martes, 21 de agosto de 2018

La economía no es una BICICLETA, ES UN RICKSHAW.






No se puede ser más ingenuo o más demagogo.





Un ciclista compra bicicletas y hay bicicletas que valen más que algunos coches. Los ciclistas con bicicletas de 12 mil euros, tienen autos y piden préstamos para comprar barcos y mansiones. Hay ciclistas que compran bebidas isotónicas o multiso-no-se-qué para beber mientras pedalea, que valen más que la gasolina. Hay ciclistas con bicicletas tan complicadas  que las llevan a boutiques de bicicletas para su puesta a punto o cuando se pinchan las ruedas. Hay ciclistas que tienen seguro de responsabilidad civil y otros tienen seguro para el caso de robo de sus caras bicicletas. Algunos ciclistas tienen bicis tan caras que no las aparcan en la calle por temor a que se las roben, pero como van a trabajar en auto acaban pagando estacionamiento o comprándolo (igual incluso tras tramitar un préstamo para ello). Muchos ciclistas con bicicleta eléctrica están gordos, porque se es ciclista si se tiene una bicicleta y muchos tienen sus bicis de más de 12 mil euros sin usar en sus garajes de sus casas. No todos los ciclistas están sanos, ni todos los que no son ciclistas no lo están. Hay muchos ciclistas sanos que gastan en productos homeopáticos una verdadera fortuna para supuestamente prevenir la enfermedad. Muchos ciclistas van al médico privado cuando los atropellan los autos, o se lesionan de tanto pedalear, o por caerse de sus caras bicis al no saber subirse a ellas.



No nos engañemos: lo que es un desastre para la economía es un POBRE. Un pobre no compra autos (sólo le llega para una bici vieja) y no pide préstamos (los bancos nunca se los concedería). Los pobres no compran gasolina, ni champán, ni usan los talleres (si se pinchan sus ruedas las arregla ellos). Los pobres no pagan seguro, pues nada tiene que valga la pena asegurar. Los pobres no pagan estacionamiento, atan sus bicis a un árbol. Un pobre no tiene nada. Y por no tener no tiene ni obesidad, apenas le llega para comer. Los pobres no suelen estar sanos, porque la sanidad pública con sus listas de espera no tiene tiempo para sanarlos cuando enferman, ni para darles medicinas (como por ejemplo para tratar la hepatitis C). Los pobres no pueden pagarse médicos privados.



Aparentemente la economía no necesita pobres. Pero si necesita mano de obra barata que explotar, es decir pobres, luego si los necesita.

La economía no es una BICICLETA, ES UN RICKSHAW.

Un rickshaw necesita ricos que se sienten en el cómodo sillón y necesita pobres para que pedaleen.



No pedalees tanto, no desarrolles más tus músculos piensa un poco más y desarrolla tu pensamiento crítico.

by PacoMan



*******





by PacoMan 

En 1968 nace. Reside en Málaga desde hace más de tres lustros.

Economista y de vocación docente. En la actualidad, trabaja de Director Técnico.


Aficionado a la Ciencia Ficción desde antes de nacer. Muy de vez en cuando, sube post a su maltratado blog.

Y colabora con el blog de Grupo Li Po


1 comentario:

  1. Interesante tu planteo, aunque quizás te refieres a la gente que tiene una bicicleta. Un ciclista es otra cosa. No le importa lo que cuesta su bici. Aunque tiene auto prefiere pedalear. Seguramente sabe arreglarla el mismo. Y por supuesto está más sano que alguien que no hace actividad física. Aún pudiendo haber escrito esto en primera persona, estoy de acuerdo respecto a los pobres. Seguramente trabajan para ese que tiene una bicicleta muy cara, que rara ves usa, pues ser dueño de una gran multinacional no le deja tiempo. Saludos desde argentina

    ResponderEliminar