lunes, 14 de octubre de 2013

"Dudo que que una expedición humana a Marte pueda realizarse en los siguientes 25 años por menos de 300 mil millones de dólares".

Transmisiones interestelares:

La correspondencia entre Timothy Leary y Carl Sagan




Estimados Amigos

Hoy compartimos con esta nota que muestra la relación entre dos exploradores, uno Carl Sagan (Nueva York, Estados Unidos, 9 de noviembre de 1934 – Seattle, Estados Unidos, 20 de diciembre de 1996) dedicado a explorar el espacio, la última frontera; y el otro Timothy Leary (n. 22 de octubre de 1920, en Springfield, Massachussets, Estados Unidos – 31 de mayo de 1996, Los Ángeles, California, Estados Unidos), dedicado a explorar el ultimo confin de nuestra conciencia.

Esperamos disfruten de la entrada.

Richard Montenegro


*******




Timothy Leary y Carl Sagan discutieron en misivas temas de la exobiología: Sagan elogió la idea de un “club de jardinería transgaláctico”, en la que juega con la posibilidad de que seamos semillas de las estrellas.




En 1974 Tim Leary, “el hombre más peligroso” de Estados Unidos” según Richard Nixon, se encontraba en  la prisión  de Vacaville (una de las 29 prisiones en las que estuvo preso). Ahí Leary tuvo una serie de momentos epifánicos que lo acercaron al transhumanismo y a la idea central de que el ser humano evolucionaría viajando al espacio y colonizando nuevos mundos –al parecer motivados por una transmisión telepática astral. Esta información fue agrupada en el proyecto Starseed Transmissions que dio fruto al libro Terra II. Leary le hizo llegar este texto al astrónomo Carl Sagan, aunque pocos lo saben, entusiasta del cannabis y los estados alterados de conciencia.



Sagan contestó a Leary, cuya compañía en ese entonces era indeseada para el establishment,  sobre su texto (uno de los más extraños en su obra) e hizo planes para visitarlo.

Febrero 19, 1974

Querido Tim:

Gracias por tu última nota y por el libro TERRA II. No tengo problemas con las mutaciones aleatorias y la selección natural como material de trabajo para el procesos evolutivo. De hecho, con lo que sabemos de biología molecular, no veo forma de evitarlo. Pero me encantó tu comentario sobre el “club de jardinería transgaláctico”. Obviamente, si los extraterrestres son muy poderosos, pueden hacer lo que quieran, pero no creo que podamos contar con ello. Adjunto un artículo  de “Life” que hice para la Enciclopedia Británica que te podría gustar.

Sobre los requerimientos básicos para la exploración interestelar, dudo que que una expedición humana a Marte pueda realizarse en los siguientes 25 años por menos de $300 mil millones [de dólares]. Trata de hacer un presupuesto para tu nave espacial y ve lo que costaría. De hecho, tal vez la razón por la que no hemos sido visitados es que el vuelo interestelar, aunque técnicamente posible, dejaría pobre a cualquier planeta que lo intentara.


Luego Sagan hace planes para visitar a Leary y le envía el poema  “The Other Night” de Diane Ackermann, quien escribiera sobre el cometa Kohoutek, que había llamado la atención del ex profesor de Harvard.



Lo interesante de esta carta es evidentemenete la mención de un club transgaláctico de jardinería, seguramente una referencia a los planetas como huertos de cultivo para la evolución –en la visión de Leary la humanidad se graduaba al propulsarse al espacio, en un acto de inteligencia cósmica. Leary, que asumió el papel de evangelistas del transhumanismo, la exploración espacial y la realidad virtual, no defendió esta idea, que vemos esbozada en Terra II: A Way Out, de que existía una inteligenca extraterrestre que de alguna manera había hecho de nuestro planeta un semillero. Una idea controversial, todo lo más  ya que era inspirada en comunicación telepática de las estrellas, algo que Leary tenía en común con Robert Anton Wilson (Nueva York, 18 de enero de 1932 – 11 de enero de 2007), según RAW reveló en su trilogía Cosmic Trigger (telepatía con la estrella Sirio, un enigma que también parece agrupar a personajes como Philip K. Dick, Gurdjieff y Uri Geller). Tanto Philip K. Dick como Robert Anton Wilson intentaron entender qué era lo que había sucedido, considerando la posibilidad de que fuera una manifestación externalizada de su propia psique, resultado quizás de un momento de demencia.



Las “transmisiones astrales” de Leary ocurrieron durante su estancia en la prisión de Folsom. En este notable documental, Leary relata sus impresiones de estar encarcelado, su anterior fuga de prisión y los temas de “cajón”, la conciencia, los psicodélicos y la política estadounidense.





