viernes, 14 de agosto de 2015

BITÁCORAS IGNOTAS, UNA GRAN NOVELA VENEZOLANA




La editorial Memorias de Altagracia fue fundada en el año 1993, como la sección narrativa del Grupo Editorial Eclepsidra. Algunos años después se independizó legalmente y continuó editando cuentos y novelas de autores noveles y consagrados de hispanoamérica, con el doble objetivo de ser un ente difusor nuestra literatura y al mismo tiempo rendir homenaje a uno de los narradores venezolanos más relevantes: don Salvador Garmedia, autor de la novela cuyo nombre identificó a nuestra casa editorial mientras existió. El camino fue largo, poblado de retos, lleno de satisfacciones. En los veinte años en que la editorial estuvo en funciones, editamos alrededor de cuarenta títulos, muchos de ellos memorables. Cerramos nuestras puertas con broche de oro en el año 2011, con la edición de Bitácoras Ignotas de Lesbia Quintero, una joven narradora que aún no había cobrado la fuerza que tiene en la actualidad, como escritora, editora de la Editorial Lector Cómplice, y promotora literaria, con todos los retos que eso implica. 

Salvador Garmendia. Ilustración de Orlando Oliveros

Me satisface mucho traer a la página del grupo Li Po este análisis minucioso que el crítico Eduardo Casanova hace de su novela editada con nosotros. No tengo más que desearles que lo disfruten. El libro en físico se encuentra agotado, como todos los de nuestro catálogo, sin embargo, puede leerse en su versión kindle. 

Graciela Bonnet


*******

BITÁCORAS IGNOTAS, UNA GRAN NOVELA

Por Eduardo Casanova

BITÁCORAS IGNOTAS, de Lesbia (Les) Quintero (Editorial Memorias de Altagracia, Caracas, 2011) es una excelente novela. Pocas primeras novelas alcanzan el nivel de esta “Opera Prima” de Lesbia Quintero (Los Teques, Venezuela, 1966), que gira en torno a la literatura, a los libros, el amor, la decadencia de una ciudad y un país y –sobre todo– la vida. Bien escrita, bien pensada, bien estructurada y en especial muy entretenida e interesante. Atrapa al lector desde la primera página y no lo suelta hasta la última, que el lector desearía que no fuese el cierre de lo que se ha desarrollado ante sus ojos o –si se quiere– desde una compleja memoria ficticia que parece más vida real que vida imaginada. 

Está dividida en seis partes: El embrujo de la palabra (pp. 7-83); Amores aturdidos (pp. 95-144); La sonámbula descarriada (pp. 145-202); Soñando con unicornios urbanos (pp. 203-253); La vida es un relato que se vive al revés (pp. 255-293); y Epílogo o cierre a modo de happy end (pp. 295-308). La primera tiene 76 páginas, la segunda, 69, la tercera 57, la cuarta, 50, la quinta, 38 y la sexta, 13, lo que implica que van de mayor a menor a medida que se desarrolla la obra. Cada una de las partes puede ser considerada una novela breve con su propio protagonista y sus propios personajes secundarios, así como su propia estructura y su propio argumento. Pero los personajes de las seis partes son comunes y cada uno de ellos actúa como eje principal de una de ellas, aunque en realidad el protagonismo de “Bitácoras…”, la novela de novelas, del todo, recae en una sola persona: María Jesús, Jesusa o Susa, aspirante a escritora, bella, joven (de apenas veinticinco años), interesante y con una personalidad notable. 

La primera parte, o primera novela breve, la que tiene como protagonista indiscutible a María Jesús (aunque en ella aparecen en ella mencionados los demás personajes), es el planteo de la traba de toda la obra. La segunda parte (o segunda novela breve) gira en torno a Álvaro, el marido de María Jesús, mujeriego, superficial, egocéntrico, y que está a punto de ser abandonado para siempre por su mujer. La tercera se centra en torno a Karla Sofía Uzcátegui, que usa el seudónimo de Oscura Forastera, nombre que le atribuyó otro de los deuteragonistas de la novela, el librero Raúl Mendoza; Karla, que el principio de la novela es compañera de trabajo de María Jesús, es en cierto modo la contraparte de María Jesús (es depresiva, paranoica y fracasada) y está a punto de ser abandonada por su amante, Rodrigo, que se convertirá en amante de María Jesús. La cuarta parte o novela corta tiene como eje a Rodrigo, que se ha enamorado de María Jesús y deja a Karla; en el transcurso de la obra será también abandonado por María Jesús y terminará convertido en político activo, no de extrema izquierda como su padre, sino más bien moderado. La quinta parte o quinta novela breve pertenece a Elvira R., profesora de la escuela de Letras, madre soltera, se casó (dos veces) y en cierto modo rival de María Jesús, pero en su parte o novela breve se reconcilia con su hija y se humaniza notablemente. Y la sexta parte, que es la más corta y en verdad tiene mucho de epílogo, tiene como personaje principal a Raúl Mendoza, el Canario, librero especialmente inteligente, que es amigo y hasta compinche de María Jesús, dueño de la Cobertera, una librería y centro cultural (que usan para tertulias) en donde mantiene intensas discusiones con Tito Alayz, único de los coproganistas que no tiene un espacio o parte o novela corta en “Bitácoras…” 

Los huesos de la Luna. Segunda novela de Les quintero escrita conjuntamnete con Sebastian Beringheli
La autora exhibe en el texto una notable erudición, pero sin abrumar nunca al lector: menciona o cita a varios escritores de distintas nacionalidades (Gabriel García Márquez, David Pardo, Antonio Lagares, Mireya Krispin, Luis Alberto Crespo, Israel Centeno, Herman Hesse, Arthur Conan Doyle, Miguel de Cervantes, Orwell, Kafka, etcétera), y además de un muy bien dosificado erotismo, ofrece al lector un simpático humor que se demuestra, por ejemplo, en el nombre de la editorial en la que aún trabaja al comienzo de la novela: Editorial Redami (anagrama de una de las palabras más expresivas, malsonantes y malolientes del idioma castellano, la misma que en francés se dice merde, en italiano merda, en inglés shit, en alemán sheisse, en danés skid y en griego skatana). La autora maneja muy bien el arte del diálogo, lo que le da a la novela un especial valor. 


En la primera parte o novela corta, en la que la protagonista es María Jesús (Jesusa, Susa), la autora se vale de recursos literarios muy bien usados, como el racconto y la analepsis, para que el lector acompañe a María Jesús en su desplazamiento, a pie o como pasajera del Metro de Caracas, desde la Avenida Casanova, en Sabana Grande, hasta la estación Parque Carabobo del Metro, en La Candelaria, el antiguo barrio canario de la capital venezolana, y a la vez perciba la realidad caraqueña, su decadencia, la inseguridad, la ruina causada por un gobierno corrompido e ineficiente, y se informe de la vida de María Jesús, que está a punto de dejar su trabajo en la editorial Redami que ha caído en manos de un “grotesco carnaval de pseudo literatos sin nombre, ni talento, ni obra conocida o por conocerse” (p. 20), que bien podrían ser los que con mucho ingenio y humor describe Luis Barrera Linares en “Breves bravos” (Editorial Editorial Lector Cómplice, Caracas, 2014). María Jesús dialoga consigo misma (o con varias voces interiores) en su breve y bien descrito periplo, y así conocemos su realidad y a los demás personajes de “Bitácora…”, cuyas vidas se entrelazan y forman un fuerte tejido, vivo y vibrante, que es la sustancia narrada y urdida por la autora para armar “las piezas de ese rompecabezas, hasta componer una imagen que dé sentido a la desesperación “ (nota de contratapa), María Jesús (Jesusa, Susa) es una joven brillante, bonita y valiente, cuyo gran sueño “era ser escritora, pero sentía miedo de hacer el ridículo, de enfrentarse al desprecio y la burla de sus colegas” (p. 10) y que hace uso de los muy importantes recursos de la contemporaneidad del siglo XXI, como los Blogs, Internet, la Red, etcétera, y que logra superar esa inmensa cordillera de dificultades que pareciera interponerse entre ella y el éxito, entre ellas, además de los que ella misma enumera, su condición de hija ilegítima de una madre dominante e intransigente, que además se desempeña como dictadora en la escuela de Letras, uno de los ejes del medio en el que su hija quiere desarrollarse. María Jesús, además, no conoció a su padre, que era casado cuando se relacionó con Elvira R., y no tenía entre sus intenciones nada parecido al divorcio. La relación de María Jesús con Elvira R, es zigzagueante y complicada, y tiende a mejorar con el paso del tiempo. Después nos enteraremos de que Elvira R., la madre, no quiso parir en Caracas y fue a tener a su hija a un pueblo del interior, y que prácticamente la abandonó, al extremo de que “Durante diez años, sólo vio a María Jesús en cinco oportunidades” (p. 270), pues necesitaba su tiempo para terminar su carrera universitaria. Hacia el final en la sexta parte o sexta novela breve, veremos que María Jesús superó todos los obstáculos, y de allí lo de “happy end”. Sabremos, aunque sin mayores explicaciones, que después de dejar atrás las relaciones que no le convenían (esposo, amante, madre) y hasta las que disfrutaba ciertamente, se ha convertido en “toda una celebridad de la escritura” (p. 300), pero para ello ha apelado a un seudónimo, como si no quisiera triunfar del todo, o hacerle sombra a otros o crear envidias innecesarias. 

“Bitácoras…” es un muy merecido homenaje a la mujer venezolana, especialmente a las jóvenes que en el comienzo del siglo XXI ven su camino lleno de baches y obstáculos colocados allí por políticos irresponsables y brutalmente egoístas. Y en particular es un bello homenaje a las jóvenes que sueñan con escribir y que se ven obligadas a superar los muchos obstáculos generados por la dura realidad de una sociedad inmediatista, que no siente el más mínimo respeto ni el menor aprecio por la literatura y los libros. 

