sábado, 17 de septiembre de 2016

HARRY POTTER Y EL PLAGIO FILOSOFAL.


Harry Potter y la piedra filosofal

Estimados Amigos

Hoy tenemos el gran placer de compartir con ustedes la primera colaboración en el blog del Grupo Li Po  de el escritor español Joan Antoni Fernández. Ayer publicamos una entrevista a Stanilav lem donde el escritor polaco afirma que Harry Potter es el opio del pueblo. El comentario hizo que muchos fans de la saga se manifestaran para oponerse a la afirmación del escritor eslavo. Realmente el colocar la afirmación  sobre Potter fue una travesura nuestra ya que la entrevista cuando fue publicada en El Cultural el 8 de abril del año 2006 fue titulada: Stanislaw Lem, El último genio de la ciencia ficción rompe su silencio.

Los candentes comentarios intercambiados en las redes sociales inspirarón a nuestro amigo Joan Antoni Fernández, un escritor de siete suelas, el texto que continuación podrán leer.

Gracias Joan por tu aporte y bienvenido al blog del Grupo Li Po

Deseamos disfruten de la entrada.

Richard Montenegro

*******

Sin duda, la de Harry Potter es una de las sagas literarias que más ríos de tinta ha vertido. No puede decirse que tenga un argumento original, ni siquiera unos personajes únicos, pero ha sabido enganchar a millones de lectores en todo el mundo. Aunque sus fans más acérrimos aseguren que J.K. Rowling posee un inmenso talento y una fértil imaginación, la realidad no parece estar muy de acuerdo con ellos. Lejos de la saga, sus novelas no generan el menor interés, pasan sin pena ni gloria. Eso sí, la autora escribe de forma más que correcta y ha sido muy hábil a la hora de colocar su producto. Ahí es nada, hacerse millonaria vendiendo libros…

El secreto del andén 13

    Pero la pregunta persiste: ¿es la saga Harry Potter un plagio o no lo es? Difícil cuestión, ya que hoy en día todo lo publicado sin excepción se nutre de ideas y estereotipos de obras anteriores, bien de forma intencional o como simple influencia. Es tal la acumulación de historias escritas que resulta casi imposible encontrar una idea original, única. Ya no existe nada nuevo bajo el sol.

Eva Ibbotson

    Se ha escrito mucho sobre las similitudes de ciertos personajes de la saga Harry Potter con otros de Charles Dickens, R.L. Stevenson, Mark Twain o Roald Dahl. Hasta cierto punto, resulta lógico. Que ciertos momentos en la obra nos recuerden “El Conde de Montecristo”, “Tom Sawyer” o “El Señor de los Anillos” puede ser inevitable. Más incómodo es advertir la exactitud en escenas concretas, como la del tren con la novela “El secreto del andén 13”, de Eva Ibbotson. Un mundo mágico al cual se accede mediante un portal situado en el andén 13 de la estación de King’s Cross… ¿Os suena de algo?

L. Sprague de Camp

    Avancemos un paso más y descubramos a un escritor injustamente olvidado por el público. Me refiero a L. Sprague de Camp, uno de los autores que construyeron la Era Hiboria de Conan el Bárbaro, tras la muerte de  Robert E. Howard. Pues bien, este hombre escribió junto a Fletcher Pratt una pequeña saga que fue publicada en 1996. Se trataba de dos libros titulados “El aprendiz de mago” y “El aprendiz se hace mago”. Es una obra repleta de fantasía, donde el protagonista viaja a mundos imaginarios, ya sea de dioses nórdicos, o al Reino de las hadas. Todo sazonado con un fino humor y una ambientación muy a lo Lewis Carroll.



    Vale, pero todo lo dicho no prueba que J.K. Rowling haya plagiado su Harry Potter. Como mucho, ha podido ser receptiva a otras influencias. Como la de Adrian Jacobs, cuyo agente la demandó al considerar que había copiado su obra “Willy el brujo”. Al parecer, ambos autores compartieron agente literario y manuscritos… Aunque habiendo fallecido el pobre Jacobs en 1997, dudo que la demanda prospere. Y en caso de serlo, sólo se trataría de plagio parcial, de una parte.

El aprendiz de mago

    Pero he aquí que ahora sí aparece un nombre interesante: Neil Gaiman. ¡Amigo, con la Iglesia hemos topado! Porque resulta que en 1990, siete años antes del primer Harry Potter, el gran Gaiman creaba un personaje llamado Tim Hunter. En los cuatro tomos que compone su obra “Los libros de la magia”, aparece este niño de 12 años, con gafas y acompañado de una lechuza, quien deseaba convertirse en el mejor mago del mundo. Por desgracia, como siempre, DC Comics no supo lo que tenía entre manos y no promocionó la obra como debiera.

Willy el brujo

    En resumen, muchas y variadas son las influencias que se han conjuntado en la saga Harry Potter. Algo inevitable, por otra parte. Que esta serie de libros haya triunfado donde otras fracasaron sólo indica el funcionamiento ecléctico del Mundo Editorial. ¿Un simple éxito de laboratorio? ¿Tal vez se trató de un experimento transgénico? Puede ser, pero funcionó. Y mucha gente lo leyó.

Los libros de la magia
    
Después de todo, Harry Potter se ha enfrentado a su peor enemigo: el Plagio Filosofal.

Neil Gaiman


                                                                                                                   Joan Antoni Fernández.


*******



Joan Antoni Fernández nació en Barcelona el año 1957, actualmente vive retirado en Argentona. Escritor desde su más tierna infancia ha ido pasando desde ensuciar paredes hasta pergeñar novelas en una progresión ascendente que parece no tener fin. Enfant terrible de la Ci-Fi hispana, ha sido ganador de premios fallidos como el ASCII o el Terra Ignota, que fenecieron sin que el pobre hombre viera un céntimo. Inasequible al desaliento, ha quedado finalista de premios como UPC, Ignotus, Alberto Magno, Espiral, El Melocotón Mecánico y Manuel de Pedrolo, premio éste que finalmente ganó en su edición del 2005. Ha publicado relatos, artículos y reseñas en Ciberpaís, Nexus, A Quien Corresponda, La Plaga, Maelström, Valis, Dark Star, Pulp Magazine, Nitecuento y Gigamesh, así como en las webs Ficción Científica, NGC 3660 y BEM On Line, donde además mantenía junto a Toni Segarra la sección Scrath! dedicada al mundo de los cómics. Que la mayoría de estas publicaciones haya ido cerrando es una simple coincidencia... según su abogado. También es colaborador habitual en todo tipo de libros de antologías, aunque sean de Star Trek ("Últimas Fronteras II"), habiendo participado en más de una docena de ellas (Espiral, Albemuth, Libro Andrómeda, etc.). Hasta la fecha ha publicado siete libros: "Reflejo en el agua", "Policía Sideral", "Vacío Imperfecto", “Esencia divina”, “La mirada del abismo”, “Democracia cibernética” y “A vuestras mentes dispersas”. Además, amenaza con nuevas publicaciones. Su madre piensa que escribe bien, su familia y amigos piensan que sólo escribe y él ni siquiera piensa.

10 comentarios:

  1. No conozco los antecedentes de la escritora de Harry Potter, pero esta saga la vi desde el primer minuto como una especie de operación propagandística de la cultura anglosajona, con las clásicas escuelas británicas con esos antiguos edificios llenos de moho. De hecho, su autora puso como condición ineludible que el actor escogido para la adaptación al cine fuera inglés. Con todo lo expuesto, ahora empiezo a comprender mejor las cosas y creo que no iba demasiado desencaminado, ya que parece que en efecto es un compendio de mitologías reunidas con una escritora desconocida hasta entonces para embarcarse en un proyecto mediático, muy simplón y predecible y que hace uso de los "deux ex machina" hasta niveles "de fábula".
    :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una reflexión muy acertada. Hoy en día parece ser que el Gran Público, ese ente sin forma que deglute todo con gran voracidad, parece sólo disfrutar con la misma vieja historia, narrada una y otra vez con ligeras variantes. Los directivos que controlan las grandes empresas, ya sean editoriales o cinematográficas, sólo apuestan por repetir la fórmula con leves alteraciones ("Los Juegos del Hambre", "Divergente"...) No obstante, si algo hay que reconocerle a J.K. Rowling es que supo ganar a infinidad de competidores en la ardua tarea de convertir su obra en un Best Seller. Y no era tan desconocida como se cree: había escrito mucho antes, en especial como "negra" de otras plumas.

      Eliminar
    2. Hola Joan. Cada dato que se me va revelando parece que ahonda todavía más en lo que me temía. Nada como una "negra", es decir, una escritora "a sueldo", como la encargada de llevar a cabo un proyecto de otras personas, impersonal, estereotipado y cargado de tópicos culturales para su mayor gloria endogámica.

      Eliminar
  2. Sea. Debo decir que aunque no soy fan de Potter ni vengo a defender una saga que se defiende sola, el tema del plagio me parece bastante subjetivo. Evidentemente la autora sacó tema y datos de aquí y allá, quién no, hasta nosotros, haciendo estos comentarios repetimos las mismas ideas del siglo y los anteriores.
    No seamos ingenuos pues, el agua clara no existe y en todo caso, es tan cara que a nadie le interesa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Graciela. Creo que confundes lo que se está comentando. Creo que los aquí participantes tenemos completamente claro el asunto por el cuál no hay obra que no referencia a otras. Pero créeme, la posibilidad de plagio va a continuar existiendo también. Será más difícil su prueba, más borrosa la línea que lo defina, pero la línea entre plagio y genuina inspiración sigue existiendo. Y si no es así, si cualquiera va a poder reutilizar ideas calcadas de otros sin ofrecer su aporte, estancándose la producción cultural, pues tenemos un problema hasta que alguien vuelva a definir lo que es un plagio de lo que no.

      No, no somos ingenuos. Sabemos que no hay agua clara, pero aún así, sabemos distingir una de otra. Sabemos distinguir lo que es agua potable de la que no, aunque "no sea clara". La cuestión es ¿sabes hacerlo tú?

      Eliminar
    2. Lino, qué pereza, tienes un tono guerrero que me cansa. Sabes lo responder sin recurrir a la descalificación? Y hablas en plural. A quién representas? Qué significa "genuina inspiración"? Luego dices que no eres ingenuo.

      Eliminar
    3. Disculpa Graciela por "enturbiarte las aguas" todavía más, pero no logro ver donde hay descalificación. Lo que pasa es que lo políticamente correcto no va conmigo. Y sí, si creer que todavía existe gente que posee genuina inspiración o que puede aportar algo de ella en sus obras, es de ser ingenuo, entonces lo soy. Lo que ya no se es como calificar a alguien que cree que esta ya no existe. Una vez más, dímelo si lo sabes.

      Eliminar
    4. Pues te felicito Lino, que tengas un gran día.

      Eliminar
    5. Hay otra cosa que has preguntado que en su momento no he respondido porque la verdad, no la entendía, pero ahora me he dado cuenta de que ahí esté la explicación a que no entiendas ese grado de "implicación" que observas y que calificas como "tono guerrero". Cuando me preguntas a quien represento por el mero hecho entiendo de hablar en plural, me parece sumamente significativo. Según esta lógica, si hablo en singular represento a una persona. Si hablo en plural a varias ¿no es así?, Pues bien, yo creo que existe otra opción, que es la de no "representar" absolutamente a nadie, sino simplemente dar una visión de como veo las cosas que nos afectan a todos, cómo determinados comportamientos pueden afectar a la sociedad. Es decir, no represento a nadie, aunque seguramente hay alguno más que opine como yo y bien que podría actuar de representante de ambos, pero no, no represento a nadie, tan sólo (aunque no es poco) manifiesto mi preocupación por legitimar el enriquecimiento ofreciendo una producción cultural hueca y que se apropia de la producción cultural de otros autores los cuales puede que su principal problema es que tengan demasiados escrúpulos como para hacerlo aprovechándose de los más desprotegidos como es el mundo infantil. Mi preocupación por el enorme interés que parece que hay por borrar no solo las ya difusas líneas entre la copia y la obra legitima, sino ya tan siquiera del intento de buscar dichas líneas, como es el caso de este artículo.

      Eliminar