sábado, 17 de diciembre de 2011

"...ésta no es el Profesor Tolkien, sólo es una vieja, y las mujeres no saben realmente lo que están haciendo, así que vamos a reescribir su historia" : Una entrevista a Ursula K. Le Guin por Paola Castagno







Paola Castagno



Pregunta: El primero de los Libros de la Costa Oeste, "Gifts", acaba de ser publicado por la Editorial Minotauro en España, con el título traducido de "Los Dones". ¿Cuál es el origen de esta saga? ¿A qué público va dirigido?

Respuesta: Por alguna razón (tal vez recordaba a la familia Bach, con varias generaciones de músicos) empecé a preguntarme: ¿Cómo sería la vida para un niño del que se asume que posee un cierto don pero en realidad no es tan especial - como un joven Bach con mal oído musical?

O el hijo de una familia con poderes sobrenaturales, que no ha heredado el poder... ¿Cómo y cuándo descubriría su carencia este niño? ¿Qué hacer entonces? ¿Qué ocurriría si el niño tuviera un don totalmente diferente, inesperado? ¿Se le reconocería ese don?


Así, mi historia empezó a crecer.

Al ser una historia que habla de hacerse mayor, fue publicada como un libro "para adultos jóvenes" (que es una categoría específica aquí, en EEUU; ¿existe como tal en España?)

Pero el público de la fantasía es en realidad cualquiera de cualquier edad a partir de los diez años, excepto los tristes puritanos que no leen fantasía...



P: En este primer libro encontramos claros ejemplos de cómo, en ocasiones, surgen ciertos malentendidos entre padres e hijos. ¿Es Canoc tan egoísta como cree Orrec? ¿O sólo está intentando proteger a su hijo?

R: A menudo, los padres y los hijos tienen grandes problemas comprendiéndose unos a otros, ¿no? - particularmente cuando el hijo cree decepcionar a su padre. Creo que Canoc es un hombre de buen corazón y honrado, pero que posee un poder terrible, que lo controla en cierto modo. Si se permitiera a sí mismo enfadarse, podría matar a su hijo sin pretenderlo; pero si debe reprimir esta ira, entonces se le hace difícil expresar su amor. Una pregunta que el lector debe responder es si Canoc cree o no que Orrec posee el horrible "don" de su familia.

P: El segundo libro de esta serie, "Voices", acaba de ser publicado en Inglaterra y EEUU, y usted ha anunciado que la tercera parte, "Powers", se publicará pronto (y esperemos que también salgan publicados en español). ¿Forman una trilogía? ¿Continuarán las aventuras de Orrec y Gry en estos libros?

R: No es una trilogía en el sentido de que se siga una única historia en los tres libros. Son tres historias separadas, que tienen lugar en diferentes partes de la "Costa Oeste". Orrec y Gry juegan un papel importante en el segundo libro, y aparecen hacia el final del tercero.
¡Yo también espero que sean publicados en español!



P: Las sagas más populares que ha escrito son, probablemente, Terramar y el Ekumen. En ocasiones, algunos lectores creen encontrar algunos detalles que hagan pensar que las Mil Islas de Terramar se encuentran en algún planeta del Ekumen, pero posiblemente no sea más que autosugestión. ¿Ha pensado alguna vez en escribir una historia donde ambos universos coincidan? ¿Planea continuar alguna de las dos sagas?

R: La única cosa que Terramar y los mundos del Ekumen tienen en común, que yo sepa, son los árboles "hemmen". Pero en Geden son sólo árboles, mientras que en la Isla de Roke son completamente mágicos. La Magia existe en la serie de fantasía, pero no existe en la serie de ciencia-ficción: sólo eso debería hacer que no tuviera sentido mezclar los dos mundos. Simplemente se harían daño el uno al otro.

Nunca estoy del todo convencida de lo que puede ocurrir después, pero a mí me parece que Terramar, que es una única historia contada en seis libros, ha llegado a un final adecuado con En El Otro Viento. Las novelas del Ekumen tienen poco en común unas con otras, no forman un todo, así que no hay ninguna razón por la que no pudiera haber más. Pero últimamente he estado haciendo algo totalmente diferente.

P: De entre todos los mundos que ha creado, ¿dónde le gustaría vivir? ¿O preferiría ser un "móvil", visitándolos todos?

R: Sí, un móvil, ¡eso es lo que siempre he sido!

P: ¿Qué papel desempeña la mujer en la literatura fantástica moderna? ¿Es difícil para una mujer encontrar su lugar en este mundo?

