martes, 26 de febrero de 2008

REPROGRAMACIÓN DEL CICLO DE CHARLAS (2) LI PO (MARZO - ABRIL 2008): EL HOMBRE Y SU DOBLE


Estimados Amigos: Les invitamos a nombre del Grupo de Incursiones Culturales y Científicas Li Po al segundo Ciclo de Charlas 2008, titulado El Hombre y su Doble.

EL HOMBRE Y SU DOBLE, Marzo / Abril de 2008.

8 de marzo: El doble en la literatura alemana a cargo de Guillermo Cerceau.

La figura del "otro yo", del "doppelganger" ("el que camina a nuestrolado"), la sombra o doble que acompaña al hombre en antiguas leyendas,tiene un lugar destacado en la literatura alemana, en figuras que vande Jean Paul o Von Kleist hasta Thomas Mann. Guillermo Cerceau exploralas dimensiones simbólicas y mitológicas de esta figura y susconexiones con los temas del Golem, el Robot y los hombresartificiales.

15 de marzo: El Hombre Mecánico a cargo de Andrés Cerceau.

29 de marzo: El Golem y la metáfora del poder a cargo de José Carlos De Nóbrega.

El Golem, más allá de su origen legendario y medieval (el homúnculo creado por los rabinos para la defensa de los judíos acechados por los pogroms), constituye una metáfora del poder: la creación humana desafía a Dios para luego volverse contra la humanidad misma, siendo la palabra la simiente y el virus destructivo al mismo tiempo, ello en una paradoja terrorista. Se explorarán sus implicaciones y referentes míticos, filosóficos, literarios y fílmicos: de la leyenda divulgada en el siglo XI por Eleazar de Worms, pasando por la Cábala, El Golem de Meyrink y los films alusivos, expresionistas o de serie B.

5 de abril: Foro El Hombre y su Doble a cargo de Andrés Cerceau, José Carlos De Nóbrega y Guillermo Cerceau.

12 de abril: El Doble en dos relatos del lado de acá: "La noche boca arriba", de Julio Cortázar y "El otro", de Jorge Luís Borges a cargo del escritor Julio Rafael Silva.

La cita es, como de costumbre, en la sede de Librerías del Sur ubicada en el primer nivel del Centro Comercial Camoruco, Avenida Bolívar Norte, los sábados a las 10:30 am.

PRESENTACIÓN DEL LIBRO "SALMOS COMPULSIVOS POR LA CIUDAD" DE JOSÉ CARLOS DE NÓBREGA. GUILLERMO CERCEAU






Presentación del libro electrónico Salmos Compulsivos por la Ciudad de José Carlos De Nóbrega

Guillermo Cerceau


Foto de José Antonio Rosales

El género del ensayo resulta problemático en nuestros días, cuando una fiebre de meta-discursos, generalmente surgidos en la academia y destinados a la propia academia, cuestionan, impugnan o directamente legislan lo que un ensayo, supuestamente, debe ser. Creemos, sin embargo, que muchas de estas controversias son estériles, en el mejor de los casos, y simplemente terroristas en la mayoría: pretenden homogeneizar en una fórmula intransitiva y autótrofa lo que desde que Montaigne y Bacon inventaron el ensayo, ha sido la forma más libre de expresión.

Creemos que el ensayo es fundamentalmente la expresión en forma de prosa de una experiencia personal, de una perspectiva más bien íntima del tema que trata. En este sentido, Salmos Compulsivos Por la Ciudad, el nuevo libro de José Carlos De Nóbrega, es una colección de ensayos en la mejor tradición literaria venezolana, esa que hasta los años 80 del siglo pasado, antes de la llegada tardía de las modas fracasadas en Europa, produjo algunos de los mejores ejemplares del género y de la que nuestro autor, a pesar de su juventud, es un heredero maduro y estricto.

En efecto, en este libro, para el que no encontramos un calificativo mejor que el de “querible” – porque se deja leer con docilidad, como una mujer amable, porque nos aproxima, porque sus palabras se nos quedan en la memoria – contiene una colección de breves y precisos ensayos sobre algunos de los héroes literarios más queridos de nuestro recorrido espiritual. Rufino Blanco Fombona o Israel Centeno, Guillermo Meneses o Salvador Garmendia, son algunos de los autores que De Nóbrega ausculta con la agudeza del buen lector, de quien acaricia un libro como un objeto amado.

Puesto que no pretendemos en estas palabras hacer un análisis crítico, ya que presentar un libro es una responsabilidad afectiva con el mismo y no un ejercicio de erudición, nos limitaremos a resaltar algunas de las coordenadas más notables de la obra de De Nóbrega, que en Salmos Compulsivos por la Ciudad se hacen evidentes.

Por una parte su estilo, de estricto rigor pero de expresión transparente, ajeno a toda pedantería, a toda exhibición de fuentes esotéricas o de referencias para iniciados, como lamentablemente se ha vuelto costumbre entre nosotros, es un estilo que resulta accesible a todo público, y que permite a cada quien encontrar el nivel de profundidad al que desee acceder sin pagar el peaje de una filiación teórica.

De Nóbrega es también dueño de un manejo del lenguaje que le permite transitar sin solución de continuidad entre el discurso refinado del académico y el leguaje “malandro” y cómplice que sabe usar, no como mera provocación, sino como seña cómplice a un mundo de relaciones que la literatura muchas veces pretende esconder.

