lunes, 28 de octubre de 2013

La secreta relación entre Julio Cortazar, Gabriel García Márquez, Juan Carlos Onetti, Ernesto Sábato, Jorge Luis Borges,

los gallegos y el boom latinoamericano



Estimados Amigos

Hoy les traemos esta interesante entrada que muestra la secreta relación entre Julio Cortazar, Gabriel García Márquez, Juan Carlos Onetti, Ernesto Sábato, Jorge Luis Borges, los gallegos en el exilio y el boom latinoamericano. Nos parece sumamente interesante el papel de los intelectuales gallegos en la difusión de la cultura (especificamente la literatura) y por eso compartimos con ustedes esta entrada.

Creemos necesario recordar que la colonia española más grande existente en Venezuela y en Valencia es la gallega (aunque los venezolanos tienden a meter en un mismo saco a gallegos y portugueses para molestia de unos y otros) donde tienen un club social llamado la Hermandad Gallega que tiene una buena biblioteca, antes abierta al todo que quisiera entrar a ella, que practicamente ahora esta inoperativa (pareciera que en cualquier lugar la cultura genera poco interés). Desde aqui se hace un llamado para que la saquen de la oscuridad en la que permanece y nuevamente este abierta al público. Quizás asi dejen de confundir a los gallegos con los portugueses y viceversa.

Esperamos disfruten de la entrada.


Richard Montenegro

*******

Los gallegos del ´boom´

Artistas e intelectuales de Galicia tuvieron un papel decisivo en la eclosión literaria latinoamericana

21.03.2013 | 




Rafael Dieste



"Yo he comprobado, che, que los gallegos respiran por el idioma, y que si no lo hablan se mueren de asfixia" ( De El examen, novela de Julio Cortázar escrita en el piso que le cedió Rafael Dieste en Buenos Aires, 1948) A principios de la década de 1940, un joven y prometedor escritor aficionado llamado Julio Cortázar contactó en Buenos Aires con el centro del exilio gallego en Argentina. En él estaban, entre otros, Arturo Cuadrado, Lorenzo Varela, Rafael Dieste y Luís Seoane.


Julio Cortázar (segundo por la izquierda) y Juan Carlos Onetti (segundo por la derecha) en el estudio de Leopoldo Nóvoa (tercero por la izquierda), en París ( Tallees de Nogent sur Marne, 1983)
Todos ellos combinaban el activismo político con el cultural y, en torno a sus tertulias, se gestaron no escasos proyectos editoriales. Uno de ellos fue la revista Correo Literario en la que, el 15 de agosto de 1944, Cortázar publicó su primer relato, Bruja, cuyas erratas de imprenta causaron una bronca entre Julio y sus editores. El argentino era, incluso antes de dedicarse a la literatura profesionalmente, muy meticuloso en los "asuntos" de linotipia. Ello no fue óbice para que Seoane y Cortázar mantuviesen una emotiva amistad que les procuró una confianza mutua: hasta su muerte, Seoane fue la única persona a la que Julio Cortázar permitía leer sus textos antes de que estos fuesen llevados a la editorial correspondiente.



Cortázar fue, de entre los autores que conformaron el "núcleo duro" de aquel boom de la literatura latinoamericana (con él, Vargas Llosa, Carlos Fuentes, García Márquez, José Donoso...), el que más cercano estuvo de Galicia, a la que visitó varias veces, y de los gallegos, pero en casi todos hubo, en mayor o menor medida, una vinculación que, en algunos casos, llegó a resultar decisiva. Ahora que se cumplen 50 años del boom, conmemoración que se celebra tomando como fecha de referencia comúnmente aceptada la obtención del premio de Narrativa Breve Seix Barral de 1962 por Mario Vargas Llosa con La ciudad y los perros, pertinente será recordar a aquellos editores, artistas, escritores e intelectuales gallegos que tuvieron especial relación con el boom y sus principales autores.





Cuando Cortázar apenas si era conocido en su propio país, el coruñés Francisco Paco Porrúa ( Corcubión, 1922) „que a la par que dirigía Minotauro se había hecho con el cargo de asesor de la también histórica Editorial Sudamericana„ convenció a sus jefes de que volviesen a confiar en Julio Cortázar y publicar su libro de cuentos Las armas secretas (1958) pese al fracaso de ventas con el que se había saldado su libro anterior, Bestiario. Era tal la confianza de Porrúa en el talento de Cortázar que, en 1963, cuando se le mostró un "extremadamente voluminoso" original tampoco dudó un instante a la hora de proceder a dar el visto bueno a su edición a aquella extraña "novela" sin aparentes pies ni cabeza. Su título era Rayuela.


¿Quién es ese García Márquez?


 
Cuatro años después, cuenta la leyenda que tras que dos editoriales españolas rechazasen el manuscrito, el escritor chileno Luis Harss, amigo común de ambos, le habló por primera vez a Porrúa de Gabriel García Márquez y su "novela rechazada". "¿ Quién es ese García Márquez?", le preguntó el editor a un Harrs que, en respuesta, le hizo llegar unas copias de los manuscritos de La hojarasca, El coronel no tiene quien le escriba y Los funerales de Mamá Grande.


Gabriel García Márquez y Francisco Porrua



Porrúa quiso hacerse con los derechos de publicación de las tres, pero como todas estaban comprometidas con una editorial mexicana, se quedó con la nueva, la de la leyenda: Cien años de soledad. En una de las últimas entrevistas concedidas por Francisco Porrúa, este confiesa: " Cuando terminé de leer por primera vez Cien años de soledad pensé que era una obra muy singular y si bien la vi como muy latinoamericana, hoy pienso que es una obra muy del Caribe. Es una muestra de sabiduría regional (...). Por otro lado, siempre noté que en Cien años de soledad (y Gabo lo sabe) falta un cierto intimismo, que sí lo hay en El coronel no tiene quien le escriba como también en Rayuela".





Escuchen a Eladia Blázquez interpretando el tango VIEJO TORTONI



Aunque madrileño de nacimiento, Gonzalo Losada era hijo de padre y madre gallega. Este Losada fue el fundador en Buenos Aires (1938) de la editorial del mismo nombre cuya nómina de autores contaba, entre otros, con un Ernesto Sábato que en su visita a Santiago de Compostela el 2 de mayo de 2002, para recibir el premio Rosalía de Castro otorgadopor el P E N de Galicia, pronunció un discurso en el que descubrió la, hasta aquel entonces, muy poco conocida relación con Galicia y los gallegos de la diáspora en Argentina, que resultaron ser prácticamente los mismos que conocía Julio Cortázar y que constituían la histórica tertulia del Café Tortoni: Seoane, Varela, Cuadrado, el pintor Manuel Colmeiro y los médicos Xosé Núñez Búa y Gumersindo Sánchez Guisande.


Fachada del café Tortoni



De entre todos ellos, con el que mayor relación tuvo fue con Lorenzo Varela, a quien trataba de "hermano". También Sábato,quien, al igual que Onetti, aunque no formaba parte de la generación del boom sí estuvo y está considerado uno de sus precursores„ publicó en la revista Correo Literario„unartículo titulado Las dos inmortalidades, el 15 de enero de 1944„ y también, al igual que Julio, sintió gran admiración por aquellos exiliados que se dedicaban en sus charlas, en palabras del periodista Gregorio Ferreiro Fente, "además de llorar derrotas pasadas y nostalgias presentes, proyectar la Galicia del futuro".


Interior del Tortoni


En Buenos Aires, Sábato conoció a un Eduardo Blanco Amor al que idolatraba como escritor en castellano, por eso, en referencia a su obra gallega, no acertaba a explicarse "por qué se enredaba tanto con un idioma que solo podía ser leído por muy pocas personas cuando, si optase por escribir en castellano, se convertiría en una primera figura de las letras hispanas". Juan Carlos Onetti, que compartía con Sábato su condición de precursor del boom, era una de las principales amistades del pintor pontevedrés Leopoldo Novoa en París.