R: Bueno, creo que es más fácil desde que algunas de mis contemporáneas y yo empezamos a escribir novelas de fantasía y ciencia-ficción que no estaban centradas en los hombres. Obviamente, no hay nada inherentemente misógino en la fantasía - al contrario, la literatura imaginativa moderna ofrece la oportunidad de imaginar mundos y sociedades donde las mujeres tienen un tipo de poder y libertad del que carecen aquí. Las chicas y las mujeres jóvenes leen a menudo novelas de fantasía sólo para vislumbrar ese poder y libertad.



P: Usted ofreció a Mr. Miyazaki una oportunidad realmente única: Realizar una película sobre la historia (no escrita) de Ged, en los años que transcurren entre "Las Tumbas de Atuan" y "La Costa Más Lejana". Sin embargo, su hijo realizó la segunda adaptación de sus libros, pero el resultado final no está muy relacionado con la obra original. ¿Por qué cree que es tan difícil para los cineastas permanecer fieles a la historia, ritmo y espíritu de Terramar?

R: No lo sé. Supuso una amarga decepción para mí.

Posiblemente, una de las cosas que contribuyeron a este curioso descuido para con el texto es el hecho de que el autor es una mujer. Tanto el Sci Fi Channel como el Estudio Ghibli están extremadamente centrados en lo masculino (los héroes de Hayao Miyazaki son mayoritariamente mujeres, pero su estudio está dirigido completamente por hombres). Me pregunto si los hombres piensan: bueno, ésta no es el Profesor Tolkien, sólo es una vieja, y las mujeres no saben realmente lo que están haciendo, así que vamos a reescribir su historia (insertando una buena cantidad de histeria y derramamiento de sangre por el camino) y haremos con su libro nuestra película de machotes. Esta cooptación y  malinterpretación de la obra escrita de las mujeres por parte de los hombres es muy frecuente.



P: Cuando contactaron con usted para realizar la primera película sobre Terramar, encontró muy interesante que Philippa Boyens estuviera designada para realizar el guión. ¿Cree que ella (junto con Peter Jackson y Fran Walsh) realizaron una buena adaptación de El Señor de los Anillos de J.R.R. Tolkien? ¿Cree que las licencias (muy criticadas por algunos fans de Tolkien) que se tomaron con el trabajo original, son aceptables en un proyecto como éste? ¿Cree que es más difícil llevar el mundo de Terramar a la gran pantalla que la Tierra Media?

R: Creo que el guión escrito para la película de Peter Jackson era en muchos sentidos realmente maravilloso.

Y creo que debe permitirse a un cineasta tomarse todo tipo de libertades al convertir una novela en una película. ¡Son dos medios tan distintos!


Lo que me resultó insatisfactorio de la película fue su creciente obsesión por las escenas de guerra y batallas; y sobre todo, su fallo al atrapar algún detalle de lo que yo considero el secreto de la magia narrativa de Tolkien: la constante y poderosa alternancia entre la tensión y la relajación, la guerra y la paz, lo público y lo doméstico, el miedo y el consuelo, la luz y la oscuridad... Su libro tiene el ritmo de un latido de corazón; de una persona que camina; del día y la noche sucediéndose el uno al otro... Eso es por lo que la gente que lo lee "vive dentro del libro" - posee el ritmo de la vida -. La película, por supuesto, es un tipo de drama, y debe ser más concentrada, más rápida en su ritmo; pero la película va demasiado en esa dirección. Es todo acción, poca reflexión; todo ruido, nada de tranquilidad; todo Yang, nada de Yin. Y por tanto, aunque hermosa y entretenida, es profundamente desleal con la historia de Tolkien.

¡No creo que sea muy difícil hacer una película de Terramar, ahora que los dragones son mucho más fáciles de filmar! Hace unos años Michael Powell y yo escribimos un guión, combinando los dos primeros libros, que era breve, animada y perfectamente fiel al espíritu de los libros. Pero Hollywood no hacía fantasía por aquel entonces... He visto otros intentos de guión para una película de Terramar que prometían mucho. El secreto estaría, quizás, en intentar conseguir belleza sin llegar a lo grotesco; profundizar en la vida diaria y el trabajo de los personajes, que haría que la magia pareciera mucho más mágica; y encontrar el drama en el poder de las emociones humanas normales, en lugar de en la violencia, el asesinato y la guerra justificados por una cruda moral sobre el bien y el mal.



(Hay algunos momentos en el "Gedo Senki" de Goro Miyazaki donde hizo esto mismo, y donde uno puede vislumbrar la película que podría haber sido...)



16 de noviembre de 2006, a las 23:35


 Tomada de Doce Moradas


No hay comentarios:

Publicar un comentario