Finalmente, queremos destacar lo que para nosotros es la cualidad mejor de estos ensayos: su capacidad de iluminar relaciones difíciles, a veces solo insinuadas, entre obras dispares. Entre La Muerte de Iván Ilich y El Hombre de Hierro hay muchas cosa que son obvias, excepto la sutil madeja que insinúa “Epitafio para el Ciudadano Crispín Luz”. Esta capacidad de amplificar el detalle hasta convertirlo un relieve es quizás el talento más sobrio del autor, de entre los muchos que aquí se expresan.

No quisiéramos dejar de señalar un hecho que, aunque no sea novedoso en el mundo literario, no es frecuente entre nosotros: se trata de un libro electrónico, es decir, de una expresión informática de un texto, el cual debe ser obtenido en Internet, en la página de nuestro buen amigo Jorge Gómez, editor de Letralia (www.letralia.com) y factotum de un esfuerzo editorial notable en nuestro país. Vaya aquí de nuestra parte las felicitaciones a Jorge y a su proyecto Letralia.

Solo me resta decir que he leído varias veces Salmos Compulsivos y no puedo dejar de recomendar su lectura, ya que se trata de un aporte significativo al acervo de lecturas inteligentes que se produce entre nosotros.




Valencia, 24 de febrero de 2008.


domingo, 24 de febrero de 2008

JOSÉ CARLOS DE NÓBREGA Y SUS SALMOS COMPULSIVOS POR LA CIUDAD: "CADA ENSAYO ES UN PRETEXTO PARA CONVERSAR SOBRE LAS OBSESIONES". NÉSTOR RIVERA



José Carlos De Nóbrega y sus Salmos compulsivos por la ciudad
“CADA ENSAYO ES UN PRETEXTO PARA CONVERSAR SOBRE LAS OBSESIONES”.
-Néstor L. Rivera Urdaneta-

________________________________________________________

Ya se encuentra disponible en la reconocida www.letralia.com/ed_let/salmos el libro digital Salmos compulsivos por la ciudad (Editorial Letralia, Colección Ensayo, Internet, enero 2008) del prolífico ensayista y narrador caraqueño José Carlos De Nóbrega. El material literario fue presentado recientemente en Librerías del Sur con palabras de Guillermo Cerceau, miembro del Grupo de Incursiones Culturales y Científicas Li Po.


La obra fue escrita mientras De Nóbrega cursó la escolaridad de la maestría en literatura latinoamericana, persuadido de que “cada ensayo es un pretexto para conversar sobre las obsesiones”. Considera el trabajo resultante su respuesta como lector frente a los aportes de los venezolanos Rufino Blanco-Fombona, Guillermo Meneses, Andrés Mariño Palacio, Salvador Garmendia e Israel Centeno, aunque también indagó sobre las tendencias del peruano César Vallejo y el chileno Vicente Huidobro en los albores del Siglo XXI, incluso la poesía proveniente del Brasil. Este conjunto de textos culmina con diez aforismos sobre poética.


Para Cerceau todo essais (Montaigne, 1533-1592) es “una aproximación personal sin límites precisos”, además de un género difícil porque “está rodeado de controversias”. Asegura que aún incursionando en temas complejos, De Nóbrega no escatima en una ensayística fácil de abordar, en primera persona, “no con la pedantería de quien necesita reafirmarse, sino porque esa es su experiencia personal ante la lectura”. Para él, las tres coordenadas de Salmos se palpan en el hecho de que este ensayista no se atrinchera en un universo de significaciones prefabricadas, aborda autores con los cuales “es difícil no sentirse bien” y posee la habilidad de volver obvias “las relaciones que antes estaban latentes”.


Los textos de Salmos se construyeron sobre un tono cercano al narrativo, mas no al del tradicional ensayo plagado de tecnicismos inaccesibles. En el análisis a La balandra Isabel llegó esta tarde (1934) de Meneses, nuestro autor analiza y describe:


“Martinote no es más que un sucedáneo de Segundo Mendoza, víctima en pos del cuerno de la abundancia allende el mar, victimario de las románticas aspiraciones de Esperanza en cuanto a redimir su vida atada aún al catre del lenocinio. La masa de meretrices y marineros bailan danzones y boleros toda la noche, embriagados en la esperanza fútil de amores correspondidos y fortunas por venir” (pág 18).


Abanderado de la promoción del hecho literario regional - tal y como lo refleja su ensayo Inserción de la revista “Poesía” en el panorama poético venezolano de los últimos treinta años (Palabras de anunciación y de otras adyacencias, Publicaciones de la Alcaldía de Valencia, noviembre 2006)-, De Nóbrega se asume cual muro desde donde se proyecta el eco de los escritores e investigadores de todos los tiempos en afán de acercarnos las letras idas:


“Es un imperativo reivindicar el esfuerzo de escritores como Santiago Key Ayala (1874-1959), quien tuvo a bien componer biografías de revistas venezolanas desaparecidas tales como El Seminario de Caracas, la curiosísima El Canastillo de Costura, El Zulia Ilustrado o América Ilustrado y Pintoresca, publicaciones periódicas del siglo XIX. La hemerografía puede deparar grandes sorpresas en el estudio de la obra de un determinado autor, al punto de descubrir textos desconocidos de un inapreciable valor artístico”(pág 34).


Ahora acentúa tal vocación difusora poniendo al alcance de todos, y sin valor comercial, su propia producción.



(Valencia, febrero 23 de 2008)