lunes, 11 de septiembre de 2017

Nacinder: Antología mínima.

Coleccion de textos en Prosa y Verso. Parte II/V





Estimados amigos

Hoy lunes popular en Venezuela continuamos con la siguiente entrega de antología mínima de la revista Nanacinder, la revista de la Colonia Psiquiátrica de Bárbulaque el escritor valenciano Pedro Téllez hizo para complementar su ensayo en la revista La Tuna de Oro de la Universidad de Carabobo  (UC) 

Pedro Téllez. Fotografía de Yuri Valecillo
Hoy les hacemos llegar dos textos. Uno en verso y el otro en prosa. Los autores son Dolores Gómez Ch. y  María Antonia. No tenemos mas datos sobre ellos.

Deseamos disfruten de la entrada.

Revista La Tuna de Oro. Órgano de la Cultura Universitaria. Nº 39. enero-marzo 2002. 


*******

LA COLONITA
A la Colonita de Anare,
 donde sopla brisa  suave
he venido yo a cantar
con mi guitarra del alma
a orillas de este palmar.
Yo vivo en este palmar,
donde goza mi corazón
y tengo tanta expansión
como las olas del mar,
como las brisas del mar.
Aquí vivo yo contenta
 y plena de poesía
 las montañas que el sol dora,
 y la bella luz del día,
 cuando se asoma la aurora.
Una fuente cristalina
 donde me voy a bañar
 y alegres golondrinas,
 que gorjean en el palmar
 armonizan mi cantar...
No tengo que trabajar,
 vivo al colmo de mi deseo,
 y canto, como y paseo
 por las riberas del río
 y por las playas del mar.
Mi vida en estas riberas,
 se desliza suavemente
 con mis cultas enfermeras
 y un médico inteligente
 que me inspira este cantar.
A la Colonia de Anare
 donde sopla brisa suave
 he venido yo a cantar
 con mi guitarra del alma
 a orillas de este palmar.

Dolores Gómez Ch.



*******
EL MONOLOGO DE MARÍA ANTONIA
El que quiera vivir feliz que se opere el corazón así como lo hice yo, testigos en los Estados Unidos. Orien­te soy. Queremos un padre de 15 años, para que vea por los viejos ancianos, ángeles ancianos.

Es decir, quiero mi casa para vi­vir, con una compañera y un papá del suelo porque el del cielo está viendo por todos. Adiós mis padres y todos los trabajadores auxiliados a la mano y a la planta de pie, donde estamos para­dos de nuestro Señor.

Todos nos hemos quejado, todos nos hallamos ciegos, porque estamos en el lugar que no hay corazón.

Los claveles están naciendo en los jardines de Bárbula y las rosas arrastradas no las quieren recoger. Yo me le quejo a Caracas, la Capital, por más que el Gobierno cambie. Se aca­ban las carreras de toros. No se puede ganar dinero disponiendo de las vidas. El toro es para comer y al que mata al toro pregunto para quién es sino para los gusanos, para alimento de la tie­rra, que ella no nos da de comer.


Mi cárcel fue el sufrimiento y en la cárcel estoy contenta, distraída de los cariños y apartados los sentimien­tos. Esto lo he hecho yo hoy cumplien­do con nuestro Señor a quien se le da el corazón.


María Antonia




*******

Enlaces relacionados:














Coleccion de textos en Prosa y Verso. Parte I/V





Coleccion de textos en Prosa y Verso. Parte II/V





Coleccion de textos en Prosa y Verso. Parte III/V


*******



Pedro Téllez (Valencia, Venezuela, 1966). Ensayista. Conferencista. Bibliófilo. Médico psiquiatra. Ha publicado los libros: Añadir comento (1977). Fichas y remates (1998), Tela de araña (1999), La última cena del ensayo (2005)y Un Naipe en el camino de El Dorado (2007). Ha sido redactor en la revista Poesía y colaborador de la revista Zona Tórrida, publicaciones de la Universidad de Carabobo. Colaborador en publicaciones periódicas tales como Predios, Arte de leer, Mañongo y Tiempo Universitario.

No hay comentarios:

Publicar un comentario