martes, 24 de septiembre de 2013

ZIPPO:

CULPABLE DE TODOS LOS MALES.

Un cuento de by PacoMan




Estimados Amigos

Hoy tenemos el gusto de compartir un cuento de nuestro amigo by PacoMan. esperamos que lo disfruten y quizás le sirva de inspiración para descubrir la espoleta de la periódicas crisis económicas que nos azotan.

Agradecemos el obsequio de by PacoMan


*******



             Mucho se ha hablado y se ha escrito de la crisis económica de 1973 y pocas de las teorías creadas para su explicación han podido dar una respuesta convincente a los orígenes de aquel cataclismo, que puso en jaque a las economías de los países industrializados y a España entre ellas.


            Fruto de la crisis del 73, desaparecieron de la faz de la tierra algunas deseables situaciones hasta entonces muy extendidas, entre ellas: el pleno empleo, el puesto de trabajo fijo y la certeza de que el futuro de los jóvenes estaba garantizado.





            Si bien la fuente de la crisis está clara: un incremento continuado y creciente de los precios del petróleo, su génesis está confusa. Muchos quisieron culpar de tales aumentos a los levantiscos árabes, siempre tan dispuestos a fastidiar el bienestar de los muy 'honrados' occidentales. Otros juzgaron y hallaron culpables a los coches y con ellos a sus conductores, de un excesivo consumo de gasolina. Pero las causas son muy otras.




            La génesis de la crisis surgió en Bradfort, ciudad industrial del estado de Pennsylvania en los EE.UU.. En esta localidad se fabrica el funestamente famoso Zippo, mechero de gasolina que resiste encendido incluso con el viento más huracanado. Este ejemplar invento se popularizó en la no menos funesta guerra del Vietnam, gracias a que el ejército americano lo facilitaba a sus tropas a muy buen precio. Si bien es cierto que el Zippo salvó muchas vidas de soldados norteamericanos, ya que las mortíferas balas de los soldados nordvietnamitas eran detenidas en su mortal trayectoria por este humilde rectángulo de metal (cosa aparte es la irritante costumbre de 'Charlie' de disparar al corazón de los americanos (afirmación que el Vietcom posteriormente desmentiría, atribuyendo la costumbre adquirida por sus tropas de apuntar al encendedor que el soldado yankee guardaba en su bolsillo superior izquierdo, debido a que ejercitaban un ancestral deporte chino practicado por los monjes Zen, el disparo con arco a ciegas (en este caso se reemplazaba por un fusil y la venda de los ojos se sustituía por un blanco oculto; el Zippo en el bolsillo))).





            La verdadera causa de la subida de precio del petróleo se encuentra en la extremada publicidad que el Zippo obtuvo a través de los múltiples reportajes y películas, en las que aparece el inefable soldado encendiéndose un cigarrillo o prendiendo fuego a un poblado vietnamita o calentado las bombas de Nafta que posteriormente la aviación yankee dejaba caer sobre la selva. En fin, semejante espectáculo no pudo por menos que despertar una ancestral costumbre del ser humano: la emulación. De esta suerte y gracias a que las películas de Vietnam fueron, son y serán las más vistas, todo el mundo comenzó a comprar y usar sus Zippos (afortunadamente no todos sus nuevos usuarios los usaban para quemar poblados y calentar bombas), desplazando al tradicional mechero de pedernal o a los más humildes fósforos (más conocidos en estas tierras como cerillas o mixtos). Con tal cantidad de Zippos funcionando por el mundo, cosa que aumentó extraordinariamente los beneficios de la empresa productora, también aumentó drásticamente la demanda de petróleo. De esta forma, los árabes, que no son tontos, aprovecharon el aumento espectacular de demanda para alzar el precio del crudo, materia prima de la que se extrae la gasolina. Como la demanda de Zippos no disminuía sino que crecía exponencialmente, consecuentemente también lo hizo el precio del petróleo. Así, la crisis del 73 encuentra su origen en el pequeño paralelogramo de acero.





            Si las actuales y periódicas crisis económicas tuvieron su inicio en aquel fatídico año de inicios de la década de los setenta, no es muy arriesgado afirmar que sus consecuencias (desempleo masivo, dificultades crecientes para los jóvenes en encontrar su primer trabajo, altos precios de las viviendas, inestabilidad política, corrupción y un largo etcétera que no enumero para no aburrir al amable lector), se deben al invento de Bradford. Entonemos un sea culpa y destronemos de su mítico papel en la guerra de Vietnam, al Zippo... padre de nuestros males.



AMEN.






by PacoMan

Publicado originalmente en la revista Saltamontes en el número de Enero de 1996. Editada por  el SERRES de la EMMOE (Escuela Militar de Montaña y Operaciones Especiales) de España.



by PacoMan

En 1968 nace en el barrio Bellavista de Les Franqueses del Vallès (Barcelona), pero reside en Málaga desde hace más de tres lustros.

Economista y de vocación docente, impartió en la Universitat Autònoma de Barcelona y en la Universidad de Málaga. Sigue impartiendo, para matar el gusanillo, en ESESA (Málaga) y en Vértice Business School (On-room).


En la actualidad, trabaja de Director Técnico en la corporación empresarial de una entidad financiera andaluza.

Aficionado a la Ciencia Ficción de toda la vida y activo en el Fandom desde siempre, hace muchísimo tiempo que no escribe ficción. Muy de vez en cuando, sube post a su maltratado blog: http://bypacoman.blogspot.com.es/



Y colabora con el blog de Grupo Li Po: http://grupolipo.blogspot.com.es 


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada