martes, 26 de enero de 2010

La Biblioteca Maldita

en La Gaceta Lunar




Estimados Amigos

En Marzo de 2013 perdimos el audio de este legendario programa de radio venezolano. Nuestro disco duro no sobrevivió a esas típicas alzas de tensióna que comunmente  habitan en nuestro nada fiable sistema eléctrico y para complicar aún más las cosas el servidor chileno donde estaban almacenados los archivos de audio cerró sin previo aviso. Pero finalmente pudimos rescatar los archivos y poco a poco subiremos nuevamente los audios a las entradas correspondientes.

18 de Mayo de 2014

*******

Estimados amigos hoy le obsequiaremos otro episodio de ese programa de radio de culto llamado La Gaceta Lunar. Hoy podrán disfrutar de la Biblioteca Maldita


domingo, 24 de enero de 2010

Descarga la Antología Terrorista del Grupo LI PO




Estimados Amigos

Hoy tenemos el gusto de hacerles llegar la versión digital de nuestra primera antología. Como presentación de ella solo copiaremos las palabras que están en la contraportada:


Esta Antología Terrorista del Grupo Li Po está marcada por la diversidad y la contingencia del ejercicio libre de la literatura: los textos narrativos y ensayísticos vindican lo lúdico, lo paradójico, la impostura y la mirada inquisitiva y asombrosa de las cosas. Constituye un evangelio inverso y travieso, sin concilios ni púlpitos escolares que esterilicen el verbo creador.

Para descargarla deben afiliarse a scribd.com, solo deben dar su correo y una clave.

Esta publicación debería estar almacenada en el servidor de la Editorial El perro y la rana, pero recordemos que últimamente este administración pública no se caracteriza por ser precisamente muy eficiente.

Deseamos disfruten de la lectura



Antología Terrorista del Grupo LI PO. Fundación Editorial El Perro y la Rana. Venezuela. Sistema Nacional de Imprentas. Serie: Carabobo. 2007



viernes, 22 de enero de 2010

"Hay un escritor que necesita esa voluntad de intervención social y política y otro que no la necesita"

Sobre la escritura

por Manuel Vázquez Montalbán



Foto de Jordi Play.


"La escritura es un acto de libre elección. Hay un escritor que necesita esa voluntad de intervención social y política y otro que no la necesita; lo que se le ha de pedir a un escritor es que escriba bien. Yo sostengo la teoría, muy común por otra parte, de que siempre hay ideología en lo que propone cualquier escritor, aunque aparentemente sea el autor más desconectado de todo eso. Siempre hay una lectura ideológica, una toma de posición ante el mundo, la realidad y nosotros. Pero hay que respetar la libre elección del escritor, del que quiera sentirse en comunión con causas concretas y del que quiera sentirse en comunión consigo mismo. "





jueves, 21 de enero de 2010

CLAUSURA EXPOSICIÓN UNO Y MÚLTIPLE DE JUAN CALZADILLA, ATENEO DE VALENCIA, 23-1-2010

Juan Calzadilla. Ilustración de Yilly Arana


Estimados Amigos aquí le hacemos llegar el programa de la clausura de la exposición Uno y Múltiple y del Festival Poético Alternativo en homenaje a Juan Calzadilla, la cual se llevará a cabo el sábado 23 de enero de 2010 en el Ateneo de Valencia, 4 pm. Ustedes están cordialmente invitados a esta fiesta de la poesía y las artes plásticas.



ATENEO POPULAR DE VALENCIA

FESTIVAL POÉTICO ALTERNATIVO

CLAUSURA DE LA MUESTRA DE JUAN CALZADILLA


LECTURA DE POESÍA


Palabras de apertura:


José Carlos De Nóbrega



Poetas:


Yhosmary Franco


Meri Franco


Robert Rincón


Francisco Ardiles


Víctor Manuel Pinto


Eduardo Mariño


Luis Alberto Angulo


Juan Calzadilla



Sábado 23 de enero 2010

Hora: 4 PM



martes, 19 de enero de 2010

LA DESTRUCCIÓN DE LA CULTURA EN VENEZUELA .

Durante la gestion como gobernador de Diosdado Cabello 62.262 libros pertenecientes a las bibliotecas públicas de Miranda fueron convertidos en pulpa de papel entre 2007 y 2008.






Estimados Amigos

Navegando por la red conseguimos este texto y nos pareció pertinente compartirlos con ustedes


En el estado Miranda en el lapso 2007-2008, la infima cantidad de 62.262 libros fueron convertidos en pulpa de papel. Un paso previo para su metamorfosis en papel higiénico o servilletas. Aunque el suceso paso hace ya algún tiempo, nos hace preguntarnos cual es el tratamiento que reciben los libros en las bibliotecas publicas. de Venezuela en la actualidad.  Lo triste del caso es que nunca hubo un pronunciamiento oficial serio al respecto ni se tomaron las medidas disciplinarias correspondientes. Tampoco la la Red de Escritores de Venezuela se llegó a pronunciar al respecto. Un mal antecedente para eventos de este tipo, ya que se puede tomar como "jurisprudencia" para hechos destructivos similares. Es un flaco servicio hacia la cultura, un eufemismo para  este crimen cultural, el que se llevó a cabo en Miranda  mas aún cuando una de las premisas del actual gobierno es la de fortalecer la cultura y la lectura.Si esto pasó en el estado Miranda practicamente al lado de la institución rectora de las bibliotecas, que podrá estar pasando en el resto del país.


Novela de terror Drop de Koji Suzuki. En formato papel higiénico. La novela fue publicada en el 2009.


En Valencia hasta donde sabemos los libros no son enviados a recuperadoras de papel, son regalados al público que tiene la suerte de llegar el día en donde los libros a descartar son amontonados en mesas en la recepción de la biblioteca Manuel Feo La Cruz. Es un mejor destino pero es curioso ver que con lo pobre que es la dotación de esta biblioteca no atesoren estos libros. Otro enigma para nosotros es saber que hacen con el material donado. Ya en varias ocasiones hemos entregado material y nos ha sido imposible descubrir cual ha sido su destino. 

Para avivar el fuego de la polémica la nueva administración de la biblioteca pública de Valencia ha comenzado a eliminar los libros de contenido favorable al gobierno nacional o que sirvan de apalancamiento ideológico a este. Muchos lectores de este blog se preguntarán como pueden hacer eso en las bibliotecas; pues recordemos que el cargo directivo de la biblioteca es un cargo político asignado por el gobernador de turno. Y la formación profesional no importa. Actualmente en Valencia el cargo de Directora de la biblioteca pública Manuel Feo La Cruz lo ejerce una una abogada. Para complicar aún más las cosa  situación se han tomado medidas de eliminación de libros de contenido favorable al gobierno en otras zonas del país.

Koji Suzuki, autor de la novela Ring, con su nueva novela en formato papel higiénico.

Nuestro deber como amante de los libros es no permitir que sucedan hechos como estos y no dudar en denunciar a las personas que incurran en este crimen, sean funcionarios públicos o no y sin importar cual sea su filiación política. Las personas deben tener la posibilidad de decidir que tipo de libros leer. No permitamos que extremistas decidan el destino de nuestros libros y lecturas. Defendamos un ecosistema libresco variopinto y autosustentable.

La lectura es un acto soberano.Tu decides que leer.

Novela Drop. En un formato doblemente util.

No permitamos la destrucción de nuestro patrimonio común. Y recordemos siempre que los culpables de un crimen como este no merecen solidaridad alguna.  



Richard Montenegro



*******









LA DESTRUCCIÓN DE LA CULTURA 






Por Laura Helena Castillo /
lcastillo@el-nacional.com

EL NACIONAL - Domingo 29 de Marzo de 2009 / Siete Días.







Entre 2007 y 2008, 62.262 libros de las bibliotecas del estado Miranda fueron vendidos como pulpa de papel. La operación quebrantó las normas de descarte de material elaboradas por la Biblioteca Nacional






Los dos tomos tapa dura de las Obras Completas de Rómulo Gallegos, editadas por Aguilar en 1959, pesan 1,2 kilogramos. Eso, a 0,35 bolívares fuertes por kilo (que es lo que paga una fábrica que desmenuza libros para venderlos como pulpa) suma 0,42 bolívares: las piezas más emblemáticas de la memoria cultural venezolana no valen ni un bolívar en el mercado del reciclaje de papel. Por peso, como el queso paisa, se vendieron no sólo muchos ejemplares de la obra de Gallegos, sino los de miles de autores que entraron en la lista de descarte de material de las 36 bibliotecas del estado Miranda que, entre 2007 y 2008, elaboró el Instituto Autónomo de Bibliotecas e Información de Miranda, Iabim, mientras Diosdado Cabello era gobernador. En total, sumaban hasta mediados de esta semana 62.262 libros, pero las auditorías continúan. 




Diosdado Cabello


"Al que llegue le compramos", es claro Carlos Montecristo, encargado de la Recuperadora 31-35 en El Tambor. El hombre describe su trabajo de disección: "Nos traen los libros y los rompemos para sacarles la pega y la portada. Seleccionamos el material, lo embalamos y lo mandamos al molino". A esa empresa devoradora de letras llevaron los textos que sacaron de las bibliotecas mirandinas. "Sí, los que venían eran de la gobernación, pero nosotros sólo los conocíamos de vista", advierte Montecristo. El destino final es la fábrica Repaveca, en Maracay, donde, entre otros productos, elaboran papel higiénico y servilletas reciclados. 





En Fahrenheit 451 de Ray Bradbury, había bomberos que quemaban los libros. En Venezuela nuestro pragmatismo convierte los libros en papel higiénico.



La operación de destrucción de libros (un bien caro y escaso en este país) quedó registrada en actas de auditoría, todas apiladas en cajas de cartón en la oficina de la presidencia del instituto, a las que les anexaron los cheques y los comprobantes de los depósitos por el monto que la Recuperadora 31-35 pagó a la institución del Estado. 




Desincorporar y descartar libros es un proceso natural en la renovación de cualquier biblioteca pública. Es, sobre todo, un asunto de criterio. Por eso es que, en ese tema, todo está normado, escrito y soportado por el Instituto Autónomo Biblioteca Nacional. Mientras el escritor Fernando Báez fue su director, en 2008, se actualizó el manual Descarte y Desincorporación de Materiales Bibliográficos en las Bibliotecas Públicas, a partir de uno ya existente. En el caso de Miranda, el problema está, precisamente, en el criterio irregular para desechar decenas de miles de obras y traer unas pocas a los estantes. No pertinente, excedente y mal estado fueron los tres juicios más comunes y muchas actas no especifican las razones del descarte. 



En la lista hay de todo: religión, historia, literatura, política, material braille, textos infantiles. El número de ejemplares representa 15% de los 401.000 libros que, según el Iabim, quedan en el estado, aunque debería haber 2.000.000 para atender a la mayoría de la población. Si buena parte del lote desechado se encontraba en un estado irreparable, entonces los sistemas de conservación de las salas públicas están en situación de catástrofe. 



Libros viejos que quizá terminen como noble papel higiénico.




Libros que sobran.




En San Diego de los Altos, a pocos metros de la casa donde nació el escritor Cecilio Acosta , está la Biblioteca Juana Margarita Revete, llamada así por la madre del humanista. El lugar sólo tiene una sala de recatadas dimensiones, con unos pocos mesones rodeados de niños con uniforme escolar, recién salidos de clases. Allá van a parar todos a hacer sus tareas porque en sus casas rurales el dinero se agota en la comida y no da para el alimento de la lectura. 




Del modesto lugar descartaron 1.213 libros, en septiembre de 2007 y julio de 2008. El acta especifica el motivo: excedente de material. Aunque ése es uno de los criterios aceptados para descartar, Emilia Martínez, la jefa actual de la biblioteca, se pregunta: "¿Cómo puede sobrar un libro en un sitio como éste? Si aquí, cuando le mandan a hacer un trabajo a un niño, se lo piden a todos los del salón y más bien nos hacen falta". 



El manual advierte que la transferencia o donación a otras salas de la red o el canje con otras instituciones en caso de que haya repetición excesiva de un ejemplar, son opciones que se evalúan antes del descarte definitivo, así como el retiro provisional a la unidad de preservación y conservación.


Pero, en la aniquilación mirandina las actas testifican que los 62.262 libros fueron a parar al molino, pabellón de la muerte de la cultura. 


De San Diego se llevaron, por ejemplo, Doña Bárbara de Gallegos (del que quedaron tres ejemplares); El otoño del patriarca, de Gabriel García Márquez (sólo existen dos); El ingenioso Hidalgo de Cervantes (hay tres); y hasta Conceptos elementales del Materialismo Histórico ("un libro tan buscado", se lamenta Martínez), del que sólo dejaron uno. Aunque más de cien personas visitan a diario esta biblioteca, se consideró que todos estos títulos (y mucho más) sobraban. 





Pero, además, descartaron La historia de Los Castores (una localidad mirandina) aunque el manual es específico sobre la materia: "Existen fondos que no deben ser descartados, tales como la colección estadal de la Biblioteca Pública Central o la sección de historia local de todas las bibliotecas".




Pero no sólo allí, montaña arriba, la brisa barrió al manual. En la Biblioteca Cecilio Acosta, la principal del estado, donde funciona la sede del Iabim, salieron de títulos de la Sala Estadal, donde se resguarda la memoria histórica de Miranda, tanto del hombre como de la entidad.



"La variedad de libros desincorporados es tan grande que uno pudiera imaginar que, en varias áreas, se hizo por ignorancia", dice María Elena Zapata, directora general del Iabim. 



Virginia Betancourt, quien fue directora de la Biblioteca Nacional de 1977 a 1999, va más al fondo: "Esta es una práctica común de los gobiernos totalitarios para los que la biblioteca pública es peligrosa, porque el uso de sus recursos contribuye a formar ciudadanos capaces de llegar a juicios críticos y a tomar decisiones personales.Es decir, a ser libres".


"Alicia en el País de las Maravillas y Gulliver son libros políticos".Fernado Baéz. Foto: Vasco Szinetar

"Memoricidios"

Fernando Báez sabe de libros maltratados. Se ha dedicado a documentar "bibliocaustos". Escribió, entre otros, el muy comentado Historia universal de la destrucción de los libros (Debate, 2004). En su condición de experto en "memoricidios", Báez viajó a Irak en 2003 y le impresionó cómo, durante la toma de Bagdad por tropas estadounidenses, comenzó un proceso de aniquilación por omisión, oscilante y superficial, que contravenía las cláusulas de la Convención de La Haya, de 1954 y de los Protocolos de 1972 y 1999. "Los soldados estadounidenses no quemaron los centros de intelectuales de Irak, pero tampoco los protegieron, y esta indiferencia dio carta blanca a los grupos criminales".

Pero aunque Báez fue director de la Biblioteca Nacional entre abril y diciembre de 2008 y esa casa es la gran normalizadora de la vida del libro público, afirma que nunca se enteró de lo que sucedía en el Iabim justamente en la época de su gestión. Ni el instituto envió los informes de gestión, ni el organismo a su cargo se los pidió. 


Indiferencia, como en Bagdad.
 





"A mí me interesaría conocer de cerca el caso de los descartes de esos materiales. No tengo los informes a la mano, nunca se me reportó nada parecido".





El tema me interesa mucho y lo anoté dentro de mis apuntes", asegura. Dice que fue muy poca la relación entre la Biblioteca Nacionaly el Iabim. Miriam Hermoso, presidenta del instituto, lo corrobora: "En los últimos años, el Iabim se divorció del ente rector. Por eso se presentaron debilidades en los fundamentos legales para la desincorporación de material". 


Si esta desconexión se dio en otras regiones, puede ser que estos casos de pérdida masiva de libros tengan réplicas en el interior.

Teo en la Recuperadora.



Héctor Rangel tiene 12 años de edad, estudia en la escuela Creación Caucagua y creció leyendo en la Biblioteca Adolfo Castillo las salidas a pasear de un niño llamado Teo. Él, que es poco lo que ha paseado en la vida, viajaba con las historias de Teo en el parque, en el circo, en el tren. "Vengo desde que tengo 3 años al rincón infantil. Cuando no sabía leer, escuchaba los cuentos y me los aprendía de memoria", recuerda. Pero Teo hizo su viaje final a la recuperadora porque la colección estaba en mal estado y nunca fue repuesta.


Fidel Cástro. Caricatura de Bogar Chancay



"En cuatro años sólo trajeron seis libros para niños", dice la jefa del servicio. El sexteto lo integran: La fortaleza perdida, de Fidel Castro en faceta de autor infantil, La política explicada a los niños y jóvenes, La historia de un caballo que era bien bonito, de Aquiles Nazoa y tres guías que no son para leer, sino para hacer ejercicios escolares. 




La Adolfo Castillo tiene otro problema: funciona desde 1988 en el edificio de la alcaldía y, aunque Cabello dio el lugar en comodato por 30 años al Iabim, el alcalde peseuvista de Acevedo, Juan Aponte, alega que el documento no es válido y que partidarios del actual gobernador, Henrique Capriles, convirtieron la sede en una casa de gobierno, por lo que pide el desalojo. "Estaban asesorando a asociaciones civiles, cuando la figura que promueve el Presidente son los consejos comunales. Eso no me conviene a mí políticamente", indica. Las cinco bibliotecas de Acevedo están en sedes en situación de comodato. 



En Caucagua hay letreros que dicen "Caucagua, reacciona, también vas a permitir que se lleven nuestra biblioteca". "Venimos todo el tiempo a hacer los trabajos con tranquilidad", dice Linda Sillet, de 16 años de edad. "Mi hija de 10 años lloró ayer. Vivimos cerca de acá y ella me preguntaba dónde podía ir sola a hacer sus tareas. `Mamá, tienes que ir a defender la biblioteca’, me pidió", dice Carolina Galindo. Y los testimonios en defensa del libro se apiñan en la puerta de la Adolfo Castillo, que funciona desde hace 44 años, mucho antes de que se editara la revolución. 





Por Laura Helena Castillo / lcastillo@el-nacional.com




Tomado de El Nacional









La sección ideológica y Alicia en el país de las maravillas




PHG/Raúl Romero




Durante la gestión del ex gobernador Diosdado Cabello no todo fue descarte de material bibliográfico en el Instituto Autónomo de Bibliotecas e Información del estado Miranda. De hecho, la administración de Henrique Capriles halló más bibliotecas -aunque más flacas- de las que dejó Enrique Mendoza y nuevas salas tecnológicas. Encontró, también, la no- vedad de la sección ideológica en cada sala de lectura, con la particularidad de que todos los textos tratan sobre una sola ideología: la del modelo propuesto por el presidente Hugo Chávez. A saber ¿Por qué soy chavista?, de Farruco Sesto; El código Chávez, de Eva Golinger; El socialismo venezolano y el partido que lo impulsará, de Alí Rodríguez Araque y Alberto Muller Rojas; así como libros escritos por Chávez, la edición de los Cinco Motores y algunos de sus discursos, entre otros.



Eva Golinger

  Algunos Jefes de servicio le dijeron a Miriam Hermoso, presidenta del Iabim, que parte de la salida de los 62.282 libros de las bibliotecas del estado se debió a la búsqueda de espacio para colocar estos títulos. "Nadie va a sacar esos libros de ahí. Si se puede leer a Rómulo Bentancourt, ¿por qué no a Chávez? Las bibliotecas tienen que garantizar el derecho a la información de todos. Al llegar bajamos todas las fotos del presidente Chávez, eso nunca se había visto", dice Hermoso. Argelia Carvajal, estudiante chavista del municipio Acevedo, asegura que los materiales de la sección Ideo­lógica fueron destruidos en Caucagua. Pero el estante de la biblioteca de su comunidad sigue allí, sano y salvo. "Ellos habían sacado esos libros, en enero no estaban. Será que los volvieron a poner", asegura. Para Fernando Báez, presidente de la Biblioteca Nacional durante la razzia en Miranda y experto en la destrucción de libros, el asunto ideológico no ame­rita sobresaltos: "Alicia en el País de las Maravillas y Gulliver son libros políticos". Tal vez los Cinco Motores tienen más de los espejismos de Alicia en el Pais de las Maravillas de lo que parece.



*******






Richard MontenegroPerteneció a la redacción de las revistas Nostromo y Ojos de perro azul; también fue parte de la plantilla de la revista universitaria de cultura Zona Tórrida de la Universidad de Carabobo. Es colaborador del blog del Grupo Li Po: http://grupolipo.blogspot.com/. Es autor del libro 13 fábulas y otros relatos, publicado por la editorial El Perro y la Rana en 2007 y 2008; es coautor de Antología terrorista del Grupo Li Po publicada por la misma editorial en 2008 , en 2014 del ebook Mundos: Dos años de Ficción Científica y en 2015 del ebook Tres años caminando juntos ambos libros editados por el Portal Ficción Científica. Sus crónicas y relatos han aparecido en publicaciones periódicas venezolanas tales como: el semanario Tiempo Universitario de la Universidad de Carabobo, la revista Letra Inversa del diario Notitarde, El Venezolano, Diario de Guayana y en el diario Ultimas Noticias Gran Valencia; en las revistas electrónicas hispanas Alfa Eridiani, Valinor y Gibralfaro, Revista de Creación Literaria y de Humanidades de la Universidad de Málaga y en portales o páginas web como la española Ficción Científica, la venezolana-argentina Escribarte y la colombiana Cosmocápsula.