domingo, 15 de abril de 2018

EL LIBRO TRADICIONAL VS. EL LIBRO DIGITAL


Imagen tomada de aquí



LIBRO IMPRESO VS. LIBRO DIGITAL


La red de redes nos procura un maravilloso cauce para el acceso a la información. Gracias a ella el dato más esquivo puede ser localizado, te permite sumergirte en hemerotecas y bibliotecas lejanas, incluso hacer una consulta personal a un experto sobre cualquier tema, si se expone públicamente en las redes sociales. Sin embargo, la oferta libre y rápida de información no tiene su correspondencia en un adecuado ejercicio de análisis. Prolifera, así, una suerte de pensamiento superficial que busca gratificar a su consumidor, en lugar de aportarle algo realmente sustancioso. Una muestra son las abundantes listas y decálogos sobre cualquier tema, por peregrino que parezca. El debate aún no inacabado sobre el libro digital no está exento de estas prácticas. Cierto culto al objeto, impregnado de romanticismo, ha generado todo tipo de lugares comunes: ¿cuántas veces hemos oído que nada podrá competir con el olor del papel impreso? La lectura de uno de esos argumentarios me impulsó a escribir esta réplica, que imitando su estrategia, contestaba a su defensa del libro físico con otra igual del libro digital. Aunque no reniego de ninguna de las razones que expongo, pues me parecen válidas; debe entenderse como una broma, una muestra de gusto por la retórica donde se demuestra que a todo argumento puede oponerse otro igualmente cabal, si el de partida no se sostiene con un poco de rigor.


Armando Boix
Imagen tomada de aquí


18 Cosas que solo entienden quienes prefieren leer libros impresos

1. Puedes pasar horas en una librería y sentir que no has perdido el tiempo. Todo lo contrario.

2. Sabes bien que la belleza de un libro impreso no la supera nada.

El lomo, la portada, las hojas, es algo que tus manos necesitan experimentar y nunca lograrás satisfacer a través de una pantalla táctil.

3. El olor a libro es inigualable y necesario en tu vida.

Existen perfumes con olor a libros, como este de Demeter o estas velas arómaticas ideales para acompañar la lectura o simplemente recordar ese aroma que las tabletas jamás tendrán.


4. La satisfacción que da el pasar una página te da vida.

Nunca es igual a hacerlo digitalmente. Deslizar no es igual a pasar una página. Jamás.

5. Eres de los que guardan recuerdos importantes dentro de sus hojas.

Fotos, cartas, rosas, sobre todo las ROSAS, ¿dónde más vas a guardar una rosa?

6. Para ti alguien leyendo un libro impreso en un espacio público se hace inmediatamente más apuesto que alguien leyendo en una tableta.

7. La idea de tener tu libro favorito firmado por su autor es algo con lo que fantaseas.

Osea, nadie te puede firmar el libro atrapado en el iPad. En teoría.

8. La necesidad de hacer notas en sus páginas es más fuerte que tú.

La gente que no sabe nada de la vida te dirá que no rayes los libros. Mientras que los letrados, grupo al que perteneces, te mostrarán los suyos llenos de anotaciones, remarcados y viejitos del uso. Para eso están, para ser usados. Obviamente no es destrucción si lo haces para el nacimiento de nuevas ideas, tu disfrute y conocimiento.

9. Reconoces que no hay sustituto a un marcalibro físico en el mundo digital.


Marcar la página en la que te quedaste con una vieja foto, una tarjeta o cualquier cosa que demuestre tus intereses… una tableta solo marca la página de forma fría, como ellas.







10. No puedes estar más de acuerdo con esta frase del filósofo Cicerón:



Una casa sin libros es como un cuerpo sin alma

El minimalismo se ve bastante bien, pero la ignorancia no  Además, así leas libros electrónicos nada más, no puedes negar lo decorativo que es una buena obra impresa en una mesa de noche.

11. Y ni hablar de la honestidad en estas palabras de John Waters: “Si vas a la casa de alguien, y no tiene libros… no folles con esa persona”

12. No puedes negar que regalar un libro impreso es más significativo que regalar uno digital.

Aunque el contenido sea el mismo, un obsequio tangible y envuelto se hace más especial que uno encerrado en un dispositivo electrónico. Además, la dedicatoria escrita a mano es sumamente importante.

13. Crees en la importancia de enseñarle a los niños el placer de pasar una página física y no deslizando una imagen.

No niegas que las tabletas tengan sus aspectos positivos en la enseñanza, pero es importante también que entren en contacto con el mundo R E A L.

14. Ves a la literatura como el escape perfecto a la tecnología.

Todos los días estamos conectados a Internet. Algunos necesitamos desconectarnos de aparatos tecnológicos así sea por un rato, y no hay razón para hacer de un momento tan placentero como la lectura otra dependencia a la tecnología.

15. Prestarle un libro a alguien que quieres es algo que te llena de gozo.

“Te voy a prestar un libro que significa mucho para mí y tienes que leer”. Aunque difícilmente la gente los regresa, disfrutaste el hecho de aportar algo en sus vidas.

16. Encontrar a alguien que comparta tu amor por libros es un: YES!

Tú y yo… juntos, en silencio, leyendo. Piénsalo

17. Sientes que las letras están latiendo cuando están impresas.

Las ves más vivas. No sabes por qué pero lo disfrutas.

18. No niegas las ventajas de los libros electrónicos, simplemente prefieres los impresos.


Imagen tomada de aquí

TOMADO DE EL PLACER DE LA LECTURA

*******




18 COSAS QUE SOLO ENTIENDEN QUIENES USAN HABITUALMENTE LIBROS ELECTRÓNICOS:

1. Puedes pasar horas examinando el catálogo de una librería on line y encontrar a tu disposición miles de títulos descatalogados que jamás te ofrecerán en una librería convencional.

2. Sabes bien que lo más importante en una obra literaria es su texto.

3. La ligereza de un libro de dos mil páginas es idéntica a la de otro de solo cien. Tus brazos y tu espada te lo agradecen.

4. La satisfacción de pasar página, cerrar el libro y saber que cuando vuelvas a abrirlo recordará a la perfección dónde te has quedado, aunque estés leyendo simultáneamente media docena de obras.

5. Eres de los que acumulan recuerdos sobre autores maravillosos que en otro formato más caro jamás te habrías atrevido a probar.

6. Puedes leer en un espacio público con absoluta intimidad. A nadie le importa qué libro estás disfrutando.

7. Seguramente serás poco fetichista, porque sabes que hay escritores magníficos a quienes no soportarías como personas. Que te dediquen un libro te importa un bledo.

8. Cuando quieres tomar notas en tu lector electrónico no te sientes limitado por el pequeño espacio en los márgenes.

9. Adviertes que quien jamás ha usado un lector electrónico no sabe que puedes marcar páginas ilimitadamente. Y no se estropea la página al doblarle la esquina.






10. Una casa sin libros es como un cuerpo sin alma. Si además puedes llevarte tu biblioteca contigo cuando sales de viaje, mejor que mejor.

11. Debes admitir que leer mucho jamás mejoró tu vida sexual. Y desde que lees mucho más gracias a los formatos digitales, no has notado que se arreglara la cosa.

12. Por el precio de un ejemplar de tapa dura, le puedes regalar tres libros diferentes en digital a ese amigo que sabes que adquiere libros por el placer de leer, no para lucirlos en los estantes.

13: Crees en la importancia de enseñarles a los niños a no ser materialistas. Acumular objetos no los hará más felices.

14. No comprendes a aquellos que piensan que la tecnología es algo intrinsicamente perverso y por tanto hay que escapar de ella.

15. Hay cientos de miles de libros de dominio público. Pasárselos en un pendrive a un amigo y que eso no le cause un problema de espacio te llena de gozo.

16. Encontrar a alguien que comparta tu amor por los libros te llena de felicidad, como prestarle uno de tus lectores electrónicos a un amigo para que descubra que en realidad no son el horror que algunos pintan: al contrario, resultan muy prácticos.

17. Como persona con un gusto estético formado, puedes elegir la tipografía que te resulta más amigable, sin quedar amarrado a la decisión de los diseñadores, que en ocasiones tienen un criterio muy discutible.

18. No niegas las ventajas de los libros impresos; seguramente tienes también miles. Ahora los has multiplicado desde que ya no sientes el agobio de encontrar un hueco donde guardarlos.


Armando BOIX

Imagen tomada de aquí


*******








Armando BOIX (1966). Formado en artes aplicadas, ha desarrollado una carrera profesional como dibujante  técnico  y diseñador, al  tiempo que, desde 1994, empezaba a publicar sus primeros relatos y artículos en fanzines y revistas. Dirigió la revista especializada en cine fantástico Stalker y ha recibido diversos premios literarios, como el Gran Angular de novela juvenil por  El Jardín de los Autómatas  (1997),   el   Pablo  Rido   de   relatos  o   el   Gigamesh   de  ensayo.  

 Sus últimos libros publicados son  la novela  La joven a la que amaban las hadas(2012), la antología  El noveno capítulo y otros relatos (2014) y el volumen contres novelas cortas En calles oscuras (2015).

No hay comentarios:

Publicar un comentario