martes, 27 de mayo de 2014

El Deporte y lo Fantastico

Un Acercamiento en el imaginario de la ciencia ficcion y la fantasia









Los seres humanos somos animales sociales, el juego de nuestras crías no sólo es necesario desde para el desarrollo de sus habilidades psicomotrices, sino también para sus habilidades sociales. Pasar del juego al deporte, aunque no es ni inmediato, ni instantáneo si parece evidente. No sorprende, por tanto, que los estudiosos del Deporte hayan encontrado los primeros vestigios de algo parecido a la gimnasia en China, por el 4.000 A.C., pero también se han documentado prácticas deportivas en el Antiguo Egipto, Persia y Mesoamérica con su juego de pelota a medio camino del deporte y el ritual religioso. Y rápidamente llegamos a la Grecia Clásica y dentro de sus distintos juegos; destacan los juegos  Olímpicos celebrados entre el 776 a.c. y el 394 d.c. Siguiendo la postura oficialista de la historia del deporte, damos un salto hasta el noble francés Pierre de Coubertain, creador del movimiento olimpico, concretado en los primeros juegos olímpicos de la era moderna celebrados en Grecia en 1896. Y gracias a varias revoluciones socio-económicas, entre ellas la de los medios de comunicación, desembocamos en el deporte actual. Es en este escenario y arrancando desde el siglo XX en adelante,  donde Jose AntonioCordobés nos ubica el tratamiento que la Ciencia Ficción y la Fantasía han dado al deporte.





Cordobés identifica 6 categorías distintas, señalando aquella obra fantástica que fue la primera en hacerlo o su ejemplo más paradigmáticos. Me es casi imposible resistir la tentación de añadir y añadir más obras de Ciencia Ficción y Fantasía que encajan en estas categorías. 


En mi opinión la categoría más importante y más antigua (pero no por ello menos actual) es el uso del deporte como una más de las herramientas de control social. Panem et circenses , el Pan y Circo romano, tan en boga en estos días de crisis… y siempre. Pero también en sus otras vertientes, en tiempos pretéritos y actuales: el deporte como forma de ascenso social (muchas veces única). Ejemplos: los mismos gladiadores romanos para acceder a la libertad o riquezas, los deportistas-soldados del bloque comunista o los más recientes niños-futbolistas de las favelas americanas, poblados africanos o barrios marginales europeos. No puedo por menos que destacar el uso propagandístico que hicieron los regímenes fascistas de sus logros deportivos, no en vano una de las primera retransmisión televisiva fue la proclamación de Adolf Hitler del inicio de los XI juegos olímpicos celebrado en Berlín en 1936… y que tuvo una futura consecuencia inesperada, el descrito por Carl Sagan en su novela Contacto.
 



Voy a resistir una segunda tentación: la de comentar el resto de categorías para dejarle a usted, amable lector, el placer de descubrirlas:


 *******



El deporte en la ciencia ficción y fantasía en el siglo XX


26 de marzo de 2014



Según la wikipedia, la ciencia ficción es la denominación popular con que se conoce a uno de los géneros derivados de la literatura de ficción, junto con la literatura fantástica y la narrativa de terror. Es un género especulativo que relata acontecimientos posibles desarrollados en un marco puramente imaginario, cuya verosimilitud se fundamenta narrativamente en los campos de las ciencias físicas, naturales y sociales.



Este último aspecto es el que nos interesa, ¿se ha especulado sobre el deporte como fenómeno social en la ciencia ficción? La respuesta es sí. Vamos a intentar hacer un repaso de la visión del deporte a lo largo del siglo XX en este género.


Una de las primeras referencias la tenemos en “Metrópolis”, novela alemana de 1926 que inspiró la película del mismo nombre escrita por TheaVon Harbou, donde se describe una gran ciudad, Metrópolis, donde los obreros viven en los subterráneos, prácticamente esclavizados,dedicados a hacer funcionar las máquinas, sin ningún tipo de derecho.



En la superficie viven los dueños de los medios de producción dedicados a una vida disoluta, fiestas y… competiciones deportivas


En esta distopía (visión negativa del futuro) el deporte se ve como una actividad propia de clases sociales altas, dándole cierta connotación negativa.


Tenemos que avanzar hasta 1953 para encontrar otra referencia al deporte. “La séptima víctima” de Robert Sheckley, donde se vuelve a tratar el tema del deporte, sin que sea un deporte real, solo una excusa para presentar una historia.



En el futuro, para canalizar la violencia humana, se establece un deporte mortal —reglamentado por el Ministerio de Control Emocional— al cual se pueden inscribir los interesados.


Alternativamente, cada participante será asesino o víctima: en el primer caso debe eliminar a otro competidor de quien tendrá los datos elementales, en el segundo, la víctima debe defenderse sin saber quién es su potencial asesino, todo en medio del desarrollo de las rutinas cotidianas.



La historia del deporte sangriento será una constante durante los años 60 y 70, con películas como “La carrera de lamuerte del año 2000” (1975) y “Rollerball” (1975), sin embargo, ésta última tiene un planteamiento más interesante que los productos comerciales de la época. Se plantea el futuro en el año 2018, un mundo corporativo, donde el deporte de éxito es el rollerball, una mezcla de rugby y hockey. Un deporte usado por las corporaciones para que las masas acepten la idea de que la individualidad no sirve para nada, un jugador de rollerball en solitario no es nadie, necesita al equipo. Sin embargo hay un jugador que es la estrella de un equipo, tanto, que su equipo empieza a presionarlo para que se retire. En esta ocasión el deporte aparece como una herramienta para inculcar valores, los de las corporaciones, pero es una de las primeras veces que no se presenta como algo más que un divertimento sangriento.




En 1988 encontramos “El jugador” de Iain M. Banks, donde se usa un  juego imaginario para subrayar aspectos sobre el racismo y el sexismo. Los Azadianos tienen tres sexos, de los cuales solo el sexo intermedio, llamado ápice tiene oportunidades para triunfar en el juego y ascender posiciones en la sociedad. La novela explica que las civilizaciones avanzadas suelen abandonar los sistemas de gobierno totalitarios mucho antes de la situación en la que se encuentra el Imperio de Azad, que ya ha invadido y colonizado una buena parte de la Pequeña Nube de Magallanes, sometiendo o destruyendo a multitud de otras civilizaciones. La explicación de este hecho es precisamente el juego de Azad, que permite a los más aptos ocupar las posiciones de responsabilidad, pero al mismo tiempo condiciona a tener una sociedad bárbara y represiva a niveles políticos, sociales, religiosos y sexuales. El deporte empieza a verse con otras connotaciones.



Durante este final de siglo el deporte toma otro papel en la ciencia ficción y la fantasía, comienza a ser un elemento básico a la hora de crear mundos e imaginar sociedades, recordemos el quidditch de las novelas de Harry Potter, que sin añadir nada a la trama es un elemento básico de la sociedad que la autora diseña.




Adelantando un poco más en el tiempo, el deporte empieza a verse como una herramienta de integración. Encontramos, entre otros, al autor de fantasía humorística Terry Pratchett, con su “Atlético invisible”, donde resume esta historia que estamos contando con el fútbol, donde al principio de la novela es un deporte muy sangriento para convertirse al final en algo que unirá a todos los personajes.


José Antonio Cordobés Montes








Economista y Administrador de la página web de ciencia ficción  ‘Ficción Científica’



 
Publicado originalmente aquí

*******


POST SCRÍPTUM :

24/05/2014




El fantástico, como género literario en un  principio y como medio audiovisual más recientemente, no vive ajeno a la realidad social donde están insertos sus creadores. Tampoco iba a ser menos al abordar el Deporte.

José Antonio describe 6 categorías de la visión del deporte desde el género Fantástico:

1.- Visión distópica: actividad de la clase alta
2.- Deporte Mortal.
3.- Deporte Sangriento. Ejemplo arquetípico la película: Rollerball
4.- Control Social.
5.- Elemento definidor del mundo fantástico creado
6.- Herramienta de integración social.

Existe un orden cronológico en estas percepciones del deporte, una evolución temporal.

Si bien es cierto que la concepción del como vehículo de Control Social siempre ha existido y siguen existiendo, como ya se ha comentado en la entradilla, las otras categorías han tenido su momento histórico de apogeo y, o ya han desaparecido, o simplemente tienen una presencia testimonial en nuestra sociedad actual.

Así, la primera etapa del deporte es el Deporte Sangriento; luchas, sin reglas ni jueces… en algunos momentos y algunos lugares (Roma clásica) se convierte en Deporte Mortal, luego ambas concepciones han coexistido. La sofisticación, el apogeo de religiones “humanistas”, eliminan la vertiente de Deporte Mortal y suavizan el Deporte Sangriento. Los deportistas son “profesionales” compiten por la bolsa ofrecida por los organizadores que cobran entrada a los espectadores y/o comisión de las apuestas que se cruzan sobre el resultado de la contienda deportiva.

Y a todo esto llega la Edad Moderna (a Occidente, claro); con sus revoluciones burguesas (pero lejos todavía del inicio del sufragismo femenino), la emancipación de las Américas, la revolución industrial (que culmina hacia 1840 con EE.UU. y buena parte de Europa Occidental industrializada), una revolución en el transporte (el uso masivo de motores de vapor e incipientemente de gasolina), cambio demográfico (con su consabido crecimiento en la población), el inicio de la producción en serie. Y dentro de este contexto de modernización  Pierre de Coubertain trae a colación su olimpismo. Los proletarios, clase social creciente y que inicia su lucha, distan mucho de poder practicar la mayoría de glamorosos deportes reservados a las élites. Estamos en la épcoa de la visión distópica del deporte.

Y llegamos al siglo XX y su Revolución Rusa: el proletario se abre hueco a codazos; revoluciones, sindicatos pujantes, se reduce la jornada laboral, y se incrementa el sueldo. Los burgueses comienzan a mirar con aprensión a sus trabajadores, estos exigen su espacio: en la cultura, en el ocio, en la vía pública, en la política y como no podía ser menos en el deporte. Sirva de epítome del profundo y desgarrado lamento que exhala una burguesía que se ve desplazada y ve perder su hegemonía, el ensayo La rebelión de las masas (1929) del Ortega y Gasset. Este movimiento pone fin a la visión distópica, el deporte y su práctica se generaliza, poco a poco.



El posterior auge de los totalitarismos y el consecuente uso del deporte como una más de sus herramientas propagandistas, supone el disparo de salida para la concepción del deporte como Elemento definidor de la sociedad. Los logros deportivos se consideran victorias de la forma de organización social frente a sus antagonistas. El deporte se convierte en un espejo donde los ciudadanos se miran para reforzar su concepto de pertenencia a su estado-nación.

Y pasa el tiempo y cae el muro de Berlín, el comunismo deja de ser una alternativa creíble de organización social, el capitalismo gana esta larga guerra fría. Se inicia la liquidación del Estado de Bienestar: la última barrera y más efectiva a la expansión del comunismo. Por fin el desarrollo económico (la industrialización) se expande fuera de Occidente. El progreso técnico permite la expansión del consumismo, la revolución de los medios de comunicación  (internet) nos lleva a la actual globalización: el mundo es uno. Simultáneamente se producen los mayores desplazamientos masivos de población hacia los países ricos, por causas económicas, políticas, religiosas….

El Joven, como concepto, como cliente, como símbolo se erige en la estrella global. La sociedad adapta los valores asociados a la juventud y los adultos nos convertimos en eternos Peter Pan. El deporte, íntimamente ligada a la juventud, deviene en preponderante, la mercancía principal que se transmite instantáneamente y constantemente al planeta globalizado.

Pero la globalización tiene efectos colaterales indeseados: el crecimiento de la brecha entre ricos y pobres (el concepto, la clase social, de proletariado es otra baja más de la caída del Muro… y no precisamente el de Pink Floyd). Hoy un chaval de una favela puede ver en directo los goles que su paisano, convertido en estrella, mete en la final de la Champions, aunque posiblemente él sufrirá desnutrición leve, no finalizará su escolarización y morirá antes de los 18 años en una reyerta relacionada con el trapicheo de drogas. En este contexto, los gobiernos se enfrentan a problemas de marginalidad, de creación de ghettos dentro de las grandes ciudades, importantes y persistentes disturbios de descontentos… Una estrategia para combatir esta desafección pasa por usar el deporte como una herramienta de integración social. Ejemplos la selección francesa de fútbol, la selección de rugby surafricana para unir a blancos y negros baja una misma bandera. (Aunque yo personalmente, sigo pensando que la mejor forma de hacer grupo es pasarlas putas. Los 12 del patíbulo.)




Sin duda la humanidad seguirá cambiando y la concepción que se tenga del deporte, como parte de la humanidad, también cambiará. Y ese cambio en lo relacionado con el deporte, servirá de inspiración a un escritor/creador de Ciencia Ficción para su nueva obra.

by PacoMan

*******
by PacoMan


En 1968 nace. Reside en Málaga desde hace más de tres lustros.


Economista y de vocación docente. En la actualidad, trabaja de Director Técnico.



Aficionado a la Ciencia Ficción desde antes de nacer. Muy de vez en cuando, sube post a su maltratado blog.



Y colabora con el blog de Grupo Li Po




No hay comentarios:

Publicar un comentario