Tomado de Pijamasurf 



A continuación agregamos el texto original de la carta junto con el poema “The Other Night” :


February 19, 1974


Dear Tim:


Thanks for your last note and the book TERRA II. I have no problems on chance mutations and natural selection as the working material for the evolutionary process. In fact, with what we now know about molecular biology, I see no way to avoid it. But I loved your remark about the “transgalactic gardening club.” Of course, if extraterrestrials are powerful enough, they can do anything, but I don’t think we can yet count on it. I’m enclosing an article on “Life” that I did for the Encyclopaedia Britannica which you might like.


On the basic requirements for interstellar exploration, I doubt if a manned expedition to Mars could be done within the next 25 years for less than $300 billion. Try really costing your spacecraft and see what it would cost. In fact, maybe the reason we haven’t been visited is that interstellar spaceflight, while technically possible, would beggar any planet which attempted it.


If we can do it, how would you like a visit from us in the last week in February? I have no idea what the visiting privileges are, but if your and my schedules permit, Linda and I would love to visit you in Vacaville on the morning of Thursday, February 28. Frank Drake has also expressed an interest in such a visit, as has our mutual acquaintance, Norman Zinberg of Harvard Medical School. What’s your feeling about it? Write to me at the St. Francis Hotel, San Francisco, where I’ll be staying beginning Sunday, February 24, and I’ll try to firm up the visit, if it seems possible, shortly thereafter.


With best wishes,


Cordially,


Carl Sagan


P.S. The enclosed poem, “The Other Night” by Dianne Ackermann of Cornell, is something I think we both resonate to. It’s unfinished so it shouldn’t yet be quoted publically.
 




“The Other Night (Comet Kohoutek)”:


Last night, while
cabbage stuffed with
brown sugar, meat and
raisins was baking in the
oven, and my potted holly,
dying leafmeal from red-spider,
basked in its antidote malathion,
I stepped outside to watch Kohoutek
passing its dromedary core through the
eye of a galaxy. But only found a white
blur cat-napping under Venus: gauzy, dis-
solute, and bobtailed as a Manx.

Pent-up in that endless coliseum of stars,
the moon was fuller than any Protestant
had a right to be. And I said: Moon,
if you’ve got any pull up there, bring me
a sun-grazing comet, its long hair swept
back by the solar wind, in its mouth a dollop
of primordial sputum. A dozing iceberg,
in whose coma ur-elements collide. Bring me
a mojo that’s both relict and reliquary.
Give me a thrill from that petrified seed.

Mars was a stoplight in the north sky,
the only real meat on the night’s black
bones. And I said: Mars, why be parsimonious?
You’ve got a million tricks stashed
in your orbital backhills: chicory suns
bobbing in viridian lagoons; quasars dwindling
near the speed of light; pinwheel, dumbbell,
and impacted galaxies; epileptic nuclei
a mile long; vampiric moons; dicotyledon suns;
whorling dustbowls of umbilical snow; milky ways
that, on the slant, look like freshly fed pythons.




*******

El poema “The Other Night” fue incluido junto a otros catorce en la antología poética de Diane Ackerman del año 1976 titulada  The Planets: A Cosmic Pastoral.


Timothy Leary entrevistado en la prisión  Folsom en 1973 





*******






Richard MontenegroPerteneció a la redacción de las revistas Nostromo y Ojos de perro azul; también fue parte de la plantilla de la revista universitaria de cultura Zona Tórrida de la Universidad de Carabobo. Es colaborador del blog del Grupo Li Po: http://grupolipo.blogspot.com/. Es autor del libro 13 fábulas y otros relatos, publicado por la editorial El Perro y la Rana en 2007 y 2008; es coautor de Antología terrorista del Grupo Li Po publicada por la misma editorial en 2008 , en 2014 del ebook Mundos: Dos años de Ficción Científica y en 2015 del ebook Tres años caminando juntos ambos libros editados por el Portal Ficción Científica. Sus crónicas y relatos han aparecido en publicaciones periódicas venezolanas tales como: el semanario Tiempo Universitario de la Universidad de Carabobo, la revista Letra Inversa del diario Notitarde, El Venezolano, Diario de Guayana y en el diario Ultimas Noticias Gran Valencia; en las revistas electrónicas hispanas Alfa Eridiani, Valinor y Gibralfaro, Revista de Creación Literaria y de Humanidades de la Universidad de Málaga y en portales o páginas web como la española Ficción Científica, la venezolana-argentina Escribarte y la colombiana Cosmocápsula.

No hay comentarios:

Publicar un comentario