lunes, 24 de abril de 2017

Invitación a que participen en el Laboratorio de Movimiento Cuerpo Expresivo





Estimados Amigos.

Hoy le hacemos llegar esta invitación para que se sumen a la exploracion de sus posibilidades corporales.

El Laboratorio de Movimiento Cuerpo Expresivo es un espacio de investigación y experimentación de las potencialides corporales como vía a la integración cuerpo-mente en la expresión artística.

Técnicas a vivenciar: Piso integrado, bases de la educación somática, desbloqueo y liberación del movimiento autentico e improvisación.

El laboratorio estará dirigido por la bailarina y coreógrafa Milagros Bordones.

Duración: Dos meses.

Costo:1000 bolívares.

Para mayor información comuniquense con el teléfono: 0426.1441103

Dirección: Espacios de la compañia Valencia Danza Contemporanea en el Teatro Municipal de Valencia.




miércoles, 12 de abril de 2017

El libro de artista y el libro-objeto en la escuela





Estimados Amigos


Hoy es miércoles de estrenos en el blog. El miércoles antiguamente el día de los estrenos cinematográficos en Venezuela. Decimos antiguamente porque las condiciones políticas-económicas han variado tanto que ya hasta ciertas películas no llegan a nuestro país. Para muestra dos botones. Logan y Trainspotting 2 son dos de las películas que los venezolanos no podremos ver en las pantallas de plata locales.  Esta es una forma frívola de mostrar como se muestra la crisis en nuestro país. Las formas realmente importantes como se manifiesta la crisis que vivimos en esta tierra de gracia son el alto costo de los alimentos, la falta de medicinas, la inseguridad y las protestas que se suceden a diario desde el miércoles pasado, 5 de abril, cuando la Guardia Nacional allanó la Universidad de Carabobo lesionando gravemente a varios estudiantes.


Pero a pesar del humo que se nota a lo lejos no podemos obviar la magnifica labor de gente que nos muestra el verdadero sendero del país al realizar actividades que muestran lo mejor de nuestras posibilidades. Una de esas personas es Carlos Yusti y hoy tenemos el gusto de compartir una de sus más recientes experiencias.

Disfruten de la entrada.

Richard Montenegro

*******

Carlos Yusti


El libro de artista se podría definir como ese soporte por medio del cual se desarrolla un trabajo estético-visual y en el cual se combinan técnicas diversas con un lenguaje más cerca­no a las artes plástica que a lo literario. Surgieron a principios de los años sesenta y sus referentes inmediatos fueron los movimientos vanguardistas de la postguerra (Dadaísmo, Surrealis­mo, Futurismo, etc.) que iniciaron una especie de estampida editorial publicando libros y revistas experimentales en la que se jugaba con la imagen, la tipografía y el dibujo para hacer saltar las páginas y convertirlas en inigualables mecanos interactivos. El libro-objeto por su parte adopta el formato de libro tradicional para transformarse, en algunos casos, en un objeto tridimensional. También ocurre que el artista interviene un libro y le agrega dibujos, collages, doblas sus páginas hasta convertirlo en una escultura. En otras ocasiones ocurre que el libro tradicional se interviene, se ahueca y se llena de adminículos artísticos como postales, pequeñas esculturas y objetos inconexos con el arte o de variada configuración. En ambos casos los dos modelos mencionados no son libros para ser leídos y contienen una información visual lo que permite al lector/espectador a una interpretación y no a la lectura.



El interés por este tipo de libros inusuales se ha renovado desde que la nuevas tecnologías de la información y la comunicación se han convertido en extensiones imprescindibles de la existencia cotidiana. Esto me llevó, en combinación con la socióloga Ana María Marín, ha desarrollar un conjunto de actividades didácticas a partir de estos libros nada convencionales.



Ajustamos la propuesta para hacerla viable en la escuela minimizando los costos. Se contactó con la Escuela Integral Bolivariana Yocoima, ubicada en Los Olivos, Puerto Ordaz. La directora Vicenta Chaparro enseguida permitió realizar los primeros talleres de libros de artistas a mediados del año pasado (2016) y a principios de este año (2017). La colaboración del personal docente y la gentileza de todos lo trabajadores de la Escuela Integral Bolivariana Yocoima ha sido altamente solidaria.



