantástico reconstruir su historia, sobre todo porque los daneses no la conocían, o no les interesaba conocerla. Son muy monárquicos y no querían saber nada de un rey loco. Tan es así que cuando presenté el libro en Copenhague pensaron que el loco era yo, y eso que me conocen desde hace más de 40 años…”.



PREGUNTA. Hay un momento en que el rey descubre fascinado el teatro, incluso como un medio para sanar su locura. Es curioso ahora que nadie parece ver la cultura como una medicina, como una forma de salir de esta situación…

RESPUESTA. Incluso se ignora. En Italia, por ejemplo. Tras haber lapidado los bienes culturales y haberlos dejado arruinarse, nuestros gobernantes fingen ahora darse cuenta de que la cultura es el fundamento de un pueblo. Un pueblo que no tiene cultura, que no tiene tradiciones, que no tiene historia es un pueblo vacío. ¿Qué sería España sin cultura? Fíjese en la cultura gitana. Mientras todos los pueblos han intentado destruir los movimientos culturales nacidos de los gitanos, el único lugar que ha tomado esa cultura, desarrollándola, utilizando su música, su métrica, la forma, ha sido España. Esto es fenómeno. Incluso siendo reaccionaria, porque España aún lo es. Como lo es todavía Italia…



P. ¿No cree que la situación ha mejorado tras la caída de Silvio Berlusconi?

R. Todo sigue casi igual. Todo es un juego. El juego de la falsa democracia. La gente de Berlusconi sigue ahí. Y él se ha salvado. Matteo Renzi [el actual primer ministro, del Partido Democrático] lo ha salvado de la cárcel, de algunos procesos muy peligrosos para Berlusconi porque tenían que ver con la sexualidad, con el escándalo que eso conlleva para sus bases católicas. Hoy Italia se ha convertido en una especie de polenta, todo ha sido mezclado, no hay punto de partida ni de llegada, no hay dignidad, la banca es dios, el dios-banco…



P. Más fuerte que el Dios del Vaticano.

R. Mucho más fuerte. Justo cuando el Vaticano inicia la caza de los bancos en el sentido de expulsar a los banqueros que tienen dentro, de quitar el poder económico a los obispos, a los cardenales, el Gobierno italiano hace lo contrario. Está rescatando con dinero público los cuatro bancos que han fracasado. Está cubriendo de dinero a los bancos que han vivido robando a los pobres, diciéndoles coge este bono, cómpralo que doblarás tu capital. Y al año siguiente la gente se ha quedado sin nada…



P. ¿Y por qué la izquierda, sobre todo en Italia, ha fracasado?

R. Porque se ha casado estúpidamente con el poder. Ante el dilema de tener o no poder, decidió irse a la cama con el dueño. Lo que en Italia se llama inciucio[acuerdos políticos bajo la mesa, a contracorriente de las propias convicciones], que es una palabra inventada, pero bellísima. Como los niños que se aferran a la teta. Enchufarse a la teta del dueño y dar la propia teta al dueño.



P. ¿Cuál es la salida?

R. Dar la cara, hablar públicamente contra la política del poder, apostar por la cultura. Por eso apoyo al Movimiento 5 Estrellas [del cómico Beppe Grillo]. En dos años, ha fundado una base dirigente de gran valor, informada, inteligente, que cuando habla pone de rodillas a los que hacen trampas. Y por eso intentan ensuciarlos, inventándose historias como que están con la Mafia, mientras los del PD [el centroizquierda] llevan años en inciucio con la Mafia. Ahora la Mafia ha dado la contraorden: ya no nos interesa el PD, ahora nos interesa el Movimiento 5 Estrellas.


P. ¿Por qué ese cambio?

R. Porque lo importante para la Mafia es el poder a cualquier precio. Aunque tengan que aliarse con el diablo, porque a fin de cuentas la Mafia es el diablo.



P. ¿Por qué la Mafia es tan poderosa en Italia desde hace tanto tiempo?

R. Porque su origen, antes que nada, está en el intercambio. Tú me das un voto y me lo garantizas y yo te salvo de ser un pobre cristo. Yo te doy prebendas, ventajas, la prioridad, busco un trabajo para tu hijo, busco la manera de que tú puedas construir allí, de pagar menos impuestos…



P. También por la falta del Estado.

R. Cierto. El Estado falta, pero cuando está, es el primero en mostrarse propenso a aliarse con la Mafia. De ahí los escándalos que hemos visto en Roma.



P. Usted ha vivido cosas tremendas, la guerra, la amenaza de ser deportado a Alemania. ¿Cómo ha logrado no perder la ilusión, no perder la confianza en los demás?

R. Es que lo principal es esto. Debemos entre todos recuperar la confianza que los otros ya no tienen en la política. Es la única solución posible. No abandonar, evitar las trampas, la corrupción… Porque somos un país corrupto y enseñamos a otros a corromperse. Somos un mal ejemplo, pero también podríamos llegar a ser uno bueno.