Eduardo Blanco Amor



Ambos se habían conocido en Montevideo donde "habían compartido novias", según relató a este diario la viuda de Novoa, Susana Carlsson, quien rememora: " Las visitas de Leopoldo debieron ser de las pocas que, en los últimos años de su vida, postrado en cama siempre con un güisqui o una copa de vino al alcance, aún resultaban del agrado del escritor uruguayo". Un visitante asiduo de la casa de Novoa era, cómo no, Julio Cortázar, en su etapa parisina de la década de los 70 y los 80. Antes, el creador de "cronopios" ya había estrechado todavía más sus lazos con Galicia al casarse en 1955 con su primera esposa, Aurora Bernárdez, descendiente de gallegos y hermana del poeta Francisco Luis Bernárdez, a la sazón amigo de Jorge Luis Borges (otro precursor) y compañero de andanzas en la etapa ultraísta del genial escritor argentino.




En París, el círculo de amistades gallegas de Cortázar se completaba con el poeta José Ángel Valente y el periodista Ramón Chao, padre del músico Manu Chao. En otra editorial con dirección gallega, la Nova de los incansables Luís Seoane y Arturo Cuadrado, Cortázar trabajó durante un tiempo como traductor y, aunque en ella tenía previsto publicar la primera edición de su exitoso libro de cuentos La otra orilla, al final el proyecto no pudo cuajar.

La peña gallega del Tortoni



Tomado de La Opinión




*******







Richard MontenegroPerteneció a la redacción de las revistas Nostromo y Ojos de perro azul; también fue parte de la plantilla de la revista universitaria de cultura Zona Tórrida de la Universidad de Carabobo. Es colaborador del blog del Grupo Li Po: http://grupolipo.blogspot.com/. Es autor del libro 13 fábulas y otros relatos, publicado por la editorial El Perro y la Rana en 2007 y 2008; es coautor de Antología terrorista del Grupo Li Po publicada por la misma editorial en 2008 , en 2014 del ebook Mundos: Dos años de Ficción Científica y en 2015 del ebook Tres años caminando juntos ambos libros editados por el Portal Ficción Científica. Sus crónicas y relatos han aparecido en publicaciones periódicas venezolanas tales como: el semanario Tiempo Universitario de la Universidad de Carabobo, la revista Letra Inversa del diario Notitarde, El Venezolano, Diario de Guayana y en el diario Ultimas Noticias Gran Valencia; en las revistas electrónicas hispanas Alfa Eridiani, Valinor y Gibralfaro, Revista de Creación Literaria y de Humanidades de la Universidad de Málaga y en portales o páginas web como la española Ficción Científica, la venezolana-argentina Escribarte y la colombiana Cosmocápsula.

6 comentarios:

  1. Gracias por dejar tu comentario Ithaca.

    ResponderEliminar
  2. Una entrada muy interesante, que nos invita a conocer un poco de los vinculos que se conjugaron en la amistad y el oficio de estos artifices, para legarnos el buen sabor de sus obras.

    ResponderEliminar
  3. Gracias LiPo por este articulo, lo lei con un gran placer pues aunque soy especialista en literatura francesa, autores como Sabato, Donoso, Cortazar y Marquez me acercaron a la verdadera literatura. Y me sumo iba ti para pedir que se vuelva a abrir esa biblioteca que seguro guarda mucho arte y talento entre sus muros. Y porque los autores de hoy ya no se reunen en cafes literarios ni tienen proyectos juntos? Todo ha cambiado, lastima.

    ResponderEliminar
  4. Nos contenta saber que disfrutaste la entrada Mahassine. Esperemos que pronto la biblioteca de la Hermandad gallega abra nuevamente sus puertas. Y quizas algún día nosotros podamos tomarnos un buen café juntos :)

    ResponderEliminar
  5. hola ! esa ilustración de Julio Cortazar la realicé yo, si es posible pongan el nombre del dibujante mas alla de que suban sin pedir permiso al autor.

    ResponderEliminar