El objetivo del taller era que los alumnos, aún sin tener nociones de arte, comprendan y experimenten el proceso de creación de un libro y de una obra de arte. Por otra parte se buscó acercar el libro a los alumnos desde ese ángulo de la creatividad. La finalidad, por lo tanto, es que los alumnos fuesen capaces de desarrollar todo el proceso de creación que sigue un artista a partir de una idea previa hasta conseguir el resultado definitivo. Los libros han sido realizados con ilustraciones, collage, dibujos, fotomontajes, a partir de materiales de desecho. Los materiales utilizados fueron: Cartón de caja (reciclado), Revistas viejas y periódicos o folletos impresos, envases desechados de plástico o de vidrio, pega blanca, lápices de colores, tempera y papeles usados, etc.



La metodología empleada fue activa y participativa, en la que se ha combinado teoría y práctica. Se dividió en distintos tramos. En el primero se realiza una breve charla sobre la historia del libro-objeto y el libro de artista, además se muestran algunos ejemplos. El segundo se seleccionan los distintos formatos y como elaborarlos. Cada alumno hará un libro individual y todo el salón creará un libro colectivo y en el cual el docente será la guía importante. En el tercer tramo corrección del libro de artista más ficha conceptual del libro. El docente trabaja a modo de guía, señalando pautas de corrección a medida que ellos exponen sus bocetos de libros. En el cuarto tramo se realizan los correctivos finales del libro elaborado. Se visualizan las obras en función del espacio disponible para la exposición de todos lo trabajos en una sala expositiva ya que los alumnos colaboraran con el montaje final de todos los trabajos. Posteriormente se plasma en un video todo el proceso creativo. El quinto y último tramo se completa con la presentación al público del trabajo realizado, con la participación de todos los alumnos y alumnas participantes, con lo que se cierra el proceso y converge en una evaluación personal.



La utilización del libro-objeto y del libro de artista permite incorporar un elemento importante como lo es la imaginación y la creatividad al momento de elaborar un objeto interactivo en la se combina discurso literario y arte pictórico, sin mencionar el diseño lo cual todo conjugado permite crear una obra de arte que puede funcionar tanto en una biblioteca, en una librería como en un museo o una galería de arte.  Otro aspecto es el sentido de juego de los libros elaborados. Este elemento lúdico aporta un acercamiento menos académico al libro.



Este trabajo debe verse más como un incentivo para que los niños y las niñas den rienda suelta a su creatividad y conducirles hasta concretar las ideas en una obra que dirá más de sus capacidades y potencialidades como un ser creador y hacedor de arte. Y como se sabe el arte siempre está en ese bando del humanismo y la memoria.

  






*******







Richard MontenegroPerteneció a la redacción de las revistas Nostromo y Ojos de perro azul; también fue parte de la plantilla de la revista universitaria de cultura Zona Tórrida de la Universidad de Carabobo. Es colaborador del blog del Grupo Li Po: http://grupolipo.blogspot.com/. Es autor del libro 13 fábulas y otros relatos, publicado por la editorial El Perro y la Rana en 2007 y 2008; es coautor de Antología terrorista del Grupo Li Po publicada por la misma editorial en 2008 , en 2014 del ebook Mundos: Dos años de Ficción Científica y en 2015 del ebook Tres años caminando juntos ambos libros editados por el Portal Ficción Científica. Sus crónicas y relatos han aparecido en publicaciones periódicas venezolanas tales como: el semanario Tiempo Universitario de la Universidad de Carabobo, la revista Letra Inversa del diario Notitarde, El Venezolano, Diario de Guayana y en el diario Ultimas Noticias Gran Valencia; en las revistas electrónicas hispanas Alfa Eridiani, Valinor. miNatura, Tiempos Oscuros y Gibralfaro, Revista de Creación Literaria y de Humanidades de la Universidad de Málaga y en portales o páginas web como la española Ficción Científica, la venezolana-argentina Escribarte y la colombiana Cosmocápsula.

*******



Carlos Yusti en Barcelona, con la estatua de Colon al fondo, al final de la Rambla donde desemboca en el puerto.



Carlos Yusti (Valencia, 1959). Es pintor y escritor. Ha publicado los libros Pocaterra y su mundo (Ediciones de la Secretaría de Cultura de Carabobo, 1991); Vírgenes necias (Fondo Editorial Predios, 1994) y De ciertos peces voladores (1997). En 1996 obtuvo el Premio de Ensayo de la Casa de Cultura “Miguel Ramón Utrera” con el libro Cuaderno de Argonauta. En el 2006 ganó la IV Bienal de Literatura “Antonio Arráiz”, en la categoría Crónica, por su libro Los sapos son príncipes y otras crónicas de ocasión. Como pintor ha realizado 40 exposiciones individuales. Fue el director editorial de las revistas impresas Fauna Urbana y Fauna Nocturna. Colabora con las publicaciones  El correo del Caroní en Guayana y  el Notitarde en Valencia y la revista Rasmia. Coordina la página web de arte y literatura Códice y Arte Literal


 Tomado de Letralia



martes, 11 de abril de 2017

Mientras Venezuela da luz verde a un Arco Minero, El Salvador abre camino al mundo, prohibiendo la minería metálica


César Augusto Jaco, de una red ambientalista comunitaria, en una de las manifestaciones de apoyo a la aprobación de la ley que prohíbe la minería metálica en El Salvador, al 29 de marzo, ante la Asamblea Legislativa. La medida, la primera de su tipo en el mundo responde a una larga lucha de los ambientalistas y comunidades cercanas a yacimientos. Crédito: Edgardo Ayala/IPS




SAN SALVADOR, 1 abr 2017 (IPS) - El más pequeño país de América Central, El Salvador, se convirtió en la primera nación del mundo en prohibir, por ley, la minería metálica en todas sus formas, sentando un precedente para que otros pueblos del mundo sigan el ejemplo, aseguran activistas y pobladores.

“Es histórico, estamos enviando una señal al mundo, de que los países pueden tener otros caminos diferentes y decir no a esa industria”, dijo a IPS el líder ambiental Edgardo Mira, de la Mesa Nacional frente a la Minería Metálica, un colectivo de organizaciones ecologistas.

Con 69 votos, de 84 posibles, los diputados de la unicameral Asamblea Legislativa aprobaron el miércoles 29 de marzo la ley, calificada de histórica, en que mediante 11 artículos prohíbe de tajo esa industria, ya sea subterránea o a cielo abierto.

Decenas de activistas se concentraron desde temprano ese día en la entrada de la Asamblea para exigir, en un ambiente de júbilo, el cumplimiento del acuerdo en favor de la prohibición alcanzado la víspera por los diputados en la Comisión de Medioambiente y Cambio Climático, paso previo para la votación en plenaria.

“He visitado las antiguas minas que se explotaron en el siglo pasado, donde se ve claramente las secuelas dejadas, como el drenaje ácido en los ríos, eso pasaría en el resto del país”, apuntó a IPS el jubilado César Augusto Jaco,  del populoso barrio capitalino de Cuscatancingo.


Fuente: Aporrea


Sosteniendo un rótulo de fondo amarillo con la imagen de una calavera, en negro, este miembro de 76 años, de la Red de Ambientalistas Comunitarios de El Salvador, subrayó, frente a la Asamblea: “la minería es nefasta, no concibo que no va a dañar nuestras fuentes de agua”.

El riesgo de dañar los mantos acuíferos ha sido uno de los frentes de lucha de los activistas ante la industria extractiva, que se sabe usa millones de litros del líquido para obtener el oro.

El Salvador es uno de los países con mayor vulnerabilidad ambiental, según organismos internacionales.

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe, el Tribunal Latinoamericano del Agua y la Asociación Mundial del Agua coinciden en que el país camina a una situación de estrés hídrico, explicó a IPS el investigador Andrés McKinley, de la Universidad Centroamericana José Simeón Cañas (UCA).

Fuente: Ecoscopio

La ley también veta el uso de cianuro, mercurio y otros metales usados en esa actividad. Otorga, no obstante, un periodo de gracia de dos años a las personas que se dedican a la minería metálica artesanal, para que puedan reconvertirse a otras actividades productivas.

Mira, de la Mesa Nacional, calculó que alrededor de 300 personas se dedican a ello, sobre todo en la Mina San Sebastián, en la jurisdicción de Santa Rosa de Lima, en el oriental departamento de La Unión.

La legislación es retroactiva y de ese modo cierra con candado los permisos de exploración que pudieran estar en trámite.

El informe “La Amenaza de la Minería Metálica en un Mundo con Sed”, elaborado por McKinley y publicado en 2015 por la UCA, documenta los casos de países donde se ha restringido la actividad, pero sin vetarla legalmente.


Fuente: Aporrea

Costa Rica, dice el documento, aprobó en 2012 una legislación que prohibió la minería metálica de cielo abierto, permitiendo la subterránea.

En 2002, agrega, el gobierno de la provincia de Mindoro Oriental, en Filipinas, aprobó una moratoria de 25 años para proyectos mineros, y en 2011, la provincia de Zamboanga hizo lo propio en cielo abierto.

En Estados Unidos, en 2014, la Agencia de Protección del Medioambiente (EPA, en inglés) prohibió la apertura de la mina Pebble, ubicada en el estado de Alaska, para proteger el hábitat más extenso del mundo del salmón rojo (Oncorhynchus nerka).




Antes, en 1989, el entonces presidente de Venezuela, Carlos Andrés Pérez, impuso 50 años de moratoria de toda actividad minera en el sureño estado de Amazonas. Pero eso no impidió la expansión de la minería ilegal en la selvática región y el gobierno actual revertió de facto la medida, permitiendo la explotación minera allí.

“El Salvador es el primer país del mundo que evalúa los costos y beneficios para el país de esta industria y ejercer su derecho a decir no”, acotó McKinley a IPS.

La aprobación de la ley fue producto de diversos factores que confluyeron para convencer a los parlamentarios de cumplir de una vez por todos con el largo anhelo de activistas y comunidades cercanas a yacimientos mineros, de vetar la industria manera.

Entre ellos, la presión tanto de las organizaciones ambientalistas que han luchado por años por ese objetivo desde hace más de una década, como de la Iglesia Católica, que hizo suya esa exigencia popular.

El 9 de marzo, el arzobispo de San Salvador, Luis Escobar Alas, encabezó una marcha contra la minería metálica que culminó en las afueras de la Asamblea Legislativa, para presentar el proyecto de ley elaborado por la UCA, el documento que fue la base para la ley finalmente aprobada.


Fuente: Aporrea

“La Iglesia Católica es un enorme poder en El Salvador, y su lucha junto a las comunidades no empieza este año, sino en 2007 cuando ya se posiciona, como Conferencia Episcopal, con su documento Cuidemos la Casa de Todos”, apuntó McKinley.

La ley es la culminación de años de lucha por parte de organizaciones ambientalistas y líderes comunitarios que se opusieron, sobre todo, a los trabajos desarrollados en la mina El Dorado, en el central departamento de Cabañas, por la compañía Pacific Rim, ahora OceanaGold tras ser adquirida en 2013 por esta corporación australiana-canadiense.

La compañía demandó a El Salvador por 250 millones de dólares ante el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (Ciadi, siglas en inglés), luego de que en 2008 el gobierno de entonces, de derechas, le negara el permiso de explotación.

Los dos gobiernos sucesivos del izquierdista Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional han mantenido desde el 2009 esa moratoria no declarada.


Fuente: Desde la plaza


En octubre del 2016, el Ciadi resolvió a favor de El Salvador, y falló que la empresa debe además pagar ocho millones de dólares en costos procesales, lo que la empresa no cumplió hasta ahora.

Y en un nuevo revés, ese tribunal determinó el 28 de marzo que la corporación pague además los intereses, a una tasa de entre dos y cinco por ciento mensual, por la mora en saldar la deuda en que ha incurrido desde octubre.

Esos fallos contribuyeron, también, a generar un clima propicio para la prohibición.


“Venimos en plan de celebrar el triunfo de nuestra lucha, celebración continúa allá en las comunidades donde la gente ha estado en resistencia”, señaló a IPS la coordinadora de la Asociación Amigos de San Isidro Cabañas, Rina Navarrete.

Agregó que el logro obtenido es una reivindicación al trabajo de “los mártires caídos en esta lucha en contra de la corporación minera”, en alusión a Ramiro Rivera, Marcelo Rivera (sin vinculación con el anerior) y Dora Alicia Sorto, ambientalistas asesinados por sicarios entre junio y diciembre del 2009, en ese poblado de Cabañas.

Naverrete, una madre soltera de dos hijos, residente en la localidad de Llano de la Hacienda, en Cabañas, retomó el trabajo del asesinado Marcelo Rivera.




Los activistas fueron presuntamente acribillados por su liderazgo contra las actividades de la entonces Pacific Rim en esa zona, aunque eso no quedó confirmado por las autoridades judiciales.

Editado por Estrella Gutiérrez


Publicado con autorización de IPS







lunes, 10 de abril de 2017

El Increíble Hombre Menguante versus El Deshielo Polar




Estimados Amigos

Hoy en el Grupo Li Po les presentamos una entrevista un tanto extraña. En ella se expone el pensamiento del filósofo Matthew Liao, quien al parecer es profesor de Bioética por la Universidad de Nueva York. Confesamos que, leyendo sus opiniones, nos ha invadido cierta sorpresa. Aunque visitando su blog Ethics-Etc.com ya queda claro que no se trata de un pensador nada convencional; en semejante foro se muestran ideas muy controvertidas y, sin duda, polémicas.

   Leyendo la siguiente entrevista, sin duda cualquier lector se preguntará si este hombre habla en serio. Que el cambio climático deba combatirse manipulando la genética para crear seres humanos más bajitos suena a un chiste. Y la verdad es que tal vez lo sea.



   Sea como fuere, resulta un buen ejercicio leer las opiniones de este extraño filósofo. No nos dejarán en absoluto indiferentes, desde la opción de desarrollar la visión nocturna en los embriones, pasando por fomentar el uso de oxitocina para crear mayor empatía, o la idea de utilizar parches que desarrollen intolerancia a la carne roja.

   La ingeniería genética ha llegado, desde luego. Según nos cuenta Liao en esta entrevista al diario El País, ya podemos tener descendencia a la carta. Verdad o no, la posibilidad está ahí. Mejor estar informados, así que pasen y lean.


                                                                                                                Joan Antoni Fernández.

*******

“Podemos darle a la gente la opción de tener un hijo alto o dos hijos de tamaño mediano”

MATTHEW LIAO | DIRECTOR DEL CENTRO DE BIOÉTICA DE LA UNIVERSIDAD DE NUEVA YORK



El filósofo propone reducir la estatura de las personas para luchar contra el cambio climático


7 ABR 2017 



El filósofo Matthew Liao, de 45 años, suele arrancar sus charlas con una frase chocante: “Estoy absolutamente en contra de toda forma de coacción, como las que los nazis perpetraron en el pasado”. Y Liao lo tiene que aclarar porque muchas de las ideas que pone sobre la mesa son absolutamente originales y polémicas. Liao, nacido en Taiwán y emigrado de niño a EE UU, propone la “ingeniería humana”: la modificación biomédica de las personas para luchar contra el cambio climático. Plantea, por ejemplo, reducir la estatura de los futuros ciudadanos. Para ello, solo habría que recurrir al diagnóstico genético preimplantacional que ya se emplea en clínicas de fertilidad para evaluar embriones con enfermedades genéticas. Los padres lo harían voluntariamente. Reducir 15 centímetros la estatura media de los estadounidenses significaría un recorte de su energía necesaria para vivir de más del 15%, según relata en El próximo paso: la vida exponencial, un nuevo libro de la iniciativa OpenMind de BBVA que analiza las implicaciones de la actual revolución tecnológica. Liao, de paso por Madrid para presentar el volumen, no es un charlatán. Es el director del Centro de Bioética de la Universidad de Nueva York, la institución con el departamento de Filosofía mejor valorado del mundo. El trabajo de Liao, según él sostiene, es “pensar con originalidad”. El tiempo dirá si es un visionario o solo un autor involuntario de ciencia ficción.



Pregunta. Usted propuso hacer humanos más pequeños en el Festival de Ideas Peligrosas, celebrado en la ciudad australiana de Sídney en 2012. ¿Cree que, efectivamente, es una idea peligrosa?

Respuesta. No creo que sea una idea peligrosa, creo que podríamos llevarla a cabo de manera segura. Ya hay maneras en las que podemos tener niños más pequeños. Por ejemplo, a través del diagnóstico genético preimplantacional. Ahora se oyen voces que dicen que quizá necesitamos algo similar a la política de hijo único de China. Es muy restrictivo decirle a unos padres que solo pueden tener un hijo. En ese contexto, si queremos reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, podemos darle a la gente la opción de tener un hijo grande o dos de tamaño mediano o tres más pequeños.

P. No lo plantea en broma.

R. No, no es un chiste. Soy filósofo, así que todo es condicional. Si vas a exigir a la gente que solo tenga un hijo, entonces es mejor permitir que tengan más niños, pero de tamaños diferentes.

P. ¿Es ético que los padres tomen decisiones irreversibles sobre sus hijos?

R. En filosofía, el llamado problema de la no identidad plantea que si tienes dos embriones y coges el más pequeño, ese pequeño en realidad no podrá quejarse por la decisión de sus padres, porque si hubieras cogido el otro, él no existiría. En ese sentido, el pequeño se beneficia de la decisión de sus padres. La decisión no daña al niño. Y, por otro lado, hay que pensar en las consecuencias medioambientales. En China, la contaminación es tan horrible que a veces no puedes ver a las personas que están frente a ti. Si eres un niño que crece en esas sociedades, vas a tener problemas de salud. Y el niño se beneficiará también al crear un ambiente más limpio.



P. Usted propone incentivos fiscales o seguro médico gratuito para las familias que elijan tener hijos de menor estatura. Eso solo interesaría a las personas más pobres. Tendríamos ricos altos y pobres más bajos.

R. Eso es un problema. Tenemos que asegurarnos de que haya un umbral mínimo de altura. No estaría permitido que las personas pobres eligieran tener hijos por debajo de ese umbral, porque para ellos sería una situación aún más desventajosa. Deberíamos asegurarnos de que haya un cierto nivel de igualdad. En filosofía, hay una teoría que dice que debemos asegurarnos de que todo el mundo tiene suficiente: seas rico o pobre. Y las personas pobres estarían en una gran desventaja si permitimos que sean mucho más bajas. No debemos permitir eso.

P. Usted tiene dos niños, un buen sueldo y no necesita incentivos económicos. Si va a tener otro hijo dentro de 20 años, ¿elegiría que fuera más bajo solo por una postura ética contra el cambio climático?

R. Depende de con qué seriedad quieras afrontar el problema del cambio climático. Y otro tema es que hay que pensar en cuánta gente más lo hará. Si solo es tu hijo y no lo hace nadie más, no tendrá mucho efecto. Pero además hay un par de razones por las que ser bajo es, en realidad, bueno. ¿Cuántas personas de más de 100 años son muy altas? Muy pocas. Las personas altas tienden a morir mucho antes, porque tienen enfermedades cardiovasculares, tienen problemas de huesos. En promedio, las personas un poco más bajas viven más.



P. ¿Cuál es la otra razón?

R. Otro aspecto es que, por ejemplo, la NASA está pensando en colonizar Marte. Pensemos en la cantidad de recursos que se necesitan para transportar a una persona más alta en lugar de a una más pequeña a Marte. El miércoles volé desde Nueva York a Madrid y los aviones cada vez son más pequeños. Es mucho mejor ser más pequeño. Nuestra sociedad tiene lo que yo llamo el sesgo del statu quo. Pensamos que la altura que tenemos ahora es la óptima, pero si te remontas a hace un siglo, las personas eran en promedio 15 centímetros más bajas, pero eso no afectaba a sus habilidades cognitivas. La idea no es que necesariamente tengamos que hacer que las personas sean más bajas, pero con la ingeniería humana hay todo un grupo de soluciones en las que no hemos pensado. Algunas personas no se creen el cambio climático. Si no se lo creen, incluso el reciclaje les parecerá una reacción exagerada a un problema que no existe. Solo en el contexto de tomarnos muy en serio el cambio climático, y pensar que debemos hacer algo, estas ideas tendrán sentido. No estoy sugiriendo que necesitemos hacer a las personas más bajas, sino que hay un espacio teórico que debemos explorar.

P. Se puede pensar que su propuesta es discriminatoria con las personas altas. ¿Por qué no evitar la obesidad, con su mismo razonamiento?

R. Hay mucha controversia en el tema del peso. Vengo de EE UU y allí la gente tiende a comer más. Creo que al cabo del tiempo esto es realmente malo para la salud. Ya no hablamos de tamaño, sino de cuánto deberías pesar con tu altura para estar saludable. No me quiero meter en el tema del peso. La altura viene determinada en buena medida por la genética, mientras que el peso depende de lo que comes. Centrarse en la altura no tiene por qué discriminar a la gente alta. Es solo una opción, otra manera de combatir el cambio climático. No es una obligación. Pensemos en los restaurantes vegetarianos. ¿Son discriminatorios para las personas que comen carne? No, porque hay multitud de opciones de restaurantes que sirven carne. Se trata de dar a la gente una opción más: poder tener hijos de menor estatura, sabiendo que eso tendrá un efecto en el clima.

P. Para seleccionar niños de menor estatura se necesita dinero para las técnicas con embriones. Quizá sería más sencillo usar ese dinero, por ejemplo, para regalar bicicletas a la gente y reducir las emisiones, en lugar de hacer personas más pequeñas.

R. Es una buena sugerencia, pero la idea es tener múltiples soluciones, porque el cambio climático es un gran problema. Necesitamos una multitud de soluciones.



P. Con la revolucionaria técnica de edición genómica CRISPR será mucho más sencillo hacer niños más altos, más guapos, más inteligentes... ¿Qué opina de estas nuevas posibilidades?

R. He leído sobre CRISPR y esta especie de diseño de humanos. La gente habla de humanos sintéticos. Llegará el momento en el que podrás utilizar esta técnica para diseñar con precisión niños de menor estatura, o con un metabolismo del alimento más eficiente energéticamente. Creo que ocurrirá y quizá deberíamos pensar ya en sus límites éticos y también en qué podríamos hacer con esta técnica. Pondré un ejemplo que es más de ciencia ficción. Cuando despegué de Nueva York, al anochecer, había muchísimas luces en la ciudad. Cada noche, la iluminación consume muchísima energía en el mundo. Los gatos pueden ver igual que nosotros durante el día, pero siete veces mejor de noche. Algunos monos también tienen visión nocturna. ¿Por qué no explorar la posibilidad de tener visión nocturna nosotros? Imaginemos que pudiéramos tener niños con visión nocturna. Imaginemos cuánta energía podríamos ahorrar. Las razones por las que los gatos tienen visión nocturna son genéticas. Podríamos usar CRISPR para conseguirlo para nosotros. Imaginemos que los humanos tuvieran visión nocturna. ¿Sería buena o mala idea? Yo busco este tipo de soluciones, en las que todos ganan. Pensemos en los teléfonos inteligentes. Tú no tienes que obligar a la gente a comprar un móvil. Cuando empiece a venderse el iPhone 8, las tiendas de Apple tendrán colas enormes, porque el producto es intrínsecamente deseable. Si hablamos de visión nocturna, yo querré tenerla. Hacer niños de menor estatura es polémico, pero tomemos el ejemplo de la visión nocturna. Es una solución de ingeniería humana, que puede ahorrar muchísima energía.

P. Pone ideas realmente originales sobre la mesa.

R. Como filósofo, mi trabajo es pensar con originalidad, porque sabemos que las soluciones existentes no están funcionando: hacer que la gente recicle más, que use menos el coche... Mi favorita, y se la debo a mi mujer, es usar toallas de baño más pequeñas, porque las toallas grandes requieren mucha más energía para lavarlas. También hay soluciones de mercado, como el comercio de emisiones y los impuestos sobre el CO2. Pero EE UU está a punto de retirarse del Acuerdo de París. Y, además, el Protocolo de Kioto no ha conseguido gran cosa contra el cambio climático. Hay gente que se está tomando muy en serio la geoingeniería, las intervenciones a gran escala en el medio ambiente, con proyectos como rociar la estratosfera con aerosoles de sulfato para alterar la reflectividad del planeta. El problema es que puedes acabar destruyendo todo el planeta, abriendo de nuevo el agujero de la capa de ozono. Esto sería un gran error. En este contexto, hay todo un camino que no hemos explorado, que es la ingeniería humana. Deberíamos tomar estas nuevas soluciones muy en cuenta, en el contexto del cambio climático.



P. Usted habla de inducir el altruismo y la empatía con la hormona oxitocina. ¿Se refiere a añadirla en el agua?

R. No, todo lo que digo es voluntario. Bueno, ya ponemos fluoruro en el agua y es mejor para nuestros dientes. Pero la oxitocina puedes querer utilizarla de manera selectiva. Hay pruebas de que te hace ser más cooperativo y empático, pero tomarla debería ser voluntario. Quizá los políticos deberían recibir una inyección de oxitocina antes de acudir a una reunión.

P. Quizá su propuesta más realista sea el "parche de carne", similar a un parche de nicotina, para inducir farmacológicamente una intolerancia a la carne roja.

R. Sí, una persona de la industria farmacéutica me preguntó después de una charla si ya había patentado la idea. Creo que sería muy popular, por lo menos en Nueva York. Si vas por la ciudad, hay muchos restaurantes vegetarianos y veganos. Estos lugares venden sustitutos de la carne, porque la gente adora el sabor de la carne. La idea es contener ese deseo con un parche. No haría falta ser vegetariano. Podrías ponerte un parche para inducir la intolerancia solo a los animales que más metano producen, pero podrías seguir comiendo pescado, por ejemplo.






Tomado de El País

*******





Joan Antoni Fernández nació en Barcelona el año 1957, actualmente vive retirado en Argentona. Escritor desde su más tierna infancia ha ido pasando desde ensuciar paredes hasta pergeñar novelas en una progresión ascendente que parece no tener fin. Enfant terrible de la Ci-Fi hispana, ha sido ganador de premios fallidos como el ASCII o el Terra Ignota, que fenecieron sin que el pobre hombre viera un céntimo. Inasequible al desaliento, ha quedado finalista de premios como UPC, Ignotus, Alberto Magno, Espiral, El Melocotón Mecánico y Manuel de Pedrolo, premio éste que finalmente ganó en su edición del 2005. Ha publicado relatos, artículos y reseñas en Ciberpaís, Nexus, A Quien Corresponda, La Plaga, Maelström, Valis, Dark Star, Pulp Magazine, Nitecuento y Gigamesh, así como en las webs Ficción Científica, NGC 3660 y BEM On Line, donde además mantenía junto a Toni Segarra la sección Scrath! dedicada al mundo de los cómics. Que la mayoría de estas publicaciones haya ido cerrando es una simple coincidencia... según su abogado. También es colaborador habitual en todo tipo de libros de antologías, aunque sean de Star Trek ("Últimas Fronteras II"), habiendo participado en más de una docena de ellas (Espiral, Albemuth, Libro Andrómeda, etc.). Hasta la fecha ha publicado siete libros: "Reflejo en el agua", "Policía Sideral", "Vacío Imperfecto", “Esencia divina”, “La mirada del abismo”, “Democracia cibernética” y “A vuestras mentes dispersas”. Además, amenaza con nuevas publicaciones. Su madre piensa que escribe bien, su familia y amigos piensan que sólo escribe y él ni siquiera piensa.