jueves, 26 de septiembre de 2013

LA BIBLIA Y EL VALOR DE UN BUEN LIBRO, por D. H. Lawrence






“El verdadero gozo de un libro consiste en leerlo una y otra vez, hallándolo siempre distinto, encontrando otro significado, otro nivel de sentido. Se trata como siempre de un problema de valores: nos desborda tal cantidad de libros, que apenas nos damos ya cuenta de que un libro puede tener un valor, un valor como el de una joya, o un hermoso cuadro, en el que podemos profundizar más y más y obtener una experiencia más profunda cada vez.”

* * * * * *

El proceso malogra sus propios fines. Mientras la poesía judía penetra las emociones y la imaginación, y la moralidad judía los instintos, la mente se vuelve tozuda, persistente, y al final repudia toda la autoridad de la Biblia, alejándose de ella no sin cierta repugnancia. Este es el caso de muchos hombres de mi generación.


Un libro tiene vida en tanto que es insondable. Una vez que es desentrañado, muere de inmediato. Resulta sorprendente lo diferente que un libro puede ser, leído al cabo de cinco años. Algunos libros ganan inmensamente, son como algo nuevo. Resultan tan increíblemente distintos, que hacen a un hombre cuestionarse su propia identidad. También, otros libros pierden inmensamente. Leí “Guerra y Paz” una vez más, y me sorprendí al comprobar lo poco que me motivaba, casi me espantaba pensar en los arrebatos que una vez me hizo sentir, y que ahora ya no sentía.

Así es. Una vez que el libro es desentrañado, una vez que resulta “conocido”, y su sentido queda fijado y establecido, está muerto. Un libro se halla vivo mientras tiene poder para movernos, y movernos de un modo “diferente”; en cuanto que lo encontramos “diferente” cada vez que lo leemos.



Debido al aluvión de libros superficiales que realmente se agotan a la primera lectura, la mente moderna tiende a pensar que todos los libros son iguales, que concluyen a la primera lectura. Pero de hecho no es así. Y gradualmente la mente moderna se dará cuenta otra vez.

El verdadero gozo de un libro consiste en leerlo una y otra vez, hallándolo siempre distinto, encontrando otro significado, otro nivel de sentido. Se trata como siempre de un problema de valores: nos desborda tal cantidad de libros, que apenas nos damos ya cuenta de que un libro puede tener un valor, un valor como el de una joya, o un hermoso cuadro, en el que podemos profundizar más y más y obtener una experiencia más profunda cada vez.

Es mejor, mucho mejor, leer un libro seis veces, a intervalos, que leer seis libros distintos. Porque si un determinado libro te mueve a leerlo seis veces, la experiencia será cada vez más profunda, y enriquecerá a toda el alma, de un modo emocional y mental. En tanto que seis libros leídos solamente una vez son una nueva acumulación de nuestros días, la cantidad desprovista de valor real.

Tendremos, pues, a los lectores divididos de nuevo en dos grupos: la gran masa, que lee por entretenimiento y con un interés momentáneo, y una pequeña minoría, que sólo quiere libros que posean un valor para ellos mismos, libros que aporten experiencia, incluso una experiencia más profunda.

La Biblia es un libro que mataron momentáneamente para nosotros, o para algunos de nosotros, al fijar arbitrariamente su significado. Sabemos plenamente que, en su significado superficial o popular, está muerto, que nada nos aporta ya. Peor aún, por la vieja costumbre convertida casi en instinto, nos provoca un estado de sentimientos que ahora nos repugna. Detestamos la “capilla” y la sensación de domingo escolar que la Biblia inevitablemente nos impone. Queremos librarnos de toda esa “vulgaridad”, puesto que vulgar es.

♦ ♦

D. H. LAWRENCE, Apocalipsis, 1932. Publicado dos años después de la muerte del autor. [FD, 06/12/2006].


Tomado de Filosofía Digital






1 comentario:

  1. Dios tiene una palabra para cada tiempo, para cada realidad y para cada pueblo. Esta es la palabra para Venezuela:

    Teocracia Venezuela

    Bienvenidos a la Teocracia, el gobierno de Dios
    Teodoro Darnott le invito a conocer el inicio de lo que se convertirá pronto en el más poderoso movimiento revolucionario que ha de cambiar la faz social y política de Venezuela de la democracia hacia la teocracia.
    Teocracia Venezuela propone la construcción de una sociedad cristiana bajo un pacto constitucional cristiano, lo que implica un gobierno y un estado cristianos. La república Cristiana Teocrática De Venezuela.

    Dios ha estado anunciando que levantará a Venezuela como la primera teocracia de América. La voz de Dios ha salido en primer lugar de la boca de Teodoro Darnott en el 2006 luego a traves de Alexis Moncada del Estado Táchira; Ver esta página: https://atalayavenezuela.blogspot.com/p/introduccion-este-es-un-material.html a
    -En ninguna manera. Para que cualquier nación aspire a su salvación tiene que pasar por un proceso igual al de Ninive: arrepentimiento y conversión nacional. Esto es lo que estamos pidiendo a todo el pueblo de Venezuela.

    Pero todo esto nos lleva primeramente a un proceso de perdón nacional, de, de reconciliación nacional y por ultimo de unidad nacional. No unidad en nuestras diferencias, sino en lo único que nos puede dar una verdadera unidad por encima de todas nuestras diferencia, me refiero a un Dios, una ley de ese Dios y un pueblo santo que seriamos todos los venezolanos.

    Mi persona y el resto de los hermanos que integramos Teocracia Venezuela nos comprometemos para con Dios y para con todo el pueblo de Venezuela en avanzar en este proceso. Ponemos todo nuestro empeño en aceptar todos estos cambios que Dios demanda de nosotros para la transformación nacional y llamamos a todos los venezolanos a seguirnos en este camino que sin duda nos conducirá a la liberación y salvación de nuestro país.

    Es este deseo lo que me lleva a escribirle a fin de encontrar alguna palabra de solidaridad que me de fuerza moral y espiritual para seguir adelante anunciando a Venezuela y a América la solución de Dios para todos nuestros pueblos, esto es, la Teocracia Cristiana como ordenamiento jurídico, social, político, cultural-espiritual. El levantamiento en América de las sociedades nacionales cristianas, donde la gente y los recursos estén al servicio de la gloria de Dios y de Cristo.

    Gracia amado (a) por el momento de su tiempo que me ha dispensado. Que Dios nuestro padre le bendiga abundantemente a usted y a su familia con toda clase de bendiciones del cielo y de la tierra, y que la paz y el amor de Jesucristo abunde para gracia en su corazón.
    Atte
    Teodor R Darnott

    Precursor de la Teocracia para Venezuela y América Latina
    Teocracia Cristiana Venezuela Visite nuestro sitio web en http://teovczla.blogspot.com

    ResponderEliminar