lunes, 16 de enero de 2017

EL ORIGEN DE LA PALABRA JOROPO

              




Estimados Amigos

Hoy compartimos un breve texto de nuestro amigo Elio Araujo donde nos sumerge en los orígenes probables de la palabra joropo.

Esperamos disfruten de la entrada.

*******
                                                                                                               Octubre, 2016               
                                           
      
Es aceptado por la generalidad que nuestra vernácula palabra Joropo proviene de la palabra Jarabe (del árabe Xarab, que significa “mezcla de hierbas”). Por la similitud que tiene su música con el Jarabe Gatuno de México.          

       Refiere Lisandro Alvarado, en sus  “Obras Completas”, tomo I, página 238 y 239: << En algunas villas y lugares desta Capitanía General de Venezuela se acostumbra un bayle que denominan Xoropo escobillao, que por sus extremosos movimientos, desplantes, taconeos y otras suciedades que lo infaman, ha sido mal visto por algunas personas de seso >> (Ordenanza de 1749, citada por J.J. Churión, El joropo o el jarabe venezolano).Basado en esa real cédula de mediados del siglo XVIII Churión piensa que el baile del cortejo de gatos (Jarabe Gatuno mexicano) y el Joropo son en rigor la misma cosa; por la danza zapateada con poesía cantada, a veces con desafío de contrapunto y acompañada por instrumentos de cuerdas.

      Remonta su origen a música de gitanos con acompañamiento del arpa árabe, por eso gozaba de ojeriza por las autoridades. Es mencionado  como Jarabe Palomo por Calderón de la Barca (1600-1681). Pero al llegar a América se conjetura que la pandereta fue sustituida por el sonajero indígena (la maraca) para marcar el ritmo, y así se convirtió en nuestro actual joropo. Por eso, no habiendo más alternativa se sospecha que la palabra Joropo se formó de la palabra Jarabe.




     Pero puede ser que exista otra explicación, y es posible que la palabra Joropo provenga de la palabra quechua  Jurupi, que es el nombre del árbol Sapindus saponaria; según “Diccionario Básico Español-Quichua Quichua-Español”, del Círculo Mundial del Libro´, pág. 431. A dicho árbol aquí lo llamamos Parapara y con su semilla negra y esférica de 1-1.5 centímetros de diámetro los indígenas construían maracas. La cual describe Lisandro Alvarado en sus “Obras Completas”, tomo I, páginas 268, 412: <>

       Es costumbre que la letra U en vocablos quechua, se transforme en O. Como es el caso de Cuñu (vulva, órgano femenino) pág. 399 del diccionario aquí se pronuncia Coño. Tutura , pág.490 en Totora (Scyrpus totora). Tutuna, pág.490 en Totuma (Crescentia cujete, calabaza, tapara). Cucuy en Cocuy. Huarapu, pág. 419 en Guarapo. Huacamayu pág. 415 en Guacamayo. Huanacu pág. 418 en Guanaco (camélido).

       Por esta razón el original vocablo quechua Jurupi, se transformó en Joropi, que luego derivó en nuestro actual Joropo.-


                         Elio Araujo H.


        araujo_uc @yahoo.com



3 comentarios:

  1. Interesante Poeta, lo felicito por tan destacada interpretación de nuestro hecho cultural. Saludos y gracias por compartir siempre tus investigaciones vale!!

    ResponderEliminar
  2. Interesante el conjunto, sobretodo magistral la interpretación del furruco. El baile me deja mucho que desear, muchas vueltas a la mujer, ¿Era para que se le vieran los calzones? la mujer llanera en los bailes era muy recatada y nada vulgar.

    ResponderEliminar