sábado, 22 de febrero de 2014

"No queremos odiar ni despreciar a nadie. En este mundo hay sitio para todos, la buena tierra es rica y puede alimentar a todos los seres."

EN VENEZUELA EL CAMINO DE LA VIDA PUEDE SER LIBRE Y HERMOSO,

por Charles Chaplin








Las protestas siguen en Venezuela con intensidad variable y la cantidad de muertos, heridos y detenidos solo sigue incrementándose. Hoy el gobierno accedió a reunirse con la oposición con los cancilleres de UNASUR como testigos. Pero la oposición solo se reunirá con el gobierno si se cumple con estas condiciones:

a) Una ley de amnistía para presos políticos , 
b)La instauración de la comisión nacional de la verdad independiente, 
c) El compromiso para la renovación equilibrada de los poderes públicos y 
d) La desmovilización de grupos paramilitares conocidos como "colectivos" .

Por esta razón, a las 9:27 am del 8 de Abril de 2014 no sabemos aún si habrá la tan cacareada (por el gobierno) reunión con la oposición.

Esta entrada  a pesar del delicado tema que toca es una de las menos visitadas. Quizás a partir de hoy las visitas aumenten debido al cambio de la imagen inicial de esta entrada.


08 de Abril de 2014


*******




Estimados Amigos

Con tristeza informamos que las protestas siguen en Venezuela. La violencia pareciera que ha adueñado de las calles. En este momento nos damos cuenta de cuan escaso es el sentido común. Pareciera que los grandes protagonistas olvidaron que una nación solo puede construirse con el concurso de todos los brazos de aquellos que quieren labrarse un futuro. 




No puede construirse un futuro negando posibilidades y pensamientos diversos. Venezuela es un país tropical con una rica biodiversidad y sería un sin sentido esperar que un país tan diverso pudiera construirse con un pensamiento único. 


Hacemos un llamado por la concordia de este país, una concordia donde predomine el respeto por el otro y la hermandad que nos permitirá realmente entrar a ese ahora tan lejano siglo XXI.



Es tan penoso comprobar como en las redes sociales los "artistas" e "intelectuales" dejaron de servir al Espíritu del Mundo y se dedican a mancillar a la gente que no piensa igual que ellos. Pareciera que no se dan cuenta de como se mofan del dolor de los otros y de que cada vida perdida en este conflicto es la vida de un venezolano, una posibilidad fallida de hacer más llevadera la existencia en esta Nave Espacial Tierra. Y no reconocer eso es denigrar a la nación y al futuro de esta tierra y de la humanidad.



Hay algo que es inevitable y es que debemos convivir en este suelo y por eso hacemos un llamado a que aflore lo mas brillante del corazón de la gente de este país. Lo que sucede en estos momentos es una afrenta a la memoria de todos los próceres de la Patria y más aún a la memoria del Libertador Simón Bolívar. Y con certeza podemos decir que ningún grupo monopoliza las injurias que se le han hecho a la memoria de este país. No se puede construir un futuro negando a una parte del país y quien pretenda hacerlo de antemano estará condenado al fracaso. Y podrá estar seguro de que la historia no lo absolverá.



 
Por esa razón hemos decidido compartir con ustedes esta magnífica pieza creada por  el genial Charles Chaplin, una persona que apoyándose en sus habilidades y con una gran confianza en si mismo logró sobreponerse a un ambiente pobre y hostil convirtiéndose en un exitoso artista y hombre de negocios que nunca olvido su modestos orígenes.

Imagen creada por Guatafoc


Con urgencia los venezolanos debemos recordar que: "El camino de la vida puede ser libre y hermoso". Lo hemos perdido  pero podemos recobrarlo si ponemos de nuestra parte. Y que "La codicia ha envenenado las almas, ha levantado barreras de odio, nos ha empujado hacia la miseria y las matanzas"

Gandhi una vez dijo: Quisiera sufrir todas las humillaciones, todas las torturas, el ostracismo absoluto y hasta la muerte, para impedir la violencia.



Pero hay quienes para evitarse las humillaciones promueven la violencia. Llegado el momento cada bando debera responder por sus victimas y el estado venezolano deberá asumir su responsabilidad por los caídos en las protestas.





Solo juntos, hombro con hombro y tolerancia mutua a falta de mejor palabra, podremos labrarnos un lugar digno entre las naciones dichosas. Y si para poder existir debemos exterminar al otro, a ese hermano que osó a pensar diferente razón tuvo Bolívar al decir que había arado en el mar. 

Con Chaplin gritamos a todo pulmón: 

¡Luchemos por el mundo de la razón; un mundo donde la ciencia, donde el progreso, nos conduzca a todos a la felicidad! ¡En nombre de la democracia, debemos unirnos todos!


Solo así le daremos significado a todas estas muertes que enlutan nuestro país. 


Y si no lo logramos no habrá razón alguna para recordar el nombre de Venezuela, que como un proyecto fallido se hundirá en el agujero del olvido de la historia.



