domingo, 23 de diciembre de 2007

Hermosa lección para ciertos revolucionarios de bolsillo

MARX Y LA LITERATURA BURGUESA






MARX Y LA LITERATURA BURGUESA.

Un conocido revolucionario del siglo XIX llamado Karl Marx, a quien nadie puede acusar de proclividad pequeño burguesa, recitaba a Shakespeare de memoria, se extasiaba con Byron y Shelley, elogiaba a Heine y consideraba a ese reaccionario de Balzac como un admirable gigante. Y tanto él como F. Engels se lamentaban de que un genio como Goethe se rebajase al filisteísmo y a los honores de su pequeño ministeriazgo ducal. No ignoraban sus contradicciones humanas y filosóficas, sabían perfectamente hasta qué punto Goethe era un artista de las clases reaccionarias; pero no obstante lo amaban y admiraban, lo consideraban como una contribución definitiva a la cultura de la humanidad.


 
Ernesto Sábato




Hermosa lección para ciertos revolucionarios de bolsillo.

Pienso que el signo más sutil de que una sociedad está ya madura para una profunda transformación social es que sus revolucionarios se revelen capaces de comprender y recoger la herencia espiritual de la sociedad que termina. Si eso no sucede, la revolución no está madura.



Ernesto Sábato “El escritor y sus fantasmas”, Seix Barral, 2004.





2 comentarios:

  1. Hay que señalar la veracidad de sus afirmaciones, no podemos obviar que la politica y la literatura son dos cuerpos que no pueden caminar juntos. ¿Recuerdan el caso del plan "Verita" en Cuba, cuando se implantaron las politícas de las duplicadoras Risso?, todo aquello que tuviese un estilo de color o creole era bien recibido, mientras los Vitier o los Retamar eran rechazados, simplemente porque dado su estatus estaban fuera del alcance de los beneficios de ese sistema de imprentas. Recordemos tambien los ensayos de Trotsky en torno a la literatura y política. Igualmente los roces entre Borges y los peronistas.
    Las revoluciones tienen como supuesto la liberación del hombre de todas aquellas fuerzas enajenantes, bajo esto el hecho literario no puede estar amarrado a moldes o temas; es indispensable escribir para la revolución, pero no es lo único de lo que se puede escribir. No todos somos un Maiakovsky, mas sin embargo hay que revisar los ensayos de Vallejo frente a este tema y en especial la entrevista que le hizo al mismo Valdimir Maiakovsky.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar