sábado, 25 de marzo de 2017

Valencia cumpleañera


Antiguo escudo de valencia, el que fue y el que será

Estimados Amigos

Hoy nuestra ciudad Nueva Valencia del Rey cumple 462 años y tenemos el gusto de compartir este texto de nuestro amigo Freddy Ordaz para celebrar una vuelta más al Sol de nuestro burgo.

Esperamos disfruten de la entrada.

*******


 Freddy Ordaz

Valencia estuvo de plácemes, bajo un cielo despojado y soleado con una rigurosa temperatura, mientras algunas casonas con sus arcillosas y grisáceas tejas lucían medias peinadas por la brisa ascendente de un ardiente verano, para prepararle a la cumpleañera ciudad el arribo de sus 462 años. Se recuerdan sus angostas calles que completaban la cuadricula del casco histórico donde se esparcía la  alegría. También el bullicio y, en alguna esquina el  silbato del tranvía. Estampas que han quedado guardadas en  algunas memorias o bien en la magia de Niepce; un manto que recoge imágenes que aún dicen algo. 


 Una vista de Valencia por Bellerman en 1844

En mí espigada adolescencia, recuerdo aquellas veces cuando descendía desde La Pastora y caminaba sobre hojas  resecas de su otoño que rebozaba las aceras, hasta llegarme  a la Plaza , siempre quieta, siempre adormecida, llena de historias de vida vibrante, sus árboles danzaban al compás  de la música que hacia flotar la retreta dominguera. Hoy  oigo el tiempo acumulando mis sueños. Valencia creciste  entre camorucos y guafas habitadas por serpientes a la vera  del río, por eso te convertiste en la novia del sol y, tu  lago te obsequio un espejo de abril. 

Plaza El Indio. Estatua del escultor Alejando Colina que homenajea al Indio Guacamaya

Te vieron crecer, crecer los indios Tacariguas, al  ritmo de tambor y guarura, comandados por el aguerrido y  defensor de la comarca: Guacamayo. Ahora estas construidas  sobre los cuatro vientos. La gente llego más tarde,  aparecieron sin saber de dónde, peleando por un pedazo de  sol, luego las fabricas que enmohecía  la atmósfera y,  por ultimo los automóviles para inaugurar el caos y los  enredos, convirtiéndola en una colonia de mercaderes, que lentamente se fue rompiendo radicalmente el entorno de su vieja arquitectura, muchas de ellas con antecedentes de  lejana presencia: La Casa   Consistorial (Concejo  Municipal), Casa Danesa, Teatro Rivolí etc. Frente a esta  circunstancia impropia de algunos gobernantes disecados por  el tiempo, se alinearon con la indolencia de algunos  caprichosos propietarios para golpear los rostros  coloniales, donde se jugo con todo, por los desmanes  perpetrados. 

Concejo municipal. Antigua Casa consistorial durante la colonia. edificio demolido bajo la administración municipal de Juan Seijas
 
Desde allí se viene borrando las huellas del antepasado  de Valencia, ciudad históricamente culta y solera, entre la  fatiga del humo y el polvo, para darle paso al cemento y a  la cabilla que poco a poco fue tapiando su policromía,  quedando otras vetustas moradas de la periferia como  testigos mudos, arropadas en un mundo sin lamento, sin  llanto, arrinconadas para pasar inadvertidas. Desde una  ventana de un viejo edificio oteo la ciudad cubierta de un  sol plomizo que la blanquea en marzo, como en abril o, como  un anticipado mes navideño ¿Que es lo que ha ocurrido?  Ahora veo el pasado entumecido por una niebla, así como de  llanto. Pero tú sigues ahí, siempre  soleada. Gloriosa, con tu canto libertario. 

Hotel Carabobo en 1952

Atravesé la ciudad, en un preciso momento cuando el viejo reloj de la Catedral , anunciaba el ocaso de la tarde. Al  cruzar una calle de otro tiempo, se escondía entre las  malezas otra maquina -léase Caterpillar- mientras observo  los restos de un muro qué apenas sostiene aleros heridos de 
 los cuales cuelgan unos desmayados y azulados arabescos. La orden parece, derrumbar. Mis pasos por lo tanto se agigantan por un nuevo fantasma que ronda a la agredida ciudad: La violencia. Al regreso a casa un rosario de tristezas me  invadió ese domingo, dibujando leves y amargas realidades.


Una vista del centro de valencia en 1977

Giró en mí el misterio del ayer y el de hoy. Sólo quedan añoranzas arrastrando culpas, no hay que hacer nada salvo,  recordar lo irrecordable. 

Una vista de la avenida Bolívar norte en los años 90
Sin embargo Valencia esta ahí multiplicando historias, buscando respuestas entre el fluir y otear horizontes, con  su espada libertaria mostrando su antigua batalla por un  mismo destino. Al concluir su festivo día, la novia del sol  con vestidura  color naranja, marcho con sus músicos,  poetas, pintores y sus hijos que nacieron de ella,  zigzagueando calle arriba, calle abajo entre una   atmósfera  invadida por anuncios  publicitarios  y  neones; fue dejando atrás unos jóvenes  malabaristas con vestimentas parecidas a alguna bandera,  bajo el semáforo en rojo, salpicados de gases, en un
asfalto que atrapa luces nocturnas, sellando días soleados, entre un cantar y  un florecer. 


Avenida Bolívar norte en los años 2000

 


freddyordaz@yahoo.com



Freddy Ordáz


Freddy Ordáz

Artista plástico y amante de la ciudad de Valencia. colaborador del blog del grupo Li Po.


1 comentario:

  1. Nuestra Señora de la Anunciación de la Nueva Valencia del Rey. Valencia la de Venezuela, cuantos sacrificios, se ofrecieron a causa de nuestra libertad y soberanía, Valencia la del Sol, donde se iluminó nuestra gesta emancipadora, aquí están tus hijos, seguimos esa senda de estar en constante caminar, herederos de nuestro gentilicio. Solo nosotros, podemos decir que de dicha herencia, debemos preservar tu memoria en el tiempo.

    ResponderEliminar