Enlaces relacionados con la situación actual venezolana:




*******




“Tenemos que ayudarnos unos a otros. Los seres humanos somos así: queremos hacer felices a los demás, no hacerlos desgraciados. No queremos odiar ni despreciar a nadie. En este mundo hay sitio para todos, la buena tierra es rica y puede alimentar a todos los seres. El camino de la vida puede ser libre y hermoso, pero lo hemos perdido. La codicia ha envenenado las almas, ha levantado barreras de odio, nos ha empujado hacia la miseria y las matanzas. Hemos progresado muy deprisa, pero nos hemos encarcelado a nosotros. El maquinismo, que crea abundancia, nos deja en la necesidad. Nuestro conocimiento nos ha hecho cínicos, nuestra inteligencia, duros y secos. Pensamos demasiado, y sentimos muy poco. El odio de los hombres pasará y caerán los dictadores, y el poder que se le quitó al pueblo se le reintegrará al pueblo, y, así, mientras el Hombre exista, la libertad no perecerá. ¡Todos a luchar para liberar al mundo, para derribar barreras nacionales, para eliminar la ambición, el odio y la intolerancia! ¡Luchemos por el mundo de la razón; un mundo donde la ciencia, donde el progreso, nos conduzca a todos a la felicidad! ¡En nombre de la democracia, debemos unirnos todos!”

* * * * * *


Lo siento, pero yo no quiero ser emperador; ese no es mi oficio. No quiero gobernar ni conquistar a nadie, sino ayudar a todos, si fuere posible: judíos y gentiles, blancos o negros.

Tenemos que ayudarnos unos a otros. Los seres humanos somos así: queremos hacer felices a los demás, no hacerlos desgraciados. No queremos odiar ni despreciar a nadie. En este mundo hay sitio para todos, la buena tierra es rica y puede alimentar a todos los seres.


El camino de la vida puede ser libre y hermoso, pero lo hemos perdido. La codicia ha envenenado las almas, ha levantado barreras de odio, nos ha empujado hacia la miseria y las matanzas.

Hemos progresado muy deprisa, pero nos hemos encarcelado a nosotros. El maquinismo, que crea abundancia, nos deja en la necesidad. Nuestro conocimiento nos ha hecho cínicos, nuestra inteligencia, duros y secos. Pensamos demasiado, y sentimos muy poco.

Más que máquinas, necesitamos humanidad; más que inteligencia, tener bondad y dulzura. Sin estas cualidades la vida será violenta, se perderá todo. Los aviones y la radio nos hacen sentirnos más cercanos. La verdadera naturaleza de estos inventos exige bondad humana, exige la hermandad universal que nos una a todos nosotros.

Ahora mismo, mi voz llega a millones de seres en todo el mundo, a millones de hombres desesperados, mujeres y niños, víctimas de un sistema que hace torturar a los hombres y encarcelar a gentes inocentes. A los que puedan oirme, les digo: no desesperéis. La desdicha que padecemos no es más que la pasajera codicia y la amargura de hombres que temen seguir el camino del progreso humano.


El odio de los hombres pasará y caerán los dictadores, y el poder que se le quitó al pueblo se le reintegrará al pueblo, y, así, mientras el Hombre exista, la libertad no perecerá.

¡Soldados, no os rindáis a esos hombres que en realidad os desprecian, os esclavizan, reglamentan vuestras vidas y os dicen lo que tenéis que hacer, que decir y que sentir! ¡Os barren el cerebro, os ceban, os tratan como a ganado y como a carne de cañón! ¡No os entreguéis a estos individuos inhumanos, hombres máquinas, con cerebros y corazones de máquina! ¡Vosotros no sois máquinas, no sois ganado, sois Hombres! Lleváis el amor de la Humanidad en vuestros corazones, no el odio. Sólo los que no aman, odian; los que no aman, y los inhumanos.

¡Soldados, no luchéis por la esclavitud, sino por la libertad! En el capítulo 17 de San Lucas se lee: “El Reino de Dios está dentro del hombre”, ¡no de un hombre, ni de un grupo de hombres, sino de todos los hombres, en vosotros! ¡Vosotros el pueblo tenéis el poder, el poder de crear máquinas, el poder de crear felicidad! ¡Vosotros el pueblo tenéis el poder de hacer esta vida libre y hermosa, de convertirla en una maravillosa aventura!

¡En nombre de la democracia, utilicemos ese poder actuando todos unidos! ¡Luchemos por un mundo nuevo, digno y noble, que garantice a los hombres trabajo, y dé a la juventud un futuro y a la vejez seguridad! Con la promesa de esas cosas, las fieras alcanzaron al poder. Pero mintieron; nunca han cumplido sus promesas ni nunca las cumplirán. Los dictadores son libres sólo ellos, pero esclavizan al pueblo.

¡Luchemos ahora para hacer nosotros realidad lo prometido! ¡Todos a luchar para liberar al mundo, para derribar barreras nacionales, para eliminar la ambición, el odio y la intolerancia!

¡Luchemos por el mundo de la razón; un mundo donde la ciencia, donde el progreso, nos conduzca a todos a la felicidad!


¡Soldados, en nombre de la democracia, debemos unirnos todos!



<
/center>

* * *



CHARLES CHAPLIN, Discurso en “El gran dictador”, 1940. [FD, 17/10/2009].



Tomado de Filosofia Digital

Enlaces relacionados con la situación actual venezolana:

 


No hay comentarios:

Publicar un comentario