sábado, 22 de mayo de 2010

El Lego de James Cameron

Un acercamiento crítico a la película Avatar

Parte I/II




Estimados Amigos

Hoy tenemos el agrado de publicar el texto de nuestro amigo Richard Montenegro donde analiza la más reciente película del canadiense James Cameron. Este articulo fue publicado por primera vez digitalmente en el blog de José Carlos De Nóbrega, Salmos Compulsivos el 01 de Abril de 2010. Luego fue publicado en el Tiempo Universitario, semanario de la Universidad de Carabobo, en dos entregas la primera el 12 de Abril de 2010 en el número 662 y segunda el 19 de Abril de 2010 en el número 663. En el espacio llamado "Muestra sin retoques"; espacio administrado por el escritor Rafael Simón Hurtado, ubicado en la página 6 del ya mencionado semanario. En este blog publicamos el texto con la presentación que realizó Rafael Simón Hurtado en la versión impresa en el Tiempo Universitario. Esperamos que disfuten del texto y que lo enriquezcan con sus comentarios.




Avatar, la fábula de Ciencia Ficción ambientada en un lejano y fantástico planeta llamado Pandora, del director canadiense James Cameron, se ha convertido en la película más taquillera de la historia, superando a Titanic (1997), otra cinta del mismo director. Sin embargo, la contundencia de las cifras multimillonarias que acreditan el éxito de taquilla, y el innegable valor técnico y estético de la cinta, no la han exonerado de la crítica que califica su guion de como poco imaginativo y predecible; colocando a su creador, incluso, en el blanco de las demandas judiciales que lo acusan hasta de imitación y plagio. El autor del presente material, Richard Montenegro Caricote, hace un analisis comparativo con otras producciones cinematográficas que revelan estas "coincidencias", (o influencias, como las llama el propio Cameron), y añade el aporte de su analisis, -que ofrecemos a nuestros lectores en dos necesarias entregas-, la revelación de una interesante información, que vincula el desarrollo de la tecnología computarizada empleada para la filmación de de la película, con la extracción del Coltán, recurso mineral no renovable altamente estratégico, cuya explotación ha originado en la República democrática del Congo, -poseedora del 80 % de las reservas mundiales-, serios conflictos armados que han dejado millones de muertos; lo que impediría afirmar que el discurso conservacionista o ecologista de Avatar es, efectivamente, autosustentable.

Rafael Simón Hurtado

 

*******



Cuando hablo del Lego de James Cameron no me refiero a que tenga falta de letras o de noticias, tal como lo define el DRAE en su vigésima segunda edición, si no que lo comparo con el más famoso producto de Dinamarca, después de Hans Christian Andersen, el Lego: el juego de bloques prefabricados de plástico interconectables. Cameron tomó unas cuantas ideas bases de la literatura de Ciencia Ficción y el mayor número de situaciones típicas en el cine comercial uniéndolas con alta tecnología y mucho color azul. Aunque, como todo artilugio hecho con bloques Lego, de cerca se noten las uniones. Eso no es objetable, lo negativo es encubrir el aporte o préstamo de elementos de distintos autores sin brindarles el respectivo reconocimiento. Aunque al gran público, como cosa previsible, esto no le interesa y hoy hasta algunos que ayer fueron críticos cinematográficos solventes se desviven en halagos por la ultima producción de Cameron apelando hasta a los clásicos griegos para justificar su juicio. A lo largo de este texto mostraremos de dónde Cameron tomó los bloques Lego con los que armó su más reciente película, Avatar.



Pues Durante mucho tiempo estuve esperando ver el resultado del proyecto secreto de James Cameron. Nunca dejo nada en claro y hasta se pensó que estaba preparando la versión de acción real de la novela gráfica Battle Angel Alita de Yukito Kishiro.

Portada de  Battle Angel Alita Last Order

Pues aparentemente fue todo un engaño y nos presentó un producto digno de toda una franquicia capitalista. Dándonos una puesta en escena de primera sustentada por una historia más que gastada. Si se tiene una cultura cinematográfica promedio (en otras palabras que sólo hayas visto cine de USA) es inevitable compararla y ver los puntos de encuentro o de plagio con películas como Un hombre llamado Caballo (película de 1970 dirigida por Elliot Silverstein y protagonizada por Richard Harris), Danza con Lobos (película de 1990, dirigida y protagonizada por Kevin Costner), El Ultimo Samurai (película de 2003, dirigida por Edward Zwick y protagonizada por Tom Cruise) y Pocahontas (película de 1995 dirigida por Mike Gabriel). Sí, estoy hablando de la cinta de animación de Disney.


Pocahontas. Cartel

La mejor crítica que he podido escuchar me la dio un amigo al decirme: “las imágenes son hermosas pero ni aprendí ni me mostró nada nuevo, están bien para pasar un buen rato".

Al ver la película uno se deja llevar por las imágenes que es lo mejor que tiene la cinta, porque la trama es de lo más predecible. Es inevitable pensar que Jake Sully triunfará. Apenas me ade ntré en la oscuridad de la sala, casi de manera automática vi a Jake Sully como una versión picta o celta de John Dunbar de Danza con Lobos, película basada en la novela de Michael Blake. Hasta la escena de la confesión es similar. En Danza con Lobos John Dunbar dice a sus amigos indígenas Lakotas (Siux) que el hombre blanco vendrá y que serán como las estrellas del cielo. En Avatar, Jake Sully le explica a los Na’vi que la gente del cielo vendrá y serán como gotas de lluvia.



 
En ambas películas hay pueblos indígenas que habitan tierras codiciadas por extranjeros. En Danza con Lobos los indígenas son los Lakota, mejor conocidos por nosotros como los Siux, en Avatar el pueblo a despojar son los Na’vi, que son una versión longilínea de color azul de los Thundercats del paleolítico con puerto usb incorporado.

 

En cuanto a Un hombre llamado Caballo y El Ultimo Samurai vemos como un hombre ajeno a una cultura es vejado por el grupo que no lo acepta. Hasta que logra sobreponerse y ganarse el respeto de la comunidad que antes lo despreciaba y que finalmente lo acoge como uno de los suyos.

Cartel promocional de un Hombre llamado Caballo
 
Para los que recuerden a Pocahontas, no deben olvidar que esta princesa indígena salvó a un extraño hombre venido de allende los mares llamado John Smith del que se enamora (noten que las iniciales de Jake Sully y John Smith son las mismas: J.S.) y casualmente en esta cinta animada existe el personaje de la Abuela Sauce que muy fácilmente podemos relacionar con el Árbol de las Almas.

La película no dice nada nuevo
y James Cameron aplica la fórmula descubierta por él en Titanic de 1997, tomar una historia de amor simple y sazonarla o vestirla en aquel caso de recuento histórico y en este caso de alegato ecologista. Es necesario hacer notar que la trama de Titanic se inspiró en un episodio de “El mundo submarino de Jacques Cousteau” que mostraba el descubrimiento y exploración de los restos del HMHS Britannic. Esta expedición contaba con Sheila Macbeth Mitchell, una sobreviviente del hundimiento, que compartió sus recuerdos del suceso e inclusive llegó a internarse en las aguas del Egeo en un mini-submarino para contemplar los restos del barco. En esta expedición se recuperaron algunas piezas del pecio. Pero no se pudo rescatar un reloj despertador que Sheila ansiaba recuperar y que había dejado en el camarote al abandonar el barco. Es fácil ver el paralelismo entre la enfermera Sheila Macbeth Mitchell y el personaje de Rose Dawson Calvert. Ambas son jóvenes que buscaban salir de la encorsetada sociedad de principios del siglo XX. Sólo que una es real y la otra sólo un personaje fílmico.


Jacques Costeau, su tripulación y Sheila Macbeth Mitchell

El HMHS Britannic era gemelo del fatídico Titanic, pero fue convertido en buque hospital al estallar la Primera Guerra Mundial, siendo hundido frente a las costas de la isla Kea en el mar Egeo el 21 de noviembre de 1916. La inmersión de Sheila Macbeth Mitchell sucedió en 1976 cuando ella contaba con 86 años.

