miércoles, 29 de agosto de 2007

BARCELONA. Richard Montenegro


Naguanagua 30/ XI/ 1992


No todo lo que reluce es oro,

Ni todo caballero errante anda perdido.

Gandalf el gris.


¡Hola Cariño!

Son las diez y diecinueve… perdón y veinte minutos. La noche es ligeramente húmeda y fría. En el cielo no hay estrellas que ver, esos refulgentes trozos de pasado. De fondo “Let´s get rock” de Deff Lepard en Cultural, informativa y musical, Radio Nacional, canal ligero; la canción es pegajosa y el video es interesante.Aquí me tienes escribiéndote de nuevo a pesar de que no he recibido contestación de la anterior carta, aunque no sé si te llegó. He pensado en ti todo este tiempo que has estado afuera haciendo el curso introductorio. No lo he podido evitar desde lo que me dijiste aquella vez en tu casa, cuando me tocó improvisarle una ensalada a tu papá en el almuerzo. Realmente me dejaste frío, nunca me imaginé que estuvieses enamorada de mí. Más aún cuando cargas a un novio encima y yo estuve durante meses enfermizamente obnubilado con la cintura y cabello rizado de tu prima. Nunca pude percibir algo que me indicara eso, sobre todo por el fuerte encontronazo que tuvimos el día que nos conocimos. Encuentro que me dejó sangrando un buen tiempo y aunque después mejoró nuestra relación, siempre te traté con cierta distancia debido a ese hecho. A pesar de que me encantaron esos ojos azules desde el primer día que los vi. Estoy prácticamente obsesionado y sin dormir después de tamaña confesión. Pasando muy poco tiempo del pensarte a besarte en el pasillo de tu casa. Al principio a la fuerza pero después con tu anuencia, mientras tu novio y tus padres estaban hablando pistoladas en el porche. Definitivamente aprendí que hacer esas cosas a escondidas te enciende el deseo. Últimamente estoy como horno de maestro vidriero. Creo que nuestra relación ha mejorado drásticamente y sí que la he disfrutado. No te imaginas el gozo que me provoca cada caricia oculta que nos damos a las espaldas de tus padres o de tu novio mientras nos llaman cuasi hermanos. La noche anterior al día de tu partida fue simplemente espectacular, pero de eso hablaremos más adelante.


Ahora vienen las preguntas para ti ¿Cómo te ha ido? Eh, me imagino que bien y con muchas cosas que hacer: estudios, lecturas, amigos y muchas vacas para que aprendas a ordeñar. Tremenda combinación, además del deseo que debes tener de acogerme de nuevo ¿Creo que soy un poco engreído, no lo crees así? Espero que todo esté relativamente calmado por allá, porque por aquí la situación es un bochinche, de aquí en adelante de repente te atosigue con mis arranques de cronista. El ambiente está cargado de no sé que, con todo lo que ha pasado que no es más que otra intentona militar. Chica, definitivamente se están poniendo de moda y lo más gracioso es que la gente sabía lo que iba a pasar y cuándo. Llegó el 27 de noviembre y ta tata taán, aldabonazos a la puerta, bombardeo de Caracas, proclama televisiva, con todo y llamado a la gente para que se sumaran a las revueltas y adivina lo qué pasó: La gente se levantó rápidamente a …Comprar víveres en cívicas colas. Una cantidad risible de universitarios sale en marcha de protesta ante los 34 años de una pseudodemocracia que dizque les dio la posibilidad de entrar a una Universidad y la gente los mira como a alguien disfrazado de San Nicolás en Semana Santa. Mientras en la Capital la gente se mataba de una manera estúpida y sin necesidad, aquí en Sulacocity “como si nada”, tiendas abiertas, transporte, el ejército acuartelado y eso sí, ni un solo policía a la vista.El único lugar donde hubo una escuálida concentración (de la llamada por ellos mismos “vanguardia universitaria”) fue en la Ave. Universidad cruce con Mons. Esaa, muy cívica por cierto. Se cantó hasta el Himno Nacional con errores y todo, porque la retaguardia universitaria no tiene muy claro cómo vienen los versos y estrofas de la cancioncita de cuna. Entre las 8 AM y las 11 AM no hubo desorden pero tampoco ni una sola idea aglutinante, sólo gamelote seco producto de la mala digestión de los resúmenes de los libros del pedestre hermano mayor de Groucho Marx, Carlitos, del anís y las canciones de Alí Primera. Me imagino que muchos de esos “estudiantes revolucionarios” terminarán como respetables funcionarios públicos del régimen de turno, a despecho de que sea revolucionario o no.


NS-TV, televisora regional movilizó sus cámaras al sitio en la cobertura de una manifestación de repudio al gobierno, para afirmar en su señal que era de apoyo a éste. Pero las imágenes hablaban por sí solas y tuvieron que cortar la transmisión, justo antes de que a las 11:30 llegaran ocho piquetes de los hijos ilustres de López Contreras para dispersar al escuálido grupo a punta de perdigones y golpes de panda a diestra y siniestra. Al día siguiente la televisora regional transmitió cómo la población se retiró cívicamente al conversar la SN con ellos, perdón la GN, algo simplemente repugnante. Pero la gente “como si nada” a pesar de los cacerolazos, los pitazos y marchitas de protesta que de vez en cuando hacen por no tener nada mejor que hacer.


Qué manera ésa, la de los rebeldes de desperdiciar algo tan precioso como es la vida, la de otros generalmente. Ya lo hicieron el cuatro de febrero, cuando en Caracas se cometieron los más grandes errores tácticos y en Sulacocity murió gente por nada. Eso me hizo recordar las clases de Instrucción Pre-militar, donde siempre estaban los alocados y bisoños oficiales hablando de futuros enfrentamientos. Como si nosotros conociéramos de qué hablaban. Comentarios que siempre nos dejaban como pajaritos en grama mientras desarmábamos la subametralladora “Uzy” y que eran olvidados rápidamente por la pugna entre mi liceo y el Pedro Gual. Que casi siempre se resolvía en un enfrentamiento a las puertas del fuerte.Siempre mi papá lo ha dicho, en las fuerzas armadas venezolanas no se puede confiar. Tan sólo tienen un puñado de oficiales capaces y honrados y ninguno tiene la capacidad de Medina Angarita. Siendo por lo general uno de los poderes más corruptos, capaces de venderse al mejor postor. Quién nos garantiza que se comportarían cívicamente si hubiese llegado a ganar este grupito de emboinados.


Hagamos ahora un paréntesis, me parece que es el momento de parar un poco la crónica y hablar de nosotros, de lo que sucedió ese día antes de que te fueras. Qué noche aquella la de aquel día. Cuando con el pretexto de ayudarte a empacar el morral fui a tu casa para “conversar”, aun cuando tú no querías alternar mucho debido a la situación que mantienes con tu novio. Situación en la que persistes debido (según tú) a un chantaje. Para serte sincero no estoy pidiéndote matrimonio. Sólo quiero estar contigo, pero en fin sólo quiero recordar cómo después de empacar nos fuimos al porche para que me dijeses que no podíamos continuar. Yo no admití tu negativa y simplemente te besé para luego acariciarte. Decías no, pero sentía cómo tu respiración comenzaba a hacerse más profunda, tu piel comenzaba a ondear y tus pezones alcanzaban alturas insospechadas. Volvías a decir “No, por favor”, pero puedo recordar como sonreías cuando acariciaba tu entrepierna que parecía una bahía a donde comenzaban a llegar para romperse, cálidas olas. Yo sentía como el calor aumentaba en tu garganta subterránea, mientras más deseaba besar tu verbo sacro. La humedad aumentaba y no sólo era la tuya, te besaba y sonreías, tú ponías alcabalas y yo las bordeaba mientras sonaba al fondo “Tren al sur” de Los Prisioneros. Cerrabas con fuerza tus piernas pero seguías consintiendo mis caricias, tus pechos se parecían a los Andes. No dejabas que bajara el cierre. Decías “No”, pero yo te vi disfrutar y luego comenzaste a acariciar esa mano que recorría tus senos, tu abdomen, tu vientre, tu espalda y esas turgentes nalgas. Me sorprendiste cuando comenzaste a acariciarme tú, mis manos fueron directo al cierre y te negaste nuevamente, pero ante un sublime espasmo eléctrico abriste tus piernas a todas mis caricias así como tu corazón. Tan plena, confiada, receptiva que me inundaste del rocío nocturno; mientras yo estaba en ti como tú en mí, me decías jadeante ¡alguien puede levantarse! Pero ya no importaba. Comenzamos a oscilar como el oleaje en esos viejos muebles basculantes que de vez en cuando chirriaban para aumentar la posibilidad de ser descubiertos y así acrecentar el morbo. Me cubrí de tus olores que desde ese día quedaron incrustados en mi memoria, así como cada gesto y expresión de tu rostro. Cada gemido tuyo se grabó en mi respiración. Finalmente te besé a mitad de ti, luego te fuiste pero tu esencia se quedó conmigo.Luego me quedé dormido pocos minutos pero parecieron todo un día. Hasta que tu madre me despertó en el desde ese día añorado mueble donde viven juntos nuestros aromas. Me sirvió el desayuno como corresponde a su hijo postizo en el decir suyo. Yo esperaba que te levantaras. Cuando eso sucedió no te imaginas el gozo que fue verte y recibir tu beso en mi mejilla, mientras tu madre nos ensalzaba como angelicales hermanos, sin saber nada. Luego llegó tu novio para llevarte al punto de encuentro del grupo de tu curso introductorio. Te abracé mientras sutilmente te acariciaba debajo de la ropa. Después de eso me tocó darle la mano pecadora y cómplice a tu novio y yo simplemente sonreía cuando percibía tu aroma, que me envolvía. Luego te fuiste y yo me quede pensándote.Bueno volvamos a la crónica, creo que debes estar preguntándote cómo es que estoy tan al tanto de los acontecimientos, pues te explicaré: ese día de zafrisco decidí salir a comprar el pan para el desayuno en el Central. Casualmente me conseguí con unas amigas que se ofrecieron a llevarme y terminé rodando por toda la ciudad, pasando por cuanta guarnición había. No te imaginas la sorpresa al enterarme que formaban parte del ala civil del alzamiento dedicadas a labores de “observación e inteligencia”. Si algo era seguro es que esas sifrinas no tenían nada que hacer por las tardes en su casa. Tuve que acostumbrarme a mi labor insurreccional viendo a través del vidrio trasero de un rústico, no sin antes elevar mi respectiva protesta porque necesitaba comprar el pan. Algo que me causó mucha risa fue el ver los respectivos salvoconductos. Te hubiesen gustado mucho porque eran tarjeticas con imágenes de esas barajitas que tienen dos niñitos dibujados y dicen “Love is”. Con salvoconductos como esos no me extraña, que la intentona hubiese fracasado. Si algo quedó más que demostrado después de comernos nuestros transnacionales croissants revolucionarios rellenos del mejor queso gouda y salchichón, acompañados de bebidas energéticas, es que mis amigas eran sifrinas y cursis sea de paso dicho. Bueno, no me quejo y no es cristiano criticar a quien te alimenta. Ah como te decía anduve un buen rato con ellas e inclusive íbamos en el rústico detrás de los ocho piquetes. Cual caravana de vaqueros como en las comiquitas de la Warner Bros y los piquetes ni pendientes. Si mi madre se enterara dónde estuve me desheredaría, mientras mi padre me hubiese quitado el apellido no sin antes haberme gritado como el sólo lo hace: ¡Bolsa!. Finalmente después de mucho ver la poca acción que hubo en Sulacocity, me dejaron en la casa sano y salvo por supuesto después de haber comprado el pan respectivo que llegó a casa mucho después de la hora del almuerzo.

Muertos y más muertos, el 27, el 4 y por supuesto el 27 y 28 de febrero del 89 con sus miles de muertos innecesarios. Sí, innecesarios a pesar de que te molestes porque no tiene sentido salir a saquear porque al gocho se le ocurrió subirle medio a la gasolina. Acabando con cuanto negocio de Musiú que te fiaba debido a una supuesta especulación, que por lo menos aquí en Sulacocity yo no vi. Cargando con media res y borrando la deuda acumulada, para después andar pelando porque ya no hay abasto. No es que no quieran fiarte, es que acabaron con el abasto y si de algo estoy seguro lo que viene será peor. Y que conste, no estoy justificando al gocho, okey, pero por culpa de unos pocos pagó un gentío. Bueno me imagino que a esta altura de la carta tendrás la cara muy parecida a la rodilla. Así que voy a reconocer el único aporte tangible a mi juicio “por ahora” del 27 y 28, el término periodístico “Caracazo”. Ahora debes tener la cara como una rodilla de nuevo; así que hablando en serio, lo único que debemos brindarles a los caídos es justicia, a los de la peste y a los de los otros pozos que deben existir en el país.


Ah, ¿qué te parece? Una sarta de rebeldes que se va a Perú en C-130, sin dar la cara, para ser recibidos por el pana de Fujimori. Un político así es lo que necesitamos en Venezuela, con visión de futuro y ganas de trabajar duramente. Pero con respecto a los fugitivos hay que estar en su pellejo para poder criticar con profundidad. Definitivamente le cayó como anillo al dedo esta intentona al gocho. Ahora le dará más largas al asunto del cuestionario. Ahora bien, todo el mundo acosando al presidente de todos los venezolanos y venezolanas, pero ¿si se va? ¿Cuál es el proyecto alternativo? Y ¿Quién lo propondrá? ¿La situación será mejor que ahora?. A veces más vale malo conocido que bueno por conocer y lo último ¿te enteraste de cómo fue disuelta la marcha de los ancianos dirigida por Ochoa Antich?. Ancianos que pedían el pago de su exigua pensión, me imagino que no, pues bien a punta de gas y otras cosas; terminando preso ese agitador de Ochoa Antich, jmm cosas de la vida.

A veces me pregunto qué puedo hacer y no consigo respuesta fácil a eso, mientras Venezuela se resquebraja y el mundo se cae a pedazos. Pero no podemos permitir que se nos vaya la esperanza. El tiempo es malo, por eso hay que poner contenta la cara y redoblar las ganas. Algo viene y no sé precisamente qué es, pero debemos estar preparados para la nueva era y debemos estar listos para vivir lo nuestro. Guau, ya me siento como un escritor postmoderno rescatando ese género decadente de la literatura epistolar. Una de las razones por la que te regalé el Drácula de Bram Stoker era para que te acostumbrases a leer cartas, ya que donde estas ni teléfono tienen.


Bueno Cariño, ya te puse al día de lo que ha pasado por aquí y realmente espero no haberte aburrido con mis desplantes sociológicos. Aunque no sé si para ti es más aburrido estar tratando de aprender a ordeñar una vaca o leer mi kilométrica carta. Pero si ya llevas un buen trozo de Drácula debes estar curada en salud y más que preparada para leer lo que te escribo. Algo de lo que debemos hablar cuando vuelvas, ¿por qué estas con alguien a quien no quieres?, ¿cuál es el chantaje?, ¿cómo es eso? ¿Qué es lo que no quieres que sepan tus padres? No creo que hayas hecho algo tan malo; aunque eso es discutible. Eso es difícil de entender y honestamente espero ganarme tu confianza y que me ayudes a entender semejante paquete.Espero verte lo más pronto posible. Aunque (aquí entre nos) es medio suicida el montarle cuernos al hijo del comandante de una unidad del ejército encargada de masacrar a catorce pescadores en Apure hace algunos años. Porque según ellos eran guerrilleros, pescadores que por cierto murieron casi todos en un combate donde los “guerrilleros de la pesca” (oye está bueno para el nombre de un grupo musical) terminaron todos con una bala en la nuca.Esto sólo puede significar que si no estoy loco por ti, simplemente estoy loco. Pero como dice Cool McCool “Yo amo el peligro”. Quiero atunearte, cargarte y mordisquear cada uno de tus lunares de pies a cabeza y besarte nuevamente a la mitad de ti. Ah, por los momentos creo que deberíamos ocultarle la situación a tu novio por un tiempo prudencial.


Ah, otra cosa, ¿cómo tú, tan New Age y defensora de los derechos humanos, puedes estar ligada con alguien con esas características? Imagínate los genes que debe tener, y si terminas casada con dicho asesino en potencia, piensa en la carga genética que le dejarás a tus hijos. Uff... como único vástago de tu familia deberías pensar en tus padres y en evitar la multiplicación del mal en la tierra. Es más ya me imagino los titulares de los periódicos “NIETOS ASESINOS”, lo demás se lo dejo a tu imaginación. Eso es algo que debemos hablar largo y tendido.


En fin, todo lo que pasó y la gente sigue caminando por la calle ajena a todo, preocupándose tan solo por…Comprar un gorrito de San Nicolás.Aquí estoy y sigo encadenado a tus aromas.Tu amantísimo Alberto Montecariñoso.PD: Me han dicho que donde estás hacen un queso telita muy bueno, te agradecería que me mimaras trayéndome una buena cantidad. Chao.


Nota del Traductor: Este texto proviene de un taller de antipropaganda dictado por E. Gómez, M. Caballero y N. Moreno con el patrocinio de la Fundación Branger (Caracas, agosto de 2002). El autor, Alberto Montes Calligari, además de haber sido el más aventajado del curso, es uno de los más grandes estafadores de la ciudad de Valencia de San Simeón el estilita. Entre sus delitos, destacan la venta fraudulenta del estadio “José Bernardo Pérez” y de ñapa el monolito de la Plaza Mayor a unos honrados e incautos turistas alemanes; la anunciada, fallida y falsificadora exposición de Afiches Maoístas de la Revolución Cultural en los espacios del consulado de Francia (a tal respecto adujo su fracaso en la política antisemita del honorable cónsul, el excelentísimo Jean Louis T.); y, peor aún, servirse de un cuadro de Vladimir Zabaleta (descomunal su formato) en tanto mesa de billar en la que los dioses griegos diriman sus diferencias en la construcción de la historia de la humanidad. En la actualidad, está solicitado por el Mossad, el F.B.I. y el Ateneo de Valencia por no pagar deudas de juego. Habrá una generosa recompensa por su paradero: Sólo Dios satisface.

lunes, 27 de agosto de 2007

Progamación del Ciclo SEPTIEMBRE DIABÓLICO 2007


Progamación del Ciclo SEPTIEMBRE DIABÓLICO

Estimados amigos, he aquí la programación del Ciclo SEPTIEMBRE DIABÓLICO 2007:


Sábado 1° de septiembre: Guillermo Cerceau tratará el tema de El Diablo y lo Faústico. Lugar: Librerías del Sur, Valencia, primer nivel del Centro Comercial Camoruco, avenida Bolívar Norte.
Hora: 10:30 am.


Sábado 8 de septiembre: Richard Montenegro abordará El Diablo en la Cultura Popular y Urbana. Lugar: Librerías del Sur, Valencia, primer nivel del Centro Comercial Camoruco, avenida Bolívar Norte. Hora 10:30 am.


Sábado 15 de septiembre: Yilly Arana desarrollará el tópico atinente al Uso y Abuso político-religioso del Diablo. Lugar: Biblioteca Pública Manuel Feo La Cruz. Esa misma jornada significará la inauguración de la exposición Afiches Equívocos de Guillermo Cerceau y Luis Mavilla en la Galería de dicha biblioteca. Hora: 10:30 am.


Sábado 22 de septiembre: Andrés Cerceau nos dará una charla sobre El Diablo en el Cine. Lugar: Librerías del Sur, Valencia, primer nivel del Centro Comercial Camoruco, avenida Bolívar Norte.
Hora: 10:30 am.


Sábado 29 de septiembre: El ensayista Pedro Téllez nos hablará de Una Biblioteca Personal del Diablo y otros apuntes sagrados. Cierra José Carlos De Nóbrega con su charla acerca de El Diablo como Discurso. Lugar: Librerías del Sur, Valencia, primer nivel del Centro Comercial Camoruco, avenida Bolívar Norte. Hora: 10:30 am.


ACUDE A LA CITA, SÓLO EL DIABLO COMPLACE.

viernes, 17 de agosto de 2007

La inteligencia militar es, por definición, imposible.

ALGUNOS AFORISMOS MARXIANOS. Groucho Marx (1890-1977)






DE LA MILITANCIA


1.- Jamás podría formar parte de una asociación en la que acepten a gente como yo entre sus miembros.

DE LA TOLERANCIA

2.- Mi hijo lleva la mitad de mi sangre, espero que por lo menos le dejen meterse en el agua hasta las rodillas.

DE LA MILICIA

3.- La inteligencia militar es, por definición, imposible.

4.- La justicia militar es a la justicia lo que la música militar es a la música.

DEL MATRIMONIO

5.- Es una grandiosa institución, pero ... ¿quién quiere vivir en una institución?




DE LA POSTERIDAD

6.- ¿Por qué debo preocuparme por la posteridad?, ¿cuándo la posteridad se preocupó por mí?

DE LA SENSUALIDAD


7.- Ninguna película puede despertar mi interés cuando las tetas del galán son más grandes que las de la chica.


8.- Una mujer puede brindar placer, pero un cigarro es siempre un cigarro.

9.- Pido que mis restos sean colocados encima de Marilyn Monroe.




EPITAFIO

10.- Perdonen que no me levante.*

* Esta frase que Groucho pronunció en una entrevista nunca fue colocada en su tumba.







jueves, 9 de agosto de 2007

EL OJO DE DIOS.

Por ANDRÉS CERCEAU





El ojo de Dios

En el aterrador azar de una gran biblioteca, son muchas las veces en las que una frase escrita a mano sobre una página gastada, por algún lector anónimo, despierta la imaginación de un bibliotecario ocioso y aburrido. Puede que esta sea una de esas veces, no lo sé. La verdad, en este momento no estoy seguro siquiera de si este relato es verídico.

Muy al norte de Bélgica, en la provincia de Amberes, existe un pequeño pueblo cervecero de no más de dos mil habitantes. Es esa clase de villa en la que el aburrimiento flota como una bruma espesa e intoxicante, que surte efecto inmediato sobre el visitante que respira su aire. Las casas son de ventanas largas y techo de dos aguas. Están dispuestas de manera de sacar el máximo provecho al limitado sol al que se exponen. En este pequeño pueblo llamado Westmalle, viví un año muy particular de mi vida.

Había llegado ahí por razones diversas y pretendía quedarme un tiempo, por lo que busque trabajo en el único campo que manejo bien: los libros. Conseguí atender la biblioteca municipal dos días a la semana y la paga no estaba mal, o no lo estaba para un ciudadano normal de vida estable y simple. Ese no era mi caso.

Lejos de los pasillos más consultados de la biblioteca municipal, se extiende una casi interminable red de corredores atestados de volúmenes viejos e ilegibles. Manuscritos de menor importancia que reposan y meditan sobre temas mucho más importantes que el contenido de sus páginas. Estos lugares aún pueden ser constatados por el visitante.

A poco tiempo de la repentina renuncia de uno de los bibliotecarios colaboradores del colegio San Antonio, pasaba yo uno de mis ratos de fastidio, sentimiento que sobra en Westmalle, recorriendo una calle solitaria y soleada, de esas que escasean en el norte. Sin más a donde ir, entré en la biblioteca, a pesar de no ser uno de mis días de trabajo, y ojeé un par de libros sin intención de llevar ninguno. Por obra del caos de los anaqueles, fue a parar a mis manos un ejemplar en cuarto del evangelio apócrifo de Valentino que despertó en mí cierta curiosidad, por lo que lo abrí al azar. Dudo que tal cosa exista. Al pie de la segunda o tercera pagina se hallaba escrita en trazo torpe una inscripción que decía: “Codex Seraphinus ed. Franco Maria Ricci pag 64” y un poco por encima de ella se encontraba subrayado del texto original: “...y Jesús, todo misericordia dijo: Regocijaos, porque a partir de este momento yo os hablaré con toda claridad, desde el principio de la verdad hasta su fin, y sin parábola”.

Con alimento más que suficiente para mi imaginación, coloqué el libro en el lugar del que lo había tomado y regresé a casa. Días después, grande fue mi sorpresa al encontrarme en el escritorio de Dominique Van Decross, el bibliotecario desaparecido, un tomo de la enciclopedia de Luigi Serafini, edición de Franco Maria Ricci. Aproveché que estaba solo y lo tomé prestado de la mesa. Como el lector puede ya prever, había algo en la pagina 64. Al abrirlo, encontré en el un par de hojas cosidas y dobladas a la mitad, escritas a máquina. Me senté a los pies de una escalera, a la salida del edificio, y bajo la mirada de un icono ortodoxo comencé a leer el documento.

No lo transcribo en este relato no sé si por egoísmo o filantropía. En todo caso, era una historia bastante erudita de la lucha del hombre por su libertad; hablaba de Egipto, el éxodo, las luchas campesinas de la edad media, la revolución francesa. Hablaba también de que la Biblia resumía el espíritu del hombre. Que desde la caída de Babel, la humanidad se encontraba fragmentada, y toda la epopeya bíblica trataba de la unificación del ser humano en un paraíso futuro. Hablaba de lo complejo y contradictorio de la historia y finalizaba con una definición de Dios, en la que argumentaba que era el ser capaz, por su misma perspectiva, de ver lo contradictorio como parte de un todo.

Quedé fascinado por lo que había leído. Me pareció, en ese momento, una obra maestra de historiografía. Poco tardaría en darme cuenta de la verdadera magnitud de lo que había tenido en mis manos. Durante algunas noches pensé en publicarlo. Me rondaban en la cabeza frases memorables y pensamientos bastante agudos a mi juicio. Un domingo por la mañana, mientras mi mujer se defendía en el supermercado con su escaso holandés, releí el texto. Medité profundamente sobre él, y lo degusté línea por línea. De pronto caí en cuenta del horror que contenía.

El texto preparaba al lector lentamente. Le daba un amplio contexto y con una implacable y absorbente argumentación, lograba explicar, en quince cuartillas magistrales, “la contradictoria historia del espíritu humano”. Elevaba la perspectiva del espectador, la colocaba en un lugar amplio y lograba darle sentido a los fragmentos inconexos de la historia humana. Y si Dios es el ser que por su misma perspectiva, logra ver lo que otros no ven y logra darle sentido a las contradicciones, el espectador se convertía, tras haber leído el texto, en el propio Dios. Lograba ver como Dios y sentir como él.

La idea me llenó de repugnancia. Me sentía horrorizado. Había visto la complejidad del universo humano y me había salido de ella, para comprenderla como si se tratase de una mala película. Ya nada tenía sentido. Desde joven encontraba apasionante las historias de esta índole. Ahora me resultan estúpidas y dañinas. Borges dice, de manera un tanto infantil al final de uno de sus cuentos, que después de haber visto el Aleph, no veía sino rostros conocidos en las calles. Nunca antes encontré esa frase tan banal.

Creo que la única razón por la que no he enloquecido tras haber leído el texto, es porque quería poner mi testimonio por escrito. No sé que sería de la vida de Dominique Van Decross, pero seguro que no lo veremos más por aquí, quién sabe. Al poco tiempo de comprender la verdadera naturaleza del diabólico texto, dejé el oficio de bibliotecario. Las llamas devoraron el libro. No me he arrepentido aún.



domingo, 5 de agosto de 2007

Progamación del Ciclo SEPTIEMBRE DIABÓLICO


Estimados amigos, he aquí la programación del Ciclo SEPTIEMBRE DIABÓLICO 2007:


Sábado 1° de septiembre: Guillermo Cerceau tratará el tema de El Diablo y lo Faústico. Lugar: Librerías del Sur, Valencia, primer nivel del Centro Comercial Camoruco, avenida Bolívar Norte.

Hora: 10:30 am.


Sábado 8 de septiembre: Richard Montenegro abordará El Diablo en la Cultura Popular y Urbana. Lugar: Librerías del Sur, Valencia, primer nivel del Centro Comercial Camoruco, avenida Bolívar Norte. Hora 10:30 am.


Sábado 15 de septiembre: Yilly Arana desarrollará el tópico atinente al Uso y Abuso político-religioso del Diablo. Lugar: Biblioteca Pública Manuel Feo La Cruz. Esa misma jornada significará la inauguración de la exposición Afiches Equívocos de Guillermo Cerceau y Luis Mavilla en la Galería de dicha biblioteca. Hora: 10:30 am.


Sábado 22 de septiembre: Andrés Cerceau nos dará una charla sobre El Diablo en el Cine. Lugar: Librerías del Sur, Valencia, primer nivel del Centro Comercial Camoruco, avenida Bolívar Norte.

Hora: 10:30 am.


Sábado 29 de septiembre: El ensayista Pedro Téllez nos hablará de Una Biblioteca Personal del Diablo y otros apuntes sagrados. Cierra José Carlos De Nóbrega con su charla acerca de El Diablo como Discurso. Lugar: Librerías del Sur, Valencia, primer nivel del Centro Comercial Camoruco, avenida Bolívar Norte. Hora: 10:30 am.


ACUDE A LA CITA, SÓLO EL DIABLO COMPLACE.

viernes, 3 de agosto de 2007

SEPTIEMBRE DIABÓLICO: UN HOMENAJE AL DIABLO


El mes de septiembre de 2007 estará dedicado a tributarle un homenaje al Diablo, el ser más vilipendiado de la historia de Occidente. El grupo Li Po les invita los sábados del referido mes a la festividad vindicatoria de Lucifer, como de costumbre, en la sede de Librerías del Sur (antigua Kuai Mare), ubicada en el primer nivel del Centro Comercial Camoruco, avenida Bolívar Norte.