P. Esta dicotomía: el país de la cultura, del arte…

R. Sí, dígalo, y también de la corrupción.



P. De ahí venía la pregunta. Por qué…

R. Habría que remontarse a la Edad Media. Al poder de los intelectuales. Fíjese en Dante Alighieri. Era de una familia de nobles, pero también de ladrones. El padre era usurero… Pero aquella gente ha entendido que la cultura, la fantasía, el hechizo que da el placer de saber, de conocer, de desarrollar tu fuerza de espíritu, es determinante. Tan importante que quien llegaba al poder buscaba la llave de la pintura, la arquitectura, la música, el teatro, la literatura… La primera señal que daba un poderoso, muchas veces mercaderes que habían comprado a los nobles el derecho a llamarse duques, era apostar por la cultura. Por eso, en una ciudad como Florencia, la gente cuando tenía un hijo soñaba en que se convirtiese en artista. Porque los artistas eran sobre todo ricos, trataban con los poderosos. Los ricos buscaban entonces a los artistas como ahora buscan tener un equipo de fútbol y fichar a los mejores jugadores. Y la Iglesia, retrógrada como era, buscaba frenar esta dinámica haciendo procesos, quemando vivos a los grandes pensadores en medio de la plaza…



P. La doble moral de nuevo, porque la Iglesia era también la dueña…

R. ¡De los mejores frescos, de las mejores esculturas! El arte era la gran propaganda de la Iglesia, la demostración de su poder. Cuando Miguel Ángel entiende que el Papa, que le había encargado su tumba, ya no lo quiere, se va. Y entonces el Papa enloquece; se da cuenta de que ha perdido un gran intelectual. Imagina si hoy un gran intelectual se va. Los poderosos, por ejemplo los dueños de los bancos, dicen: rompicoglione, vete a otra parte con tu moralidad, con tu dignidad… Es una locura.

Miguel Ángel 


P. También parece un sinsentido que sea un Papa, este Papa, el único que habla de ecología, de corrupción…

R. Cierto. Y de los bancos, y dice: “¿Creéis que con la corrupción se puede dominar?”. ¡No! Nunca ha sucedido. La corrupción, llegado un cierto punto, se come a sí misma.



P. ¿Qué piensa del papa Francisco?

R. Es un papa magnífico, extraordinario, es uno que ha elegido un nombre que era antipático. Porque la gente no sabe que a san Francisco, 40 años después de morir, le han cambiado la cara, su historia… Le han borrado todo. Porque aquello que era gloria de san Francisco era la desesperación por la Iglesia. Porque él decía, no, querido mío, tú no puedes recoger los fondos y luego gestionarlos tú para hacer la caridad. La caridad de los banqueros. Seamos sinceros. Si tú haces la caridad tienes que asumir la responsabilidad de hacerla. De ir allí a donde se sufre. De arreglar las cosas. No lo hagas para que yo rece por ti, hagas las misas cantadas cuando te mueras, y así vayas al paraíso y evites el infierno. Mucha gente no sabe que el paraíso y el infierno han sido inventados 20 años antes del nacimiento de Dante Alighieri. Lo ha impuesto el mercado. Tú quieres ir al paraíso después de haber sido una mala persona, de haber robado… Vale. Ya me encargo. Tú me das el dinero y yo me encargo de que recen por ti. Negocio redondo. Este Papa sabe todo eso y quiere volver al origen.

Unos jóvenes Dario Fo y Franca Rame


P. Usted tiene 90 años y sigue sin darse un respiro.

R. Nunca. No paro ni para reposar. Todos los días de la semana. Hace tres años que trabajo como un loco.

Dario Fo y Franca Rame

P. Tres años hace ya que falta Franca Rame.

R. No, no es por eso. La falta de Franca pesa sobre mi vida, sobre todo lo que me rodea, pero he entendido que tengo que dar ejemplo, que es necesario participar, estar presente. No por vanidad, que no me importa nada, rechazo cada día premios, invitaciones a participar en actos… Solo me interesa trabajar con los jóvenes. Dar ejemplo. Eso es más lo importante.



Hay un rey loco en Dinamarca. Dario Fo. Siruela. Madrid, 2016. 208 páginas. 17,95 euros.

Adiós Dario Fo. Buen viaje a los Puertos Grises

Tomado de El país

*******




Joan Antoni Fernández nació en Barcelona el año 1957, actualmente vive retirado en Argentona. Escritor desde su más tierna infancia ha ido pasando desde ensuciar paredes hasta pergeñar novelas en una progresión ascendente que parece no tener fin. Enfant terrible de la Ci-Fi hispana, ha sido ganador de premios fallidos como el ASCII o el Terra Ignota, que fenecieron sin que el pobre hombre viera un céntimo. Inasequible al desaliento, ha quedado finalista de premios como UPC, Ignotus, Alberto Magno, Espiral, El Melocotón Mecánico y Manuel de Pedrolo, premio éste que finalmente ganó en su edición del 2005. Ha publicado relatos, artículos y reseñas en Ciberpaís, Nexus, A Quien Corresponda, La Plaga, Maelström, Valis, Dark Star, Pulp Magazine, Nitecuento y Gigamesh, así como en las webs Ficción Científica, NGC 3660 y BEM On Line, donde además mantenía junto a Toni Segarra la sección Scrath! dedicada al mundo de los cómics. Que la mayoría de estas publicaciones haya ido cerrando es una simple coincidencia... según su abogado. También es colaborador habitual en todo tipo de libros de antologías, aunque sean de Star Trek ("Últimas Fronteras II"), habiendo participado en más de una docena de ellas (Espiral, Albemuth, Libro Andrómeda, etc.). Hasta la fecha ha publicado siete libros: "Reflejo en el agua", "Policía Sideral", "Vacío Imperfecto", “Esencia divina”, “La mirada del abismo”, “Democracia cibernética” y “A vuestras mentes dispersas”. Además, amenaza con nuevas publicaciones. Su madre piensa que escribe bien, su familia y amigos piensan que sólo escribe y él ni siquiera piensa.




No hay comentarios:

Publicar un comentario