Incluso toma elementos de otras películas como Gorilas en la niebla, cinta de 1988 dirigida por Michael Apted donde Sigourney Weaver interpretó a la zoóloga Dian Fossey defensora de los Gorilas de Montaña que terminó siendo asesinada por los cazadores furtivos. En Avatar el personaje representado por Weaver es botánica pero la asunción de una actitud dura, protectora y obsesiva ante su objeto de estudio, en aquel caso los gorilas y en este los indígenas extraterrestres Na'vi, es la misma. 

 
Gorilas en la Niebla. Cartel promocional


 
El enfrentamiento final entre el coronel Quaritch y Jake Sully me hace recordar la lucha final ente Ellen Ripley manejando un montacargas antropomorfo y la Reina Alien de la película de 1986: Aliens, el regreso. Y el final es el mismo, los buenos ganan y Cameron se autocanibaliza.

 
Ellen Ripley frente a la Reina Alien
Hasta el momento hemos obviado el aporte de dos películas que tratan la misma temática, la de las culturas diferentes que chocan sin remedio, como son Jugando en los campos del Señor (basada en novela de Peter Matthiessen publicada en 1965 y llevada al cine en 1991 por Hector Babenco) y La Selva esmeralda (dirigida por “el Stanley Kubrick de los pobres”, John Boorman, en 1985 sobre un guión de Rospo Pallenberg). Ambas películas ubican su acción en la selva amazónica y muestran la incompatibilidad de las formas de ver la vida de los indígenas y de los criollos. Les recomiendo ampliamente la película de Boorman. Es curioso ver lo poco conocidas que son estas cintas, quizás si los indígenas amazónicos hubiesen sido azules otro gallo cantaría.


Cartel promocional de La selva Esmeralda

Casi olvido esa joya que es La Princesa Mononoke (1997) de Hayao Miyazaki. En esta animación japonesa se retrata la lucha entre la naturaleza y un mundo que poco a poco se tecnifica en el Japón medieval. Enmarcando esta situación una historia de amor entre la princesa Mononoke y Ashitaka, un joven Ainu venido de muy lejos.

 

Cartel promocional de La Princesa Mononoke


Continuará





  • El Lego de James Cameron

Un acercamiento crítico a la película Avatar

Parte II/II


*******









Richard MontenegroPerteneció a la redacción de las revistas Nostromo y Ojos de perro azul; también fue parte de la plantilla de la revista universitaria de cultura Zona Tórrida de la Universidad de Carabobo. Es colaborador del blog del Grupo Li Po: http://grupolipo.blogspot.com/. Es autor del libro 13 fábulas y otros relatos, publicado por la editorial El Perro y la Rana en 2007 y 2008; es coautor de Antología terrorista del Grupo Li Po publicada por la misma editorial en 2008 , en 2014 del ebook Mundos: Dos años de Ficción Científica y en 2015 del ebook Tres años caminando juntos ambos libros editados por el Portal Ficción Científica. Sus crónicas y relatos han aparecido en publicaciones periódicas venezolanas tales como: el semanario Tiempo Universitario de la Universidad de Carabobo, la revista Letra Inversa del diario Notitarde, El Venezolano, Diario de Guayana y en el diario Ultimas Noticias Gran Valencia; en las revistas electrónicas hispanas Alfa Eridiani, Valinor y Gibralfaro, Revista de Creación Literaria y de Humanidades de la Universidad de Málaga y en portales o páginas web como la española Ficción Científica, la venezolana-argentina Escribarte y la colombiana Cosmocápsula.

5 comentarios:

  1. Gracias por tu comentario Cristina :)

    ResponderEliminar
  2. se ha olvidado de los marines de aliens y todos lod detalles sacados de esa pelicula, la ambientadcion de lovecraft "en los muros de eryx" y los detalles de depredador, mentiras arriesgadas y terminator, ademas de la metafora de la guerra de vietnam y el detalle de la silla de ruedas, proveniente de una escna de dias extraños

    ResponderEliminar
  3. Gracias por tu comentario Santi Sandor :)

    ResponderEliminar