jueves, 2 de marzo de 2017

¿Hispacon? ¿Qué Hispacon? Crónica de la TerMal prenavideña.




El pasado sábado 3 de Diciembre de 2016, en el local de celebraciones infantiles  El Taka Taka  se celebró la primera REUNIÓN pre-navidad  TerMal. Desde las 11:30 de la mañana hasta las 23:30 horas… 12 horas.  La mañana se dedicó a hacer corrillos y dejar fluir las charlas informales, mientras se tapeaba.  Sin previo aviso la comandante en jefe de Ediciones El Transbordador, Pilar Márquez y su vigía de Occidente, el Señor Jordi nos reclamaron un minuto de silencio. Pilar comenzó a repartir un ejemplar a cada asistente de Los polvorones de la Traición escrito por Francisco M. Romero. El autor iba repartiendo un polvorón a cada asistente. Se trataba de la puesta de largo de la nueva colección de Ediciones El Transbordador: Diversiones. Esta colección de formato similar que Soyuz, pero más pequeño  (en realidad un folio doblado por la mitad) es un divertimento. Tendrá continuidad pero no regularidad y serán gratuitos (¿qué tendrá Málaga que a sus editores les da por regalar los libros?). En este caso los editores quieren agradecer a los termalitas el buen trato dispensado a la editorial y la afluencia a sus actos.  Se “obligó” al autor a realizar una pequeña presentación de su cuento.  Para entrar en materia Pilar nos explicó la génesis del título. Daba la casualidad que se estaba planificando la fecha de la TerMal de Diciembre (que al final se sustituyó por este acto que crónico) en una fecha a la que no podría asistir ella por estar de tournée de presentación de libros por las capitales ante lo que no pudo por menos que manifestar: así os comáis los polvorones sin mí, los polvorones de la Traición. Y como no podía ser menos surgió el título para este encargo. Porque efectivamente estamos ante un encargo, un reto, que Pilar le planteó a Fran, y que este no supo, no quiso decir que no. Fran no pudo eludir realizar una micropresentación. Nos desveló que aunque en clave de ciberpunk, en realidad este cuento es puro genero policiano negro, lo que se viene llamando Noir (negro en francés… originales que son los aficionados al género policiaco). Que el reto le parecía inasumible hasta que la luz en forma de polvorón estepeño, le asalto el cerebelo. Los asistentes aplaudimos a rabiar, no en vano, nos habían regalado un librito, y yo que suelo silbar, no lo hice porque aún estaba comiendo el polvorón… que sin su anís correspondiente, se hace muy difícil de tragar.



¿El Gran Hermano te vigila?
Si algo bueno tiene hacer tarde la crónica de los eventos es que te permite leer los libros presentados, como es el caso.  Reseña de “Los Polvorones de la Traición” realizada el 4 de Diciembre.

Pues ya me he leído Los polvorones de la Traición el último relato publicado (ayer mismo fue) de Francisco M. Romero. Es lo que tiene la resaca de la presentación: te dan el ejemplar en papel y un dolor de cabeza del carajo (eso no te lo dan, me lo proveí yo solito). Total que no tengo cabeza para escribir la crónica, pero si para leer.

Los amigos de Ediciones El Transbordador nos regalaron un ejemplar físico a los asistentes a la reunión Pre-Navidad de la Termal celebrada ayer sábado (por el día 3 de Diciembre de 2016). La edición electrónica gratuita está disponible en Lektu. Fran escribe bien, ordenado y con sentido del ritmo, lo cual no es poco. En esta ocasión se acerca al género policíaco, en su vertiente Noir. Los polvorones estepeños dando un sorprendente juego narrativo, dando incluso para una grata sorpresa final y no sigo a riesgo de destripar el cuento.


Se lee en un plis plas. Personalmente me he deleitado con el fino humor con que suele cerrar muchos de sus párrafos.



Edición muy cuidada, en un novedoso papel amarillo, que no puede dejar de evocarme aquellos textos pulp cuando el papel de mala calidad, en que se imprimían, se oxidaba con el paso del tiempo confiriendo ese color característico de la literatura popular. Impagable la portada, muy ajustada al texto, que en un primer momento me pareció una pila de neumáticos… anís no había, pero cerveza no faltó; eso puede explicar tamaña confusión.


Un último consejo, preferiblemente leer el 23 de Diciembre: lo pasarán mejor.


Lo otro bueno de retrasar la crónica es que se pueden comentar las reacciones. El termalita Bernabé Naharro en esta pasada festividad de Reyes Magos, nos regaló un simpatiquísimo cuento protagonizado por los termalitas y dónde los títulos gastronómicos de los libros de Fran: Las tostadas de la libertad y Los polvorones de la ira juegan un papel fundamental. Hablo de Los mazapanes de la insurrección y que seguramente el autor enviará encantado a quien por él se interese.


Sky al lado del  USS Enterprise (NCC-1701-D)


Hubo tres exposiciones de creaciones realizadas por integrantes de la TerMal y unas cuantas maquetas a escala de naves de Star Trek, Alien y otras míticas películas de Ciencia Ficción propiedad del presidente de la TerMal.


Manuel Berlanga

En una pared del local el ufólogo escéptico Luis R. González expuso unos paneles con una muestra del material recopilado para la exposición que está preparando para 2017, septuagésimo aniversario del nacimiento del fenómeno ovni. Luis ha realizado distintas exposiciones tanto en la Universidad de Málaga como en el museo Principia (Vida en otros mundos, junio 2016) con parte de su colección.  La idea original de la nueva exposición destinada a la Universidad es centrarse no tanto en los ovnis como en sus influencias en la cultura popular y más concretamente en la española, a través de los tebeos. Luis no sólo es un asiduo termalita, también es autor de la novela Ummo: Historia de una obsesión y el ensayo Las abducciones ¡vaya timo! Asimismo, es pastichero, pero esa es una historia que debe contarse en otro momento, bajo el influjo de al menos tres pipas.




Y celebramos un sorteo, bueno fueron tres. Juan José Aroz amigo y editor de Espiral ciencia ficción nos regaló dos pares de ejemplares de Las crónicas de Aleph, el primer volumen El hijo del profeta y el segundo El lama negro del autor argentino Martín Gastón para que nosotros lo repartiésemos entre los termalitas y así dar a conocer entre estos, que aún quedan algunos ejemplares de su catálogo disponibles para la venta. Juanjo es un gran aficionado a la Ciencia Ficción desde el inicio de los tiempos, en los ochentas cuando los fanzines bullían, él y un grupo de aficionados lanzaron en su Bilbao natal el fanzine Caos y posteriormente If… . En 1994 nació Espiral Cuadernos de Ciencia Ficción, que pronto se convirtió en Espiral Ciencia Ficción. La novela corta Nina de Eduardo Gallego Arjona y Guillem Sànchez i Gómez tuvieron el honor de iniciar la más longeva colección de literatura de Ciencia Ficción, de una editorial sin ánimo de lucro en España. Han sido 22 años editando novelas de Ciencia Ficción en castellano sin parar, hasta ahora. Para conocer algo más sigan este enlace.




El ciudadano-presidente Sky y yo mismo organizamos el sorteo. Con un par de folios hicimos unos números que repartimos entre los asistentes. Otros números gemelos y apartados de sus hermanos de hoja, fueron metimos en una bolsa opaca. Solicitamos la improvisada participación inocente de alguno de los críos que por allí festejaban… recordemos que fuera llovía copiosamente. 


Quinto Ario (Tiezo Ediciones) y Pilar Márquez (El Transbordador)
Y los agraciados con los dos volúmenes fueron, curiosamente los dos editores que se encontraban en el local: Quinto Ario (Tiezo Ediciones) y Pilar Márquez (El Transbordador). Desde el primer momento se oyeron voces de tongo, tongo… pero puedo afirmar que no había disfrutado de suficientes bebidas espirituosas para ni tan siquiera planteármelo y el presidente de la TerMal es un señor intachable. Pero a pesar de ello hasta bien entrada la tarde, se oyeron rumores de amaño.

Quinto recibiendo su juego de ejemplares

Una pareja de termalitas: Pepa Arana y Adolfo Romero quisieron sortear, entre los asistentes, una pistolita de rayos laser de juguete. Otro angelical crío sacó el papelito y el agraciado fue: Francisco M. Romero, el autor que acababa de presentar su Los polvorones de la Traición. La lluvia de comentarios fue imparable igual que la de agua fuera del local: más caliente que la bola del Real Madrid en los sorteos de la UEFA, familia de Fabra tenías que ser… Afortunadamente los restantes actos atemperaron los ánimos. Aunque Fran disparando su pistolita, que resultó tener un enternecedor ruidito las primeras quince veces que lo oías; pero cabreante a partir de la treintaidosava vez, no estuvo por la labor de apaciguar a las masas.


Fran pistolita en mano, defendiendo su Los Polvorones de la Traición  mientras este cronista le proporcionaba un polvorón de Estepa. Y no, el vasito no tenía anís, más hubiera querido yo.

Pilar Márquez, la comandante en jefe de El Transbordador, inició la presentación del número 4 de la colección Soyuz: La tienda del Señor Li de Abel Amutxategi. Recordó los tres números previos, aprovechando que varios de sus autores se encontraban en la sala. Esta colección ha tocado varios géneros: ciberpunk, terror gótico y la difícilmente catalogable reinterpretación de un cuento infantil clásico. Como su autor José Antonio Fernández Madrigal asistía al acto, le cedió el micrófono para que comentase la naturaleza inclasificable de su Pedro y la pulsera mágica (SOYUZ #3). El mismo autor admitió que parece más ciencia ficción, pero que hay mucho de policiaco y de fantasía oscura. Realmente no pensaba publicarlo y se permitió el lujo de escribir lo que le dio la gana… por lo que nunca pensó que tendría que verse en el brete de tener que explicar de qué va el relato. Pilar apuntilló que este cuento es el paradigma de la editorial: navega entre géneros, es difícil de clasificar y tiene muchas vueltas de tuerca.   




Como Fran Romero seguía en la sala (disparando su pistolita), también recibió el micrófono para que explicase de que iba su SOYUZ # 1: Las tostadas de la libertad. Lo hizo y aprovechó para solicitar públicamente una segunda tirada en papel de su cuento, ya que está agotada la primera edición y únicamente constó de 50 ejemplares, frente a los 100 de los demás SOYUZ.

A punto estuvimos de ir a Galicia a buscar a Fernando Llor, el autor del SOYUZ #2, pero desistimos ante el mal tiempo que hacía fuera del local.

Sinopsis de la solapa de La tienda del Señor Li:

“… Dos letradictos que se chutan citas literarias en un polígono industrial de Ciudad Capital. Unas galletitas de la suerte que dicen siempre la verdad. Un anciano que esconde un aterrador secreto. Un archimandrita ortodoxo con una misión que no está dispuesto a abandonar. …”
Pilar retomó la palabra para presentarnos el nuevo SOYUZ de Abel Amutxategi, que es también autor de la novela Su muerte, gracias. Y como si de Rajoy se tratase, se procedió a pasar por la pantalla de plasma un mensaje del autor enviado desde Bilbao. 

El autor describió el argumento del relato. Destacó que es una mezcla de humor y fantasía. Y que este proyecto le hace mucha ilusión por varias razones: por la extensión del texto lo que le supuso un reto, por la corta tirada de la edición con una apariencia de fanzine profesionalizado. Y remarcó que el formato de los SOYUZ no es complaciente, como tampoco lo es La tienda del Señor Li. En su opinión, es un formato que intenta devolver a la literatura a sus orígenes: la de realizar propuestas valientes. 


Abel nos explicó las dos funciones que realiza el humor en una narración literaria. La primera es que permite amplificar, hasta volverlas perceptibles, las incongruencias que nos rodean en el día a día y que suelen pasarnos desapercibidas. La segunda función es distanciarnos del texto que leemos. El humor consigue que el lector acepte que está leyendo ficción, desapegándose. Esa percepción, por parte del lector, permite al autor la libertad de plasmar las mayores verdades que se le ocurra, sin despeinarse y sin generar rechazo por parte del lector… total está leyendo una bufonada. 


El tema que aborda en La tienda del Señor Li es la propia literatura. Y nos invitó, que si queremos saber más del tema, leamos el cuento.

Pilar dando inicio al video de presentación de Abel Amutxategi.

Tras la finalización del video, Pilar nos comentó, que ya conocían a Abel de las redes sociales, y que fueron ellos los que se acercaron al autor para pedirle una obra para la colección SOYUZ. 

Ya me he leído el cuento y tal y como comenta el autor, el humor impregna toda la novelette. Pero lógicamente va perdiendo efectividad a medida que se avanza en su lectura… como ocurre con todas la obras humorísticas. Lo que no impide su amena lectura.

Mediada la tarde lluviosa, tomó la palabra el ciudadano-presidente Sky (fue cristianizado como José Miguel Martín) y dio comienzo a una amena proyección de ilustraciones de temática de ciencia ficción y alguna de terror. Distintos autores, que José Miguel iba presentando y comentado algún hito destacable. Entre el público se hallaban varios ilustradores que vivificaron la presentación con sus comentarios. Cuando se entablaba debate, el protector de pantalla del ordenador de Sky saltaba y nos regalaba la imagen de un Pittsburgh en 1902, que gracias al sentido del humor de los termalitas y que algunos llevábamos ingestada gran cantidad de cerveza y bebidas espirituosas, era recibida con ovaciones y vítores cada una de sus sorpresivas apariciones.


Pittsburg 1902

El dibujante y guionista de cómics malagueño Manuel Mota expuso haciendo un mosaico con todos los números de la revista: cómics y relatos de ficción oscura CTHULHU, editada por la madrileña Diábolo Ediciones y que él dirige desde Málaga. Esta emblemática revista con 10 años de vida ya ha alcanzado los 21 números: 16 regulares y 5 temáticos. Anteriormente Manuel junto a Alex Ogalla y Carlos Lamani, formaban el Grupo Zanzibar que faneditaron dos números de una revista de cómics con el mismo nombre. Consiguieron interesar a la editorial Diábolo para qué financiara el proyecto dejando la dirección al mismo trío, pasados unos números Manuel y Alex acabaron asumiendo la dirección completamente, aunque eufemísticamente se haga llamar coordinación editorial.


Todos los Cthulhu

La ilustradora María Delgado expuso (estaban a la venta) unas cuantas libretitas de reducido tamaño, en las que había dibujado sus creaciones artísticas. María es la ilustradora de referencia de Ediciones El Transbordador.


 Libretitas de la ilustradora María Delgado

Manuel Berlanga inició su charla indicando que venía a poner el contrapunto de Fantasía heroica a toda la velada centrada en la Ciencia Ficción. Empezó a hablar del reino de Tartessos y los mitos griegos, que en realidad puede esconder la genealogía de una realeza tartesia protohistórica. Muchos han asociado el reino de Tartessos con la Atlántida, y parece ser que su ubicación más probable es el Lacus Ligustinus, que hoy se ubica en el parque nacional y natural de Doñana. ¿Qué mejor escenario que este para ubicar un relato de fantasía heroica? Ya en la genealogía de Hesíodo aparecen mezclados los mitos griegos con personajes de la zona geográfica de Tartessos. Nórax, que fue un personaje real, y para más señas conquistador de Cerdeña, dio nombre a su capital Nora. Se dio la feliz coincidencia que estaba presente una niña llamada Nora (hija de los escritores Alejandro Castroguer y Vanessa Benítez) que se sorprendió del origen de su nombre. Manuel creó a su personaje heroico, Nórax de Tartessos con esta genealogía:

Genealogía de Norax

Su primer relato apareció en el número 7 del fanzine editado por Manuel: Bersekr  considerada una de las mejores revistas de aficionado publicadas en España, y aún hoy recordada con nostalgia por muchos de sus seguidores; en 1989, la Sociedad Europea de Ciencia Ficción, reunida en San Marino, le concedía el Premio Europeo de SF a la mejor revista española de aficionados. Sin embargo tras la concesión del premio y editar el volumen número 8, Manuel invernó el fanzine en un largo sueño de los justos, que algunos intentamos recuperar… pero está claro que no somos el príncipe de Blancanieves ni tan siquiera el de Beukelaer. Esta hibernación nos privó que aparecieran el resto de relatos ya escritos. Pero en 2009, 20 años después de caer en el agujero negro, Manuel regresó, recogió todos estos textos, junto algunos de nuevo cuño y editó en Bubok una saga de Fantasía Épica ambientada en una España mitológica: la Andalucía mítica de hace tres mil años, una época en la que los dioses aún caminaban por la tierra, junto a los mortales. Tres fueron los libros editados. Existiendo un cuarto acabado pero no publicado y material inconcluso para un quinto. Los publicados son:

Sombras de luz en la oscuridad, luz de luna entre las sombras (2009). El cuento original que da inicio a la saga.




Las columnas de Heracles (2009). Nórax acompaña a Heracles en su décimo trabajo para el rey Euristeo, y es testigo de aventuras plagadas de mitos.  En Eritia, su destino, también conviven los mitos: Gerión, Calírroe, Eriteia, Crísaor, Pegaso… personajes que sin saberlo son actores de una lucha ancestral entre dioses, un enfrentamiento religioso que esconde en realidad el interés por destruir los restos de la sociedad matriarcal y la mujer como centro de decisiones, para implantar otra de dioses varones, origen de nuestra cultura actual.




Gloria de una diosa (2009). Segundo volumen de Las Columnas de Heracles, y final (por ahora) de la Saga de Nórax, crónica de un enfrentamiento ancestral entre religiones y dioses, una Fantasía Heroica ampliamente documentada sobre fuentes mitológicas, al tiempo que un análisis personal del profundo cambio cultural que subyace en los mitos, siguiendo tesis de Robert Graves y Marija Gimbutas.

En la página web: http://norax.es/ creada por Manuel hay más información de este magnífico mundo heroico.

Berlanga nos dio una gran primicia: va a reeditar el primer volumen en una edición privada añadiendo las ilustraciones que realizó y que no se atrevió a incluir en su primera edición de 2009.  También mostró la primera prueba del cuarto título de la saga: Eriteia, primer volumen de Eritia, La Isla Roja, donde concluye esta aventura; una novela en busca de posible edición.


Portada de Eritia, La Isla Roja


En el turno de preguntas se le plantearon alternativas más atrevidas y aunque Manuel no se negó a nada, se mostró muy escéptico. Los editores en la sala se mostraron “inquietos” y propusieron cositas. Esperemos que algo cuaje.

Y así llegó el final de la jornada. Aunque se había anunciado la primera asamblea de la Asociación “de la TerMal” y aprobación de sus Estatutos no se realizó. El principal impulsor, el ciudadano-presidente Sky consideró que todavía estaba todo muy en pañales. Semanas después se ha ido avanzando en el tema, pero a día de hoy aún no está finalizado.

Y procedimos al desmantelamiento del campamento, con pesar recogimos los bártulos, viandas y refrescos (incluso alguna botella de bebida espirituosa que me sobrevivió) y los subimos a los maleteros de los automóviles. No procedimos al usual tercer tiempo de los actos de la TerMal, ya que todo el día fue un tercer tiempo con actividades puntuales como islas en el Pacífico. Nos despedimos emplazándonos a nuevos actos como este o como oeste, incluso el preclaro Carlos Díaz Laguna propuso: TerMal el musical.






OPINIÓN: Hispacon, ¿Qué Hispacon?



Me permito una licencia que como cronista no debería: verter mi opinión sin ningún viso de objetividad. Empezaré repitiendo mis palabras del post del 7 de Diciembre en el Facebook de la TerMal:

“… En este momento eufórico en que lobos solitarios se agrupan para socializar, no estará de más matizar, que incluso para ser jauría es necesario establecer lazos más estables que los lúdicos festivos al calor de las bebidas espirituosas. ...”
Personalmente tengo más que suficiente con las reuniones mensuales con el formato actual: una charla inicial de unos quince minutos preparada por un termalita o afín, para luego hablar por hablar del género fantástico, del gobierno de España o del Málaga Club de Fútbol. No tengo más aspiraciones, ni especial ilusión por Hispacones, ni otras zarandajas.

Pero pongámonos en modo cultureta y ya que pedimos, pidamos. 

>
Para ser manada se requiere establecer sinergias, proyectos comunes más allá del nuestro propio. Salir de nuestra zona de confort para entrar en la de otros. Enriquecernos con el debate, compartiendo  y diré más cogenerando procesos creativos. Y siendo egoístas favorecer los proyectos existentes, mientras que la TerMal acreciente los proyectos de los termalitas tendremos TerMal para largo. Y sí, tenéis razón todo un párrafo para no decir nada… es lo que tiene ponerse en plan cultureta.




Mi concepción de la TerMal es la de un amplificador de lo realizado por sus integrantes, potenciar sus canales de comunicación, generando contenidos. Un lugar de intercambio, un crisol de creación conjunta. Eso va a pasar si o si, es lo natural cuando se juntan personas inteligentes con una misma afición… pero no pasa nada por potenciarlo. Concretando, creo que la TerMal debe evitar desarrollar estructuras… si ya existen. Evitar duplicar: página web, editar libros, crear premios y actividades semejantes. Es más inteligente aprovechar lo que ya se hace, que crear algo nuevo. ¿Por qué? Por los costes fijos. Y no son los costes fijos económicos los más importantes, son los de tiempo y dedicación. El tiempo es oro[1] y dividirlo es condenarse. En suma evitar la dispersión, esa que junto a la muerte y a pagar impuestos, todo recién nacido tiene garantizado.

Las Hispacones tuvieron su momento allá por 1991 (cuando se retomaron) y una razón de ser: combatir la absoluta soledad del aficionado. Pero eso ya pasó. Internet lo ha revolucionado todo. Se puede estar aislado, se puede estar en una isla del Pacífico, pero al conectarse (como un héroe ciberpunk… sí, incluso el de Neuromante) acudimos como ovejas electrónicas al rebaño para servir de nana a androides insomnes. Ya nunca estamos solos, nunca caminamos solos: siempre hay un aficionado conectado desde Fiyi, Venezuela o Austria para compartir noticias, opiniones y proyectos. 





Por desgracia, las Hispacones se han convertido en un espacio donde la facción dominante del fandom luce galones. Y todo a mayor gloria del género. Estos próceres pretenden hacer triunfar la Ciencia Ficción (sí, las Hispacones son de Ciencia Ficción y algo más, a veces terror, a veces fantasía) con sus geniales aportaciones. Curiosamente, aunque los prohombres cambian: las charlas, las mesas redondas, las propuestas y las actividades de las Hispacones son año a año exactamente las mismas. Cambiarlo todo para que nada cambie[1].  Recodemos que la TerBi lleva más de 20 años en esto y nunca ha organizado una Hispacon… y ni se la espera.


Consolidemos, no nos dispersemos y si llegado el momento, encontramos una razón, un buen motivo hablaremos de Hispacones, pero de ¿qué Hispacon hablaremos?

by PacoMan








[2] "Si queremos que todo siga como está, necesitamos que todo cambie"  en italiano original  "Se vogliamo che tutto rimanga come è, bisogna che tutto cambi". Cita de Giuseppe Tomasí de Lampedusa su novela Gatopardo (Il Gattopardo, 1957) donde refleja con distancia y melancolía el fin de una época, donde la aristocracia es sustituida por los burócratas y la burguesía. El príncipe Don Fabrio Corbera desaprueba que su sobrino apoye a los camisas rojas de Garibaldi hasta que comprueba que adaptarse a los tiempos es la única forma de sobrevivir. Visconti filmó en 1963 su película del mismo título, recuerdo perfectamente como Burt Lancaster (encarnando a Don Fabricio) cierra la película con esta frase. 





*******







by PacoMan 

En 1968 nace. Reside en Málaga desde hace más de tres lustros.

Economista y de vocación docente. En la actualidad, trabaja de Director Técnico.


Aficionado a la Ciencia Ficción desde antes de nacer. Muy de vez en cuando, sube post a su maltratado blog.

Y colabora con el blog de Grupo Li Po


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada