sábado, 6 de octubre de 2012

"La mente de J. K. Rowling está gobernada por clichés y metáforas muertas de manera tan exagerada que no le queda otro estilo de escritura."

Anestesiando a los lectores,

por Harold Bloom.




Harold Bloom





Anestesiando a los lectores, por Harold Bloom

Texto traducido por Frank González Bear de un artículo de “Los Angeles Times” del 24/9/2003. 




“La decisión de otorgar el premio anual de la Fundación Nacional del libro (Nacional Book Foundation) a Stephen King por su “contribución distinguida”, es un nuevo peldaño en descenso dentro de un proceso dirigido a anestesiar la vida cultural. En el pasado me he referido a King como escritor de noveluchas, pero quizás incluso ese término sea demasiado amable. No comparte nada con Edgar Allan Poe. King es un escritor inmensamente inadecuado que fundamenta su prosa en ir dejando oración tras oración, párrafo tras párrafo, libro tras libro.

La industria editorial ha caído terriblemente bajo al otorgar a King un premio que previamente había recaído en novelistas como Saul Bellow y Philip Roth o el dramaturgo Arthur Miller. Al concederlo a King se reconoce únicamente el valor comercial de sus libros, que se venden por millones pero aportan al género humano poco más que mantener el mundo editorial a flote. Y si éste va a ser el criterio para el futuro, el año próximo el comité podría premiar por su “contribución distinguida” a Danielle Steel, y seguramente el Premio Nobel de literatura debería recaer en J.K. Rowling.




Escribí hace un par de años sobre este asunto, cuando me pidieron un comentario sobre Rowling. Fui a la librería de la universidad de Yale, compré y leí “Harry Potter y la piedra filosofal”. Sufrí muchísimo. La escritura era espantosa y el libro horrible. Mientras leía, me daba cuenta, por ejemplo, de que cada vez que un personaje salía a dar un paseo, la autora escribía que el personaje “iba a estirar las piernas”. Comencé a marcar en el revés de un sobre cada vez que se repetía esta frase. Me detuve sólo cuando había marcado varias docenas de veces en el sobre. No me lo podía creer. La mente de Rowling está gobernada por clichés y metáforas muertas de manera tan exagerada que no le queda otro estilo de escritura.

J. K. Rowling.

Escribí mis apreciaciones en un periódico, me contestaron que los niños sólo leían a J.K. Rowling y me preguntaron si después de todo no era mejor eso a que no leyeran nada. Si Rowling era lo que necesitaban para agarrar un libro, ¿no era algo positivo? No, no lo es. “Harry Potter” no motivará a nuestros niños a leer “Precisamente así” (Just so Stories) de Kipling, “Trece relojes” (Thirteen Clocks) de Thurber ni “El viento en los sauces” (Wind in the Willows) de Kenneth Graham, o la “Alicia” de Carrol. Más tarde leí una generosa y cariñosa reseña de “Harry Potter” escrita por el mismísimo Stephen King. Escribía lo siguiente: “Si estos niños están leyendo ‘Harry Potter’ a los 11,12 años, cuando sean mayores leerán a Stephen King”. Y estaba en lo cierto. Cuando un niño lee “Harry Potter” efectivamente estás siendo entrenado para leer a Stephen King cuando se mayor.


Stephen King

La sociedad y la literatura están siendo anestesiadas y las causas son variadas y complejas. Yo tengo 73 años y en un toda una vida dedicada a la enseñanza de la lengua inglesa he podido ver la degradación del estudio de la literatura. Mi ayudante de investigaciones me dijo hace dos años que ella había estado en un seminario donde el profesor había empleado dos horas en repetir que Walt Whitman era racista. Ni siquiera se puede catalogar de una tontería. En los 50 y comienzos de los 60, se creía que los grandes poetas románticos ingleses eran Percy Bysshe Shelley, William Wordsworth, Lord Byron, John Keats, William Blake, Samuel Taylor Coleridge. Sin embargo, hoy han pasado a ser Felicia Hemans, Charlotte Smith, Mary Tighe, Laetitia Landon y otros nombres que ni siquiera soy capaz de escribir. En algunos cursos a lo largo del país se está enseñando a una dramaturga de cuarto orden como Aphra Behn en lugar de enseñar a Shakespeare.



Recientemente hablé en un funeral con mi Viejo amigo de Yale Thomas M. Green, quizás el especialista más distinguido de literatura renacentista de toda su generación. Me dijo: tengo la sensación de que algo muy valioso se ha terminado para siempre.


Thomas Pynchon

Hoy hay cuatro novelistas americanos vivos que siguen trabajando y que merecen todos nuestros elogios. Thomas Pynchon sigue escribiendo; mi amigo Philip Roth; “Meridiano de sangre”, de Cormac McCarthy, es una novela equiparable a Moby-Dick y “Submundo” de Don DeLillo es otro excelente libro.



Sin embargo, el premio de este año se le otorga a Stephen King. Un error lamentable….”


*******



Articulo original aquí:


******* 

Enlace relacionado:
 

"Ver la belleza y el poder del lenguaje y el pensamiento ha sido reemplazado por preguntas relativas al género, la orientación sexual, teorías estructurales y posestructurales... y disparates de todo tipo". Una entrevista a Harold Bloom, una de las figuras más influyentes de la literatura mundial

 

 

14 comentarios:

  1. Su opinión en contra de escritores como J.K Rowling y Stephen King parece sustentarse en la premisa de que "es popular, por ende es malo", o al menos es una de las principales que he detectado. Espero no ofenderlo con la comparación, pero El lazarillo de Tormes, gran novela picaresca, usó varias jergas y frases populares de su época. ¿Es un mal libro? Todo indica que no. Fernando Vallejo escribió una obra actualmente muy reconocida, es decir La virgen de los sicarios, harto cargado de un lenguaje coloquial. ¿Es malo? No. Entonces, no es inválido usar expresiones de ese tipo en una buena obra literaria. Ahora bien, ¿qué le hace pensar que alguien que empieza con Harry Potter no puede pasar más adelante a los otros escritores que menciona o inclusive otros como Thomas Mann o Daniel Defoe? Conozco varios casos que desmientes eso; yo empecé con novelas de autoayuda y luego he podido apreciar a grandes clásicos como El retrato de Dorian Gray o Don Quijote de la Mancha. Por todo lo anterior, literatura como la de King no degenera el panorama actual. Por favor, hay todo tipo de lectores como para que esto ocurra! La crítica que hace en cuanto a degeneración se la otorgaría a varias novelas juveniles que últimamente salen, como El chico malo o After. En cambio, King (y lo sigo mencionando porque he leído varios libros suyos, así que creo conocerlo en parte) propone un estilo de escritura propio, único, tal vez con influencia de otros anteriores, pero con su propio toque, como las divagaciones o el estiramiento de escenas que en más de una ocasión puede otorgar al lector un panorama minucioso o hasta personal de esas historias. Claro, con esto no digo que todas sus obras sean buenas (como La mitad oscura en mi opinión), pero el caso contrario tampoco es. También Cesar Vallejo fue muy criticado en su tiempo, y mire como está ahora. Considere esto por favor: la masa, lo popular, es parte de un estilo distinto a todo lo demás, al igual que lo es el resto de estilos, solo que por su naturaleza es a veces despreciada, como en su caso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. pero ddespues de leer dorian gray y don quijote ¿cual es tu opinion actual sobre esos libros de autoayuda son basura o no?

      Eliminar
    2. Hazel gracias por tu comentario y por la pregunta que dejas. Es un buen punto para que Richard Rimachi nos deje otro buen comentario.

      Eliminar
    3. Esperamos respuesta, Richard Rimachi.

      Eliminar
    4. Hola Richard.

      Creo que Bloom no está criticando que use una expresión coloquial, sino que está utilizando una única expresión, es decir, la pobreza del léxico de Rowling. Siguiendo con su ejemplo, creo que podría haber usado más expresiones además de "estirar las piernas", como "dar una vuelta", "pasear", "dar un garbeo" o "pegar un voltio". Entonces sí que podríamos comparar la saga de potter con el Lazarillo en lo referido al reflejo de la variedad del lenguaje de su época.
      Incluso podría haber ido más allá, inventando expresiones como "ejercitar mis fascias plantares" o "rozar mis entremuslos", que siendo nuevas, caracterizan con más fuerza al personaje que las dice.
      La crítica se extiende entonces a la poca exigencia de los consumidores de estos libros, que nos conformamos con ser entretenidos sin más.

      Eliminar
  2. Gracias Richard Rimachi por tu extenso comentario donde compartes tu vivencia lectora y tu opinión frente a la postura de Harold Bloom . Bienvenido al blog

    ResponderEliminar
  3. Basta leer Salem's lot de King, por ejemplo, para darte cuenta de que este autor sobrepasa el género de terror y cala directamente en la condición humana, en este caso la americana. Merece el premio porque tiene muchas novelas de gran calidad en cuanto a profundidad y definición de personajes.

    ResponderEliminar
  4. ¡Pelea, pelea, pelea, pelea, pelea, pelea!

    ResponderEliminar
  5. señor Bloom, puede ser experto en literatura, pero un ignorante en tolerancia y respeto eres un doctor en elitismo y egocentrismo, así no serás nadie Baboso.

    ResponderEliminar
  6. Menciona y menosprecia a dos iconos de mi literatura: amo los libros de Sthephen King desde que era pequeñita, con IT, que he leído al menos 21 veces (ahora soy cincuentona), y JKR me ha abierto la mente a un mundo tan apasionante hasta el extremo de rolear en un foro de literatura fantástica (siendo cincuentona). Son ejemplos de escritores que han llegado a un montón de lectores que nunca hubieran cogido un libro en este mundo de Pokemons y videojuegos atractivos. Yo creo que se merecen un premio sólo por apartar a muchos alumnos de la escuela de las wii y hacer que lean.

    ResponderEliminar
  7. Encuentro muchas respuestas agresivas contra el artículo y defensivas de su propia experiencia, equiparables a las que esgrimen quienes a pesar de estar padeciendo los procesos destructivos que genera la diabetes, defienden el consumo del azúcar porque les ha sacado de la anorexia y enseñado el gusto por los pasteles y otras golosinas.

    ResponderEliminar
  8. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  9. Excelente comentario Ricardo, la analogía es muy precisa. No se engañan más que a sí mismos aquellos que se ostentan como fanáticos de eso que sólo ellos consideran literatura. Las obras maestras de la literatura demandan una serie de capacidades que nunca se han atrevido a ejercitar. De manera que para hacer como que sí leen, acuden al mercado que les ofrece "algo así como literatura", para que no se duerman tratando de forzar su atrofiado cerebro. El misterio es: Por qué hacer algo que en realidad no quieren hacer!! HIPÓTESIS: El grado de neurosis de nuestra sociedad es directamente proporcional a las cifras que reporta la venta de literatura chatarra.

    ResponderEliminar
  10. http://www.geocities.ws/cifiper2002/potter.html

    ResponderEliminar