En resumen, “Bitácoras ignotas” es una de las mejores novelas aparecidas en Venezuela en los últimos años, y es alentador ver que ha sido producida por una joven Licenciada en Letras, que no ha desperdiciado ni un minuto del tiempo en que trabajó en varias instituciones en las que se maneja con fuerza la palabra. 


 ******* 


Graciela Bonnet


 Nació en Córdoba, Argentina, en 1958. Es Licenciada en Letras por la Universidad Central de Venezuela (1984). Ha trabajado 25 años como correctora de pruebas y supervisora de ediciones por contrato para todas las editoriales venezolanas, entre ellas Monte Avila, Planeta, Biblioteca Ayacucho, ediciones de la Casa de la Poesía, Pomaire, Eclepsidra, Santillana, Editorial Pequeña Venecia, La Liebre Libre. Experiencia de tres años como redactora free lance para una editorial de libros de autoayuda. Escritora fantasma (sin firma) realizó investigaciones para crear libros, novelas, tesis y monografías.Es dibujante amateur. En 1997 el grupo editorial Eclepsidra publicó su poemario "En Caso de que Todo Falle." En 2013 editorial Lector Cómplice editó "Libretas Doradas, Lápices de Carbón" En el año 2000 participó del encuentro de Mujeres Poetas en Cereté, Colombia.




  *******  



Lesbia Quintero

Licenciada en Letras por la Universidad Central de Venezuela. Se ha desempeñado como docente universitaria en la UPEL, y facilitadora de talleres literarios. Actualmente es editora en Editorial Lector Cómplice. Cursó estudios de postgrado de Literatura Latinoamérica en la Universidad Simón Bolívar, y maestría en Estudios Literarios en Universidad Central de Venezuela. Ha publicado cuentos, reseñas y varios ensayos, entre los que destaca Los umbrales de Rayuela (Mención de Honor en Premio Nacional de Literatura Solar 2007), y dos novelas:Bitácoras ignotas, y Los Huesos de la Luna, con el escritor argentino, Sebastián Beringheli.

 ******* 


Eduardo Casanova

Estudió Derecho y Letras en la Universidad Central de Venezuela y en la Universidad Nacional de Buenos Aires. En 1963 se estrenó su obra teatral Barrabasalia, escrita en colaboración con Arturo Uslar Braun, en 1975 se estrenó su comedia "El solo de saxofón". Luego, en 1968, recibió su título de abogado. Presidente de la Fundación para las Artes del Distrito Federal (Fundarte), 1984. Director del Centro de Estudios Latinoamericanos Rómulo Gallegos (CELARG), 1984-1987. Premio Guillermo Meneses por su obra narrativa (2000). Presidente del Círculo de Escritores de Venezuela, 1999 y 2001.  

Tiene una extensa obra publicada, entre la que destacan los siguientes títulos:
 

*Los caballos de la cólera. Novela. Monte Ávila Editores, Caracas, 1972. 

*La agonía del Macho Luna. Novela. Monte Ávila Editores, Caracas, 1974. 

*Hacia la noche. Novela. Editorial Planeta, Barcelona, España, 1974.

*La región desapacible. Narraciones. Ediciones En la Raya, Caracas, 1974. 

*El Arca de Daniel. Novela. Editorial Panapo, Caracas, 1991. 

*Las Bejarano. Teatro. Cruz del Sur, Caracas, 1987. 

*Las alegres campanas de la muerte. Novela. Cruz del Sur, Caracas, 1988.

*La noche de Abel. Novela. Monte Ávila Editores, Caracas, 1991. 

*Las trampas de la luz. Poesía. Editorial Signo Contemporáneo, Caracas, 1991. 

*Lento Laberinto de temor. Novela (Cuarteto en Sol). Editorial Actum, Caracas, 1993. 

*Corazón de dinosaurio. Novela (Cuarteto en Sol). Editorial Actum, Caracas, 1993.  

*Contra natura. Novela (Cuarteto en Sol). Editorial Actum, Caracas  
 
*La muerte del novelista. Novela (Cuarteto en Sol). Editorial Actum, Caracas, 1993. 
 
*El señor de la montaña. Novela. Editorial Actum, Caracas, 1994.  
 
*Los cantos del Libertador. Poesía. Editorial Giluz, Caracas, 1998. 

*El solo de saxofón. Novela. Círculo de Escritores de Venezuela, Caracas, 2000. 

*En los días de Bolívar. Ensayo Universidad Metropolitana, Caracas, 2002.
 

*La última muerte de Simón el triste. Novela. Editorial Actum, Caracas, 2003.  

*El gigante doblado. Crónica. Editorial Actum, Caracas, 2008. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada