domingo, 6 de marzo de 2011

La intima relación entre la cerveza y la cultura




Estimados Amantes de la cerveza

De seguro ustedes se preguntaran que tiene que ver esto 


con esto


pues la relación es más que evidente y es muy simple: sin cerveza no habría Odisea. Ni Acropólis de Atenas, ni Canto del mío Cid, ni módulo lunar Águila. Esa es la conclusión aumentada de una serie de estudios sobre el impacto del cultivo de los cereales en la civilización. Pero lo mejor que pueden hacer es la leer la siguiente nota para que aclaren sus dudas.


Deseamos disfruten de la entrada y a todos ustedes 

¡Salud!

Y recuerden si están en el bar regresen a casa en táxi o denle las llaves a un amigo que no esté bebiendo para que les de el empujón hasta el dulce hogar.
 

Richard Montenegro


*******




La cerveza favoreció el desarrollo de la civilización, según sugiere un estudio

Figurillas de madera egipcias representando la elaboración de cerveza (Museo Egipcio Rosacruz, en San José, California). Foto: Michael E. Smith


5 de noviembre de 2010
 LIVESCIENCE | Charles Q. Choi |
(Traducción de Guillermo Caso de los Cobos)


¿Pudo la cerveza haber contribuido al surgimiento de la civilización? Es una posibilidad, dicen algunos arqueólogos.

Su argumento es que los agricultores de la Edad de Piedra fueron domesticando los cereales, no tanto para llenar sus estómagos, sino para alegrar sus cabezas, transformando los granos en cerveza. Esa ha sido su posición durante más de 50 años, y ahora un arqueólogo dice que la evidencia es cada vez más fuerte.

La señal de que la gente recorría grandes extensiones para obtener los granos de cereal, a pesar del duro trabajo que era necesario para hacerlos comestibles, junto con el conocimiento de que las fiestas o celebraciones eran reuniones importantes para el desarrollo comunitario, apoyan la idea de que los granos de cereal estaban siendo convertidos en cerveza, dijo el arqueólogo Brian Hayden  de la Universidad Simon Fraser en Canadá.

Brian Hayden


"La cerveza era algo sagrado en la mayoría de las sociedades tradicionales", manifestó Hayden, que tiene previsto presentar la investigación sobre los orígenes de la cerveza a la revista Current Anthropology.

La aparición de la agricultura comenzó en el período Neolítico de la Edad de Piedra, hace unos 11.500 años. Una vez que los grupos nómadas se habían establecido entraron en contacto unos con otros con más frecuencia, estimulando el establecimiento de costumbres sociales más complejas y poniendo las bases para comunidades más interrelacionadas.

Los pueblos neolíticos que vivían en grandes áreas del suroeste Asia, llamado el Levante, se desarrollaron a partir de la cultura Natufiense, siendo pioneros en el uso de cereales silvestres, lo cual evolucionó hacia una verdadera agricultura y un comportamiento más sedentario. La explicación más obvia para que se diera semejante cultivo es que se hizo para comer.

La evidencia arqueológica sugiere que, hasta el Neolítico, cereales como la cebada y el arroz constituían sólo un elemento menor de la dieta, probablemente debido a que requerían mucho trabajo para conseguir algo comestible de ellos (uno normalmente tiene que reunir, aventar, quitar la cáscara y moler el grano, tareas que requieren mucho tiempo).


Hayden dijo a LiveScience que él había visto este duro trabajo por sí mismo. "En los tradicionales pueblos mayas, donde yo he estado trabajando, el maíz se utiliza para las tortillas y para la chicha, la cerveza de allí. Las mujeres dedican cinco horas al día sólo a moler los granos".

De otro lado, en lugares de Siria se comprueba, sin embargo, que las personas van a veces a sitios inusuales (hasta 40 o 60 Km) sólo para adquirir granos de cereales. Uno podría especular, señala Hayden, que el trabajo asociado con los granos podría haber sido atractivo en las fiestas, durante las cuales a los huéspedes se les ofrecía alimentos de difícil o muy costosa preparación, y la cerveza podría haber sido la razón clave para adquirir los granos utilizados en su fabricación.

"No es que el consumo y la elaboración de la cerveza, en sí misma, ayudara a comenzar el cultivo, sino que es este contexto de las fiestas lo que une a la cerveza con el surgimiento de las sociedades complejas", aclaró Hayden.

