viernes, 1 de marzo de 2013

Hasta la diosa Isis protesta y reza casi desnuda:

Jill Love un cuerpo divino






28 de Enero de 2014

Hoy nos alegraremos la vista con la magnífica anatomía de la actriz catalana Jill Love, que se promocionó a si misma y de paso a su película Saving Isis, la cual se estrenó unos meses después, ¿qué mejor marco mediático que las protestas de Madrid en el Septiembre de 2012?




¿Es legítimo el uso del cuerpo desnudo para conseguir mayor impacto en una? No me cabe la más mínima duda, incluso cuando no se dispone de una anatomía privilegiada como la que adorna a Jill.  Incluso iré un paso más allá, entiendo legítimo el desnudo,  incluso cuando se usa para una promoción meramente comercial. Recordemos que: “la cuantía de la propina es lo que hace indignos los trabajos” (Ninotcha, 1939).



Pero la cuestión que me lleva a la reflexión es: ¿por qué no hay protestas de hombres desnudos? ¿Por qué la desnudez masculina se interpreta como una gamberrada? Se podría englobar como un acto de iniciación: saltar a un campo de fútbol, delante de la reina inglesa… algo que es mejor no publicitar para que no se animen más gamberros. Sin embargo la desnudez femenina sigue encolerizando a algunos sectores (incluso provocando condenas a muerte) y en el mejor de los casos consigue una inmediata atención mediática y una gran repercusión. ¿Por qué será?





*******

La activista Jill Love, adoradora de Isis, ha cobrado cierta fama en internet luego de que apareciera rezando a la diosa egipcia durante protestas del 25-S en Madrid


01/10/2012




Protestar mostrando los senos se ha convertido en una moda en el mundo del actvismo –el grupo de protesta ucraniano Femen es el ejemplo más conocido. Para algunos hacer el topless en la calle frente a las cámaras y entre los panfletos, desvirtúa el mensaje; para otros lo que importa es que se difunda este mensaje y una mujer individuada, consciente y cómoda con su cuerpo, es libre de usarlo como un amplicador político (un sucedáneo del “flower power”).


Un nuevo caso que está dando de que hablar es el de Jill Love, una activisa catalana fincada en Estados Unidos que se ha unido al movimiento de Occupy en Estados Unidos y al  25S de Madrid. Fue en la capital española donde fue tomada la imagen que aparece aquí. Jill se encontraba meditando a su santa patrona la dios Isis, un aspecto de la Diosa Madre planetaria, cuando fue fotografiada. “Yo estaba de rodillas delante de la policía, rezándole a ISIS. Tenía los ojos cerrados. Cuando los abrí estaba rodeada de un montón de fotógrafos. Se salió de control. Me marché cuando todo se volvió demasiado caótico”, le dijo a la revista Vice.

 

Jill Love, un seudónimo que para algunos evocará una actriz porno o para otros solo un dejo hippie,  ha encontrado en Isis, a una efigie revolucionaria rediviva: el desvelo de la diosa podría ser un nuevo sistema económico y espiritual. “Desde que conocí su mundo, ella no ha hecho más que aportarme paz, amor, tranquilidad y armonía. Perdí el miedo a la muerte. Ella es la diosa de los mil nombres y nunca desapareció pero ahora ha vuelto más fuerte que nunca para ayudarnos a la ascensión evolutiva y paz mundial”. De esta devoción a Isis ha nacido su película Saving Isis.



Trailer de Saving Isis


Tomado de Pijamasurf

Ahora unas palabras de Jill Love:

“Quería vivir la manifestación en primera persona. Sentirla desde dentro. Me fui sola. En unos pocos instantes me sentí parte de un todo. Una voz única ante la barbarie política. La policía antidisturbios empezó a cargar. Yo estaba allí cuando empezaron a dar porrazos y a empujarnos de mala manera. Me sentí atrapada en una marea humana, empujada por ambos lados. En ese momento sentí un impulso de hacer algo que calmara la situación. Me quite la ropa, me la ate a la cintura. Me acerqué al cordón policial y me arrodille. Rezaba a ISIS. Llevaba su colgante en mi cuello. Sabía que estaba protegida. Me concentre en aportar paz y amor. Abrí los ojos y estaba rodeada por fotógrafos. Me levante, me dirigí a las vallas. Los fotógrafos me perseguían hasta que la situación era abrumadora. Desparecí en la multitud. Me vestí y seguí en la manifestación.




Pensé que quitándome la ropa llamaría más la atención en mi acto. Quise aportar paz y calma y lo conseguí. Diferentes testigos y fotógrafos me han felicitado por ello. Mi intención fue positiva y sin preparación ninguna. Fue fruto de un impulso. La idea de LOVE REVOLUTION surgió después, a unos días de mi siguiente acto en el 29S. Quería convocar a cientos de personas para seguir mi ejemplo y cree una página en facebook con ese nombre. Acto seguido me fui a la manifestación del congreso e hice mi performance con un cartel: LOVE REVOLTUTION, Paz, Amor, Libertad y Passion. El amor es el que nos une, todos somos iguales. Hemos nacido libres y moriremos libres, solo el amor puede vencer al miedo”.



- Jil Love, actriz, modelo y performer





Jill Love en Facebook



*******







En 1968 nace. Reside en Málaga desde hace más de tres lustros.



Economista y de vocación docente. En la actualidad, trabaja de Director Técnico.


Aficionado a la Ciencia Ficción desde antes de nacer. Muy de vez en cuando, sube post a su maltratado blog.


Y colabora con el blog de Grupo Li Po

7 comentarios:

  1. Bueno eso lo hicimos en N.Y., en los años 60, pero no deja de ser un buen colirio, este remake, "MAKE LOVE, NOT WAR", adelante Jill.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por compartir tu experiencia y por comentar la entrada Rolando Peña :)

    ResponderEliminar
  3. Es totalmente intenso y reconfortante hacer algo de este estilo!
    La desnudez es nuestra mayor firma! Es nuestra gran huella en un mundo extremadamente textil!

    ResponderEliminar
  4. Gracias por compartir la Jil Love revolution. <3

    ResponderEliminar
  5. Es un placer. Gracias Jil Love por comentar esta entrada. Bienvenida al blog

    ResponderEliminar
  6. Es un placer. Gracias Jil Love por comentar esta entrada. Bienvenida al blog

    ResponderEliminar
  7. Es un placer. Gracias Jil Love por comentar esta entrada. Bienvenida al blog

    ResponderEliminar