Relieve mesopotámico que muestra a dos personajes bebiendo cerveza de una jarra común a través de un sorbete


Las fiestas habrían sido algo más que simples encuentros, pues tales ceremonias han tenido un significado social y vital durante milenios, desde la "Última Cena" a la primera "Acción de Gracias".

"Las fiestas son esenciales en las sociedades tradicionales para crear compromisos, formar facciones y vínculos entre las personas, para la creación del poder político, para realizar redes de apoyo, y todo esto es esencial para el desarrollo más complejo de los distintos tipos de sociedades", explica Hayden. "Las fiestas son, además, recíprocas. Si yo te invito a mi fiesta, tú tienes la obligación de invitarme a la tuya. Si yo te doy algo así como un cerdo o una jarra de cerveza, estás obligado a hacer lo mismo para mí o incluso más".

"En las fiestas tradicionales a través de todo el mundo, hay tres ingredientes que están casi universalmente presentes", dijo. "Uno es la carne. El segundo es una especie de grano de cereal (por lo menos en el Hemisferio Norte) en forma de pan o gachas de avena o similares. El tercero es alcohol, y dado que usted necesita suplementos de cereales se ponen en el mismo, así como el tiempo y esfuerzo, los cuales se producen casi exclusivamente en las sociedades tradicionales en ocasiones especiales, a fin de impresionar a los invitados, hacerlos felices y modificar sus actitudes favorablemente hacia el anfitrión".

Jarra de cerveza de la que se bebía directamente (posiblemente frigia)

La elaboración de la cerveza parece haber tenido un desarrollo muy temprano y está ligada con la domesticación inicial, según se ve durante el Neolítico en China, el Sudán, las primeras cerámicas en Grecia y, posiblemente, con el primer uso del maíz. Hayden dijo que la evidencia circunstancial para la elaboración de la cerveza se ha visto en el Natufiense, y que toda la tecnología necesaria para hacerla está allí: cultivos de levadura, piedras de moler, vasos para cerveza y rocas agrietadas por el fuego como signos del calor necesario para preparar la masa.

"Todavía no tenemos la `smoking gum´ (la pistola humeante) de la fabricación de la cerveza en la cultura Natufiense, con residuos de cerveza en el fondo de las tazas de piedra, o algo así", recordó Hayden. "Pero espero que la gente comenzará a buscarla, dado que todavía no la tienen".

Tapones de bronce que servían para sellar las vasijas donde fermentaría la cerveza y con pequeños agujeros para dejar escapar los gases.
 ///
 
Comentario de Guillermo Caso de los Cobos

He decidido respetar el contenido del título de la información, pero, a tenor de la tesis fuerte del autor del estudio, quizá habría sido más propio decir que fueron la cerveza y las fiestas las que favorecieron el inicio y desarrollo de la civilización.

En cualquier caso, no deja de ser una propuesta explicativa curiosa e interesante, pues, de algún modo, le da la vuelta, en importancia, al argumento de que fue el desarrollo agrícola de los cultivos cerealísticos lo que propició el desarrollo civilizatorio. Es decir, no fue tanto la búsqueda de conseguir alimentos de forma más estable -mediante la agricultura-, sino la necesidad de elaborar cerveza en cantidades apreciables lo que llevó a materializar la actividad agrícola.

Cerveza que sería no sólo imprescindible para el consumo masivo propio, sino también elemento indispensable a la hora de favorece las relaciones de los distintos grupos sociales comunitarios. Lo que nos lleva también a considerar, por otro lado, hasta qué punto pudo ser decisivo también , en esta secuencia de hechos, los actos de hospitalidad con ofrecimientos y regalos de comida y bebidas alcóholicas a los invitados en las fiestas o celebraciones que se llevaban a cabo entre los grupos comunitarios, pues no en vano tales actos habrían de conformar nuevas y productivas interrelaciones en provecho del proceso civilizatorio.

En una palabra, los cereales y la cerveza se presentarían así como artículos de lujo que favorecen la calidad del regalo (el "don" del que nos hablara Marcel Mauss o el "potlatch" del que nos hablara Marvin Harris) y, en consecuencia, la posibilidad de establecer pactos de hospitalidad en un estadio superior, en términos sociales y políticos, dentro del fenómeno civilizatorio.


 La nota fue tomada de Terrae Antiqvae 


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada